Un poco de locura nunca hace mal: reseña de “Alicia a través del espejo”

¡Muy buenas tardes de festivo, queridos lectores y lectoras de si no le gusta no lea!

Espero que estén disfrutando de este fin de semana extra-largo que nos regala el fin de mes, es increíble pensar que ya nos vamos acercando a mitad de año, todo vuela…

Pero bueno, así el tiempo acelere y con él las deudas y preocupaciones, no puede faltar el cine como un maravilloso escape a la realidad, además que venía esperando con muchas ansias esta película de la que vengo a hablarles el día de hoy, y en definitiva no podía quedarme sin verla en el fin de semana de su estreno, así que sin más preámbulos y formalismos, vamos con el tráiler:

Sí señores, ¡estamos de regreso en el País de las Maravillas, yaaaaaay!

Esta nueva entrega de los estudios Disney llegó a las salas de cine colombianas el pasado jueves 26 de mayo de la mano de Cinecolor Films, y ciertamente valió la pena la espera para quienes en 2010 acompañamos a Alicia a caer por el agujero del conejo hasta su mundo bizarro y maravilloso. El primer consejo que puedo darles respecto a la cinta es que lleguen al cine abiertos para disfrutar de una trama flexible, que pese a distar un poco del libro original del brillante Lewis Carroll, logra mantenerse fiel en varios aspectos, como esa sensación permanente de curiosidad y de locura que lleva a Alicia a cuestionarse por todo lo que la rodea y por querer cruzar libremente las barreras entre realidad y ficción, sueño y despertar. Veamos:

Mia Wasikowska regresa a su papel como Alicia Kingsleigh, para quien han pasado tres años desde que asumió el liderazgo de la compañía mercantil de su padre y se hizo a la mar para explorar el mundo. Al volver a casa de una de sus expediciones por la China, la joven Kingsleigh intenta ponerse al día con lo que ha pasado en su ausencia, pero la posibillidad de una rutina agotadora y monótona luego de años en alta mar resulta de lo más aburrida para Alicia, quien no sabe que el País de las Maravillas tiene otros planes para ella.

Llevada como siempre por la curiosidad, nuestra protagonista terminará volviendo al lugar en que tantas aventuras vivió, y será recibida por los distintos personajes que ya en la primera película se habían ganado su corazón, como lo son Mirana la Reina Blanca (interpretada por Anne Hathaway ❤ ), la oruga Absolem (cuya voz fue de los últimos trabajos de doblaje del gran Alan Rickman), los gemelos Tweedledee y Tweedledum (Matt Lucas), el gato Cheshire y por supuesto, su querido amigo el Sombrerero Loco, Tarrant Hightopp (Johny Depp).

Muchas cosas han cambiado desde la última vez que Alicia visitó aquel mundo de fantasía e imposibles, y ahora que ha regresado, un nuevo peligro está a la vuelta de la esquina: su queridísimo Sombrerero ha perdido por completo su alegría, pues todo parece indicar que su familia todavía vive y no murió como se pensaba en un principio. Ante la incertidumbre de no saber nada de ellos y el escepticismo de los demás habitantes del País de las Maravillas, sólo Alicia podrá ayudar al Sombrerero a descubrir el paradero de los Hightopps para así salvar a su amigo de la tristeza absoluta que lo embarga. El viaje no será nada fácil, no cuando Alicia deba volver sobre sus pasos para armar el rompecabezas del pasado familiar del Sombrerero, y cuando la berrinchosa Reina Roja Iracebeth decida hacer su aparición. En el camino, nuestra protagonista descubrirá que viajar en el Tiempo es tan peligroso como enfrentar a un Jabberwocky, y que no siempre se pueden sanar las heridas del pasado, sólo intentar aprender de ellas.

¿Podrá la valiente protagonista salvar a su amigo y de paso recuperar un poco de su cordura? Sólo viendo la película sabrán la respuesta.

La cinta, que esta vez es dirigida por James Bobin pero que sigue teniendo a Tim Burton en la producción, es una mezcla de secuencias de acción y humor con una que otra reflexión interesante sobre la forma de ser de los distintos personajes. Por ejemplo, sabremos un poco más sobre por qué Iracebeth odia a medio mundo, y en particular a su hermana Mirana. Eso sí, por qué ama a su chanchito sigue siendo un misterio para todos.

En medio del desorden atemporal de la trama original de los libros (que por cierto, son una joya literaria que nunca me canso de recomendar), se rescata el modo en que cada viaje de Alicia al País de las Maravillas le deja una lección valiosísima sobre su vida y un descubrimiento sobre sí misma, y el hecho de que hablaran tanto del Tiempo como personaje principal de la historia me pareció genial, pues si algo le encantaba a Lewis Carroll era cuestionarse por las edades físicas y mentales de quienes lo rodeaban, y uno de sus mayores anhelos era congelar los instantes más valiosos en recuerdos eternos.  ¿Por qué si no era un apasionado por la fotografía? ahí tienen la respuesta. Otro aspecto que me gustó bastante fue el enfoque que le dieron al personaje de Alicia, que pese a ser mucho más adulto de la niña que describe Carroll, logra mantener coherencia con la forma de ser que uno esperaría ver en una versión mayor de la niña del clásico literario de 1865.

Volviendo a la cinta, la Alicia que vemos en esta segunda entrega de la franquicia cinematográfica está totalmente empoderada de sus planes y metas, y sabe llevar ese valor a los peligros que le esperan al otro lado del espejo. El Sombrerero por su parte se mantiene en un papel algo monótono, incluso menos cómico de lo que vimos en la primera película, aunque claro, es entendible dadas las condiciones de su personaje, pero no llegó a ser mi favorito. El debut de Sacha Baron Cohen en su papel de Tiempo no está nada mal, y se mueve entre lo cómico y trágico de los villanos Disney tradicionales. Mis grandes favoritas son las Reinas, que recuperan lo mejor de sus personajes y siguen explotándolo a cabalidad en esta película, así que cuando vayan a verla prepárense para mucho “amor de hermanitas” #PunIntended. 

En conclusión, “Alicia a través del espejo” es una película que le hace justicia a las bases literarias que dejó Lewis Carroll, y de la mano de un elenco actoral genial logra hacer una secuela divertida, con un final un poco predecible pero que termina funcionando bastante bien, y un gato Cheshire tan adorable, oscuro y rechoncho como de costumbre. Quiero uno de peluche. Es que en serio, vale la pena recordar la versión clásica animada del año 1951…

Cheshirecat_disney

Belleza de gato. Belleza.

Así que si quieren un rato divertido y con una propuesta visual genial (el 3D no es muy wooooow pero tampoco le resta encanto), vayan a su cine más cercano y acompañen a Alicia a ir a través del espejo. Sus reflejos más chiflados los esperan.

Ojalá se hayan divertido en esta tardecita de lunes festivo, y esperemos que sea tan solo el inicio de una semana maravillosa para todos. Aprovecho para contarles que ya está la pre-venta para “Buscando a Dory, yo ya tengo mi boleta, ¿y ustedes?

Me despido por hoy con la canción de Pink para la banda sonora de la película, ¡me cuentan en Facebook y Twitter qué tal les parece!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s