“Not my fucking tempo!!” Whiplash

¡Bienvenidos a un mini-martes express de cine en Si No Le Gusta No Lea!

Hoy traigo para ustedes una película intensa en el mejor de los sentidos de la palabra, dejaré que el trailer  hable por sí solo y los transporte al mundo frenético de “Whiplash”, escrita y dirigida por Damien Chazelle y basada en su cortometraje homónimo del año 2013:

Acaban de ver un pequeño adelanto de esta historia que puede parecer “simple” pero que tiene mucho por decir: conocemos a un director musical cuya meta es llevar a sus alumnos al extremo de sus capacidades musicales sin importar lo brutales de sus métodos o las posibles consecuencias e impactos emocionales que sus insultos y maltratos puedan causar en sus estudiantes. Uno de estos alumnos-víctimas será el joven Andrew Neuman, interpretado por el MUY talentoso Miles Teller (a quien la mayoría de nosotros conocimos por su papel de Peter en la Saga Divergente), así que maestro y alumno empezarán una especie de lucha interna por ver “quién deja callado a quién” y quién controla finalmente a quién.

De un lado, tenemos al personaje de Andrew, un joven de 19 años en conflicto que decide sacrificar su salud y su vida personal con tal de convertirse en una leyenda de la batería, llegando al punto de poner en riesgo su vida para llegar a tiempo a un concurso de jazz que puede ser decisivo para su carrera. En medio de la ansiedad y desesperación de este joven por hacerse valer y ganarse la aprobación del exigente profesor,  vemos aquí una gran evolución actoral de Teller, lo que me llevó a pensar en que es de vital importancia que como espectadores comencemos a entender que los actores de sagas tan exitosas como Divergente y Juegos del Hambre son muy flexibles y están dejando claro que “encasillarse en un solo personaje” es cosa del pasado, ¡bravo!

Si hablamos del personaje del profesor, no es de sorprender la lluvia de premios que J.K Simmons recibió recientemente (incluyendo el Óscar a mejor actor de reparto) por su interpretación de este hombre estricto, rudo, violento incluso, dispuesto a hacer trabajar a su orquesta hasta las dos de la mañana con tal de obtener la perfección y nada menos.

Whiplash es una película que ofrece una serie de contrastes llamativos entre la experiencia y el talento naciente; la sabiduría y el deseo de ganarse un espacio en la historia de la música; el límite entre la pasión y la obsesión.

Una historia con mucho jazz,  rivalidades y egos que combinados con un trabajo bien logrado en las áreas de edición y musicalización se convierte en un gran producto final que posiblemente los mantendrá en tensión permanente durante toda la película, y una vez terminada, los dejará sentados al borde de sus sillas tratando de recuperar el aliento y de volver a respirar con normalidad.

Ya que hablamos de sagas, me despido por hoy con este mini clip sorpresa de Insurgente.

Gracias por leerme y recomendar mis posts en esta locura del ciberespacio, recuerden que esto se trata de compartir juntos nuestro amor por el cine y la literatura, no de convertirnos en una simple cifra de autores y lectores, ¡no lo olviden!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

2 comentarios en ““Not my fucking tempo!!” Whiplash

  1. Sebastián M. dijo:

    Comparto tu crítica; es una tremenda pieza de arte, antes de ser una ‘película para músicos’ pareciera una analogía la vida, del desvivirse por el rigor y la excelencia. Particularmente me resultó una motivación. Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s