Está bien no estar bien: reseña de “Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas”

¡Muy buenos días, cuchurrumís! ¿Cómo amanecen en este ombligo de semana? Yo siento que casi no me ha rendido, la ventaja de los festivos es que uno descansa montones, pero después hay que hacer en cuatro días el trabajo que sueles hacer en cinco días, ¿no les pasa algo similar?

Hoy, me emociona muchísimo poder compartir con ustedes una reseñita de un libro que llegó a mis manos gracias a Editorial Planeta, y que viene muy bien en este mes en que hablamos de brujas, arañas, zombies y demás cosas que nos “asustan”. Se trata de “Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas”, de la autora colombiana Amalia Andrade, y en verdad me alegra MUCHO que me acompañen el día de hoy a hablar de esto.

Para empezar, quisiera contarles que tuve el gusto de ver un par de clases con Amalia cuando estudiábamos en la Javeriana. Era un grupo de alumnos bastante interesante, del que salieron nombres bien conocidos en las letras colombianas actuales, como es el caso de la propia Amalia o de su gran amiga y también autora publicada, Alejandra Algorta.

¿Sabía en ese entonces que en el futuro estaría reseñando sus libros? Posiblemente no, pero sí que recuerdo a Amalia como una mujer decidida, muy participativa y creativa. Precisamente, todas estas cualidades salen a flote en su libro, segundo que publica con Planeta (el primero es “Uno siempre cambia al amor de su vida por otro amor, o por otra vida”), y primero que me animaba a leer.

La expectativa era enorme, pues recuerdo las largas filas para sus firmas en Filbo, así como sus tweets sobre Meryl Streep, de manera que una noche, al llegar a casa después de una jornada particularmente estresante en mi oficina, decidí empezar a leer, y lo cierto es que casi no puedo parar. Pero basta de mí, hablemos de nuestro libro de hoy:

DJZnGdIW4AAvRfR

Amalia Andrade con su libro.

¿Qué es el miedo? ¿Es acaso una proyección de eso que callamos y reprimimos conforme crecemos? ¿O es eso que sentimos cuando vamos al cine cuasi obligados a ver una película que sabemos que NO nos va a dejar dormir en paz esa noche? ¿O tal vez, es esa sensación de querer hacerse bolita al llegar del trabajo porque sentimos que la vida es demasiado caótica para nosotros?

Pues bien, en su libro Amalia nos habla sobre el miedo en todas sus formas, partiendo de la humildad de quien ha pasado por momentos bastante duros en su vida, y aun así, en lugar de dejarse ganar por sus temores, prefiere apelar a la escritura como un ejercicio de sanación y de hacerle frente a esos miedos que todos hemos experimentado en algún momento de la vida.

Apoyándose en referentes científicos, pero nunca cayendo en un tratamiento ladrilludo del tema, esta autora nos habla de las distintas clases de miedo, de sus posibles explicaciones, orígenes y formas de afrontarlo, utilizando ese tono dialógico y ameno que tan bien le funciona, y acompañando sus pensamientos y reflexiones de divertidos dibujos (SELENA <3) que más que caer en la parodia, terminan por lograr que todos sus lectores nos identifiquemos con siquiera uno de los temas que desarrolla en sus capítulos.

El libro no solo se queda en teorías o anécdotas de la autora, sino que también cuenta con distintas actividades que nos ponen a pensar en nuestros propios miedos, a dialogar con ellos, de manera que logremos entender si realmente le tememos a las culebras por ejemplo, y no a lo que estas representan (el dolor físico, que nos tengan que amputar un brazo, la muerte).

DHzJPlQXcAAOlS-

Debo reconocer que al comienzo sentí miedo de tener que dibujar o escribir mis miedos de la infancia o de la actualidad. Era como volver a vivir esas noches de llanto y sacudidas nerviosas por temor a que el payaso de It viniera a matarme mientras dormía (cosa que sigo pensando la verdad), pero poco a poco decidí darme la oportunidad de intentar sanar algunas de esas heridas, y aunque sigo negando rotundamente que me inviten a ver la nueva de It, siento que, tal vez, en el futuro podré hablar de todos mis miedos sin tener una crisis nerviosa.

En definitiva, Amalia nos abre el corazón y la mente para contarnos el modo en que distintas fobias la llevaron a negarse algunas oportunidades, y apoyada por los ejemplos de fobias de varios de sus amigos, nos recuerda la importancia de hablar sin penas o tapujos acerca de enfermedades mentales como la ansiedad y la depresión, pues en muchas ocasiones puede suceder que nuestras mentes nos jueguen malas pasadas, y solo hablando del tema y buscando ayuda de profesionales podremos dar una batalla justa a esas voces que a veces nos dicen que nuestros miedos son más grandes que nosotros.

Llegué a este libro con mucha curiosidad y me quedo con la satisfacción de haber disfrutado y reído con muchas páginas, pero también el haber llorado y tenido que parar en algunas otras, y siento que esa era precisamente la idea, el sacar un ratico para uno mismo y poder enfrentarse a esos cajoncitos ocultos en lo más profundo de nuestras cabezas.

En verdad espero que este libro ayude a muchas personas del modo en que sé que ayudó a Malita y me ayudó a mí, además que trae varias cosillas para enriquecer la experiencia de lectura, y unas gomitas de-li-cio-sas.

