Comienza de nuevo: El secreto de Adaline

¡Bienvenidos a un lunes de cine edición festivo en Si no le gusta no lea!

A pesar del sinsabor futbolístico de ayer, me temo que la vida sigue, y por fortuna para todos, no nos faltan los buenos momentos y las historias hermosas y cautivantes para perdernos del caos citadino y de los dramas del diario vivir, al menos por unas pocas horas. Sin mayores introducciones, los dejo con el trailer de la película de hoy:

Creo que quienes me conocen entenderán por qué decidí darle prioridad a esta película por encima de los otros estrenos que llegaron a la cartelera nacional el pasado jueves; estas historias de romance, con algo de fantasía y elencos prometedores sencillamente me atrapan con una facilidad impresionante, y viendo los pocos cinemas que están proyectando esta película, decidí ir a verla y no arriesgarme a perder la oportunidad de disfrutarla en la gran pantalla, ya que a fin de cuentas, llevaba unos buenos meses esperándola.

Dirigida por Lee Toland Krieger y con las actuaciones principales de Blake Lively, Michiel Huisman y Harrison Ford, “El Secreto de Adaline” (The Age of Adaline) es un drama romántico sobre el paso del tiempo y el temor a darle una nueva oportunidad al amor. Conocemos a Adaline Bowman (llevada a la vida por la bella y talentosa Lively), una joven viuda que por cuestiones realmente peculiares es víctima de un accidente que altera su estructura genética, causándole que desde ese día de 1937 deje de envejecer. A fin de no ser descubierta, Adaline ha visto crecer a su hija Flemming desde la distancia, pues desde el momento en que descubre su curiosa condición y los peligros de que alguien ajeno a su hija se entere de esta, Adaline jura evitar a toda costa asentarse en un mismo sitio por mucho tiempo, así que ha estado huyendo por distintos lugares, adoptando nombres y apariencias diferentes a fin de no levantar sospechas y protegerse a sí misma.

En su afán de huir de posibles perseguidores y experimentos científicos para identificar la causa de su eterna juventud, los años parecieran ser simples segundos para Adaline, quien ve pasar la vida sin comprometerse con nada ni nadie, solo trabajando y reuniéndose esporádicamente con su hija, a quien ahora presenta como su abuela. Todo esto cambia en la noche de año nuevo en que conoce a Ellis Jones (interpretado por Huisman), un filántropo y matemático que decide a toda costa lograr enamorar a Adeline, o bueno, a Jenny, su nombre por estos días. Lo que nadie espera es que al entrar al mundo de Ellis, Adeline se reencuentre con un episodio muy doloroso de su pasado y con él vuelvan a ella sus dudas y temores, todo aquello que la ha asustado y preocupado: entregarle su corazón a alguien sin poder envejecer a su lado.

De hecho, no es la primera vez que Adeline se enfrenta a este dilema: ya una vez algunos años atrás había tenido que romper el corazón de alguien a quien en verdad amaba, y ahora tendrá que decidir entre huir y empezar de cero o permitirse amar y ser amada.

secreto-adaline

El Secreto de Adaline me gustó por diversas razones: en primer lugar, el sutil balance entre elementos fantásticos y reales, porque pese a que no vemos dragones voladores ni naves espaciales, la idea de vivir para siempre es el epicentro de la historia, y a lo largo de la trama se nos plantea la pregunta sobre qué importa más, ¿el tiempo o la calidad de lo vivido en ese tiempo, por corto que sea?

Otro elemento que destaco es la ambientación y fotografía. Realmente se ve el esfuerzo por recrear las distintas épocas de la vida de Adaline y el vestuario y maquillaje también ayudan. Es curioso cómo Blake Lively le aporta ese carisma y esa mirada tan particular a su personaje, porque pese a lucir joven, su modo de hablar y de ver el mundo es sin duda la de una persona que sencillamente lleva mucho tiempo dando vueltas por ahí, en definitiva, una actuación que convence y se lleva el reflector. Por último, pero no menos importante, la banda sonora. No, no soy melómana ni experta, ya quisiera saber algo de música, pero desde mi mundana percepción de espectadora sentada sola en un cinema con otras cinco personas (no muchos madrugamos a cine de 11 los sábados a Andino), percibí el cuidado que pusieron en la selección y curaduría musical para este proyecto, tanto así que la canción de los créditos se acaba de hacer merecedora de un espacio en este post, por favor escúchenla y me cuentan qué tal, verán que la letra encaja a la perfección:

¿Se sienten mejor luego de eso? yo sí, bastante, de hecho.

Esta película es ideal para ir con las amigas con quienes hace mucho no se ven, o pueden seguir mi ejemplo e ir solos o solas a verla, porque si hay algo que esta historia nos invita a hacer es a no dejar pasar la vida por el lado sin tomar parte de ella, ¿y por qué no empezar por ir a cine así no haya con quién hacerlo?

Aprovechen si están a vacaciones y disfruten de la variada oferta cinematográfica para esta temporada, ¡junio es un gran mes para ir a cine, cuenten con eso!

Les agradezco muchísimo por leerme y permitirme compartir con ustedes estas breves palabras de cine, recuerden que pueden hacerme llegar sus comentarios al Twitter @JustReadAndLove, allí estoy para leerlos y saber de ustedes.

Espero que hoy puedan descansar, leer, dormir, ir a cine y prepararse para una semana más en este mundo de locos. Y como siempre digo y diré: si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s