Gracias a todos: lo mejor y lo peor de 2016

Muuuuy buenas tardes, queridos amigos, lectores curiosos y ya fieles visitantes de Si No Le Gusta No Lea, ¿cómo los trata la vida? espero que todavía con el ambiente festivo al cien y muchos sueños e ilusiones para lo que nos depara el año nuevo que se acerca, ¿pueden creer que ya casi cumplimos 2 añitos con este proyecto? es increíble lo rápido que pasa el tiempo…

Hablando del cierre de año y de los habituales listados de “Este año hice…” o “Del 2016 me queda…” y bueno, pese a ser un año malo malo malísimo en muchos aspectos (RIP George </3) , no puedo negar que también fue un año de maravillosas sorpresas literarias y cinematográficas, así que esperando no aburrirlos demasiado, hoy he preparado para ustedes una pequeña selección de mis favoritos y desaciertos del año que ya casi termina, así que prepárense a leer y disfrutar de un recorrido por lo mejor y lo peor de mi 2016.

Literatura en el 2016: el año de las sorpresas

A muchos, este 2016 nos hizo tambalear un poco con los inesperados giros del mundo literario: un músico se llevó un Nobel de Literatura, Muguruza siguió haciendo de las suyas, la Nobel de Literatura del año pasado vino a Colombia y el colectivo de asistentes a Filbo prefirió elogiar a una celebridad mediática de Youtube que a ella, y para rematar nos regalaron una Reforma Tributaria que pone en jaque a la industria editorial (de la que por cierto, aún hoy en día intento vivir), en fin. Altos y bajos, como todo en la vida. Empecemos por lo que me gustó en materia de este año, aclarando que a los siguientes libros no les doy un orden particular, pues cada libro tiene sus cosas buenas y malas, y la verdad no me duele diferir de los listados de los más vendidos, así que aquí vamos:

  • La guerra no tiene rostro de mujer– Svetlana Alexiévich

l1

Un libro que sin duda merecía estar en mi lista de honor. Bien podría ser este o Los muchachos de zinc que también pude leer este año, pero La guerra no tiene rostro de mujer en particular me enamoró por la belleza de sus palabras, incluso a la hora de abordar una temática tan compleja y densa como lo es la guerra. Amo el modo en que Svetlana nos abre los ojos sobre la condición humana, y sobre todo, porque es una voz que a pesar de las amenazas y las investigaciones judiciales, sigue llegando al fondo de las historias sobre las que investiga. Escuchar hablar a esta mujer fue en definitiva de las mejores experiencias de este 2016. Una voz tranquila y frentera en medio de tanto ruido comercial.

  • All the bright places– Jennifer Niven

18460392

Este libro llegó a mis manos gracias a una muuuy buena recomendación de Book City, otro de los proyectos que vi nacer este 2016 y al que le deseo muchos éxitos en 2017. Algunos podrían llamarlo “El nuevo Bajo la misma estrella”, pero lo cierto es que este libro resulta desgarrador sin necesidad de compararlo con otros libros. Conocerán a dos personajes tan caóticos y en conflicto que de seguro se identificarán con ellos y con sus sentimientos. Y ya entrados en gastos, sí, se espera una película para 2018.

  • Una llama entre cenizas– Sabaa Tahir

9788490435496

Este libro llegó a mis manos gracias a un regalo de mi buen amigo Esteban del blog Liberando Letras, que muy amablemente acertó con esta historia, a la que en broma me gusta llamar “El hijo bastardo de Los Juegos del Hambre y Amanecer Rojo“. Una historia con muchísimo potencial y que me tiene en suspenso por saber cómo continuará, así que de 2017 no pasa la lectura de su continuación.

  • Forbidden– Tabitha Suzumacvr9781442419964_9781442419964_hr

De los libros más “tabú” que he leído en mucho tiempo. Una historia no apta para personas de mente cerrada, con un protagonista masculino que arranca lágrimas con el pasar de las páginas y una historia durísima pero a fin de cuentas posible, y eso la hace aún más impactante.

Harry Potter and the Cursed Child pts. 1 and 2- J. K Rowling

harry_potter_and_the_cursed_child_special_rehearsal_edition_book_cover

No podía dejar sin mencionar este bonito regreso de J.K Rowling a la historia del niño mago que nos cautivó a todos en algún momento. Para algunos, es una oda a la zona de comfort de la autora, pero como bien dije en una entrevista a El Tiempo hace unos meses, los Potterheads somos una generación paciente, y recibimos con los brazos abiertos todo lo que amplíe el universo mágico con el que tantos crecimos, y ciertamente este libro nos da algunas respuestas a las incógnitas que quedaron luego de Las Reliquias de la Muerte. Cierto es también que no a todos les gusta leer teatro, se requiere de paciencia para disfrutar de cada escena, pero pienso que este primer acercamiento de Rowling resultó ser una apuesta ganadora, y espero de todo corazón poder ir a ver el producto final a Broadway en 2018.

  • Estrella Errante– Romina Russell

1estrellaerrante

Los integrantes del #TeamRomi quedamos más que satisfechos con esta continuación de la Saga Zodíaco, una serie que cada vez me atrapa más, me hace sentirme orgullosa de mi signo (Leoooo) y que me tiene en angustia AL CIEN esperando su siguiente entrega. ¡Queremos a Romi en Filbo 2017!

Lo peor que leí en 2016:

El piso mil-Katharine McGee

81p4xt9eswl

Hacía mucho que un libro de RBA no me decepcionaba tanto. Esta historia prometía muchísimo (sobre todo teniendo en cuenta que este año he estado pegadísima a Pretty Little Liars, y esto en teoría buscaba acercársele), pero lo cierto es que luego de leerlo quedé bastante desinflada, pues entre tantos personajes e historias, el final resultó ser un fracaso, que no logró enganchar del todo como para asegurar que lea su continuación, y todo esto sumado a un precio caríiiisimo terminan por sacar corriendo, qué tristeza…

Cine en el 2016: qué momento para estar vivos

Si la literatura tuvo altos y bajos, el cine en definitiva no se quedó atrás: la escena local siguió en crecimiento gracias a IndieBo, Bogoshorts y Stoned, tres festivales de cine a los que pude asistir y disfrutar por montones; Leo POR FIN se nos ganó el Oscar, Ryan Reynolds obtuvo su estrella en el paseo de la fama y el girl power arrasó nuevamente en los premios de la Academia.

Siendo así las cosas, ¿qué nos deja este año? veamos algunas de mis favoritas. Eso sí, antes de empezar, aclaro que  aunque varias de mis elegidas fueron producciones del 2015, al haber llegado en 2016 a Colombia entran en el conteo:

  • La chica danesa

Si no hubiera ya ganado un Oscar por La teoría del todo, esta película le habría dado sin duda una estatuilla a mi querido Eddie Redmayne. Una historia durísima, que necesitó de mucha investigación previa para realizar su reseña, y que ratificó a este actor como uno de mis actores favoritos actualmente.

