It’s Morphin time: reseña de “Power Rangers”

¡Hola a todos!, ¿cómo se encuentran en esta tarde de lunes? espero que muuuy bien. Resulta increíble pensar en lo rápido que está avanzando este año, ¡ya vamos para abril! Lo bueno de todo esto es saber que cada mes que pasa es una nueva oportunidad para empezar nuevos planes y proyectos, y también para seguir haciendo bien lo que ya pusimos en marcha, así que vamos con toooooda.

Una buena forma de empezar la semana es con una reseñita de una peli que, ciertamente, nos hace sentir algo viejos, así que prepárense para volver a los días más emocionantes de su infancia y disfruten del tráiler que tenemos para hoy:

¿No se teletransportaron por allá a los 90’s- 2000 cuando todavía existía Fox Kids, que después se volvió Jetix? Yo sí, y esa es la maravilla de nuestra peli de hoy, que de la mano de los estudios Saban y la distribución de Cine Colombia nos lleva de regreso a Angel Grove, lugar de la primera generación de Power Rangers, esos héroes en trajes de colores que mos tuvieron ocupados muchas tardes después del colegio y nos hicieron desear tener unos disfraces fabulosos para halloween (los cuales, por cierto, no se lograron comprar).

En este remake de la serie original del año 1993, bajo la dirección de Dean Israelite conoceremos a cinco adolescentes que por distintas circunstancias del destino terminan topándose con unas monedas de poder, las cuales han esperado millones de años para seleccionar a quienes sean dignos de convertirse en los nuevos protectores de la vida en el planeta, los Power Rangers.

Jason, Kimberly, Zack, Trini y Billy (interpretados por Dacre Montgomery, Naomi Scott, Ludi Lin, Becky G y RJ Cyler respectivamente), tendrán que lidiar con sus complejas realidades adolescentes, y además, asumir que en adelante serán los responsables de lidiar con la carga que supone convertirse en superhéroe.

Una de las novedades que nos ofrece esta película es el proceso por el que tendrá que pasar cada uno de los protagonistas para conectarse a la Red Morfosis y así acceder a la armadura característica de los Power Rangers, pues contrario a muchas temporadas en las que transformarse en Ranger es algo que se da de manera casi natural, en esta película veremos que para lograr sus armaduras, nuestros chicos y chicas tendrán que aprender a confiar en su equipo y en sí mismos, aceptando sus debilidades y defectos y usándolos en pro de su grupo de amigos.

Por fortuna para nuestros jóvenes e inexpertos amigos, no estarán solos en su formación como Rangers: los acompañan el androide Alpha 5 (<3) y la orientación de Zordon, un personaje que no solo les alborotará la nostalgia a niveles altísimos, sino que también  contará una historia muy interesante sobre su pasado, ¡se van a sorprender!

Como ya es habitual en las producciones de Saban, los villanos están a la orden del día, y esta vez veremos a una Rita Repulsa totalmente renovada y lista para dominar el mundo, interpretada por mi querida Elizabeth Banks, a quien muchos recordamos de franquicias como “Pitch Perfect” y “The Hunger Games“. ¿Quién ganará en esta batalla por el futuro de la Humanidad? solo yendo a cine descubrirán la respuesta.

En general, la cinta recupera todos los elementos que emocionaban en los episodios de la serie, incluyendo las secuencias de acción, los zords gigantes y la buena música, y siento que en esa medida, no decepciona a los fanáticos de la serie. Ahora, no puedo negar que fue algo excesivo el bombardeo publicitario de la película, digo, sé que de alguna manera se tenía que financiar el proyecto, pero que nos metan tantas marcas publicitarias en tantas escenas de la cinta resulta algo confuso, e incluso cómico. Ver qué reacción tienen los puristas del tema…

maxresdefault

Otro aspecto del que se ha hablado bastante en la prensa y que me pareció interesante de la película fue la inclusión de un Ranger con autismo, y siento que es justo y necesario que desde este tipo de producciones se empiecen a romper algunos estigmas sociales, y le enseñen a los niños que se puede ser un héroe de muchas maneras. Otro tema que ha dado mucho de qué hablar es el referente a Trini, la Ranger amarilla, que no solo es una Ranger interpretada por una latina, sino que también está en conflicto con su identidad sexual, tema que, al igual que LeFou en La Bella y la Bestia, ha generado toda una polémica sobre la inclusión de personajes LGBTI en este tipo de contenidos. Si es un planteamiento válido o no, ya lo dejo a criterio de todos ustedes, pues, a mi parecer, fue más el drama mediático que se hizo sobre “la primera heroína abiertamente homosexual del cine” que la repercusión de estas dudas de Trini en la trama original. Mucho ruido y pocas nueces…

En conclusión, Power Rangers es un regreso novedoso a nuestra infancia, cargado de emoción, humor y trajes buena onda de nuestros colores favoritos. Es algo temprano para preveer un bombazo de taquilla, pero eso no parece detener a los productores de la cinta, pues se habla de un ambicioso proyecto de SEIS películas. SEIS. Carambas.

La invitación es a que se tomen con mucha nostalgia y humor este regreso de los Rangers al boca a boca mediático de nuestra generación, ¡posiblemente les quede gustando!