Si quieren saber más de Amalia, pueden visitarla en sus redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) y participar del proyecto #MiedoAlMiedo, subiendo a sus redes las fotos de su experiencia de lectura. Aquí va una mía:

22154720_1803322453223558_3235921597726723088_n

Espero que se hayan divertido en este miércoles de libros, y ya saben, siempre estamos en Facebook y Twitter para todos ustedes.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Un miércoles de libros especial: cinco libros para celebrar el Día Internacional de la Niña

¡Bueeeeeeeeenas noches, mis cuchurrumís!

¿Cómo se encuentran en este congelado ombligo de semana? Espero que justo ahora puedan leerme desde la comodidad de sus cobijas, o al menos, que ya no tengan puestos unos zapatos empapados cortesía de la temporada de invierno que parece que llegó para quedarse.

Pero bueno, para hacerle el quite a este clima de locos, me pareció muy bonito hacer un miércoles de libros express con motivo del Día Internacional de la Niña, una celebración establecida por las Naciones Unidas en el año 2011, y que desde entonces ha tenido por objetivo  “formentar cada año el reconocimiento de los derechos de las niñas y dar a conocer a la opinión pública los problemas excepcionales que afrontan en todo el mundo” (pueden leer la Resolución oficial aquí).

No podemos negar que, como mujeres, hemos tenido que recorrer un camino bien largo y empinado, pero por fortuna para muchas de nosotras, la literatura ha sido un medio para canalizar todas esas desigualdades y denuncias que tantas veces hemos visto en los medios en todas partes del mundo, y aún así, sentido como propias.

Por esta razón, me di a la labor de repasar un poco mis lecturas pasadas y recientes para presentarles cinco títulos que, a mi parecer, nos brindan ejemplos muy bonitos de lo que es ser niña, ser mujer, y el modo en el que dia a día podemos hallar inspiración en cada una de ellas, ¿me acompañan?

Mujercitas” de Louise May Alcott

9788499083537

Algunas puristas del tema podrán decir que este es un título contradictorio, que el uso de diminutivo es señal de debilidad, pero lo cierto es que, a modo personal, puedo afirmar que Jo March fue de los primeros personajes femeninos que dejó huella en mí por su tenacidad, terquedad y valor para luchar por sus sueños e ideales, sin importarle en absoluto las presiones de su época o si se veía o no femenina. Es una novela bellísima que nos pone a reflexionar sobre la importancia de sentir, de confiar en el instinto y de atreverse a ser sensible en un mundo que a veces te pide no serlo.

“Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes” de Elena Favilli y Francesca Cavallo

9788408176640

Este es el tipo de libros que, sin exagerar, puede cambiar una sociedad para bien. Si todos los niños y niñas se atrevieran a soñar en grande, al igual que las protagonistas de estos mini-relatos biográficos, muy posiblemente estaríamos en un mejor lugar. Basta con ver toda la historia detrás del proyecto para saber que 1) no estamos solas, y 2) todo es posible con algo de perseverancia, paciencia y unión de muchos corazones. Lo mejor de todo es que esto apenas comienza, ¡ya hay un volumen 2 en marcha!

“La ladrona de libros” de Markus Zusak

EH419866

Hablar del modo en que Liesel cambió mi vida daría para un post entero. En medio de la adversidad y el dolor, esta lectora por excelencia pudo encontrar una luz y una razón para seguir buscando la bondad y la esperanza en quienes la rodeaban. Liesel es un gran ejemplo de la niña que reconoce sus miedos y dudas y los canaliza en algo hermoso: historias para alumbrar la oscura realidad de la guerra. Si no han leído esta novela, por favor, POR FAVOR, háganlo.

Pippi Longstocking” de Astrid Lindgren

81yC3NhDfJL

Pippi volvió a mi memoria cortesía de mi clase de Historia de la Literatura Infantil y Juvenil, cosa que en verdad que lo agradezco, pues esta pequeña rebelde de medias alocadas y andar confiado es un ejemplo genial del modo en que una autora pudo reflejar en sus personajes la manera en que veía y entendía el mundo. Astrid Lindgren, ganadora del Hans Christian Andersen en el año 1958, además de escritora y editora fue una abogada por los derechos de los niños y activista por los derechos de los animales. Ambos aspectos se evidencian muchísimo en su obra, pues Pippi es una niña libre, segura de sí misma, valiente y empoderada, que a pesar de las dificultades de su pasado sigue permitiéndose soñar, jugar y divertirse, de la mano de su mascota, un monito llamado Señor Nelson, y su caballo. Un clásico que vale la pena retomar.

Matilda” de Roald Dahl

9788491221364

No podía cerrar esta selección sin mencionar a esta niña lectora que tanto nos ha hecho reír con el paso de las años. Ya fuera gracias al libro o a su película, lo cierto es que Matilda nos recordó que la vida podía ser muy llevadera e incluso divertida si la enfrentabas con un buen libro debajo del brazo, y si algún día llego a tener una hija, en verdad desearé que pueda soñar y sonreírle a la vida del modo en que esta pequeña lo hace.