  • Deadpool

¿Qué puedo decir de esta cinta políticamente incorrecta y al mismo tiempo adictiva? Pues bien, el anti-héroe del año se lleva los aplausos de todos, así de sencillo. Primera película de Marvel que en verdad logra atraparme a profundidad. Hablando de Marvel, caso aparte sería X-Men, otra película que me gustó mucho pero que me dejó preocupada por los drásticos cambios que se avecinan para la franquicia, ya veremos…

  • Un juego sin reglas: Nerve

Una película divertidísima, con un elenco muy bien elegido y una reflexión importante sobre el impacto que pueden tener las redes sociales en la vida de una persona. Ideal para una noche de desocupe.

  • Los Ilusionistas 2

Pocas secuelas logran mantener el éxito de sus predecesoras. Por fortuna para todos, Los Ilusionistas logró dicha hazaña, con nuevas y valiosas adiciones al elenco original y una trama que sigue dando de qué hablar. Sigo sin superar la escena del juego de cartas…

  • Trolls

Incluso /yo/ estoy sorprendida de que esta película me haya enamorado más que Buscando a Dory, y no por eso digo que el regreso de Nemo, Marlyn y Dory sea malo, para nada, también disfruté mucho de esa peli, pero lo cierto aquí es que Trolls supo sacarla del estadio con unas voces originales de lujo, un montón de canciones pegajosíiiiiisimas y una historia sobre la felicidad y las motivaciones que todos tenemos en la vida, ¡simplemente genial!

  • Animales fantásticos y dónde encontrarlos

A grandes rasgos, fue un año maravilloso para los fans de Harry Potter: no solo tuvimos nuevo libro, ¡sino también nueva película! Eddie Redmayne logra así meterse por segunda ocasión en nuestro conteo, dándonde vida a un personaje al que no esperaba tomarle tanto cariño, ¡1000 puntos para Hufflepuff! En definitiva una película hecha por y para fans.

  • En primera plana

Esta película fue un baldado de agua fría y un golpe de realidad para empezar el año, con un tema que, como Católica que soy, me dolió muchísimo, pero que sería peor de triste si no se hiciera /algo/ al respecto, así que bueno, esta es la vida, y por fortuna el cine nos ayuda a procesarla…

  • La La Land

¡JA! No pensaron que luego del tremendo spam en mi Facebook y Twitter iba a dejar por fuera a mi gran película favorita del 2016, ¿o sí? La La Land enamora, cautiva, derriiiiite de amor, y aunque no todo el público disfruta de los musicales, realmente me alegra que esta cinta esté brillando tanto en la temporada de premios. Al menos, el premio de mi ❤ ya lo tiene…

Lo peor que vi en 2016:

  • Pasajeros

No me malinterpreten, sigo admirando y respetando el trabajo de Jennifer Lawrence, pero lo cierto es que esta película no fue digna de ella, con tantos clichés, escenas predecibles y diálogos forzados que en verdad fue un alivio poder llegar al final de la cinta para escuchar lo único bueno que tiene, y es la banda sonora a cargo de Imagine Dragons con su canción “Levitate”. Lástima que esta fuera mi primera vez viendo a Chris Pratt en acción, ahora tendré que verlo en otras pelis para pasar este mal trago…

Y bueno, aquí termina este listado de lo bueno y lo no tan bueno del año que termina, ¿qué tal les pareció? en verdad, son muchas las películas que me hubiera gustado elogiar y aplaudir, pero condensar todo un año de lecturas e idas a cine en un solo post era una labor titánica, así que tuve que pensarlo mucho y bueno, si desean seguir leyendo de cine y literatura, aquí en el blog encuentran los post de toooooooooodo el año.

De todo corazón, espero que este año nuevo que se acerca les traiga eso que tanto anhelan en sus mentes y en sus pensamientos, que cada reto traiga la satisfacción del deber cumplido, y por supuesto, que nunca pero nunca les falte el amor, la amistad, los buenos libros y las buenas películas. ¡Nos leemos en 2017!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Lecciones de vida: mis frases favoritas de “Dos chicos besándose” de David Levithan

Buenas tardes queridos lectores y lectoras, ¿cómo los trata la vida? espero que muy pero muy bien, ya casi se acaba este mes, ¡por fiiiiiiiiiiiiiin!

Como es el último miércoles del mes del Amor y la Amistad, quisiera hacer algo un poquito diferente, y en lugar de darles una reseñita full como suelo hacer, el plan de hoy es que en este miércoles de libros se enamoren de mi recomendado gracias a algunas de sus frases. Para ello, los invito a que se pongan cómodos, se abriguen si tienen frío y se preparen para conocer una historia sobre un mundo de colores, lágrimas, y ante todo, amor en todas sus formas.

El amor del que nos hablan en el libro, es ese amor por el que muchos han muerto, por el que tuvieron que dejar este mundo antes de tiempo y que todavía sigue buscando su validación y reconocimiento. ¿Llegará a obtenerlo algún día? quisiera creer que sí, pues novelas como esta te dejan con un nudo en la garganta y reflexionando sobre lo que cada uno de nosotros guarda en el alma: ¿es amor?, ¿es odio?, ¿o es acaso, un ávido deseo de terminar con todo de una vez por todas? Sea lo uno o lo otro, esta historia es tan directa y profunda que muy posiblemente quedará dando vueltas en la cabeza de cada uno, al menos por un ratico. Quién quita que lean alguna de estas frases, les quede gustando y se animen a leer el libro, sería genial…

Advertencia: si usted se considera homofóbico o si le incomoda leer sobre un chico besando a otro chico, por favor cierre esta reseña y vuelva pronto…

Bueno, quedamos los que quedamos, así que empecemos con esta, mi selección de frases/fragmentos favoritos del libro “Dos chicos besándose”, distribuido en Colombia por Ediciones Urano y resultado de la talentosa pluma del autor y editor David Levithan (el mismo de “Will Grayson, Will Grayson”, “Cada día”, “Cuaderno para dos”, entre otros):

-“Amar es tan doloroso, ¿cómo se lo podríamos desear a alguien? Y el amor es tan esencial., ¿cómo podríamos interponernos en su camino?”

-“Pensamos en nosotros como criaturas marcadas por una inteligencia particular. Pero una de nuestras mejores características es la incapacidad de nuestra expectativa para imitar la experiencia que estamos esperando. La expectativa que tenemos de la alegría nunca es lo mismo que la alegría. La expectativa del dolor nunca es lo mismo que el dolor. Las expectativas de un desafío nunca son lo mismo que el desafío en sí mismo. Si pudiéramos sentir aquello que tememos antes de que suceda, nos traumatizaríamos. De modo que, en su lugar, nos aventuramos por la vida pensando que sabemos cómo serán las cosas, pero sin saber nada de cómo serán realmente”.