Espero que se hayan divertido un poquito en esta semana que comienza y que estén más que listos para todo lo que nos espera más adelante, ¡sí se puede!

Me despido recordándoles que estamos en Facebook y Twitter para todos sus comentarios e ideas sin importar lo chifladas que sean, así que los espero por allá.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Para llevar a mamá 2.0: reseña de “La Bella y la Bestia”

Muuuuy buenas noches a todos, y bienvenidos a un lunes festivo de cine en Si no le gusta no lea, ¿cómo están? espero que muy bien 🙂 Fue un fin de semana bastante movidito, y qué mejor que algo de buen cine para acompañar lo que fueron estos tres días de descanso y recarga de energías, así que prepárense para una reseñita llena de sentimientos.

La película de hoy llega a nosotros gracias a nuestros amigos de Cinecolor Films, y sin duda alguna dará mucho de qué hablar, empezando por sus récords en taquilla y sus nuevas posibilidades dentro de la narrativa de cuentos tradicionales clásicos, así que los invito a acompañarmme en este viaje por la nostalgia llamado “La Bella y la Bestia” de Disney:

Y bien, ¿cómo abarcar en un breve post todo lo que esta película representa? En cuanto a formatos técnicos, vi esta peli  por primera vez en Dinamix 4D subtitulada y una segunda vez en 2D doblada al español, y la verdad sea dicha, el 3D no le aporta mayor cosa, pero eso sí, las voces originales la sacan del estadio. Ahora sí, comencemos por lo básico: la cinta, dirigida por Bill Condon, nos presenta una versión live action de la película clásica del año 1991, manteniendo los elementos que tanto nos encantaron de pequeños como lo fueron sus constantes números musicales y los personajes que se quedaron en nuestras memorias, tales como la Señora Potts y el dúo maravilla de Lumiére y Ding Dong, esta vez traídos a la vida gracias a una nómina actoral de primera, con nombres tan destacados como Emma Thomson, Sir Ian Kellen y Ewan McGregor.

A la cabeza de todo tenemos interpretando a Bella a una de las actrices más integrales de nuestro tiempo, mi siempre querida y adorable Emma Watson, a quien con orgullo vimos crecer como Hermione Granger en la saga Harry Potter y ahora le da vida a una princesa Disney que, al igual que Hermione, no puede separarse de los libros, y es valiente  y dispuesta a luchar por sus convicciones. La acompañan en el rol de la Bestia el muuuy guapo Dan Stevens, y en el de Gastón el divertido y carismático Luke Evans.

No quisiera ahondar en los detalles de la historia que ya son conocidos por todos, digo, es bien sabido que Bella, una joven visionaria e intelectual termina tomando el lugar de su padre Maurice como prisionera de una Bestia que ha sido víctima de una maldición junto con todos sus sirvientes, ta ta ta ta ta, etc etc etc. Lo que sí quisiera recalcar, es que en esta nueva adaptación de la versión del 91 tenemos varios elementos muy valiosos que toman como base a la historia original y la nutren y complementan de forma bastante lógica, como es el caso de la historia sobre el pasado de los padres de Bella, o por qué la Bestia era un príncipe mimado y vanidoso al inicio de la historia, y siento que estas escenas no solo robustecieron la trama original, sino que también le dieron mayor contexto y solidez.

También es de destacar el homenaje que le hacen al cuento tradicional de hadas francés en que se basan ambas películas, y esa esencia francesa se recalca muchísimo más en esta nueva versión cinematográfica, que desde el vesturario hasta la ambientación nos transportan a una Francia maravillosa y antigua, de la que me enamoré perdidamente. Aún así, sigue pareciéndome curioso que, pese a ser un cuento tradicional francés, el único personaje que tenga un marcado acento francés sea Lumiére. Ohhh Hollywood.

No puedo quedarme sin elogiar la tremenda actuación de Emma como Bella, en verdad siento que era la persona perfecta para el papel, pues Bella desde siempre me ha parecido una princesa vanguardista: creativa y dulce, no teme ir en contra de los roles preestablecidos para la mujer de su tiempo, y en esta versión de la cinta el girl power está a la orden del día, cosa que agradezco profundamente y que encuentro realmente necesaria para la época en que vivimos, cuando más que nunca debemos pelear con ideas y libros, no con armas o machismos, y qué mejor persona para darle vida a Bella que Emma, una activista por la igualdad entre hombres y mujeres, la lectura y el cuidado del planeta, en fin, toda una princesa conntemporánea, ¡bravo!

Ahora, esta reseña no estaría del todo completa sin mencionar la tan sonada polémica sobre el “momento gay en la película” del que tanto se habló en la prensa, que sumado a las amenazas de censura y a los cinemas que se negaron a proyectar la cinta me tenían preocupada sobre si se perdería la intención original de darle vida a un clásico tan querido por todos. Pues bien, siendo realistas, desde la peli del 91 ya era evidente la adoración del personaje de LeFou hacia Gastón, y en la versión del 2017 no sentí que el tema fuera tratado como algo escandaloso o morboso. Por el contrario, fue más el gossip y el escándalo sobre la presencia de un personaje homosexual que la presencia activa del mismo dentro de la trama. Josh Gad, quien interpreta a LeFou, nos entrega una actuación sutil, cero “pecaminosa” y más orientada al humor y a la realización de que tal vez Gastón no sea tan perfecto como él imaginaba.

