Lucha por el arte: “La Dama de Oro”

¡No he muerto queridos lectores!

O al menos, eso parece, lo que explica que ande por aquí en un nuevo lunes de cine de Si No Le Gusta No Lea, ¡tiempo sin reseñar algo de buen cine, en verdad lo siento!

Me alegra poder compartir con ustedes esta historia que desde el momento en que vi el trailer prometió atraparme y, como dicen las mamás, “engolosinarme”, y pues sí, lo hizo. Como siempre, comienzo con el trailer que he seleccionado muy especialmente para ustedes, ¡disfrútenlo!

Ryan Reynolds, Helen Mirren, un poco de la Segunda Guerra Mundial, ¿qué más se le pide a la vida? ¿que salga Max Irons? pues sí, ahí está, lo verán en una que otra escena clave de la trama.

Contrario a lo que solemos venir viendo en otras pelìculas sobre el tema, “La Dama de Oro” (Woman in Gold) dirigida por Simon Curtis y que se estrenó en Colombia gracias a Diamond Flms, habla de las otras víctimas de la guerra, aquellas que perdieron buena parte de su historia y su identidad gracias a los saqueos de arte de los Nazis a familias de todo Europa.

La película, que por cierto está basada en un hecho real, comienza en 1998 cuando Maria Altman (interpretada por Mirren) contacta al joven e inexperto abogado Randy Schoenberg (Reynolds) tras descubrir unas cartas de su difunta hermana que revelan el proceso de restitución de arte que esta adelantaba en aras de recuperar el retrato de su tía Adele de manos de una famosa galería de Viena (Austria). La trama parecería irrelevante si no les contara que dicho retrato es nada más y nada menos que “La Dama Dorada” de Gustav Klimt:

KLIMT

Para María, adelantar este proceso legal no supondrá solamente el encontrarse con un capítulo muy oscuro y doloroso de su pasado al tener que volver al país del que antaño tuvo que escapar para no ser llevada a un campo de concentración, sino también enfrentarse a los muchos impedimentos del gobierno austriaco para no devolverle el cuadro que le pertenece, porque ¿cómo explicarle a todo un Estado el valor emocional y afectivo que tiene la pintura para ella?

Los verdaderos María Altmann y Randy Schoenberg.

Los verdaderos María Altmann y Randy Schoenberg.

Con ayuda de varias escenas que vuelven en el tiempo a la época en que la joven protagonista todavía vivía en Austria llegaremos a conocer a su Tía Adele, la misteriosa mujer de la pintura, y el modo en que María tuvo que decirle adiós al retrato, a sus padres y a todo lo que conocía y consideraba su hogar para escapar junto con su esposo rumbo a Estados Unidos. Todos estos recuerdos crearán una barrera para María a la hora de encarar la posibilidad de su regreso a Viena, pero por fortuna, no estará sola en el camino: el joven Schoenberg descubrirá un vínculo de su propia historia familiar que lo comprometerá aún más con la causa de María, y terminará por motivarlo a llevar el caso hasta las últimas instancias judiciales y penales, todo con tal de obtener la paz y la justicia que tanto sus antepasados como los de María no lograron ver pero que siguen mereciendo, y para destapar esa “caja de Pandora” de las obras de arte robadas durante la Segunda Guerra Mundial y que hoy en día siguen sin volver a manos de sus dueños originales (según cifras de la película, unas 100.000 obras de arte siguen sin ser devueltas o al menos reconocidas como propias a sus herederos y propietarios legítimos. Muchas de ellas quedaron en manos del ambicioso mercado negro del arte, y terminaron en galerías de todo el mundo sin siquiera contar con las autorizaciones para ello).

Otra película reciente que habla del robo de arte por parte de los Nazis (aunque debo decir que con mayores fines propagandísticos pro – Estados Unidos) es “Operación Monumento” (The Monument Men), que se salva por su nómina actoral de lujo, así que no pierden nada dándole una mirada.

Volviendo a “La Dama de Oro”, sería imprudente de mi parte adelantarme a los hechos y contarles si Randy y María logran o no su cometido al final de la película, lo ideal es que hicieran el esfuerzo de ir a alguno de los valiosos cinemas que decidió apostarle a tener la película en cartelera y la vean acompañados de algo de palomitas y gaseosa, porque una historia como esta, que pone al arte en un pedestal y lo confronta con una realidad histórica, merece verse y disfrutarse así, en el cine, y no solo contada por mí en estas escuetas palabras.

Esta película puede aburrirlos si son de los que solo van al cine en busca de persecuciones, efectos especiales y secuencias de acción perfectamente logradas, pero sí les gustará si son curiosos por la historia del arte y de la humanidad en general. Las locaciones de Austria enamoran, y la interpretación de Helen Mirren salva los momentos en que Ryan Reynolds se queda un poco corto y no le imprime el suficiente carácter a su personaje.

En definitiva, la invitación es a seguir abriendo un poco más el espectro y apuntarle a estos contenidos alternativos que pese a no destacarse mucho en la taquilla, sí ofrecen dosis interesantes de reflexión y de perspectivas que a veces ignoramos por completo y que nos perdemos de disfrutar por temor a salir de las zonas de comfort.

Gracias por su infinita paciencia con la temporada de sube y baja de publicaciones por la que atraviesa la página, supongo que todos en algún momento habrán pasado por momentos similares. De todos modos, aquí sigo, y con algo de suerte, no se desharán de mí tan fácilmente. Recuerden que mi Twitter está abierto para ustedes, y con mucho gusto los leo a diario por ahí.

Que esta semana sea maravillosa, de muy buen cine y buenos libros para todos, y como nunca me cansaré de decir: Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s