-“La frase emitir juicios apresurados es estúpida. A la hora de juzgar, la mayoría de nosotros no tenemos que apresurarnos. Ni siquiera tenemos que abandonar el sillón. Es tan fácil emitir un juicio”.

-“El amor, piensa, es una mentira que las personas se dicen unas a otras para que el mundo sea tolerable”.

-“La muerte es dura, y enfrentarse a la muerte es doloroso. Pero todavía más dolorosa es la sensación de que a nadie le importa. No tener un solo amigo en el mundo”.

-“Cuantas menos conexiones se tenga con el mundo, más fácil es marcharse…”.

-Es decir, a veces el poder de la furia es tan intenso que lo disparas hacia todos lados. Aun cuando, para ser sinceros, uno debería disparar su furia sobre las personas con las cuales uno está verdaderamente enojado, las personas que realmente merecen esa furia”.

-“En general, es algo que solo hay que aprender una vez: así como no existe el para siempre, tampoco existe lo completo.”

-“Sabemos lo que es estar vivo en el presente pero muerto en el futuro. Pero tú eres lo contrario: tu futuro ser sigue vivo. Tienes una responsabilidad con tu futuro ser, que es alguien a quien, quizás todavía no conozcas, quizás todavía no comprendas. Porque hasta que mueras, ese ser futuro tiene tanta vida como tú mismo”.

-“Pasamos tantos minutos, horas y días sin valorar la vida, sin sentirla demasiado, dejando que transcurra. Pero luego hay momentos como este en que la vivacidad de la vida es cristalina, palpable, innegable. Es la boya final a la que aferrarse cuando uno se está ahogando. Es la salvación”.

-“Existe lo repentino y lo ineludible. Y en el medio, está la vida”.

¿Qué tal? si ya leyeron este libro y tienen alguna otra frase para compartir, con muchísimo gusto pueden hacérmela saber en los comentarios de este post o en mi Facebook.

Amen mucho, vivan y dejen vivir  ❤

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

¿El ocaso de la distopía?: el infortunado desenlace de “Leal”

Muy buenas noches, queridos lectores y lectoras de Si No Le Gusta No Lea, ¿cómo los trata la vida? Espero que muy bien, preparando sus ajustadas agendas para el fin de semana que se acerca  luego de un jueves que se sintió más como un lunes, pero que por fortuna duró menos que el habitual Blue Day. ¿Ya fueron a Indiebo? ¡Todavía les quedan 2 días para aprovechar! Muuuuy recomendada la programación en Andino y Avenida Chile, en donde tuve el placer de ver “Life, Animated”,un documental hermoso sobre una persona con autismo, que encuentra en las películas clásicas de Disney el modo ideal de conectarse con su realidad y con quienes lo rodean. En definitiva, una película muy “yo”, por decirlo de algún modo.

Luego de mi breve resumen de actividades, me imagino que muchos se estarán preguntando la razón de este inesperado post, sobre todo teniendo en cuenta que ni es lunes de cine, ni miércoles  de libros, y es entendible que se sorprendan, últimamente mi agenda da un poco de miedo, pero no podía quedarme sin comentar un poco con ustedes sobre los hechos recientes en materia de adaptaciones cinematográficas Young Adult, esas que tanto nos gusta ver y comentar en este espacio.

Para la infinita tristeza de algunos, y la poca sorpresa de otros, hoy hablaremos un poco sobre la repentina salida de las agendas cinematográficas de la última entrega de la Saga Divergente, Ascendant, que según reveló el día de ayer el portal de noticias Variety, no se estrenará en las salas de cine en junio de 2017 como se tenía presupuestado, sino que por el contrario, adoptará el formato de película para televisión, seguida de una serie tipo spin-off, con nuevos personajes y la incertidumbre de si será una serie para algún canal, o si se dejará seducir por las dinámicas exitosas del streaming, que lo digan HBO, Amazon y Netflix, cuyos números y nominaciones a los Emmy los dejan bastante bien parados en la industria.

La pregunta principal a abordar aquí es: ¿realmente debía tomarnos por sorpresa esta decisión de los estudios Lionsgate/Summit? Resulta necesario volver un poco atrás en el tiempo para entender la peligrosa suma de factores que llevaron a que hoy debamos aceptar el hecho de que no veremos a Theo James llorando a lágrima viva en la pantalla grande.

Cuando por allá en 2008 se reveló que la última entrega de la saga Harry Potter comprendería no una, sino dos películas, el sentimiento general fue de gozo, ¡la saga no acabaría tan pronto como esperábamos, veríamos más veces a nuestro trío maravilla, yippy yay yay! Desde entonces, la tendencia a alargar los finales se mantuvo, con algunos casos más acertados que otros: Amanecer Partes 1 y 2, Sinsajo Partes 1 y 2, El Hobbit partes 1, 2  y 3, y la lista pareciera querer seguir y seguir, pero ¿realmente funciona la estrategia?

 

breaking_dawn_part_1_and_part_2_poster_by_tokimemota-d5799qavuestro-top-trilogia-el-hobbit-original

Cuando miramos los libros en que se basaron estas cintas, y particularmente tomamos el ejemplo de Leal, de Veronica Roth, el sentimiento general se traduce en una simple frase: no era necesario. Si de divisiones se tratara, hubiera sido más sensato explotar a cabalidad la trama del segundo libro de la serie, Insurgente, y no alargar de forma innecesaria el drama del que fuera el cierre de la historia, y con él la paciencia /casi/ infinita de una horda de Iniciados (como se hacen llamar los seguidores de la saga) ansiosos por ver morir en pantalla a *spoiler* y a *spoiler*.

gallery-1447352007-allegiant-trischar-ausjpg

Pese a haber leído la saga con juicio, haberla vendido y promocionado en mi anterior empleo e incluso haberla reseñado en este espacio, no puedo negar que fui de las que desde el inicio se cuestionó por la pertinencia de dicha elección de alargar la última entrega de la saga. ¿Se trataba de hacer más dinero?, ¿consolidar al elenco aún más en sus carreras actorales?, ¿terminar de posicionar a Lionsgate como amo y señor de las adaptaciones juveniles?

Fuera por la razón que fuera, lo cierto es que este caos empezó en el momento mismo en que se perdió el rumbo del libro original y decidieron crear un producto visualmente impactante pero poco fidedigno a la trama creada por Roth, hecho que solo se acentúa aún más con el anuncio de una serie de televisión que de algún modo continuaría con el universo de los cuatro libros anteriores, pero introduciendo a nuevos personajes, aunque ya hablaremos de ello más adelante.