Siento que toda esta polémica fue una tormenta en un vaso de agua, y justo ahora el mundo se enfrenta a problemas mayores como para andar incentivando el odio, ya tenemos bastante de eso, y ese es uno de los mensajes de la cinta, en realidad, siempre lo ha sido: amar sin importar las apariencias, lo que vale es lo de adentro.

Para finalizar, quiero darle mención honorífica a la banda sonora de la película, que no solo retoma las canciones clásicas que nos sabemos de pe a pa como “Bella“, “Nuestro huésped sea usted” y “Bella y Bestia/ Fábula Ancestral“, sino que también le da voces valiosísimas a personajes como la Bestia y los habitantes del castillo, así que no se maquillen de a mucho antes de ir al cine, porque si no lloran con una, lloran con la otra.

En definitiva, Disney ha encontrado una mina de oro en la modalidad live action de sus clásicos más queridos, que lo digan Cenicienta, El libro de la Selva y los más de 170 millones de dólares recaudados en taquilla estadounidense en el primer fin de semana de “La Bella y la Bestia”. ¿Se repetirá el éxito con sus próximas adaptaciones de “Mulán”, “El Rey León” y “Aladdín”? solo el tiempo lo dirá, pero eso sí, que planeo verlas todas, porque este tipo de películas nos reconectan con ese niño o niña interior que solemos dejar algo olvidado gracias a las preocupaciones cotidianas, al estrés del caos laboral y a los temores inherentes a la edad adulta. Crecer no es fácil, amigos míos, por fortuna el cine y la literatura nos ayudan a no perder la cabeza en el proceso.

La Bella y la Bestia” es una invitación a soñar, a creer en las segundas oportunidades y a descubrir la esencia verdadera dentro de cada uno de nosotros, esa que nos hace destacar y brillar en medio del odio, la ignorancia y la falta de esperanza. ¿Cuál es su esencia?

Como broche de oro, les tengo no uno, sino DOS videítos de bonus, para que pasemos juntos de la nostalgia a las carcajadas, ¡que los disfruten!

Espero se hayan divertido en este puente que ya se despide de nosotros, y estén más que preparados para todas las sorpresas que nos depara esta semana, ¡confiemos en que serán sorpresas de las buenas!

Les recuerdo que la magia y la diversión siguen 24/7 en Facebook y Twitter, ¡los leo por allá!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Gracias por tanto: reseña de “Logan”

Muuuy buenas tardes y bienvenidos nuevamente a los lunes de cine de Si no le gusta no lea, ¿cómo vamos con marzo? espero que muuuuy pero que muy bien.

Quisiera empezar disculpándome por no tenerles reseñita la semana pasada, pero la verdad sea dicha, quise tomarme un descanso luego del impacto y la montaña rusa emocional que fue la noche de los Oscar para mí (literal lloré, maldije en voz alta, luego reí como histérica, mal todo mal. ) Aún así, estoy muy orgullosa y feliz por todos los ganadores, y en verdad espero que el incidente que se dio con el premio a mejor película siente un precedente para que las próximas ceremonias sean más cuidadosas y respetuosas con los elencos y nominados. Por cierto, aunque no he podido reseñarla, sí que me vi “Moonlight” y salí impactada del cine, así que por favor, POR FAVOR vayan a verla.

Volviendo al motivo de nuestra reunión el día de hoy, siento que es necesario aclarar que posiblemente no será una reseña muy técnica en cuanto a que, como siempre digo en mi Facebook, soy más chica DC que Marvel, pero justamente, lo único que veo de Marvel es esa “línea” cinematográfica de los Mutantes (X-Men, Deadpool y así), entonces de antemano me disculpo si digo alguna genialidad impropia de los cómics o algo por el estilo.

Nuestra película de hoy da cierre a un ciclo de 17 años de cariño y recordación de un personaje que me encanta dentro del universo mutante, así que afilen sus garras y disfruten del tráiler de “Logan“:

Y bien, tenemos aquí una película muuuuy emotiva, cargada de recuerdos y nostalgia por lo que han sido estos años de vivencias y aventuras de la mano (o mejor, garras) del icónico Logan/Wolverine, interpretado de forma brillante por el siempre guapo y divertido Hugh Jackman, que se despide de la franquicia ofreciéndonos a un personaje maduro y listo para dar cierre a todo aquello con lo que ha tenido que lidiar en el camino.

La cinta, a la que en lo personal me resultó un poquito difícil de entender luego de las entregas previas del mundo mutante (¿es una secuela a “X-Men Apocalypse”, un universo paralelo o?), nos lleva unos cuantos años en el futuro, y descubriremos que, en apariencia, los últimos mutantes que quedan son Logan y un ya cansado, disperso, débil y enfermo profesor Charles Xavier, a quien vemos como solo una sombra difusa de lo que antaño fuera el icónico líder de los X-Men, ciertamente una imagen dura de asimilar.

