Sonríele a la vida: reseña de “Trolls”

Muy buenos días a todos mis lectores de Si No Le Gusta No Lea, ¡qué maravilla estar de regreso en el blog con todos ustedes! Espero me hayan extrañado mucho, así como yo los extrañé mucho mucho a todos ustedes, pero ya casi acabamos el año, así que poco a oco empezamos a recoger los frutos de tanta matada y trabajo duro ❤

Han sido unos días de locos, pero henos aquí, listos para compartir la reseña de una peli que si tuviera que describir en una palabra sería feliz MUY feliz, así que alisten sus cabellos de colores, afinen sus voces y prepárense para viajar al mundo de “Trolls“, la nueva película animada de Dreamworks (distribuida en Colombia por 20TH Century Fox) así que vamos con el tráiler:

Y bueeeeno, tenemos aquí una película que encanta por su ternura y color. La historia, dirigida por Mike Mitchell y Walt Dohrn, nos habla de un mundo fantasioso en el que los Trolls viven por y para tres cosas en especial: cantar, bailar y abrazarse. Adorable, ¿no creen? Los Trolls son liderados por el Rey Pepe, que junto a la Princesa Poppy (interpretada por Anna Kendrick) se encargan de proteger y mantener a toda su comuna Troll feliz y a salvo. Pero… ¿se puede estar tan feliz sin molestar a nadie?

Pues bien, con tanta felicidad, es entendible que alguien envidie a los Trolls y  desee poder sentirse feliz todo el tiempo del modo en que ellos lo hacen, así que unas criaturas llamadas Bertenos (parecidos a ogros) deciden que comerse a los Trolls es una gran forma de sentir la felicidad de las simpáticas criaturas, así que la cacería comenzará, y cuando Poppy se encuentre más sola que nunca, tendrá que buscar ayuda para salvar a todos sus amigos de ser el plato central en el “Trolsticio”, una macabra celebración de los Bertenos.

Dicha ayuda llegará de la mano de Ramón (cuya voz es la de nada más y nada menos que Justin Timberlake <3), un Troll amargado, opaco y refunfuñón, para quien la alegría y optimismo de Poppy serán todo un dolor de cabeza. ¿Podrán llevarse bien estos dos Trolls a pesar de ser tan diferentes y de paso salvar a todos sus amigos y conocidos de la amenaza de los Bertenos? La respuesta, los espera en su sala de cine preferida cuando vayan a ver “Trolls“.

La película contiene elementos divertidísimos, empezando por una nómina de lujo, que desde el inicio de la cinta nos da a entender que por la próxima hora y media que dura la historia, seremos testigos de una explosión de música, color y felicidad (digo, que cuente con voces como las de Gwen Stefani, James Corden e Icona Pop ya es algo…¿no?). Miren no más esta galería del elenco y me dicen…

No sé si por allá en el año de 1959, el querido Thomas Dam pensaría en lo famosos que llegarían a ser sus muñequitos peludos, hasta el punto de llegar algún día a la pantalla grande, pero lo cierto es que, posiblemente, estaría orgulloso de ver a dónde han llegado, pues algo genial de la película es que divierte tanto a grandes como a chicos, y no me imagino las estanterías de jugueterías abarrotadas una vez más con trolls. (Aprovecho para pedirle al mundo un peluche de Poppy, gracias.).

Pese a tener una trama en apariencia sencilla, y a no justificar del todo el formato 3D en que la vi, en el fondo nos encontramos con una historia que nos deja pensando sobre lo que realmente nos hace felices: ¿Acaso necesitamos de alguien más para ser felices, o por el contrario llevamos una chispa interior a la que recurrimos para ser felices aún en medio de las adversidades? creo que esa es una de las principales lecciones que nos deja esta cinta, que muy al estilo característico de las producciones del sello Dreamworks, nos enseña que la vida no necesariamente debe ser arcoiris y cupcakes 24/7, pero que no por eso deja de ser una vida maravillosa, y si pueden ir a cine para olvidarse por un ratico de sus problemas y dejarse enamorar del encanto de estos pequeñitos, pues genial. Al menos, yo lo hice.

La invitación es a que hagan el esfuerzo de ver la película, y como plus, les meeeeega recomiendo que le apunten a funciones subtituladas, pues las voces originales le aportan mucho más humor y fuerza a los personajes. Además, los reto a que al finalizar la peli, no salgan tarareando canciones como esta:

Espero se hayan divertido con esta reseña y que corran a cine a ver Trolls, y si no pudieron asistir al preestreno del 21 al 23 de octubre, caaaaaaaaalma que el 27 se estrena a nivel nacional 😀 yo planeo repetírmela, ¿y ustedes?

Como siempre, los espero en mi Facebook y Twitter para compartir emciones de cine y literatura, ¡aquí estoy para ustedes!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s