No suelo oponerme a la flexibilidad de discurso de una película, siempre y cuando sea fiel a la esencia de lo que en su momento propuso el autor, pero desde Insurgente fueron cambiando muchas cosas, y llegamos a una tercera película, Leal, que pese a ser genial de ver en formatos como IMAX o Dinamix, no logró generar la expectativa necesaria para preparar a su audiencia a esperar año y medio para por fin dar cierre a la saga en las salas de cine, y ese desencanto del público se hizo evidente en su asistencia a las salas de cine. Miremos un poco los reportes de taquilla:

Divergente: 288 millones de dólares.

Insurgente: 297 millones de dólares.

Leal: 179 millones de dólares.

Pese a tener una audiencia fiel y paciente, el cine, como todo en la vida, no se basa en las buenas intenciones, sino en el dinero que le representa a una productora el esfuerzo de sacar adelante un proyecto como este, y muy posiblemente entrara en juego el drástico descenso de dinero en la taquilla en la decisión de no continuar con la producción de  Ascendant del modo en que se tenía presupuestado inicialmente.

Ahora, no podemos ignorar que la decepción en taquilla no solo se sintió en esta franquicia distópica: con la mano en el corazón he de reconocer que mis amadísimos Juegos del Hambre también aprendieron la lección, cuando Sinsajo Parte 2, el cierre de la saga de Suzanne Collins, tuvo una taquilla menor a la que se esperaba con un total mundial de 653 milones de dólares, vs. los 755 millones de dólares de Sinsajo Parte 1 y los brutales 865 millones de dólares de En Llamas, como resultado de varios factores, como lo fueron el temor colectivo de los hechos terroristas que opacaron en buena medida el despliegue mediático y de apariciones en prensa que se había planeado hacer para despedir la franquicia, que sumado a la dureza (¿y objetividad?) de los críticos en sus reseñas previas al estreno mundial, condenaron a nuestro Sinsajo a salir bien parada a grandes rasgos de las turbias aguas del Box Office, pero sin llegar a alcanzar las cifras históricas como se esperaba que llegara a hacer. Qué lástima.

the-hunger-games-posters.jpg

Otro caso para el tintero: en enero corrimos como locos a las salas de cine a ver La Quinta Ola,que en su momento prometiera ser el rival perfecto para terminar de rematar a Leal en su serie de eventos desafortunados, pero oh sorpresa, ¡A La Quinta Ola tampoco le fue bien! Esta es la fecha en que todavía no sabemos si se hará la película del segundo libro de esa serie, (El Mar Infinito), y el silencio tanto de productores como del autor de la serie Rick Yancey no resultan alentadores.

Otro caso que tiene en vilo a los espectadores de este género es el cambio en la fecha de estreno de Cura Mortal, desenlace de la trilogía Maze Runner de James Dashner, (cuya película tuvieron la sensatez de no dividir en parte 1 y parte 2, gracias a Dios), pero que tristemente, debido a varios factores ya no verá la luz en 2017 sino en 2018. Dame paciencia, señor, esa sí que la quiero ver.

Teniendo este año dos películas distópicas (que prometían mucho) terminar con poca taquilla a nivel mundial, debe abrirse el debate para indagar sobre si realmente queremos seguir viendo estas adaptaciones llenar nuestras carteleras, o si por el contrario es hora de dejar reposar un poco el tema y dar espacio a otras propuestas juveniles con igual mérito y cabida en la industria, como lo son Nerve,  que en Colombia se estrena el 25 de septiembre, y El hogar de Miss Peregrine para niños Peculiares, que se estrena el 29 de ese mismo mes.

¿Pausa de trailers?

¡Pausa de trailers!

Otra señal de lo que iba a pasar en el caso de Ascendant fue la discreta presencia de los estudios Lionsgate-Summit en el marco de la San Diego Comic Con, dícese EL evento geek del año. En años anteriores, Shailene Woodley, Theo James y compañía participaron del panel de la saga Divergente, y para sospecha de todos nosotros, este año no se avisó panel de Ascendant. Todo apunta a que los propios estudios cinematográficos ya tenían esta decisión tomada desde hace mucho, y ahora tienen toda su atención puesta en su siguiente apuesta, el bombazo de nostalgia con trajes de colores de los Power Rangers.

Power-Rangers-2017-Reboot-Costumes-HDimages (1)

En definitiva, se acerca una temporada de retos distópicos, siendo la película de Ascendant para televisión el que más incierto se me hace: ¿Mantendrán acaso al elenco original? ¿Se estrenará en simultánea mundial la película o tendremos que buscar livestreams?¿Será Netflix o Amazon el nuevo guardián del legado de la historia de Veronica Roth? ¿Tendrá futuro el spin-off? Supongo que solo el tiempo nos lo dirá.

Para terminar, quiero dejar algo claro: no porque la taquilla sea mala significa que el género literario o cinematográfico sea malo, pero no podemos negar que muchas veces los excesos son malos, y del mismo modo en que en su momento Hermosas Criaturas le dio un cierre triste al ciclo de cine de romance paranormal, posiblemente estemos llegando a la gota que rebasa la copa de las producciones de corte post-apocalíptico, y teniendo en nuestro haber tan buenos libros que explotan el tema, tal vez lo mejor sea no arriesgarnos a sacrificar la calidad literaria y narrativa en pro de una cifra de taquilla.

Ya veremos, ya veremos.

Muchísimas gracias por acompañarme en este viernes casual en Si No Le Gusta No Lea, les recuerdo que en Twitter y Facebook siempre estoy esperándolos para comentar juntos todo lo que escribo por aquí y lo que pasa en el mundo del cine y la literatura.

Buen fin de semana para todos, y ya saben, si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Diarios de Filbo 2016: ¡Ahí viene la Nobel!

 

Muy buenas noches queridos cuchurrumís, ¿cómo los trata la vida? Espero que muy bien, luego de que tuviéramos un festivo para descansar, consentir a mamá y leer mucho. Hablando de mamá, ¿le regalaron libros? Yo sí, le conseguí el libro del Papa Francisco y se puso feliz y dichosa…

Pasando a lo que nos concierne, les cuento que esta pequeña colección de posts alusivos a mis aventuras en Filbo venía haciéndose esperar en un rinconcito de mi escritorio, y días y días abría los archivitos y les daba vueltas, porque la verdad es que no tenía idea de por dónde empezar a escribir, así que dije “Bueno, que sea en orden cronológico pues”, lo que nos trae al primer día de los varios que tuve la suerte de pasar en Filbo, ese evento tan sagrado para muchos, satanizado por otros, y es que algo es cierto: esta Feria nos dejó con muuuucho en qué pensar.