Y bien, espero que estas niñas que les he presentado el día de hoy los animen a leer sus historias, ¿y por qué no? a recomendarme muchas otras, para eso los estaré leyendo muuuuy juiciosa en nuestro Twitter y Facebook

De todo corazón espero que, si son mujeres y están leyendo esto, sepan que ya sean niñas, jóvenes o adultas, no están solas, y si ya son adultas como yo, por favor intenten escuchar con más frecuencia a la niña que aún está en su interior, verán cómo les volverá a emocionar el sonido de un ave que canta en las mañanas, o el sencillo placer de disfrutar un chocolatico caliente al llegar del trabajo. Si son hombres, pues bien, gracias por apoyarnos y soñar con nosotras. Hay mucho por hacer, pero para eso somos un equipo.

Sé que es un mundo de locos, pero siempre habrá algo que nos pueda ayudar, una razón para sonreír, para mirar hacia adelante, solo hay que saber buscar.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Del papel a la pantalla: hablemos de “13 Reasons Why”

Muuuuy buenas tardes a todos mis queridos lectores de Si No Le Gusta No Lea, ¡bienveniiidos de regreso luego de este breve descansito! Espero me hayan extrañado tanto como yo a ustedes, en verdad que han sido unos meses de locura mientras intento encontrar un equilibrio entre mi nuevo empleo y mis actividades fuera de él, ¡pero ahí vamos, lo prometo!

Como parte de este receso, tuve muuucho tiempo para reflexionar sobre un tema que viene de estar en boca de muchos y que no me parecía pertinente reseñar en el “calor del momento”, por el contrario, quería tomármelo con calma para ser objetiva y poder presentar las dos caras de la moneda, así que pónganse cómodos y prepárense para un post que, ajeno a mis habituales tendencias, SÍ tendrá spoilers, así que por favor, no lean este post si están intentando evitar spoilers de la serie de hoy. Vamos con el tráiler:

Pooor supuesto que se trata de “13 Reasons Why” (en español, “Por trece razones“), un fenómeno al que hay que acercarse con toda la calma del caso y con una mente más bien abierta, así que antes de entrar en materia, quisiera hacer dos salvedades:

  1. De NINGUNA manera, un libro o un post como este que tengo para hoy pueden llegar a reemplazar al acompañamiento oportuno de un profesional de la salud mental, formado y preparado para ayudarnos con nuestras cabezas. Si sienten que todo está mal muy mal o temen que pueden hacerse daño, por favor, busquen ayuda de las personas indicadas.
  2. Una vez más, reitero: este post tendrá spoilers detallados de lo que ocurre tanto en el libro de “Por trece razones” como de la serie, así que es su última oportunidad para retirarse…

¿Estamos listos? bueno, comencemos.

No es la primera vez que me refiero a esta obra de Jay Asher, hace unos meses reseñé la novela editada por Ediciones Urano Colombia y que muy posiblemente, creería que puede ser de los más vendidos en la ya cercana Filbo. ¿Por qué? simple, el efecto Netflix. Si viste algo y te gustó, de pronto querrás leer en lo que se basó.

Desde su estreno en la plataforma de streaming el pasado 31 de marzo de este año, no ha habido un día en que no vea en redes sociales toda índole de posts asociados a la serie de “13 Reasons Why“, que protagonizada por Katherine Langford y Dylan Minnette en los papeles de Hannah Baker y Clay Jensen nos presenta un debate en el que, aparentemente, o amas la serie, o la odias, no hay zonas intermedias.

Vamos por partes:

Generalidades varias

La serie, que siendo fiel a su título se compone de trece episodios, cada uno de 50-52 minutos de duración más o menos, le da vida a lo que muchos habíamos leído en su momento en la novela de Asher que este año cumple 10 años de su publicación en Estados Unidos: tras una serie de sucesos que dejan profundas cicatrices emocionales y físicas, la joven Hannah Baker decide terminar con su vida y dejar a manera de testamento/lección una serie de cintas de audio en las que explica las trece razones por las que decide suicidarse. Dichas cintas terminarán en manos de su compañero de trabajo y de colegio, Clay Jensen, para quien escuchar una vez más la voz de Hannah será tan solo el comienzo de un viaje introspectivo que busca identificar su rol en todo esto.

Aciertos y desaciertos

Mucho se ha dicho sobre los impactos tanto positivos como negativos de la serie. Empecemos por lo que me gustó:

La selección de un elenco diverso y que cubre todo el “espectro” promedio de lo que pueden ser algunos “estereotipos” en la preparatoria: la niña perfecta, el atleta orgulloso, el bromista, el relegado, la siempre sonriente, el geek/stalker, etc.

Una de las mayores expectativas que tenía al momento de ver esta adaptación televisiva de la novela era el manejo que darían a las diversas historias detrás de cada razón, que en el libro se introducían de forma ligera, pero que por fortuna en la serie se desarrollan y profundizan: cada episodio indaga un poco más en la vida de la persona señalada por Hannah, de ahí que pudiéramos conocer más de casos como el de Justin, Alex, Courtney y Zach. A pesar de mantener la esencia de varios personajes, tuvimos cambios como el del personaje de Jenny Kurtz, quien es reemplazada por Sheri Holland, (aunque en esencia sus acciones son muy similares a las del libro), o la introducción de Jeff Atkins, de quien solo diré que MERECÍA ALGO MEJOR. Sniff sniff.

En conclusión, me pareció muy necesario que mostraran que este tipo de problemáticas puede afectar a cualquiera, puede cambiarle la vida a cualquiera.

