Para llevar a mamá 2.0: reseña de “La Bella y la Bestia”

Muuuuy buenas noches a todos, y bienvenidos a un lunes festivo de cine en Si no le gusta no lea, ¿cómo están? espero que muy bien 🙂 Fue un fin de semana bastante movidito, y qué mejor que algo de buen cine para acompañar lo que fueron estos tres días de descanso y recarga de energías, así que prepárense para una reseñita llena de sentimientos.

La película de hoy llega a nosotros gracias a nuestros amigos de Cinecolor Films, y sin duda alguna dará mucho de qué hablar, empezando por sus récords en taquilla y sus nuevas posibilidades dentro de la narrativa de cuentos tradicionales clásicos, así que los invito a acompañarmme en este viaje por la nostalgia llamado “La Bella y la Bestia” de Disney:

Y bien, ¿cómo abarcar en un breve post todo lo que esta película representa? En cuanto a formatos técnicos, vi esta peli  por primera vez en Dinamix 4D subtitulada y una segunda vez en 2D doblada al español, y la verdad sea dicha, el 3D no le aporta mayor cosa, pero eso sí, las voces originales la sacan del estadio. Ahora sí, comencemos por lo básico: la cinta, dirigida por Bill Condon, nos presenta una versión live action de la película clásica del año 1991, manteniendo los elementos que tanto nos encantaron de pequeños como lo fueron sus constantes números musicales y los personajes que se quedaron en nuestras memorias, tales como la Señora Potts y el dúo maravilla de Lumiére y Ding Dong, esta vez traídos a la vida gracias a una nómina actoral de primera, con nombres tan destacados como Emma Thomson, Sir Ian Kellen y Ewan McGregor.

A la cabeza de todo tenemos interpretando a Bella a una de las actrices más integrales de nuestro tiempo, mi siempre querida y adorable Emma Watson, a quien con orgullo vimos crecer como Hermione Granger en la saga Harry Potter y ahora le da vida a una princesa Disney que, al igual que Hermione, no puede separarse de los libros, y es valiente  y dispuesta a luchar por sus convicciones. La acompañan en el rol de la Bestia el muuuy guapo Dan Stevens, y en el de Gastón el divertido y carismático Luke Evans.

No quisiera ahondar en los detalles de la historia que ya son conocidos por todos, digo, es bien sabido que Bella, una joven visionaria e intelectual termina tomando el lugar de su padre Maurice como prisionera de una Bestia que ha sido víctima de una maldición junto con todos sus sirvientes, ta ta ta ta ta, etc etc etc. Lo que sí quisiera recalcar, es que en esta nueva adaptación de la versión del 91 tenemos varios elementos muy valiosos que toman como base a la historia original y la nutren y complementan de forma bastante lógica, como es el caso de la historia sobre el pasado de los padres de Bella, o por qué la Bestia era un príncipe mimado y vanidoso al inicio de la historia, y siento que estas escenas no solo robustecieron la trama original, sino que también le dieron mayor contexto y solidez.

También es de destacar el homenaje que le hacen al cuento tradicional de hadas francés en que se basan ambas películas, y esa esencia francesa se recalca muchísimo más en esta nueva versión cinematográfica, que desde el vesturario hasta la ambientación nos transportan a una Francia maravillosa y antigua, de la que me enamoré perdidamente. Aún así, sigue pareciéndome curioso que, pese a ser un cuento tradicional francés, el único personaje que tenga un marcado acento francés sea Lumiére. Ohhh Hollywood.

No puedo quedarme sin elogiar la tremenda actuación de Emma como Bella, en verdad siento que era la persona perfecta para el papel, pues Bella desde siempre me ha parecido una princesa vanguardista: creativa y dulce, no teme ir en contra de los roles preestablecidos para la mujer de su tiempo, y en esta versión de la cinta el girl power está a la orden del día, cosa que agradezco profundamente y que encuentro realmente necesaria para la época en que vivimos, cuando más que nunca debemos pelear con ideas y libros, no con armas o machismos, y qué mejor persona para darle vida a Bella que Emma, una activista por la igualdad entre hombres y mujeres, la lectura y el cuidado del planeta, en fin, toda una princesa conntemporánea, ¡bravo!

Ahora, esta reseña no estaría del todo completa sin mencionar la tan sonada polémica sobre el “momento gay en la película” del que tanto se habló en la prensa, que sumado a las amenazas de censura y a los cinemas que se negaron a proyectar la cinta me tenían preocupada sobre si se perdería la intención original de darle vida a un clásico tan querido por todos. Pues bien, siendo realistas, desde la peli del 91 ya era evidente la adoración del personaje de LeFou hacia Gastón, y en la versión del 2017 no sentí que el tema fuera tratado como algo escandaloso o morboso. Por el contrario, fue más el gossip y el escándalo sobre la presencia de un personaje homosexual que la presencia activa del mismo dentro de la trama. Josh Gad, quien interpreta a LeFou, nos entrega una actuación sutil, cero “pecaminosa” y más orientada al humor y a la realización de que tal vez Gastón no sea tan perfecto como él imaginaba.

Siento que toda esta polémica fue una tormenta en un vaso de agua, y justo ahora el mundo se enfrenta a problemas mayores como para andar incentivando el odio, ya tenemos bastante de eso, y ese es uno de los mensajes de la cinta, en realidad, siempre lo ha sido: amar sin importar las apariencias, lo que vale es lo de adentro.

Para finalizar, quiero darle mención honorífica a la banda sonora de la película, que no solo retoma las canciones clásicas que nos sabemos de pe a pa como “Bella“, “Nuestro huésped sea usted” y “Bella y Bestia/ Fábula Ancestral“, sino que también le da voces valiosísimas a personajes como la Bestia y los habitantes del castillo, así que no se maquillen de a mucho antes de ir al cine, porque si no lloran con una, lloran con la otra.

En definitiva, Disney ha encontrado una mina de oro en la modalidad live action de sus clásicos más queridos, que lo digan Cenicienta, El libro de la Selva y los más de 170 millones de dólares recaudados en taquilla estadounidense en el primer fin de semana de “La Bella y la Bestia”. ¿Se repetirá el éxito con sus próximas adaptaciones de “Mulán”, “El Rey León” y “Aladdín”? solo el tiempo lo dirá, pero eso sí, que planeo verlas todas, porque este tipo de películas nos reconectan con ese niño o niña interior que solemos dejar algo olvidado gracias a las preocupaciones cotidianas, al estrés del caos laboral y a los temores inherentes a la edad adulta. Crecer no es fácil, amigos míos, por fortuna el cine y la literatura nos ayudan a no perder la cabeza en el proceso.

La Bella y la Bestia” es una invitación a soñar, a creer en las segundas oportunidades y a descubrir la esencia verdadera dentro de cada uno de nosotros, esa que nos hace destacar y brillar en medio del odio, la ignorancia y la falta de esperanza. ¿Cuál es su esencia?

Como broche de oro, les tengo no uno, sino DOS videítos de bonus, para que pasemos juntos de la nostalgia a las carcajadas, ¡que los disfruten!

Espero se hayan divertido en este puente que ya se despide de nosotros, y estén más que preparados para todas las sorpresas que nos depara esta semana, ¡confiemos en que serán sorpresas de las buenas!

Les recuerdo que la magia y la diversión siguen 24/7 en Facebook y Twitter, ¡los leo por allá!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Un comentario en “Para llevar a mamá 2.0: reseña de “La Bella y la Bestia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s