Esta primera entrada se la quiero dedicar a la Nobel de Literatura 2015, Svetlana Alexiévich, quien nos honró con su visita desde Bielorrusia. Luego de perder la batalla contra mi jefe y no poder asistir al conversatorio del jueves 21 en la Filbo a propósito de su libro “La guerra no tiene rostro de mujer”, mi última oportunidad estaba en su conversatorio con Martha Ruiz el sábado 23 en la Biblioteca Pública Virgilio Barco con motivo de la celebración de los 15 años de la Red de Bibliotecas públicas Biblored. Viviendo a dos cuadras de dicha biblioteca, era ahora o nunca, y pensaba “así me evito el caos con Germán y llego más tardecito a Corferias”, porque sí, me olía el caos que habría con Germán, pero ya hablaremos de ello más adelante.

Fue así que a las 8:00 am llegué a la Virgilio, con mis ejemplares de “La guerra no tiene rostro de mujer” y “Los muchachos de zinc”, (editados y distribuidos en Colombia por Penguin Random House Mondadori), y aunque el evento no empezaba hasta las  11 de la mañana, no sabía a qué tipo de público atenerme, así que preferí llegar con tiempo. Al llegar me encontré con los estudiantes de grado once del Instituto Educativo Distrital Sevilla, que habían llegado a las 5:00 de la mañana para “quedar de primeros y poder hacer la tarea de literatura”, así que no estaría sola conforme esperaba a que el tiempo pasara. La incertidumbre era total, ¿llegaría mucha gente?, ¿firmaría ejemplares? A esa hora ya se había anunciado la cancelación de la firma de libros de la autora en Feria por cuestiones de salud, así tal vez esta fuera la única opción. Mis sospechas sobre una posible sobrepoblación de lectores-con-ganas-de-Nobel se confirmaron cuando empezaron a llegar buses provenientes de las otras Bibliotecas Mayores de la red (Tunal, Tintal, Julio Mario Santo Domingo), y en ellos cientos de lectores ávidos por celebrar los quince años de la red y por supuesto de escuchar a la Nobel. ¿Adivinen a quiénes dejaron entrar de últimas? Yep, a nosotros, fieles madrugadores de la Virgilio. Al momento de entrar al auditorio, cuya capacidad era de 400-500 personas, el recinto ya estaba lleno en más del 70- 80%. Hubiera llegado más tarde y no habría clasificado a cupo, fin. Aun así, la expectativa era total, y las horas de espera se vieron justificadas cuando con manos temblorosas y el corazón a toda marcha vi hacer su entrada a Svetlana.

IMG_6275

IMG_6278

Svetlana Alexiévich y la periodista Marta Ruiz.

 

Ahí donde la ven, esta mujer de contextura pequeña y mirada infinitamente triste, tiene en su haber una infinidad de anécdotas y mensajes valiosos para compartir, y sabía por boca de otros compañeros que la habían podido ver en sus demás conferencias que escucharla era una experiencia fascinante, así que con papel y lápiz en mano me dispuse a abrir la mente y el corazón para lo que Alexiévich tuviera que decirle a su audiencia colombiana. Las frases eran muchas, los sentimientos aún más, así que en lugar de parafrasear lo que pude anotar ese día, prefiero transcribirlo de forma literal, intentando seguir el orden que tuvo la conversación ese día, así que aquí vamos:

“Cada persona es una nueva visión del mundo, un nuevo entendimiento.”

“El hecho de haber nacido en un pueblo pequeño me permitió tener una mirada justa de lo que sucede.”

“No se puede imponer una idea por más bonita que sea…”

“La sociedad debe evolucionar, pero con evolución, no con imposición.”

“La libertad es un camino largo.”

“Putin es el resultado de muchas guerras, pero no la persona, la idea.”

“La guerra sigue, no va a terminar pronto, Rusia quiere ser un gran imperio todavía.”

“La causa profunda de la catástrofe de Chernóbil fue que las personas no estuvieron a la altura de las tecnologías que habían inventado.”

“Mientras más avanzamos y progresamos, mayor es el peligro atómico…”

“Las nubes de Chernóbil llegaron a África, nosotros en Bielorrusia tuvimos este viento de Chernóbil por cuatro años.”

“Cualquier dictadura es un poder de poca cultura.”

“Los bielorrusos somos cajas negras que guardamos la información para otras personas.”

“No se puede llenar a una persona de sólo historias trágicas y terribles. Quiero que mi lector entienda el horror pero el amor y la belleza son herramientas para poder procesar todo esto, para aprender de esto.”

“Cada persona cuenta su verdad y de allí surge su imagen del tiempo.”

“Necesitamos tener una vela prendida en nuestra alma para conservar esa humanidad que nos queda.”

“El hombre es víctima y preso de la cultura de la guerra, cree que es algo normal (…) la mujer, pese a ir al frente, no le era agradable matar…”

“Hay que matar las ideas, no las personas…”

“Nosotros los escritores no somos nada especial, es mi profesión y trato de vivirla de manera honesta.”

“Yo no hago una entrevista, yo escucho sobre la vida.”

“Yo amo a las personas, pero a veces me dan miedo las personas.”

“Mi relación con el poder desde el Nobel no ha cambiado.”

“Las voces son textos.”

“-Cuando se enteró del Nobel, estaba planchando… ¿Cómo cambió su vida?

-¡Sigo planchando igual!”

 Resulta difícil no sentir algo conforme avanza la conversación y afloran temas a los que como colombianos ya nos hemos acostumbrado: el dolor, la muerte, la guerra, pero también la fe, la esperanza y el perdón. Para alguien que ha estado en las ruinas de Chernóbil, en Afganistán,  y que ha enfrentado varios procesos legales por supuesta calumnia y difamación, sorprende el amor profundo que Alexiévich manifiesta sentir por la especie humana y por la vida. Su llamado es a buscar dentro de cada uno de nosotros la humanidad que nos queda, a mantener vivo lo mejor de nuestro ser, y a confiar en que, de algún modo, el mundo que verán nuestros sucesores será mucho mejor que ese en que hemos estado viviendo.

Como literata, esta experiencia resultó conmovedora en más de un sentido. En cierta medida me identificaba con esta mujer, con su deseo de honrar nuestra profesión y nuestro quehacer literario de buscar la belleza y la verdad en lo más oscuro y recóndito del ser humano. Como dije en un post de Facebook de esa misma fecha, la palabra es la tinta del libro de la vida, y recae en cada uno la responsabilidad de lo que hagamos con ella.

Contra todo deseo, el tiempo pasó y cuando menos me esperaba, la conversación fue llegando a su fin, y en medio de una ovación de pie que aplaudía frenéticamente, Alexiévich se retiró del auditorio rodeada de un dispositivo de seguridad bastante amplio y, la verdad sea dicha, algo paranóico.