Se arriesgaron a hablar sin tapujos sobre temas que para muchos caen en el tabú y en lo incómodo. Sabían que apostarle a algo tan doloroso como lo es el suicidio muuuy probablemente generaría todo tipo de reacciones, más aún si se estaban valiendo de una plataforma masiva de streaming como lo es Netflix. Requiere coraje asumir un proyecto como este, y es importantísimo que se sigan haciendo este tipo de producciones, eso sí, sieeeeempre validando sus contenidos con profesionales en la materia a tratar

La banda sonora. Suena cliché, pero siempre he creído que el acompañamiento musical puede darle más o menos fuerza a determinadas escenas, y no podemos negar que fue una jugada interesante que la productora ejecutiva Selena Gómez participara con una canción original. Si no la han escuchado completita, aquí se las dejo:

-Clay Jensen: una curita en la frente para el corazón roto. Sin duda, mi personaje favorito de todo esto, realmente esperaba MUCHO de él, y quedé bastante satisfecha con la actuación de Dylan Minnette. Contrario al libro, Clay se toma su buen tiempo para escuchar cada cinta, lo que refuerza esa agonía que siente nuestro protagonista conforme se adentra en la siguiente razón, cada vez más temeroso de entender su papel en todo esto. Aunque en el libro su aparición se da en la cinta 9, me pareció mucho más impactante que en la serie lo hiciera en la cinta 11, cuando en verdad explota esa frustración que siente por no haber hecho “algo más” por Hannah (lloré en la escena en que Hannah le dice “¿Por qué no me dijiste todo esto cuando estaba viva?”), y lo cierto es que no lo culpo. De hecho, me encantó ese giro del final, que contrario a la sensación de impotencia que nos deja el libro, (porque la verdad sea dicha, no creo que el inútil del señor Porter hiciera mayor cosa al respecto), las acciones de Clay en la serie sí nos dan un poco de “esperanza” y “justicia”, ante la posibilidad de castigo para Bryce Walker, no olvidemos que en la serie los padres de Hannah son MUCHO más activos, tanto así que demandan el colegio.

Con su curita en la frente y sus propias enfermedades mentales que lidiar, Clay es un personaje que impacta por sus complejidades, y todavía no sé muy bien si me agrada la posibilidad de ver a Clay en un futuro con Skye o con Sheri, ¿ustedes qué opinan?

Quedan cosas por hacer: se ha hablado mucho del detalle de la fecha en los vídeos de entrevistas/interrogatorios a los distintos “sospechosos” de tener algo que ver en la muerte de Hannah. Verán que estos vídeos datan de noviembre de 2017, es decir, que siguiendo ese orden de ideas, al día de hoy, Hannah seguiría viva. Si la intención era dejarnos pálidos y pensando, pues sí, lo lograron. Este mensaje se enfatiza aún más con el personaje de Skye, del que no me queda muy claro si estaba pensando en suicidarse también, o si simplemente estaba molesta con Clay por haber tomado distancia. En fin, tanto la serie como el libro recalcan a esta chica algo extravagante y “darks” como una nueva oportunidad que Clay tendrá para validar sus emociones y no quedarse callado, a fin de cuentas, parte de su sentimiento de impotencia/culpa recae en haberse reservado sus sentimientos hacia Hannah y no haberlos puesto del todo sobre la mesa. Tal vez con Skye sí lo logre…

Ahora, vamos con lo que no me gustó de la serie, o mejor dicho, lo que requiere un poco de cuidado.

Advertencias light. Buena parte del boom mediático se ha enfocado en las posibles consecuencias de ver un producto audiovisual como este, que si bien se “cuida en salud” advirtiendo al inicio de ciertos capítulos sobre lo explícito de distintas escenas alusivas al sexo, el consumo de sustancias, el abuso sexual y el suicidio, se queda corto en asesorar al espectador sobre las posibles medidas a tomar ante estas situaciones, es decir, se habla de imágenes fuertes, pero NO se remite una página para visitar en caso de sentir impulsos suicidas, NO se brinda una línea telefónica a la que se pueda llamar si las cosas se ponen feas, todo se reduce al documental de “Behind the Reasons”, pero que no todos deciden/llegan a ver. Por si acaso, aquí se los dejo:

Too much info. Aunque el mini detrás de escenas de “Behind the Reasons” busca en cierta medida “justificar” el proceder del equipo de producción a la hora de hacer ciertas escenas, apoyándose con entrevistas a varios expertos, sigo encontrando cuestionable el drástico manejo que le dieron al suicidio de Hannah: en primer lugar, en el libro no se quita la vida cortándose las venas, sino ingiriendo un frasco de pastillas. ¿A qué se debe que decidieran mostrar un método tan doloroso y sangriento? No lo entiendo, tal vez sea por apelar al gore del asunto para generar mayor impacto visual, cosa que me lleva a un segundo problema, y es que encuentro peligroso que apelando a la crudeza del suicidio, terminen enseñando de forma tan explícita la manera “efectiva” de hacerse daño. No hay una forma “menos mala” de hacerse daño, punto.