Alternando una vida encubierta como conductor de limosinas con los cuidados del anciano profesor, la vida de Logan estos días es más bien monótona y sin mayores emociones, aunque no por ello faltan las peleas y momentos de adrenalina. Aunque todo parezca haber caído en la rutina de la vida “civil”, lo que Logan no sabe es que pronto su mundo recibirá una sacudida inesperada: cuando por distintas circunstancias de la vida, nuestro protagonista termina al cuidado de la pequeña y rabiosa Laura (interpretada por la genial Dafne Keen), será la hora de recuperar el coraje y motivación que lo llevaron a ganarse el título de  uno de los X-Men más recordados por curiosos y fanáticos, y a enfrentarse al mundo entero con tal de llevar a Laura a un lugar seguro. En el camino, tanto Logan como Laura descubrirán una faceta del otro que no esperaban llegar a conocer, y de esta manera seremos testigos de una batalla en la que la supervivencia y la fuerza estarán a la orden del día.

Todo esto, sumado al hecho de que Laura comparte varios atributos de Logan (incluyendo el mal genio 24/7, el sarcasmo como segunda lengua, la mirada rayada y las garras) serán una invitación a acompañar a nuestro querido Wolverine en una última aventura por salvar a los siempre amenazados mutantes de los peligros de los gobiernos e intolerantes que puedan haber en el camino.

Sería TERRIBLE de mi parte decirles qué ocurre más adelante en la cinta, pues mi intención es que queden con la suficiente curiosidad como para animarse a ir al cine y verla, así que solo diré que, a mi humilde parecer, el cierre que le dan a este ciclo narrativo de la franquicia X-Men es muy valioso y logra dejar satisfechos tanto a los puristas del tema como a los curiosos que en el transcurso de estos 17 años le fuimos tomando aprecio tanto al personaje como al actor, y es que admitámoslo, el señor Jackman es increíble, y solo él podía darle la madurez y el cansancio que notamos en esta versión 2017 de Logan. La señorita Keen por su parte es una chispa de pura energía, que logra atrapar a las audiencias desde el primer momento, y aunque es algo prematuro decir que dará mucho de qué hablar en el futuro, no niego que tenemos ante nosotros a una pequeña actriz con mucho para dar.

En definitiva, “Logan” se aleja de las grandes secuencias visuales a las que veníamos acostumbrados gracias a proyectos como “X-Men: Apocalypse” o “X-Men: Days of Future Past“, pero creo que desde el título mismo de la cinta ya sabíamos que nos enfocaríamos más en el humano-mutante que en la figura idealizada del superhéroe (Por algo no se llama Wolverine 3) , y creo que eso es algo que siempre me ha gustado de Logan, y es que no se resigna a encajar en el estereotipo del héroe de traje y capa, sino del hombre que ha tenido una vida atípica y que está harto de los chicos malos, así que si tiene que mancharse de sangre y dar puños en el proceso, pues que así sea.

Ya para despedirme, la invitación es a que se animen a ir a despedir por lo alto a este personaje que tanto nos ha hecho sufrir y reír en el cine, a que la compartan con sus amigos y dejemos abierto el debate sobre lo que sea que venga por delante para el universo mutante. Por supuesto, no puedo dejar de hablar del futuro de los mutantes sin hacer alusión a otra perla que nos dejó la semana que pasó y es este teaser de lo que será Deadpool 2, ¡chimichangas!:

Espero que se hayan divertido en este inicio de semana, recuerden que cualquieeeeer cosa también estamos en Twitter para compartir y comentar todo sobre los mágicos mundos de cine y la literatura, ¡así que los espero por ahí!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

El poder del lenguaje: reseña de “La llegada”

¡Muy buenos días y bienvenidos a una nueva semana en Si no le gusta no lea!

Sé que es una semana bizarra, que mañana martes a muchos les dará por celebrar una tradición que en teoria no hace parte del colectivo cultural de Iberoamérica, pero bueno, mientras unos cuantos se regalan chocolates y se declaran su amor, a otros pocos nos queda conformarnos con saber que esta semana tampoco es del todo mala, porque llega la quincena y con ella menos deudas y más chocolates de nosotros para nosotros, ¿no es grandioso? para mí lo es.

Hablando de cosas grandiosas, el día de hoy vengo con una reseña que no esperaba que me emocionara tanto, pero bueno, eso es lo genial del cine, que a veces te sorprende y te da más de lo que esperabas cuando compraste esa boleta. Sin más introducciones, vamos con el tráiler:

Bueno, es entendible que para algunos de ustedes el primer impulso después de ver este tráiler sea el de decir: “Momento, ¿esa película no salió como hace mil meses?” Y yo les respondería que sí, que efectivamente, la película de la que vengo a hablarles en este lunes de cine llegó a las salas de cine de Colombia el pasado 10 de noviembre, PERO para mi infinita dicha (en vista de que en noviembre le tenía el alma vendida a mi trabajo y de milagro me pude ver Fantastic Beasts), “La llegada” regresa a las salas de cine gracias al 5Pass de Cine Colombia, que nos permite ver las distintas nominadas a los premios Oscar, y hablando de estos premios, en el caso de esta producción, tiene la nada despreciable cifra de ocho nominaciones. ¡¿Cuáles se llevará? El 26 de febrero lo sabremos.

En esta cinta, dirigida por Denis Villeneuve, conoceremos a la doctora Louise Banks (interpretada por Amy Adams), una profesora universitaria experta en cuestiones lingüísticas, que ha trabajado con el Gobierno como intérprete de distintos idiomas, y precisamente, su habilidad para enseñar y traducir lenguajes será el punto de partida para una misión que cambiará su vida.