Saliendo de la charla supe que la visita de la Nobel por la Biblioteca continuaba, y junto a otras  6 personas intentamos acercarnos a la sala VIP en donde estaba tomando unos pasabocas, sin grandes cámaras ni alardeos, sólo con nuestros libros y los dedos cruzados esperando un milagro. La policía y trabajadores de la biblioteca nos vieron, y muy campantemente cerraron las puertas y cortinas para que no pudiéramos ver nada. Por supuesto, a madame Diana Uribe sí la dejaron entrar, renombre llama renombre, c’est la vie.

Sin firma en mis libros pero con muchos pensamientos revoloteando en mi cabeza me fui de la Virgilio, sabiendo que no olvidaría jamás la mañana en que pude escuchar a una Nobel de Literatura.

La velada no acababa ahí, desde temprano me esperaba en la Feria mi mejor amiga de la oficina para entrar juntas al conversatorio con Nanette Blitz, quien fuera amiga de Ana Frank. Dicho conversatorio tuvo lugar en el pabellón de Holanda, simplemente maravilloso.

IMG_6285

Resultaba difícil sollozar conforme la señora Nanette entró a describir el modo en que su vida dio un giro espantoso hasta convertirse en una pesadilla, en la que por supuesto, no faltaron las menciones a Ana, la joven cuyo Diario fue el primer acercamiento de muchos de nosotros a la tragedia del Genocidio Nazi y la Segunda Guerra Mundial. Aunque el Diario lo leí hace muchos años, fue inevitable no llorar cuando Nanette dijo “Ana empezó a escribir en la escuela y siguió en su refugio. Tenía una opinión, una opinión del mundo, hubiera sido una gran escritora.”

Joder, a veces me pregunto por qué la gente buena como ella muere y la gente porquería sigue por ahí…

No los culpo si lloran, yo lo hice en su momento, porque a pesar de lo corta de la conversación, fue latente su invitación a no olvidar jamás ese episodio, pero siempre guardando la esperanza de que nuestros sueños y planes nos lleven hacia un futuro mejor, en el que jamás se repita un horror como ese.

En definitiva, otro momento para atesorar por siempre, y bueno, ya les contaré cómo me va con el libro de Nanette, que por fortuna me pudo firmar después de la charla…

IMG_6300

IMG_6292

Habiendo cumplido con mis metas del día, llegó el turno para enfrentar la dura realidad: Corferias estaba imposible, y no era mucho lo que se pudiera hacer salvo huir despavorida. Por fortuna para mí, me encontré con unos amigos con quienes acabé comiendo pizza y arreglando el país.

¿Esperaba caos al llegar a Corferias? Sí. ¿Esperaba que se hubieran agotado las boletas y que Corferias colapsara de modo apocalíptico dejando por fuera a miles de personas? No, en definitiva no.

Aquí quiero decir algo: sí, duele que muchos prefieran ver en vivo a un Youtuber que conocer de primera mano el testimonio de una sobreviviente del Holocausto Nazi, pero sin entrar en polémicas, el problema mayor estuvo en que Corferias no brindó de modo alguno las garantías para que tanto los que iban por un Youtuber como los que iban por otro tipo de eventos y autores pudieran disfrutar de la Feria, y para muchas personas fue el fin de su tradición de ir a la Feria, porque no todos tienen la paciencia para ir al mismo lugar más de una vez y hacer las filas eternas con santa paciencia, todo para enterarse de que el aforo ya no da más y que deben volver otro día.

¿Acaso a futuro se desplazará a autores de mayor trayectoria para dejarle todo el espacio a las nuevas generaciones mediáticas? Aunque todas las generalizaciones suelen terminar mal, no niego que me inquieta un poco el preguntarnos para dónde va la Feria, y si realmente es o no el espacio pertinente para estos jóvenes cuyas “memorias” lideran las listas de más vendidos y llenan de dinero los bolsillos de la cada vez más diversa industria editorial. ¿Es rentable que todo Corferias se llene casi que exclusivamente con el público de un único libro de una única editorial en un día clave para el mercado como lo es un sábado? Ahí les dejo la inquietud para que reflexionemos juntos sobre lo que está pasando…

Este primer acercamiento a Filbo 2016 fue un abrebocas de lo que vendría en días posteriores: muchas emociones, encuentros inesperados y libros, muchos libros para recomendar, así que no se despeguen de Si No Le Gusta No Lea, que esto apenas comienza…

Gracias por compartir esta noche conmigo, recuerden que siempre estoy en Facebook y Twitter para leerlos en vivo y en directo y seguir recorriendo juntos esta autopista salvaje llamada vida. ¡Muchos ánimos que esta semana es cortica!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Lo que está bien y lo que está mal: “Leal”

Bieeeeeeenvenidos a un nuevo sábado especial de cine en Si No Le Gusta No Lea.

¿Cómo los trata la semana santa?, ¿descansandito?

El día de hoy quise hacer una reseñita diferente y que sé que me la habían estado pidiendo mucho, así que sin más preámbulos, vamos con el tráiler.

Bueno, gracias a Cineco Distribución pude asistir junto con otros lectores a la premiere de la película en IMAX (que por cierto, es un formato que les meeeega recomiendo para pelis de acción), así que con mucha expectativa me adentré de regreso en el mundo de las facciones. Si necesitan un breve recorderis de toda la cuestión pueden revisar mi reseñita de Insurgente, pero si no, sepan que la primera clave para entender y disfrutar esta peli dirigida por Robert Schwentke es la siguiente:

No- piensen- en el libro.

Fin.

Habiendo dicho eso, empecemos con este experimento llamado “Lo que está bien y lo que está mal”:

Lo que está bien


-Personajes como Caleb (Ansel Elgort), Tobias (Theo James <3) y Peter (Miles Teller) logran desarrollar mucho más sus personajes, dándoles continuidad a las dos películas anteriores y a su vez incorporando nuevas facetas conforme la trama se desarrolla, pues por primera vez veremos al grupo abandonar Chicago en búsqueda de respuestas a las incógnitas que sus antecesores les acaban de plantear. Con bandos divididos, es necesario que alguien tome la iniciativa y ayude a los espectadores a entender quién es realmente el bueno o el malo de la película.

-La banda sonora. El acompañamiento sonoro fue mucho mejor que el de “Insurgente”. Recomendadísima la canción de Tove Lo.

-La fuerza visual de la película. Sí, es cierto que pareciera que estamos en medio de Marte y no de lo que queda de la Tierra, pero RECUERDEN, no estamos pensando en el libro… NO. Las secuencias de acción, los escenarios desolados, así como el ambiente de tensión y pre-guerra en lo que antaño fueran las facciones están muy bien logrados.

-Girl power. Ya elogié a algunos personajes masculinos, pero no puedo dejar sin mencionar a Evelyn (Naomi Watts) y a Johanna (Octavia Spencer), dos personajes claves para la historia y que refuerzan aún más la idea de que, en las distopías, las mujeres solemos tener roles participativos bieeeeen importantes. Spoiler alert: vale la pena ver a estas dos pelearse.