Alargar la tortura. Cuando padeces ansiedad, depresión o alguna otra enfermedad mental, ver series como “13 Reasons Why” es un arma de doble filo, y lo digo por experiencia, pues básicamente puedes sentirte muy identificado con alguno o varios de los personajes y rescatar el mensaje positivo de la serie, ese de motivarte a salir adelante, a seguir luchando contra tus demonios, a buscar ayuda en momentos difíciles, pero también puedes sentirte culpable por tus emociones, por ver que Hannah la tuvo fea y tú no la has tenido tan fea pero aún así te sientes mal, por eso hay que tener mucha prudencia con el modo en que vemos este tipo de series, y más cuando día a día crecen los rumores de una posible segunda temporada, pues aunque narrativamente el último episodio de la primera temporada deja suficientes interrogantes para resolverse en una nueva serie de episodios (digo, ¿ALEX sigue vivo o?, ¿realmente intentó suicidarse o fue un intento de alguien más por silenciarlo?) me pregunto si no es alargar la tensión y el sufrimiento de los personajes y de los valientes espectadores que vimos la serie en una sentada.

Supongo que el tiempo nos dirá si el mundo de Hannah y todos en Liberty High continúa o no, pero en lo personal quisiera creer que lo más sensato es dejar hasta aquí, ¿qué opinan ustedes?

En definitiva, “13 Reasons Why” es una serie tan compleja como el libro en que se basó, que pese a sus altos y bajos, terminó por cumplir un objetivo general: ponernos. A hablar. Sobre el suicidio. Si lo hizo de un modo correcto o no, ya lo dejo a decisión de todos ustedes, por eso los espero 24/7 en mi Facebook y Twitter, ¡me encantaría conocer sus percepciones al respecto!

Muchíiiiisimas gracias por acompañarme en este regreso a los post del blog, en verdad espero retomar el rumbo de todo y seguir compartiendo mis palabras con ustedes, ¿y por qué no? que ustedes también me compartan las suyas, aquí estoy 🙂

Por cierto, para aprender más sobre el diálogo sin miedo y la prevención del suicidio, no dejen de visitar el proyecto Todo Mejora, ¡podría ayudar a muchos!

Gracias por leerme, ¡espero verlos en Filbo!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Gracias a todos: lo mejor y lo peor de 2016

Muuuuy buenas tardes, queridos amigos, lectores curiosos y ya fieles visitantes de Si No Le Gusta No Lea, ¿cómo los trata la vida? espero que todavía con el ambiente festivo al cien y muchos sueños e ilusiones para lo que nos depara el año nuevo que se acerca, ¿pueden creer que ya casi cumplimos 2 añitos con este proyecto? es increíble lo rápido que pasa el tiempo…

Hablando del cierre de año y de los habituales listados de “Este año hice…” o “Del 2016 me queda…” y bueno, pese a ser un año malo malo malísimo en muchos aspectos (RIP George </3) , no puedo negar que también fue un año de maravillosas sorpresas literarias y cinematográficas, así que esperando no aburrirlos demasiado, hoy he preparado para ustedes una pequeña selección de mis favoritos y desaciertos del año que ya casi termina, así que prepárense a leer y disfrutar de un recorrido por lo mejor y lo peor de mi 2016.

Literatura en el 2016: el año de las sorpresas

A muchos, este 2016 nos hizo tambalear un poco con los inesperados giros del mundo literario: un músico se llevó un Nobel de Literatura, Muguruza siguió haciendo de las suyas, la Nobel de Literatura del año pasado vino a Colombia y el colectivo de asistentes a Filbo prefirió elogiar a una celebridad mediática de Youtube que a ella, y para rematar nos regalaron una Reforma Tributaria que pone en jaque a la industria editorial (de la que por cierto, aún hoy en día intento vivir), en fin. Altos y bajos, como todo en la vida. Empecemos por lo que me gustó en materia de este año, aclarando que a los siguientes libros no les doy un orden particular, pues cada libro tiene sus cosas buenas y malas, y la verdad no me duele diferir de los listados de los más vendidos, así que aquí vamos:

  • La guerra no tiene rostro de mujer– Svetlana Alexiévich

l1

Un libro que sin duda merecía estar en mi lista de honor. Bien podría ser este o Los muchachos de zinc que también pude leer este año, pero La guerra no tiene rostro de mujer en particular me enamoró por la belleza de sus palabras, incluso a la hora de abordar una temática tan compleja y densa como lo es la guerra. Amo el modo en que Svetlana nos abre los ojos sobre la condición humana, y sobre todo, porque es una voz que a pesar de las amenazas y las investigaciones judiciales, sigue llegando al fondo de las historias sobre las que investiga. Escuchar hablar a esta mujer fue en definitiva de las mejores experiencias de este 2016. Una voz tranquila y frentera en medio de tanto ruido comercial.

  • All the bright places– Jennifer Niven

18460392

Este libro llegó a mis manos gracias a una muuuy buena recomendación de Book City, otro de los proyectos que vi nacer este 2016 y al que le deseo muchos éxitos en 2017. Algunos podrían llamarlo “El nuevo Bajo la misma estrella”, pero lo cierto es que este libro resulta desgarrador sin necesidad de compararlo con otros libros. Conocerán a dos personajes tan caóticos y en conflicto que de seguro se identificarán con ellos y con sus sentimientos. Y ya entrados en gastos, sí, se espera una película para 2018.

  • Una llama entre cenizas– Sabaa Tahir

9788490435496

Este libro llegó a mis manos gracias a un regalo de mi buen amigo Esteban del blog Liberando Letras, que muy amablemente acertó con esta historia, a la que en broma me gusta llamar “El hijo bastardo de Los Juegos del Hambre y Amanecer Rojo“. Una historia con muchísimo potencial y que me tiene en suspenso por saber cómo continuará, así que de 2017 no pasa la lectura de su continuación.

