Sé quien tu alma diga que seas: reseña de “La Chica Danesa”

Hola, ¿qué tal? sean muy pero muy bienvenidos a un nuevo lunes de cine en Si No Le Gusta No Lea, penúltimo del mes, yaaaaaaay.

Estando cada vez más y más cerca de los Oscar, es imperioso que trate de ponerme al día con las reseñas de las nominadas, en verdad me encanta que juntos podamos comentarlas y votar por nuestras favoritas, así que sí señores, hoy volvemos con reseña de nominada, y no a una, sino a varias categorías: Mejor actor, Mejor actriz de reparto, Mejor vestuario y Mejor diseño de producción. ¿Preparados?  vamos con el tráiler:

Bien, ¿cómo empezar a abordar un tema tan delicado como lo es el que se desarrolla en “La Chica Danesa”? Imaginen la escena, una que, de hecho, corresponde a hechos reales: Copenhague, 1926. En esa ciudad de muelles y casas coloridas y mercados pintorescos vive una pareja de pintores, llamados Gerda y Einar Wegener, (a quienes vemos en la piel de Alicia Vikander y Eddie Redmayne). Esta pareja lleva seis años de casados y se quieren bastante, tanto, que Einar haría cualquier cosa con tal de apoyar a su esposa y colega, y es así que un día decide ayudarle a posar para uno de sus cuadros, usando tacones y medias veladas tal como vemos en el tráiler, pero lo que ni Gerda ni Einar esperan, es que ese momento parta en dos la vida del joven artista. Ese vestido, esos zapatos de mujer habrían de tocar fibras profundas de la personalidad de Einar, para quien su identidad sexual entrará a tambalearse completamente, hasta el punto de llegar a cuestionarse sobre si realmente es o no un hombre.

Conforme avanza la trama, veremos que lo que para Gerda empezó como un pequeño juego artístico, ahora es algo muy serio para Einar: a toda hora quiere usar la ropa de su esposa, aprender a caminar y moverse como mujer, no solo por un rato o para asistir a una fiesta de incógnito, no; cada vez querrá pasar más y más tiempo tras la máscara de su alter ego femenino, Lili Elbe. Por supuesto, en los años 20 ni por asomo se podía hablar de temas tan transgresores como lo es el de sentirse en un cuerpo equivocado (de hecho, aún hoy, febrero de 2016, mi señora madre me ahorcaría por saber que ando reseñando una película sobre un tema tabú como este), y ante el temor de ser procesado por depravación o recluído en un manicomio por esquizofrénico, Einar intentará reprimir lo que siente, lo que piensa, pero lo cierto es que ya no hay marcha atrás, algo dentro de él ha despertado, su verdadero yo quiere salir a la luz, vivir y ser libre,  y es así como Gerda se convertirá én testigo de la desaparición de su esposo Einar tras los velos y labios rojos de Lili.

liliredmayne-xlarge

A la izquierda, la original Lili Elbe. A la derecha, Eddie Redmayne interpretándola en “La Chica Danesa”.

Lili, carismática y tímida a la vez, quiere una vida de mujer más allá de ser una modelo para las pinturas de Gerda: sueña con el cariño de un hombre a su lado, con ser protegida y cortejada, sonreír, coquetear, abrazar esa feminidad que por tantos años estuvo recluída en su cuerpo masculino, y dejar atrás aquello que la aparta de su nuevo yo. Si eso supone poner en riesgo su vida en el quirófano, lo hará, cuenten con ello.

En esta película veremos cómo una pareja de esposos unirá sus lazos del modo más inesperado, y aprenderemos que, a veces, amar es también dejar ir a esa persona que creías tuya. 

La cinta, dirigida por Tom Hooper (el genio tras “El discurso del Rey” y “Los Miserables”), es una mezcla entre crudeza y belleza. Se alternan los bellos paisajes de Dinamarca y Francia con los diálogos desgarradores que muestran el profundo conflicto emocional por el que pasan Einar y Gerda, porque el impacto de la decisión de Einar de convertirse en mujer no solo recaerá sobre él. Gracias a locaciones bellísimas, vestuarios de ensueño y una banda sonora que llega al alma, esta película logra un balance perfecto que realmente logra llevarnos en un viaje al pasado, a una década fascinante como lo fueron los años 20, y a las mentes de dos personas para quien la vida les tenía una que otra sorpresa preparada. Acompáñenlos.

No puedo dejar de elogiar la brillante actuación de Eddie Redmayne en su papel de Einar/Lili. Ya en La Teoría del Todo habíamos visto su maravillosa capacidad de dominio corporal y el talento tan genial que tiene para transmitir tantas cosas con su cuerpo, sus miradas y posturas. Esa misma magia la vemos aquí en “La Chica Danesa”, cuando logra mostrar muy bien esa transición de hombre a mujer, regular sus tonos de voz y sus expresiones faciales, y no quisiera ser portadora de malas noticias, pero la verdad, no me sorprendería si Eddie pone a tambalear el Oscar de Leo. Ahora, no sé si a Alicia Vikander le alcance para llevarse la estatuilla a Mejor actriz de reparto, pero incluso si no se la lleva, que sepa que hizo un papel dramático, emotivo y que dio vida a esta dupla ganadora junto a Redmayne. Grandes talentos, grandes emociones, justo lo que una historia como esta necesitaba para ser contada.

Como es habitual en mí, quisiera reservarme el final de la película para mis adentros, y motivarlos a que respiren profundo, se armen de valor, mucho valor, y vayan al cine a ver esta película fuerte y reflexiva sobre la primera persona en el mundo en someterse a una cirugía de cambio de sexo, pero que también nos habla sobre el amor, el dolor y el sanar.

Nosotros mismos como espectadores de la película terminaremos asumiendo posturas al respecto de este tema: ya sean de dolor, asombro e incluso repudio, no se puede pedir que todos los asistentes sean de mente abierta, pero creo que eso es algo muy bonito del cine, su capacidad para dejarnos pensando en lo que es la vida misma y las muchas formas de vivir y amar. No somos los mismos que entramos a los que salimos de la sala de cine. Nos llevamos personajes, frases, historias. Y por eso es que estamos aquí.

Espero hayan encontrado interesante esta reseñita de lunes, y que estén usando muuuy juiciosos sus 5Pass. Les recuerdo que en mi Twitter estoy esperándolos con ansias para conocer sus comentarios y opiniones al respecto.

Que tengan un lindo inicio de semana.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

3 comentarios en “Sé quien tu alma diga que seas: reseña de “La Chica Danesa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s