-El final de esta primera parte. NO, no vengo a decirles “la película termina en tal parte de la historia” (en TEORÍA el libro original se dividió en 2 películas). Lo que sí puedo adelantarles, es que saben dejar la cinta en un punto clave, curioso, que a diferencia de lo que pasó con Insurgente, sí deja la expectativa suficiente para querer ir al cine a ver cómo sigue- cómo termina la historia.

Bien, habiendo dicho lo que estuvo bien, pasemos a lo que estuvo mal. Hay que ser objetivos y ver las dos caras de la moneda, ojo.

52988071
Lo que está mal

-Tris (Shailene Woodley). Con esto me estoy exponiendo a que me odien, me linchen, dejen de entrar a la página, ¿pero qué hago si no percibí nada nuevo de ella en su actuación? Es cierto que su papel es así, noble, valiente, algo confiado de quienes dicen ser sus amigos, pero dejando de lado los momentos Fourtris, sentí que la intervención de la protagonista era más bien plana y monótona. Necesito que en “Ascendant” la saque del estadio. Es lo justo con su personaje.

-David (Jeff Daniels). Debía ser un malo malote, y nah. No lo logró. Tal vez fueran sus diálogos, tal vez el enfoque que le está dando al personaje, pero en su debut dentro de la historia no logró convencerme.

-Puros e impuros. Buena parte de la campaña de expectativa de la película fue en torno al porcentaje de pureza de cada personaje, pero la verdad sea dicha, en la trama se quedaron algo cortos a la hora de desarrollar este aspecto, cuando la vean me entenderán.

-Sobrecarga de pantalla verde. Sí, es cierto que viéndola como un todo la película funciona con sus efectos visuales, pero había secuencias concretas en que ya se veía demasiaaaaadooo ficticio el escenario. Digo, hay realidades fantasiosas que igual le apuntan a cierta coherencia y naturalidad…

-La idea forzadísima del personaje de Nita. Cielo santo, uno como Iniciado NO quiere ver a Tobias con nadie más que Tris, fin del asunto. Fallaron vilmente en intentar vendernos la idea de un posible triángulo amoroso. Just. DON’T.

En conclusión

“Leal” es una cinta que quiso apostarle a lo visual, a las secuencias de acción y persecuciones en naves (????) y en el transcurso sacrificó un porcentaje importante de fidelidad a la trama original. Aun así, como producto visual es una alternativa interesante para ver en formatos como Imax o Dinamix, y logra manejar el suspenso suficiente para que esperemos un añito más para ver el tan temido desenlace de esta saga, que mal que bien se ha ido ganando un espacio en las bibliotecas y corazones de muchos. Dedos cruzados gente, dedos cruzados.

Espero no se hayan aburrido de sobremanera con este pequeño divague de sabadito, recuerden que en mi Facebook y Twitter estoy más que disponible para escucharlos y leerlos, ¡de eso se trata todo esto!

Ojalá estén teniendo una semana de paz, reflexión y descanso. Todos necesitamos alternativas para seguir cuerdos, ¿o no?

Feliz descanso para todos y nos leemos pronto muy pronto 😉

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Y un libro no fue lo que pareció que era: “Cuando Dios era un conejo”, de Sarah Winman

¡Hola a todos! Sean bienvenidos a un nuevo miércoles express de libros en Si no le gusta no lea, ¡uno muy frío por cierto!

¿Les ha pasado alguna vez que hace tanto tanto pero tanto frío que simplemente no pueden parar de temblar sin importar con cuántas cobijas o prendas de más se abriguen? algo así es como me siento el día de hoy, y por fortuna no faltan los buenos libros para amenizar el rato, o en el caso del libro de hoy, pasarlo de forma casual.

Joe y Elly son dos hermanos que desde pequeños han estado destinados a apoyarse y orientarse mutuamente. Cuando sus padres ganan la lotería y deciden irse a Cornualles a abrir una casa de huéspedes, las vidas tanto de Joe como de Elly cambian drásticamente, y tienen que dejar tras de sí a personas muy importantes para ellos, como Charlie y Jenny Penny. 

Jenny, de cabello indomable con olor a papas fritas y una personalidad bastante peculiar, desaparece de la vida de Elly tras años de amistad, visitas a su casa de Cornualles y la promesa de “seguir en contacto”, pero nunca lo hace. Jenny Penny se ha ido de la vida de Elly y nadie sabe si algún día las mejores amigas volverán a reencontrarse. Esto se convierte en una pérdida más para Elly, quien con el tiempo intenta reconciliarse con su pasado y con la ausencia de Jenny Penny y de Dios.

¿Dios?

No, no me estoy poniendo religiosa, es solo que el conejo de Elly recibe este curioso nombre luego de una clase de religión en que la maestra la regaña, así que Elly decide nombrarlo pensando que “si Dios es un conejo, tal vez la escuchará mucho más”.  

Pese a que es de ahí que el libro toma su título, el curioso conejo no tiene un papel particularmente relevante en el desarrollo de la trama. 

Una vez el conejo muere, (que no se preocupen, no es un dato que cambie nada), Elly ve pasar los años por su lado hasta el momento en que Jenny Penny reaparece en su vida del modo más inesperado posible, y tanto ella como Joe y Elly tendrán que aceptar que la vida es una sucesión de historias y momentos que no se pueden evitar o cambiar, solo vivir.

Cuando Dios era un conejo” llegó a mis manos por su portada. Así de simple. Estaba en el stand de Ediciones B en Filbo y decidí comprarlo pese a que el vendedor jamás supo decirme de qué se trataba, y no lo culpo, la descripción que les acabo de hacer es apenas un 20-40% del torbellino de personajes e historias que se cruzan en este libro, en algo que bien podría llamar “el efecto del autor primerizo contemporáneo“,

 ¿Por qué pasa esto?  Porque en su afán de hacer una novela interesante y que atrapara, Sarah Winman terminó por vincular y abarcar muchas cosas a la vez, y con tantos personajes y situaciones que va presentando a lo largo de los capítulos, resulta difīcil ver a dónde quiere llegar la autora con tanta información y  “adornos”,  usando un vocabulario muy elaborado y a veces innecesario, como si a veces olvidara la edad de sus protagonistas, causando así que el libro no me satisfaciera tanto como hubiera esperado que lo hiciera.

Poniéndome editorial, destaco la acertada elección de la portada y la traducción que en muy escasas ocasiones se aleja del “español neutro”, lo cual es muy valioso por estos días. 

En definitiva creo que el título es un arma de doble filo, pues genera curiosidad para comprar el libro, pero a su vez no se corresponde del todo con su contenido.