  • Forbidden– Tabitha Suzumacvr9781442419964_9781442419964_hr

De los libros más “tabú” que he leído en mucho tiempo. Una historia no apta para personas de mente cerrada, con un protagonista masculino que arranca lágrimas con el pasar de las páginas y una historia durísima pero a fin de cuentas posible, y eso la hace aún más impactante.

Harry Potter and the Cursed Child pts. 1 and 2- J. K Rowling

harry_potter_and_the_cursed_child_special_rehearsal_edition_book_cover

No podía dejar sin mencionar este bonito regreso de J.K Rowling a la historia del niño mago que nos cautivó a todos en algún momento. Para algunos, es una oda a la zona de comfort de la autora, pero como bien dije en una entrevista a El Tiempo hace unos meses, los Potterheads somos una generación paciente, y recibimos con los brazos abiertos todo lo que amplíe el universo mágico con el que tantos crecimos, y ciertamente este libro nos da algunas respuestas a las incógnitas que quedaron luego de Las Reliquias de la Muerte. Cierto es también que no a todos les gusta leer teatro, se requiere de paciencia para disfrutar de cada escena, pero pienso que este primer acercamiento de Rowling resultó ser una apuesta ganadora, y espero de todo corazón poder ir a ver el producto final a Broadway en 2018.

  • Estrella Errante– Romina Russell

1estrellaerrante

Los integrantes del #TeamRomi quedamos más que satisfechos con esta continuación de la Saga Zodíaco, una serie que cada vez me atrapa más, me hace sentirme orgullosa de mi signo (Leoooo) y que me tiene en angustia AL CIEN esperando su siguiente entrega. ¡Queremos a Romi en Filbo 2017!

Lo peor que leí en 2016:

El piso mil-Katharine McGee

81p4xt9eswl

Hacía mucho que un libro de RBA no me decepcionaba tanto. Esta historia prometía muchísimo (sobre todo teniendo en cuenta que este año he estado pegadísima a Pretty Little Liars, y esto en teoría buscaba acercársele), pero lo cierto es que luego de leerlo quedé bastante desinflada, pues entre tantos personajes e historias, el final resultó ser un fracaso, que no logró enganchar del todo como para asegurar que lea su continuación, y todo esto sumado a un precio caríiiisimo terminan por sacar corriendo, qué tristeza…

Cine en el 2016: qué momento para estar vivos

Si la literatura tuvo altos y bajos, el cine en definitiva no se quedó atrás: la escena local siguió en crecimiento gracias a IndieBo, Bogoshorts y Stoned, tres festivales de cine a los que pude asistir y disfrutar por montones; Leo POR FIN se nos ganó el Oscar, Ryan Reynolds obtuvo su estrella en el paseo de la fama y el girl power arrasó nuevamente en los premios de la Academia.

Siendo así las cosas, ¿qué nos deja este año? veamos algunas de mis favoritas. Eso sí, antes de empezar, aclaro que  aunque varias de mis elegidas fueron producciones del 2015, al haber llegado en 2016 a Colombia entran en el conteo:

  • La chica danesa

Si no hubiera ya ganado un Oscar por La teoría del todo, esta película le habría dado sin duda una estatuilla a mi querido Eddie Redmayne. Una historia durísima, que necesitó de mucha investigación previa para realizar su reseña, y que ratificó a este actor como uno de mis actores favoritos actualmente.

  • Deadpool

¿Qué puedo decir de esta cinta políticamente incorrecta y al mismo tiempo adictiva? Pues bien, el anti-héroe del año se lleva los aplausos de todos, así de sencillo. Primera película de Marvel que en verdad logra atraparme a profundidad. Hablando de Marvel, caso aparte sería X-Men, otra película que me gustó mucho pero que me dejó preocupada por los drásticos cambios que se avecinan para la franquicia, ya veremos…

  • Un juego sin reglas: Nerve

Una película divertidísima, con un elenco muy bien elegido y una reflexión importante sobre el impacto que pueden tener las redes sociales en la vida de una persona. Ideal para una noche de desocupe.

  • Los Ilusionistas 2

Pocas secuelas logran mantener el éxito de sus predecesoras. Por fortuna para todos, Los Ilusionistas logró dicha hazaña, con nuevas y valiosas adiciones al elenco original y una trama que sigue dando de qué hablar. Sigo sin superar la escena del juego de cartas…

  • Trolls

Incluso /yo/ estoy sorprendida de que esta película me haya enamorado más que Buscando a Dory, y no por eso digo que el regreso de Nemo, Marlyn y Dory sea malo, para nada, también disfruté mucho de esa peli, pero lo cierto aquí es que Trolls supo sacarla del estadio con unas voces originales de lujo, un montón de canciones pegajosíiiiiisimas y una historia sobre la felicidad y las motivaciones que todos tenemos en la vida, ¡simplemente genial!

  • Animales fantásticos y dónde encontrarlos

A grandes rasgos, fue un año maravilloso para los fans de Harry Potter: no solo tuvimos nuevo libro, ¡sino también nueva película! Eddie Redmayne logra así meterse por segunda ocasión en nuestro conteo, dándonde vida a un personaje al que no esperaba tomarle tanto cariño, ¡1000 puntos para Hufflepuff! En definitiva una película hecha por y para fans.