En un día aparentemente normal para dar clase, son pocos los estudiantes que se presentan al aula de la doctora Banks: están demasiado ocupados viendo las noticias para preocuparse por su clase, y es que el mundo ha entrado en alerta máxima como consecuencia de la llegada repentina de unas enormes esferas metálicas a doce puntos de la geografía mundial, incluyendo uno en Montana, Estados Unidos. ¿Qué pueden esperar los Gobiernos de las naciones “visitadas” de estas extrañas naves? ¿Es acaso el inicio de una invasión peor?

Cuando el Gobierno estadounidense solicita sus servicios como traductora e investigadora en el equipo que intenta contactar a los habitantes de la nave, Louise tendrá que enfrentar sus miedos y dudas y recurrir a todos sus conocimientos para lograr establecer un vínculo con las extrañas criaturas que debe entender: se trata de los heptópodos, unos extraterrestres con tentáculos cuya tinta proyecta ciertos símbolos. Lo que para el equipo investigativo son mamarrachos sin sentido, para nuestra protagonista serán la clave del futuro mismo de la Humanidad.

En su camino por mediar entre una posible invasión extraterrestre y calmar los nervios de doce naciones que no saben qué hacer con sus naves, la doctora Banks contará con el apoyo del doctor Ian Donnelly (interpretado por Jeremy Renner), un hombre de ciencia, más orientado a la practicidad y seguridad de los números y los cálculos que a los métodos experimentales de Louise. Ambos terminarán por entender que, a veces, la clave de la comunicación está en la esencia misma de lo que nos hace humanos: nuestra capacidad de pensar, de razonar y sentir emociones, y tal vez en ello recaiga el futuro de la humanidad, en comunicarse con las criaturas y descubrir lo que las trae por aquí. ¿Podrán Louise e Ian establecer un sistema efectivo de comunicación con las criaturas espaciales antes de que el miedo y el caos tomen el control y comience una guerra? La respuesta, la tendrán cuando vayan al cine a ver (o en su defecto repetir) “La llegada“.

La historia, contrario a lo que podría pensarse con el tráiler, más que una clásica película de ciencia ficción llena de rayos láser o secuencias de acción, es una reflexión sobre el modo en que los seres humanos respondemos a situaciones desconcertantes y distintas. El temor a lo diferente, a lo ajeno, nos lleva a acudir al lenguaje como el único método efectivo para vencer esos temores, y es que, como literata que soy, me encantó el modo en que la película nos muestra el poder transformador que tienen las palabras: gracias a ellas, podremos descubrir los distintos retos y secretos que Louise tendrá que asimilar tras intervenir en esta carrera contra el tiempo por entender el complejo lenguaje de sus visitantes.

¿Por qué es tan importante que Louise recurra al lenguaje? porque el simple hecho de nombrar algo, de validar su existencia, de decir “Me llamo Louise”, es lo que permite que el mundo en que vivimos sea como es, con profesiones, sueños, temores y conflictos a pesar de las diferencias, pues al nombrar algo, al definirlo en términos que sean cercanos a nosotros es que lo hacemos parte de nuestras ideas, de nuestros imaginarios comunes, pues vinculamos algo que no conocemos a algo que sí identificamos, y tal vez sea en ese momento en que nos demos cuenta que no somos tan diferentes como creíamos, incluso, si venimos de planetas distintos.

¿Pueden unos extraterrestres sacar a flote nuestro lado más humano? ¿Cómo unir a doce países en pro de un mismo fin, como lo es entender a estas criaturas extraterrestres? ¿Puede un solo lenguaje romper las fronteras políticas, sociales y culturales? estas son tan solo algunas de las incógnitas que “La llegada” nos invita a responder, de la mano de un equipo actoral fantástico, con un acompañamiento musical bastante emotivo, y un final que, SIN SPOILEAR, me dejó pálida en mi silla y con los ojos bien abiertos.

Sin duda alguna, “La llegada” es de esas películas que vale la pena ver más de una vez, pues requiere de toda nuestra atención para entender esos sutiles juegos temporales en los que no nos queda muy claro si estamos en el presente o en el futuro, así que anímense a ir a su sala de cine más cercana y sigamos preparando juntos la llegada de la noche más especial del cine, ¡cada vez falta menos!

Espero que esta reseñita los haya ayudado a empezar con buen pie la semana, recuerden que en Facebook y Twitter la diversión no para, ¡los leo por allá!

Que tengan una linda linda semana y que sean muy muy felices 🙂

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Vivamos lo imposible: reseña de “Talentos ocultos”

¡Muuuy buenas noches queridos lectores de Si no le gusta no lea!

¿Cómo les fue en este fin de semana que acaba de pasar? ¡vaya recuperación de los Patriots! Eeeeeen fin, espero que se hayan divertido, que las quincenas todavía sigan aunque sea un poquito vivas y que poco a poco sigamos preparando el camino para los Premios Oscar, ¡cine es lo que hay! Yo por mi parte vi muuucho muuuucho cine y contenido alternativo (bellíiiisimo el Ballet Bolshoi en Cineco!), así que espero estén  preparados para la avalancha de reseñas que planeo para todos ustedes, yaaaaay.

