El poder del lenguaje: reseña de “La llegada”

¡Muy buenos días y bienvenidos a una nueva semana en Si no le gusta no lea!

Sé que es una semana bizarra, que mañana martes a muchos les dará por celebrar una tradición que en teoria no hace parte del colectivo cultural de Iberoamérica, pero bueno, mientras unos cuantos se regalan chocolates y se declaran su amor, a otros pocos nos queda conformarnos con saber que esta semana tampoco es del todo mala, porque llega la quincena y con ella menos deudas y más chocolates de nosotros para nosotros, ¿no es grandioso? para mí lo es.

Hablando de cosas grandiosas, el día de hoy vengo con una reseña que no esperaba que me emocionara tanto, pero bueno, eso es lo genial del cine, que a veces te sorprende y te da más de lo que esperabas cuando compraste esa boleta. Sin más introducciones, vamos con el tráiler:

Bueno, es entendible que para algunos de ustedes el primer impulso después de ver este tráiler sea el de decir: “Momento, ¿esa película no salió como hace mil meses?” Y yo les respondería que sí, que efectivamente, la película de la que vengo a hablarles en este lunes de cine llegó a las salas de cine de Colombia el pasado 10 de noviembre, PERO para mi infinita dicha (en vista de que en noviembre le tenía el alma vendida a mi trabajo y de milagro me pude ver Fantastic Beasts), “La llegada” regresa a las salas de cine gracias al 5Pass de Cine Colombia, que nos permite ver las distintas nominadas a los premios Oscar, y hablando de estos premios, en el caso de esta producción, tiene la nada despreciable cifra de ocho nominaciones. ¡¿Cuáles se llevará? El 26 de febrero lo sabremos.

En esta cinta, dirigida por Denis Villeneuve, conoceremos a la doctora Louise Banks (interpretada por Amy Adams), una profesora universitaria experta en cuestiones lingüísticas, que ha trabajado con el Gobierno como intérprete de distintos idiomas, y precisamente, su habilidad para enseñar y traducir lenguajes será el punto de partida para una misión que cambiará su vida.

En un día aparentemente normal para dar clase, son pocos los estudiantes que se presentan al aula de la doctora Banks: están demasiado ocupados viendo las noticias para preocuparse por su clase, y es que el mundo ha entrado en alerta máxima como consecuencia de la llegada repentina de unas enormes esferas metálicas a doce puntos de la geografía mundial, incluyendo uno en Montana, Estados Unidos. ¿Qué pueden esperar los Gobiernos de las naciones “visitadas” de estas extrañas naves? ¿Es acaso el inicio de una invasión peor?

Cuando el Gobierno estadounidense solicita sus servicios como traductora e investigadora en el equipo que intenta contactar a los habitantes de la nave, Louise tendrá que enfrentar sus miedos y dudas y recurrir a todos sus conocimientos para lograr establecer un vínculo con las extrañas criaturas que debe entender: se trata de los heptópodos, unos extraterrestres con tentáculos cuya tinta proyecta ciertos símbolos. Lo que para el equipo investigativo son mamarrachos sin sentido, para nuestra protagonista serán la clave del futuro mismo de la Humanidad.

En su camino por mediar entre una posible invasión extraterrestre y calmar los nervios de doce naciones que no saben qué hacer con sus naves, la doctora Banks contará con el apoyo del doctor Ian Donnelly (interpretado por Jeremy Renner), un hombre de ciencia, más orientado a la practicidad y seguridad de los números y los cálculos que a los métodos experimentales de Louise. Ambos terminarán por entender que, a veces, la clave de la comunicación está en la esencia misma de lo que nos hace humanos: nuestra capacidad de pensar, de razonar y sentir emociones, y tal vez en ello recaiga el futuro de la humanidad, en comunicarse con las criaturas y descubrir lo que las trae por aquí. ¿Podrán Louise e Ian establecer un sistema efectivo de comunicación con las criaturas espaciales antes de que el miedo y el caos tomen el control y comience una guerra? La respuesta, la tendrán cuando vayan al cine a ver (o en su defecto repetir) “La llegada“.

La historia, contrario a lo que podría pensarse con el tráiler, más que una clásica película de ciencia ficción llena de rayos láser o secuencias de acción, es una reflexión sobre el modo en que los seres humanos respondemos a situaciones desconcertantes y distintas. El temor a lo diferente, a lo ajeno, nos lleva a acudir al lenguaje como el único método efectivo para vencer esos temores, y es que, como literata que soy, me encantó el modo en que la película nos muestra el poder transformador que tienen las palabras: gracias a ellas, podremos descubrir los distintos retos y secretos que Louise tendrá que asimilar tras intervenir en esta carrera contra el tiempo por entender el complejo lenguaje de sus visitantes.

¿Por qué es tan importante que Louise recurra al lenguaje? porque el simple hecho de nombrar algo, de validar su existencia, de decir “Me llamo Louise”, es lo que permite que el mundo en que vivimos sea como es, con profesiones, sueños, temores y conflictos a pesar de las diferencias, pues al nombrar algo, al definirlo en términos que sean cercanos a nosotros es que lo hacemos parte de nuestras ideas, de nuestros imaginarios comunes, pues vinculamos algo que no conocemos a algo que sí identificamos, y tal vez sea en ese momento en que nos demos cuenta que no somos tan diferentes como creíamos, incluso, si venimos de planetas distintos.

¿Pueden unos extraterrestres sacar a flote nuestro lado más humano? ¿Cómo unir a doce países en pro de un mismo fin, como lo es entender a estas criaturas extraterrestres? ¿Puede un solo lenguaje romper las fronteras políticas, sociales y culturales? estas son tan solo algunas de las incógnitas que “La llegada” nos invita a responder, de la mano de un equipo actoral fantástico, con un acompañamiento musical bastante emotivo, y un final que, SIN SPOILEAR, me dejó pálida en mi silla y con los ojos bien abiertos.

Sin duda alguna, “La llegada” es de esas películas que vale la pena ver más de una vez, pues requiere de toda nuestra atención para entender esos sutiles juegos temporales en los que no nos queda muy claro si estamos en el presente o en el futuro, así que anímense a ir a su sala de cine más cercana y sigamos preparando juntos la llegada de la noche más especial del cine, ¡cada vez falta menos!

Espero que esta reseñita los haya ayudado a empezar con buen pie la semana, recuerden que en Facebook y Twitter la diversión no para, ¡los leo por allá!

Que tengan una linda linda semana y que sean muy muy felices 🙂

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s