  • En primera plana

Esta película fue un baldado de agua fría y un golpe de realidad para empezar el año, con un tema que, como Católica que soy, me dolió muchísimo, pero que sería peor de triste si no se hiciera /algo/ al respecto, así que bueno, esta es la vida, y por fortuna el cine nos ayuda a procesarla…

  • La La Land

¡JA! No pensaron que luego del tremendo spam en mi Facebook y Twitter iba a dejar por fuera a mi gran película favorita del 2016, ¿o sí? La La Land enamora, cautiva, derriiiiite de amor, y aunque no todo el público disfruta de los musicales, realmente me alegra que esta cinta esté brillando tanto en la temporada de premios. Al menos, el premio de mi ❤ ya lo tiene…

Lo peor que vi en 2016:

  • Pasajeros

No me malinterpreten, sigo admirando y respetando el trabajo de Jennifer Lawrence, pero lo cierto es que esta película no fue digna de ella, con tantos clichés, escenas predecibles y diálogos forzados que en verdad fue un alivio poder llegar al final de la cinta para escuchar lo único bueno que tiene, y es la banda sonora a cargo de Imagine Dragons con su canción “Levitate”. Lástima que esta fuera mi primera vez viendo a Chris Pratt en acción, ahora tendré que verlo en otras pelis para pasar este mal trago…

Y bueno, aquí termina este listado de lo bueno y lo no tan bueno del año que termina, ¿qué tal les pareció? en verdad, son muchas las películas que me hubiera gustado elogiar y aplaudir, pero condensar todo un año de lecturas e idas a cine en un solo post era una labor titánica, así que tuve que pensarlo mucho y bueno, si desean seguir leyendo de cine y literatura, aquí en el blog encuentran los post de toooooooooodo el año.

De todo corazón, espero que este año nuevo que se acerca les traiga eso que tanto anhelan en sus mentes y en sus pensamientos, que cada reto traiga la satisfacción del deber cumplido, y por supuesto, que nunca pero nunca les falte el amor, la amistad, los buenos libros y las buenas películas. ¡Nos leemos en 2017!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Lecciones de vida: mis frases favoritas de “Dos chicos besándose” de David Levithan

Buenas tardes queridos lectores y lectoras, ¿cómo los trata la vida? espero que muy pero muy bien, ya casi se acaba este mes, ¡por fiiiiiiiiiiiiiin!

Como es el último miércoles del mes del Amor y la Amistad, quisiera hacer algo un poquito diferente, y en lugar de darles una reseñita full como suelo hacer, el plan de hoy es que en este miércoles de libros se enamoren de mi recomendado gracias a algunas de sus frases. Para ello, los invito a que se pongan cómodos, se abriguen si tienen frío y se preparen para conocer una historia sobre un mundo de colores, lágrimas, y ante todo, amor en todas sus formas.

El amor del que nos hablan en el libro, es ese amor por el que muchos han muerto, por el que tuvieron que dejar este mundo antes de tiempo y que todavía sigue buscando su validación y reconocimiento. ¿Llegará a obtenerlo algún día? quisiera creer que sí, pues novelas como esta te dejan con un nudo en la garganta y reflexionando sobre lo que cada uno de nosotros guarda en el alma: ¿es amor?, ¿es odio?, ¿o es acaso, un ávido deseo de terminar con todo de una vez por todas? Sea lo uno o lo otro, esta historia es tan directa y profunda que muy posiblemente quedará dando vueltas en la cabeza de cada uno, al menos por un ratico. Quién quita que lean alguna de estas frases, les quede gustando y se animen a leer el libro, sería genial…

Advertencia: si usted se considera homofóbico o si le incomoda leer sobre un chico besando a otro chico, por favor cierre esta reseña y vuelva pronto…

Bueno, quedamos los que quedamos, así que empecemos con esta, mi selección de frases/fragmentos favoritos del libro “Dos chicos besándose”, distribuido en Colombia por Ediciones Urano y resultado de la talentosa pluma del autor y editor David Levithan (el mismo de “Will Grayson, Will Grayson”, “Cada día”, “Cuaderno para dos”, entre otros):

-“Amar es tan doloroso, ¿cómo se lo podríamos desear a alguien? Y el amor es tan esencial., ¿cómo podríamos interponernos en su camino?”

-“Pensamos en nosotros como criaturas marcadas por una inteligencia particular. Pero una de nuestras mejores características es la incapacidad de nuestra expectativa para imitar la experiencia que estamos esperando. La expectativa que tenemos de la alegría nunca es lo mismo que la alegría. La expectativa del dolor nunca es lo mismo que el dolor. Las expectativas de un desafío nunca son lo mismo que el desafío en sí mismo. Si pudiéramos sentir aquello que tememos antes de que suceda, nos traumatizaríamos. De modo que, en su lugar, nos aventuramos por la vida pensando que sabemos cómo serán las cosas, pero sin saber nada de cómo serán realmente”.

-“La frase emitir juicios apresurados es estúpida. A la hora de juzgar, la mayoría de nosotros no tenemos que apresurarnos. Ni siquiera tenemos que abandonar el sillón. Es tan fácil emitir un juicio”.

-“El amor, piensa, es una mentira que las personas se dicen unas a otras para que el mundo sea tolerable”.

-“La muerte es dura, y enfrentarse a la muerte es doloroso. Pero todavía más dolorosa es la sensación de que a nadie le importa. No tener un solo amigo en el mundo”.

-“Cuantas menos conexiones se tenga con el mundo, más fácil es marcharse…”.