Precisamente, el día de hoy les traigo una de las películas que pude disfrutar en el transcurso de la semana pasada, gracias a mis amigos de 20th Century Fox Colombia. Se trata de “Talentos Ocultos,” una cinta dirigida por Theodore Melfi y que me emociona bastante poder compartir con ustedes, así que vamos con el tráiler:

Desde que vi el tráiler por primera vez, supe que sería una película que me agradaría bastante, y en cuanto vi el producto final, me alegré de no haberme equivocado, pues la historia nos da todo lo que promete y más: nos hallamos en los Estados Unidos de los años 60’s, y es allí en donde conoceremos a tres encantadoras mujeres afroamericanas: Katherine Johnson (interpretada por Taraji P. Henson),  Dorothy Vaughan (interpretada por Octavia Spencer), y a Mary Jackson (interpretada por Janelle Monáe). Todas ellas hacían parte del programa espacial de la NASA, lo que en un comienzo podría sonar a tener un empleo soñado, pero recordemos que para esa década de los 60’s, las tensiones raciales todavía se extendían por todo el territorio nacional, así que estas damas eran menospreciadas no solo por ser mujeres, sino también por ser de color, así que  mírese como se mire, no, no era una vida fácil para nuestras protagonistas. 

A pesar de las dificultades, nuestras chicas logran mantenerse motivadas y enfocadas gracias al apoyo mutuo que se dan y a sus brillantes y cautivadoras personalidades, y es que si hay algo que veremos en esta película, es eso, mucho espíritu y perseverancia, sin importar los prejuicios o estigmas que las persiguen: Katherine es una viuda, madre de tres niñas y trabaja como calculadora/computadora humana, dícese, una genio de las matemáticas a la que ningún número le queda grande, y por cosas de la vida, tendrá que dejar callado no a uno, sino a muchos colegas matemáticos; Dorothy por su parte desea ser supervisora del equipo de mujeres calculadoras del programa espacial, y cuando las computadoras mecánicas amenazan con reemplazar a las mentes humanas, nada mejor que un buen libro para tomar la delantera. Por último, pero no menos importante (de hecho es de mis personajes favoritos de la cinta), tenemos a Mary, una joven sarcástica, visionaria y decidida, que tiene un talento maravilloso para la ingeniería, y cueste lo que cueste, luchará por hacer valer su derecho a la educación sin importar el color de su piel o lo que digan los demás.

Estas damas tendrán que encontrar un equilibrio entre sus familias, sus sueños personales y profesionales y las presiones de trabajar en una entidad gubernamental que pese a tener a Rusia pateándole el ego, todavía se preocupa por tener baños para blancos y personas de color, y son dominados por una visión algo cerrada sobre lo que ellos creen que una persona de color debe/puede o no hacer.

¿Cómo podrán nuestras chicas pasar de ser simples empleadas de la NASA  a salvar el rol de los Estados Unidos en la carrera espacial? ¿Lograrán superar las diferencias de género y raza que amenazan con acabar sus sueños y planes y demostrarle a todos que no hay imposibles si se tiene fe y talento? estas, son simplemente algunas de las preguntas que “Talentos ocultos” nos ofrece, y créanme, al salir del cine será inevitable sonreír, aunque sea un poquito.

Algunos dirán que esta idea de hacer películas biográficas sobre algún personaje de la historia estadounidense ya es una apuesta consolidada y usual en Hollywood, basta con ver ejemplos como “American Snipper” o incluso, otra contendiente de la actual carrera por el Oscar de este año, “Hacksaw Ridge“, pero lo cierto es que una historia como “Talentos ocultos” resulta tremendamente necesaria y pertinente en un mundo en el que las mujeres siguen dejándose el alma marchando en las calles por sus derechos, y cuando el panorama social, cultural y político en Estados Unidos amenaza con oscurecerse poco a poco, necesitamos apelar al cine, a la literatura y la música para gritar por la unidad, por el respeto de todas las vidas y la dignidad humana en todas sus formas.

La película resulta muy bien hecha no solo por su trama, basada en la novela homónima de Margot Lee Shetterly (que por cierto, ya se consigue en librerías de Colombia) , sino también por contar con la suerte de un equipo actoral sólido y lleno de talento (no en vano se llevaron el premio del sindicato de actores a mejor elenco). Octavia, Taraji y Janelle nos entregan en sus actuaciones a personajes muy emotivos y en cierta medida dramáticos, pero sin descuidar jamás el humor y la alegría que aligeran un poco la tensión de la trama principal. Juntas, logran articular muy bien las historias de cada personaje, y lograr que los espectadores nos conectemos con ellos, que deseemos que de repente haya un poco de bondad y de reconocimiento para ellas, que encuentren la felicidad y puedan salir a adelante, en fin, es dificil no tomarles cariño, punto. Otros nombres a destacar en el elenco son Jim Parsons (en definitiva, nadie lo aleja de la física), Kevin Costner, Kirsten Dunst y Mahershala Ali, de nuevo, por aaaaalgo se llevaron el SAG a mejor elenco…

Un último (pero no por ello menos relevante) aspecto a destacar es el acompañamiento musical, que estuvo a cargo de nada más y nada menos que Pharrell Williams, y que ciertamente le agrega mucha emoción a las escenas y situaciones que verán. ¡Recomendadíiiiisima la banda sonora!

