Y un libro no fue lo que pareció que era: “Cuando Dios era un conejo”, de Sarah Winman

¡Hola a todos! Sean bienvenidos a un nuevo miércoles express de libros en Si no le gusta no lea, ¡uno muy frío por cierto!

¿Les ha pasado alguna vez que hace tanto tanto pero tanto frío que simplemente no pueden parar de temblar sin importar con cuántas cobijas o prendas de más se abriguen? algo así es como me siento el día de hoy, y por fortuna no faltan los buenos libros para amenizar el rato, o en el caso del libro de hoy, pasarlo de forma casual.

Joe y Elly son dos hermanos que desde pequeños han estado destinados a apoyarse y orientarse mutuamente. Cuando sus padres ganan la lotería y deciden irse a Cornualles a abrir una casa de huéspedes, las vidas tanto de Joe como de Elly cambian drásticamente, y tienen que dejar tras de sí a personas muy importantes para ellos, como Charlie y Jenny Penny. 

Jenny, de cabello indomable con olor a papas fritas y una personalidad bastante peculiar, desaparece de la vida de Elly tras años de amistad, visitas a su casa de Cornualles y la promesa de “seguir en contacto”, pero nunca lo hace. Jenny Penny se ha ido de la vida de Elly y nadie sabe si algún día las mejores amigas volverán a reencontrarse. Esto se convierte en una pérdida más para Elly, quien con el tiempo intenta reconciliarse con su pasado y con la ausencia de Jenny Penny y de Dios.

¿Dios?

No, no me estoy poniendo religiosa, es solo que el conejo de Elly recibe este curioso nombre luego de una clase de religión en que la maestra la regaña, así que Elly decide nombrarlo pensando que “si Dios es un conejo, tal vez la escuchará mucho más”.  

Pese a que es de ahí que el libro toma su título, el curioso conejo no tiene un papel particularmente relevante en el desarrollo de la trama. 

Una vez el conejo muere, (que no se preocupen, no es un dato que cambie nada), Elly ve pasar los años por su lado hasta el momento en que Jenny Penny reaparece en su vida del modo más inesperado posible, y tanto ella como Joe y Elly tendrán que aceptar que la vida es una sucesión de historias y momentos que no se pueden evitar o cambiar, solo vivir.

Cuando Dios era un conejo” llegó a mis manos por su portada. Así de simple. Estaba en el stand de Ediciones B en Filbo y decidí comprarlo pese a que el vendedor jamás supo decirme de qué se trataba, y no lo culpo, la descripción que les acabo de hacer es apenas un 20-40% del torbellino de personajes e historias que se cruzan en este libro, en algo que bien podría llamar “el efecto del autor primerizo contemporáneo“,

 ¿Por qué pasa esto?  Porque en su afán de hacer una novela interesante y que atrapara, Sarah Winman terminó por vincular y abarcar muchas cosas a la vez, y con tantos personajes y situaciones que va presentando a lo largo de los capítulos, resulta difīcil ver a dónde quiere llegar la autora con tanta información y  “adornos”,  usando un vocabulario muy elaborado y a veces innecesario, como si a veces olvidara la edad de sus protagonistas, causando así que el libro no me satisfaciera tanto como hubiera esperado que lo hiciera.

Poniéndome editorial, destaco la acertada elección de la portada y la traducción que en muy escasas ocasiones se aleja del “español neutro”, lo cual es muy valioso por estos días. 

En definitiva creo que el título es un arma de doble filo, pues genera curiosidad para comprar el libro, pero a su vez no se corresponde del todo con su contenido.

En conclusión, realmente amaría que alguien me ayudara con su opinión tras leerlo, pues creo que contrastar criterios sería un experimento de recepción buenísimo. Si alguno se anima me avisan.

Gracias por pasarse por aquí en esta fría tarde de miércoles, ¡realmente espero que no se estén congelando como yo! 

Leerlos y que me lean me llena el alma, y como siempre digo,  si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s