En conclusión, realmente amaría que alguien me ayudara con su opinión tras leerlo, pues creo que contrastar criterios sería un experimento de recepción buenísimo. Si alguno se anima me avisan.

Gracias por pasarse por aquí en esta fría tarde de miércoles, ¡realmente espero que no se estén congelando como yo! 

Leerlos y que me lean me llena el alma, y como siempre digo,  si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta! 

Diarios de Filbo – día 4: 90.000 apocalipsis, 1 Filbo.

¡Sean bienvenidos a este lunes festivo de Si no le gusta no lea!

Ya sea que me lee desde el trancón de la operación retorno o desde uno de los maravillosos hermanos Latinoamericanos que tenemos (me he enterado de lectores en México, Argentina y Bolivia, ¡muchas gracias por estar aquí, me encanta saber de ustedes!) lo importante es que estamos aquí, juntos, para la penúltima entrega de estas mini-crónicas cargadas de vivencias, humor, y por qué no, algo de malicia.

Ya les hablé de la exploración de los primeros días de Feria, y también de la carrera intermunicipal para llegar a un evento de la editorial en que trabajo actualmente, así que hoy vengo a contarles del día más caótico e incómodo para mí, porque seamos honestos, no todo puede ser rosas y azúcar, ¿verdad?

Algunos me preguntan por qué fui tantos días a la Feria, y estos mini-escritos esperan enlucidar un poco la cuestión: hay días en que iba a comprar, otros en que iba a saludar a mis amigos y colegas en el medio, y otros, como ese fatal viernes 1 de mayo de 2015, en que iba porque, cuando quiero, puedo ser una amiga decente.

Mi querida Mónica del canal Los Libros de Mamá muy amablemente me hizo llegar a casa una invitación al conversatorio que iba a presentar en la Feria, junto con una copia del libro en cuestión: “Mi Hermanastro: el cuarto de los deseos” de la colombiana Dani Cubides.

Apocalipsis # 1: ¿Qué pasa con el mundo?

Mientras en días previos al evento intentaba ayudar a Moni a no morir de pánico (a fin de cuentas, presentar en Feria es un honor y una responsabilidad enorme), me preguntaba qué demonios podría generar tanta emoción y expectativa por una obra primeriza, cuya autora tiene apenas 17 años y que fue “adoptada” por uno de los grandes Titanes editoriales de nuestra era (Planeta). Digo adoptada porque, al igual que Anna Todd, Dani Cubides es lo que podríamos llamar “una hija de Wattpad”, esa grande y maravillosa plataforma de lectores y lecturas en la que muchos publican sus historias deseando ser descubiertos por agencias y editoriales, y bueno, a la chica Cubides le pasó.

Habiendo recibido “Mi Hermanastro: el cuarto de los deseos” a eso de las 9-10 de la mañana dije “Okay, vamos a leer hasta la hora del evento así no llego tan perdida.”

Ay.

Por.

Dios.

Es aquí cuando advierto que lo que viene a continuación no será bonito, y si sigue leyendo es porque entiende y respeta las diferencias de opinión, ¿okay? Okay.

Bien. La historia en resumidas cuentas (al menos hasta lo que leí, ya que siendo honesta debo admitir que no pude seguir leyendo luego de la página 135, era demasiado horror para mi gusto) : niña adolescente juega a 7 minutos en el cielo y termina teniendo sexo desenfrenado y perdiendo su virginidad con su hermanastro de quien luego se enamora.

Vale.

Me han llamado “estúpida”, “inmadura”, “retrógada” y muchas otras cosas por manifestar mi disgusto por este libro, y quienes me siguen en Goodreads son testigos de ello. Pero lo cierto es que si de Literatura erótica se trata, he leído unos siete libros de Nora Roberts, y también a Sade, quien empezó todo. Tampoco es una afrenta contra Wattpad o sus contenidos, leí los 3 de After que han llegado a Colombia, pude charlar largo y tendido con su autora, y yo misma he publicado cosas en esa plataforma, así que no, no es eso.

Simplemente no pude con tantos lugares comunes, mala redacción y una historia predecible (déjenme adivinar: ¿en capítulos posteriores hay más sexo e incluso un embarazo?)

Sí, sabemos que es importante promover la lectura, y sí, está la posibilidad de que hoy lean cosas flojas y mañana no, así que mientras iba camino a Corferias me preguntaba si con su historia Dani Cubides lograría llenar auditorio.

Pues sí, lo hizo. Y a mí me tocó de pie en el fondo.

Debo dar el mérito también al poder de convocatoria de Mónica, quien muy alegre y emocionada pasó al frente y tomó el micrófono para entrar de lleno en el conversatorio.

 La llegada de los otros 89.999 apocalipsis.

Tras 15 minutos de pie, mis bolsas de compras y mis cansados pies lograron dar con una silla libre en la que no hice más que revolverme y cambiar de posición una y otra vez. Incómoda, eso me sentía. El promedio de edad de los asistentes oscilaba entre los 13 y 17 años, ¿cuánto más podría resistir en medio de tantas hormonas alocadas? Una lluvia insistente retumbaba en el plástico de la carpa-auditorio, y ya fuera por el aguacero o la curiosidad, la carpa seguía y seguía llenándose, y llegó un momento en que no pude más: el espectáculo de preguntas flojas de la audiencia, el ego de una autora que dice “no poder escribir si no tiene el uniforme de colegio puesto” y los gritos histéricos de sus fans ante cualquier mínima cosa que salía de la boca de Dani fueron más que suficientes. Sin pena ni gloria, me retiré del lugar.

El cielo sobre Corferias reflejaba mi humor sombrío con nubes oscuras y un ventarrón tremendo, que de todos modos, seguía sin ser un impedimento para los ríos humanos que entraban por el Arco del recinto ferial. Pese a que no era día de entrada gratis, al parecer, el plan por excelencia del día del trabajo era ir a Filbo, ¿y el resultado? Un nuevo récord de asistencia, se habló de más de 90.000 visitantes, cifra que ciertamente me hizo agradecer el hecho de no estar asándome en un stand.

Camino a casa, a unas tempranas 4:30 de la tarde y en un taxi enviado directamente a mí por la Divina Providencia, mi mente revoloteaba tratando de procesar lo que había acabado de pasar. Si de esos 90.000 yo era la única enferma del ennui Baudelaireano no lo supe y temo que ni lo sabré, pero algo sí estaba claro: la Feria estaba dando un giro temático y de tendencias de 180 grados, y todavía me pregunto si estoy lista para ello o no, ¡habrá que ver!

Gracias por su compañía en este tercer día de mini-crónicas en Si no le gusta no lea, ¡prepárense para una semana de muchos contenidos, gocémonos esto!

Espero sea una bonita semana para todos, y ya saben: si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!