En definitiva, esta es una de esas cintas que vale la pena ver y repetirse, porque más allá de la compleja realidad actual de los Estados Unidos, nadie debería negarse el placer de ver una buena historia sobre la perseverancia, el amor propio y la amistad, valores que hoy más que nunca estamos necesitando poner en práctica.

La invitación es a que se animen a ver esta cinta, la comenten y reflexionen, y para emocionarnos aún más, les recuerdo que desde hoy pueden adquirir en taquillas de Cine Colombia el 5 Pass (que incluye nuestra peli de hoy, y está a muy buen precio), así que mejooooor.

Espero que esta nueva semana sea muy feliz y productiva para todos 🙂 quién quita que me anime a traerles más reseñitas de cine en el transcurso de estos días, ¡ya veremos, ya veremos!

Los espero en Facebook y Twitter con toda una nueva imagen, ¡estamos en modo amor al cine al cien!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Family love: reseña de “Manchester by the sea”

Muuuuy buenas tardes y bienvenidos a un nuevo lunes de cine aquí en Si no le gusta no lea, un parpadeo más y acabamos este mes, ¿pueden creerlo?  queramos o no, el tiempo sigue haciendo de las suyas y llevándonos a  /su/ ritmo, no al nuestro…

Hoy, vengo con una reseñita express sobre la familia, la pérdida y la capacidad que tenemos los seres humanos para afrontar o evadir las heridas del pasado. Vaaaamos con el tráiler:

En esta cinta, dirigida y escrita por Kenneth Lonergan, conoceremos a Lee Chandler (interpretado por Casey Affleck), un hombre solitario y con la mirada siempre perdida, como si no lograra entender del todo el porqué sigue con vida. ¿La razón de su forma de ser? una gran tragedia que le arrebató lo que más amaba en este mundo. Siendo así las cosas, Lee pasa los días trabajando como el todero de unos cuantos edificios, buscando peleas ocasionales en los bares y siendo el blanco preferido de las quejas. Un empleo aburrido para una vida aburrida.

Todo esto parece cambiar en el momento en que Lee recibe la noticia de la muerte de su hermano mayor Joe, quien años atrás, al ser diagnosticado con una insuficiencia cardiaca, sin que Lee lo sepa organiza  un plan económico para que si algo malo le pasa, su hermano pueda mudarse a la ciudad portuaria de Manchester by the sea (Massachusetts) y convertirse en tutor legal de Patrick, su hijo de 16 años.

Al enterarse de que su visita fúnebre posiblemente tendrá que extenderse más de lo planeado, y al asumir la responsabilidad que ahora recae sobre él, Lee tendrá que decidir si vuelve a un pueblo del que huyó cegado por el dolor años atrás, o si por el contrario dejará en manos de alguien más el cuidado de su sobrino (interpretado por Lucas Hedges), un adolescente algo callado pero no por eso menos descarado a la hora de tener más de una novia y de empezar peleas en sus prácticas de hockey. La misión titánica que tío y sobrino empezarán será la de tolerarse mutuamente, ayudar al otro a sanar sus heridas y a enfrentar sus propios demonios, todo ello, teniendo al mar como testigo.

Un primer aspecto a tener en cuenta con esta película es su extensión: dos horas y dieciséis minutos de puuuura calma, música suavecita y escenas sencillas y cero agitadas. Ver esta película requiere un ejercicio de mucha paciencia, sobre todo si son espectadores acostumbrados a los cambios bruscos de una secuencia a otra o a los diálogos eternos y los grandes despliegues de explosiones y efectos especiales. No, este es otro tipo de proyecto, sin duda.

Por otra parte, tenemos a un elenco actoral que desde el tráiler prometía mucho (de hecho, Affleck se llevó a casa el Globo de Oro a mejor actor en una película de drama), pero ya puestos, en realidad la cinta me dejó un ligero sinsabor, pues hacia el final lo único que pude decir fue: “¿Eso es todo?”.

Sin afanes de spoilear, solo puedo decir que la historia prometía más altibajos emocionales, más colapsos nerviosos y luchas, pero en realidad lo que terminamos recibiendo es un par de diálogos graciosos (que de hecho, no esperaba reírme tanto en una película considerada un drama), y aunque varias escenas de tío y sobrino son divertidas, no despierta mayores reacciones en los espectadores, o al menos, no en mi caso particular.

Aún así, no podemos negar que ciertos intereses particulares saben jugar sus cartas, que NO es casualidad que haya pasado tan por debajo de la mesa el escándalo por denuncias de abuso sexual hacia su protagonista, y quién sabe si esta cinta dé sorpresas en los premios de la Academia,  a fin de cuentas, ¡en este mundo de locos todo puede pasar! Así que, por hoy, dejo abierto el criterio de si deberían ver o no esta película…

Espero estén muuuy juiciosos viendo las producciones cinematográficas que compiten en esta temporada de premios y que para fortuna nuestra ya han ido llegando a las carteleras del país (Como La La Land y Neruda), ¡no demos por sentado que estas cintas durarán mucho en exhibición, algunas han logrado estar en salas por apenas 1-2 semanas!

