Diarios de Filbo – día 3: chica de negocios

¡Muy buenos /días/ tardes/ noches para usted, querido lector de Si no le gusta no lea!

Espero esta semana lo esté tratando relativamente bien, y digo “relativamente” porque la vida sería muy aburrida sin altos y bajos, ¿no? al menos, intento convencerme de ello.

Hoy retomo para ustedes estos mini Diarios de Feria cuya primera entrega vio la luz hace poco y que hoy continúa con una nueva anécdota para compartir, esta vez desde una perspectiva distinta. Ese miércoles de Feria no iba en plan compras sino en plan corporativo, así que pónganse cómodos y prepárense para una miradita al mundo editorial desde adentro.

Por supuesto, y a fin de conservar mi empleo actual, me abstendré de decir el nombre concreto de la editorial en que trabajo, woopsie :p 

Miércoles 29 de abril, 8 de la mañana:

-No hay boletas.

-Qué demonios… Espera, ¿puedes repetir?

-Lo que oíste mujer, no van a dar boletas para Feria.

Pánico. Indignación, SINDICATO. Palabras que pasan por la mente de un equipo editorial algo acostumbrado al trabajo duro, las metas por cumplir de carácter inaplazable y las ganas de ir a la feria en plan salida de colegio (¡se toman del saquito del compañerito de adelante!).

Está bien, la verdad sea dicha, la que quedó colgada del techo fui yo, ¿no daban boletas a quienes tuvieran stand? a veces resulta difícil entender las dinámicas de quienes deciden qué hacer con las boletas, así que por supuesto, las alianzas estratégicas suelen ir por encima de los equipos de trabajo, siendo entendible que el número de boletas fuera reducido diagonal nulo.

Mismo miércoles, 8:05 de la mañana:

¡Los de X departamento se van a lanzamiento en Feria! Ajáaaaaaaaaa ¡eso explica el tacón!

El suspenso llena al departamento mientras poco a poco comienza a hacerse evidente que sí habían boletas para unos pocos, lo que no había era el estatus del caso para tenerlas…¿o sí?

10:00 am

Gente, /hay/ que ir.

Con esto en mente y sin ganarnos un memorando por sindicalistas, nos dimos a la tarea diplomática de convencer a los jefes de la importancia de llevar a nuestro departamento a la Feria, y más cuando en 2 horas los del departamento X se iban para poder recorrer antes. ¡Si ellos pueden, nosotros también!  O eso era lo que pensábamos, hasta el momento en que la realidad nos aplastó: 

¿Y sus entregas y metas de la semana cómo van?

… Maravillosamente bien, supongo…

12:00-3:00

Mientras trabajábamos como locos tratando de ganarle la carrera al tiempo vimos irse al combo entaconado. Nos habíamos quedado sin la ruta a Corferias y nuestra ida a la Feria parecía alejarse más y más, hasta que a las 3 pasadas recibimos el toque de gracia:

Los que quieran irse para la Feria se pueden ir a las 4. 

¡¡BINGO!!

Ahora la “simple” tarea era llegar hasta allá. 

5:30 

Luego de un viaje en flota, seguido por todo un equipo ensanduchado en dos taxis, ¡Corferias era nuestro!  

Algo que deben saber cuando van con colegas a la Feria es que se exponen a diversas perspectivas: los diseñadores y documentaristas van en busca de tendencias, sus ojos estudian colores, tipografías, formatos; los correctores de estilo se pillarán esa errata que sus colegas no vieron. Los editores, por nuestra parte (tanto Juniors, como Seniors y de Área), vemos el conjunto completo, desde los tipos de papel, pasando por las reseñas de las contracarátulas y las tendencias de contenidos y propuestas temáticas, ¡es un proceso de retroalimentación valiosísimo! 

Ver a mis compañeros acercarse a la oferta ferial desde sus respectivas profesiones fue sin duda una experiencia muy enriquecedora, porque pude ver aún más en contexto el “producto final” de lo que hacemos a diario y que a veces parece perder su norte, pero aventuras como esta fácilmente podrían sentar las bases para una nueva tradición en Filbo: ir con colegas. 

6:00-8:00

Sí, el evento fue entretenido, y sí, el caos a la salida fue el de rutina, pero lo que realmente me dejó este día de Feria fue una miradita a los locos remolinos del entorno laboral en el que he decidido vivir, y del que todavía tengo mucho por explorar y aprender, y espero que ustedes mis lectores me puedan acompañar en el proceso.

Gracias por leerme en otro miércoles de libros de este, mi blog, /su/ blog. Recuerden que en Twitter estoy siempre para ustedes y el lema de siempre: si no le gusta, no lea: y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s