Para no olvidar: Siempre Alice

¡Feliz martes para todos en Si no le gusta no lea!

Esta semana rompemos un poco el molde y el lunes de cine se volvió martes, y vaya, qué martes de Forbidden Trunk el que les tengo preparado…

El post de hoy es posible gracias a la gente de Diamond Films que muy amablemente me invitó al ensayo de prensa de esta película, así que es un honor para mí el poder ser de las primeras en recomendarles la película de hoy, se trata de “Siempre Alice”,  basada en la novela de Lisa Genova y dirigida por Richard Glatzer y Wash Westmoreland.

Como siempre, comienzo este comentario presentándoles el trailer:

Este comentario tiene un significado especial para mí ya que tuve el placer y el honor de conocer a Julianne Moore en noviembre del año pasado durante una premiere en Los Angeles, California.

¿Sabía para entonces que tenía al frente a una futura ganadora del Oscar? no, ciertamente no, de hecho, mi breve conversación con ella se enfocó en contarle que era de Colombia y que la recordaba mucho de “Crazy Stupid Love”, y en ella diciéndome que estaba muy feliz de conocernos a todos. Dulce mujer, dulce en verdad, así que teniendo tan gratos recuerdos de ella como persona, la expectativa era aún mayor al llegar a una sala de cine con otros críticos y reseñistas de cine, (¿intimidada? no, quién dijo…) pero a todos nos unía el amor por el arte cinematográfico y la curiosidad por ver en acción a una mujer que literalmente arrasó en la temporada de premios.

La película de Siempre Alice se vale de lo cotidiano para presentarnos una historia sobre el amor y la familia: conocemos a una mujer llamada Alice que cumple 50 años y tiene una vida que bien podría considerarse exitosa en todo sentido, con tres hijos ya “hechos y derechos” (estando entre ellos la rebelde Lydia, interpretada por Kristen Stewart) , un esposo amoroso y entregado y una carrera profesional en el área de la docencia y la investigación en lingüística que no hace más que ascender, hasta que un día comienza a toparse con ciertas dificultades para expresarse en sus clases magistrales, para recordar el camino de regreso a casa mientras sale a correr, e incluso cosas tan sencillas como encontrar el baño en su casa de campo, pequeñas acciones que en conjunto terminan por preocuparla y llevarla al médico en donde se entera de que padece de Alzheimer prematuro, una extraña condición hereditaria y degenerativa que afecta su cerebro y su memoria.

Sumado a todo esto, Alice deberá no solo contarle a sus hijos sobre la posibilidad de que ellos hayan heredado su enfermedad, sino también asumir que con el tiempo su vida cambiará radicalmente, y solo el apoyo de su familia logrará “mantenerla a flote” y permitirle convertirse en una voz de aliento para pacientes que, como ella, padecen de esta condición.

Y así se plantea el reto actoral que suponía para Moore el dar vida a esta mujer exitosa y dedicada a su trabajo y a su familia a la par de la transformación física y emocional que su enfermedad acarreaba, y ciertamente en la película veremos la angustia y desolación de quien se sabe enfermo y no logra tener control total de su situación, mientras teme convertirse en una “carga” para su familia, y lo más importante, el perderse a sí misma (de ahí el título de la cinta), porque más allá de los elementos técnicos de la película, lo que realmente me encantó y quisiera destacar de toda esta experiencia fue la reflexión en torno a la enfermedad de Alice y su lucha por no dejar que su enfermedad la defina.

Como diría en su discurso de aceptación del Premio Oscar, para Julianne Moore lo realmente importante de esta película es el llamado que pudieron hacer a la concientización en torno a esta enfermedad y a la importancia de hallar una cura y el tratamiento apropiado.

Con una actuación que realmente la hace merecedora de todos estos premios y una historia para pensar en los obstáculos que nos pone la vida, Siempre Alice es una invitación a vivir el día a día, a amar intensamente a esas personas que hacen de nuestra vida algo único y a construir muchos recuerdos, que al final de cuentas, son los que terminan por hacer parte de lo que somos y para dónde vamos.

Siempre Alice llega a las salas de cine colombianas este jueves 12 de marzo, así que aprovechen para ir en familia y apoyar así estas nuevas iniciativas de distribución de cine independiente que tanto bien nos hacen y tanto se disfrutan.

Gracias por permitirme hablarles de buen cine y de buenos recuerdos, ¡quién sabe qué vendrá más adelante! Recuerden que pueden seguirme en twitter en @JustReadAndLove y comentar y recomendar los posts a quienes deseen, ¡gracias de antemano!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s