Vamos con toda la buena energía en este inicio de semana, ¡sí se puede, sí se puede!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Cartas al Amor, el Tiempo y la Muerte: reseña de “Belleza Inesperada”

Muy buenos días, queridos lectores de Si no le gusta no lea, ¡y bienvenidos a nuestra temporada 2017! Espero que su fin de año fuera bueno, tranquilo, y que entre cosa y cosa estemos listos para lo que sea que nos depara este nuevo ciclo.

Sería algo en exceso optimista afirmar que el año que comienza no será nada difícil, digo, algo está empezando a cocinarse en Estados Unidos, y las cosas por aquí no es que mejoren mucho, pero hey, estamos vivos, ¿no? Y esa ya es una razón más que de sobra para que hagamos todo lo posible para ofrecer al mundo la mejor versión de nosotros, así que ánimo, no todo puede ser tan malo.

Por ejemplo, el día de ayer celebramos que hace dos años creé este blog, y bueno, desde entonces hemos podido contar una que otra buena historia por aquí, y también crecer y aprender un poco más de estos mundos tan bonitos del cine y la literatura, así que para adelante…

Precisamente, la película del día de hoy es una invitación a reflexionar sobre las cosas a las que realmente le dedicamos nuestro tiempo y nuestra vida, y también sobre aquellas que, ya fuera por malas experiencias o por temor a fallar, hemos dejado atrás y nos hemos olvidado de sentir y apreciar. Sin más preámbulos, vamos con el tráiler:

Si por cosas de la vida se les aguaron los ojos viendo el tráiler, no se preocupen, somos dos, y eso que yo ya la vi completica. Se trata de “Belleza Inesperada”, una cinta dirigida por David Frankel y distribuida en Colombia por Warner Bros Pictures.

En ella, conoceremos a Howard, un publicista apasionado por su trabajo y enamorado de la vida, que al enfrentarse a una tragedia familiar, pierde por completo el sentido de su existencia, y con ello sus sueños y metas, hasta llegar al punto en que sus amigos del trabajo deben tomar medidas drásticas para salvar a su agencia de la quiebra. En un intento por recuperarse, Howard escribe una serie de cartas en las que descarga su ira y frustración. ¿A quién se las dirige? Al Amor, el Tiempo y la Muerte. Lo que ni Howard ni sus amigos esperan, es que estas tres abstracciones comiencen a obrar de distintas maneras en la vida de cada uno de ellos: ¿Qué pasará cuando un día Howard comience a recibir las respuestas a sus cartas de un modo que no hubiera imaginado jamás? ¿Se aislará aún más de su mundo o por el contrario le dará una segunda oportunidad a la vida que creía haber dado casi que por terminada? Solo viendo la película lo sabrán.

La cinta tiene varios aspectos a destacar, empezando por un equipo actoral fuerte, con actrices experimentadas de la talla de Helen Mirren, Kate Winslet, Keira Knightley y Naomie Harris (a quien por cierto, hay que seguir con detalle en la temporada de premios que se acerca, por su participación en Moonlight), y a actores como Will Smith, Edward Norton y la sorpresa de la velada, Jacob Latimore, que nos permiten explorar distintas facetas de la vida en las que nos topamos con el Amor, el Tiempo y la Muerte, tales como el deseo de tener un hijo, una traición amorosa que pone a tambalear nuestro hogar o una enfermedad que amenaza con acabarnos antes de lo esperado.

Otros elementos a tener en cuenta son los diálogos que, pese a ser sencillos, nos regalan algunas frasecillas para llevarse en el corazón, como si /realmente/ el Amor pudiera acompañarnos a desayunar y mientras tomamos un chocolatico caliente nos pidiera que no lo sacáramos de nuestras vidas.

Todo esto, sumado a una banda sonora muy bonita, encabezada por los chicos de One Republic, nos regala una historia dura, que puede hacer llorar, pero que también es cercana en la medida de que bien podría pasarle a cualquiera de nosotros, y aun cuando ya estamos regresando a casa del cine, resultará inevitable preguntarse si sí estamos viviendo al máximo, amando infinitamente y aprovechando el don del tiempo, de manera que cuando nos topemos con la muerte, sea sin remordimientos ni cargas, con la satisfacción de haber hecho lo mejor que podíamos con lo que teníamos, y esa es la belleza de la cinta, la lección de buscar esa “Belleza inesperada” en el caminar de cada uno por este mundo, y en apreciar el apoyo de las personas especiales, incluso cuando todo parece derrumbarse.

Como regalito, les dejo la cancioncita de One Republic para la película:

En conclusión, “Belleza Inesperada” es una cinta para ver en familia o con amigos, que sin grandes secuelas de acción o efectos especiales termina por cautivarnos, y sobre todo, dejarnos pensando. La invitación es a que le den una oportunidad en las salas de cine, a que lleven pañuelitos por si acaso y  que comiencen este año con una sonrisa en el rostro, un sueño buscando ser cumplido y una cobijita a la mano por si llegan momentos difíciles. Si de algo sirve, aquí estoy para ustedes.

Espero tengan un lindo lindo inicio de semana, les recuerdo que la diversión sigue en Facebook y Twitter, y bueno, que comience en serio este año…

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!