De corsés, taconcitos y cerebros: reseña de “Orgullo, Prejuicio y Zombies”

¡Muy buenas noches y bienvenidos a un post sorpresa de cine en Si No Le Gusta No Lea!, ¿cuántos en línea por aquí? Aunque para muchos puede resultar un sábado agitado y de party hard, en mi caso particular me encuentro tratando de hallar el balance perfecto entre las clases de guitarra, las de chocolatería, las idas a cine y la rutina laboral, así que heme aquí, procurando mantenerme cuerda y canalizando todo eso en una nueva reseña para amenizar la velada de esos valientes que decidieron pasar su noche de sábado en el ciberespacio. Empecemos por el tráiler de hoy y así se hacen una idea del porqué del título particularmente bizarro de este post.

Algunos “puristas” de la literatura dirán que la valiente y revolucionaria Jane Austen ha de estar revolcándose en su tumba y halándose los cabellos de esa brillante cabeza suya, pero yo prefiero pensar que una persona de tanto carácter y matices como lo era ella no se afectaría tanto por este peculiar experimento cinematográfico, que está basado en la novela homónima de Seth Grahame- Smith, quien a su vez “adaptó” los personajes y buena parte de la trama de la novela original, “Orgullo y Prejuicio”, publicada de forma anónima por Jane Austen en 1813.

A fin de no contar mayores detalles del libro sin llegar a ocupar mil y un posts en ello, digamos que lo clave de la trama principal es la historia de lucha de una joven y osada mujer por validarse como individuo y como hacedora de su propio destino en medio de una sociedad totalmente tradicional, marcada por los estimas y etiquetas sociales sobre cómo se supone que debe ser una dama, y el cómo el futuro de esa dama recae en la promesa de “éxito” y “renombre” que supone el encontrar un buen esposo y ser el ama de casa perfecta, dócil, con una dote altísima y prudente. Pues bien, para la joven Elizabeth “Lizzy” Bennet, (protagonista tanto del libro como de la cinta), su idea de futuro no es precisamente la de ser la esposa perfecta, callada, obediente y decorosa, no. En el caso en concreto de esta película, veremos que las prioridades de la joven Elizabeth van mucho más allá. Por ejemplo, aparte de saber tocar el piano, bailar apropiadamente o cantar afinadamente, hay algo que la llena y la hace sentir más viva que nunca: ser una luchadora entrenada en un Templo Shaolin de China para matar zombies.

Esperen, ¿qué?

Así como lo oyen, zombies. Criaturas salvajes, no muy listas, que llegaron junto con la Peste Negra, trayendo de nuevo a la vida a los cuerpos putrefactos que dejaba a su paso dicha enfermedad. Seres sumidos en un estado entre la vida y la muerte, lo humano y lo irracional, el hambre de cerebros y los rostros de quienes antaño fueran amigos, conocidos o familiares. Z-O-M-B-I-E-S.

zombie

La verdad sea dicha: hacer películas de zombies /NO/ es nada nuevo, puede que algunos de ustedes hayan visto las clásicas de George A. Romero, célebre  director, actor y escritor a quien le debemos joyas del cine zombie como “Night of the Living Dead”, “Dawn of the Living Dead”, “Land of the Dead”, “Diary of the Dead” y “Survival of the Dead”.

De hecho, gracias a este señor fue que la Ciencia Ficción entró a entender a la figura del zombie como un personaje clave de las posibilidades apocalípticas (Romero fue de los primeros en dar a los zombies un origen científico, infeccioso, y no el tradicional alusivo al vudú, es decir, que los zombies realmente podían ir a dar a cualquier parte, aparecer  y atacar en cualquier momento, y no sólo en las selvas), pero si no quieren irse hasta el terror clásico de Romero, pueden mirar un poquito más hacia acá, con series como la popular “The Walking Dead”, “iZombie”, o películas que apuntan más hacia la comedia como “Zombieland” (por favor, VEAN las reglas de Zombieland, son la CLAVE del mundo zombie…), “Warm Bodies”, y por supuesto, nuestra elogiada de hoy, “Orgullo, Prejuicio y Zombies”.

pride-and-prejudice-and-zombies-image

Aquí una fotico buena onda de las hermanitas Bennet en todo su esplendor. Nuestra Lizzy es la del medio.

Como les venía diciendo, esta película dirigida por Burr Steers centra su atención en Lizzy Bennet (interpretada por Lily James, a.k.a Cenicienta), y su deseo de ser libre y poder acabar con cuantos zombies se atraviesen en su camino. Así que sí, se puede matar zombies y manejar armas de alto calibre mientras se está usando corsé y botitas de tacón, ¡yay!

Junto con sus hermanas, Lizzy tendrá que ayudar a proteger el pequeño territorio de Inglaterra que todavía no ha sido alcanzado por la epidemia de zombies, todo ello mientras intenta zafarse de una propuesta de matrimonio forzado por la conveniencia, y hace de todo para evitar al pesado del Coronel Darcy.

Mr- Darcy.

PHslmtPRXSxMwB_1_l

*Suspiro colectivo.*

Antipático, patán, en apariencia egocéntrico y pagado de sí mismo, este guapo fue sin duda alguna de mis personajes favoritos de la cinta. Traído a la vida por el actor y cantante británico Sam Riley, el apuesto y crudo Coronel trae consigo una montaña rusa de emociones que desde el mismísimo inicio de la película nos muestra lo peligrosos que pueden llegar a ser los zombies, y lo importante de dejar de lado los sentimientos con tal de matarlos. Lo que Darcy no espera, es verse curiosamente cautivado por la “Señorita Bennet”, una chica tan difícil de batallar y comprender, incluso más que a los zombies que enfrenta a diario.

¿Será el Apocalipsis  el momento ideal para que dos almas difíciles se encuentren?

Esa es la incógnita que quiero dejarles en la cabeza a la hora de ver esta película, que supo combinar las dosis justas de romance, acción y comedia, todo ello ambientado en unas locaciones y escenas del siglo XIX bastante convincentes. De hecho, no se sorprendan si ven algunos escenarios repetidos con relación a la oootra adaptación de Orgullo y Prejuicio, esa del 2005 con Keira Knightley. Ahora, algo que les pido es que POR FAVOR, entiendan que si la película se llama ORGULLO, PREJUICIO y Zombies, el tema principal no necesariamente será el gore y los cerebros, en el fondo de la trama siguen latentes los indicios de la novela ROMÁNTICA que la inspiró, así que no sean como los aguafiestas que se salieron a mitad de película en la sala a la que fui, alegando que “la película era muy cursi”. Si tiene a Darcy, es cursi, fin.

Otro consejo que les doy es que lleguen muuuuy puntuales a la sala de cine, pues las escenas y animaciones del comienzo son IMPORTANTÍSIMAS para entender el resto de la película. Y por último, NO-SE-SALGAN-CUANDO-COMIENCEN-LOS-CRÉDITOS, esperen un poquito, me lo agradecerán después 😉

Ojalá se hayan entretenido un poco hablando de zombies del mismo modo en que yo me entretuve escribiendo de ellos, y quiero que se queden pensando sobre esto: ¿qué tan lejos estamos de ser zombies del consumo, los medios masivos de comunicación o las modas pasajeras? piénsenlo.

Les deseo un muuuuuy feliz y plácido fin de semana para todos, que ojalá sigan leyendito, yendo a cine y comentando con nosotros en Facebook y Twitter.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s