-Es decir, a veces el poder de la furia es tan intenso que lo disparas hacia todos lados. Aun cuando, para ser sinceros, uno debería disparar su furia sobre las personas con las cuales uno está verdaderamente enojado, las personas que realmente merecen esa furia”.

-“En general, es algo que solo hay que aprender una vez: así como no existe el para siempre, tampoco existe lo completo.”

-“Sabemos lo que es estar vivo en el presente pero muerto en el futuro. Pero tú eres lo contrario: tu futuro ser sigue vivo. Tienes una responsabilidad con tu futuro ser, que es alguien a quien, quizás todavía no conozcas, quizás todavía no comprendas. Porque hasta que mueras, ese ser futuro tiene tanta vida como tú mismo”.

-“Pasamos tantos minutos, horas y días sin valorar la vida, sin sentirla demasiado, dejando que transcurra. Pero luego hay momentos como este en que la vivacidad de la vida es cristalina, palpable, innegable. Es la boya final a la que aferrarse cuando uno se está ahogando. Es la salvación”.

-“Existe lo repentino y lo ineludible. Y en el medio, está la vida”.

¿Qué tal? si ya leyeron este libro y tienen alguna otra frase para compartir, con muchísimo gusto pueden hacérmela saber en los comentarios de este post o en mi Facebook.

Amen mucho, vivan y dejen vivir  ❤

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

¿El ocaso de la distopía?: el infortunado desenlace de “Leal”

Muy buenas noches, queridos lectores y lectoras de Si No Le Gusta No Lea, ¿cómo los trata la vida? Espero que muy bien, preparando sus ajustadas agendas para el fin de semana que se acerca  luego de un jueves que se sintió más como un lunes, pero que por fortuna duró menos que el habitual Blue Day. ¿Ya fueron a Indiebo? ¡Todavía les quedan 2 días para aprovechar! Muuuuy recomendada la programación en Andino y Avenida Chile, en donde tuve el placer de ver “Life, Animated”,un documental hermoso sobre una persona con autismo, que encuentra en las películas clásicas de Disney el modo ideal de conectarse con su realidad y con quienes lo rodean. En definitiva, una película muy “yo”, por decirlo de algún modo.

Luego de mi breve resumen de actividades, me imagino que muchos se estarán preguntando la razón de este inesperado post, sobre todo teniendo en cuenta que ni es lunes de cine, ni miércoles  de libros, y es entendible que se sorprendan, últimamente mi agenda da un poco de miedo, pero no podía quedarme sin comentar un poco con ustedes sobre los hechos recientes en materia de adaptaciones cinematográficas Young Adult, esas que tanto nos gusta ver y comentar en este espacio.

Para la infinita tristeza de algunos, y la poca sorpresa de otros, hoy hablaremos un poco sobre la repentina salida de las agendas cinematográficas de la última entrega de la Saga Divergente, Ascendant, que según reveló el día de ayer el portal de noticias Variety, no se estrenará en las salas de cine en junio de 2017 como se tenía presupuestado, sino que por el contrario, adoptará el formato de película para televisión, seguida de una serie tipo spin-off, con nuevos personajes y la incertidumbre de si será una serie para algún canal, o si se dejará seducir por las dinámicas exitosas del streaming, que lo digan HBO, Amazon y Netflix, cuyos números y nominaciones a los Emmy los dejan bastante bien parados en la industria.

La pregunta principal a abordar aquí es: ¿realmente debía tomarnos por sorpresa esta decisión de los estudios Lionsgate/Summit? Resulta necesario volver un poco atrás en el tiempo para entender la peligrosa suma de factores que llevaron a que hoy debamos aceptar el hecho de que no veremos a Theo James llorando a lágrima viva en la pantalla grande.

Cuando por allá en 2008 se reveló que la última entrega de la saga Harry Potter comprendería no una, sino dos películas, el sentimiento general fue de gozo, ¡la saga no acabaría tan pronto como esperábamos, veríamos más veces a nuestro trío maravilla, yippy yay yay! Desde entonces, la tendencia a alargar los finales se mantuvo, con algunos casos más acertados que otros: Amanecer Partes 1 y 2, Sinsajo Partes 1 y 2, El Hobbit partes 1, 2  y 3, y la lista pareciera querer seguir y seguir, pero ¿realmente funciona la estrategia?

 

breaking_dawn_part_1_and_part_2_poster_by_tokimemota-d5799qavuestro-top-trilogia-el-hobbit-original

Cuando miramos los libros en que se basaron estas cintas, y particularmente tomamos el ejemplo de Leal, de Veronica Roth, el sentimiento general se traduce en una simple frase: no era necesario. Si de divisiones se tratara, hubiera sido más sensato explotar a cabalidad la trama del segundo libro de la serie, Insurgente, y no alargar de forma innecesaria el drama del que fuera el cierre de la historia, y con él la paciencia /casi/ infinita de una horda de Iniciados (como se hacen llamar los seguidores de la saga) ansiosos por ver morir en pantalla a *spoiler* y a *spoiler*.

gallery-1447352007-allegiant-trischar-ausjpg

Pese a haber leído la saga con juicio, haberla vendido y promocionado en mi anterior empleo e incluso haberla reseñado en este espacio, no puedo negar que fui de las que desde el inicio se cuestionó por la pertinencia de dicha elección de alargar la última entrega de la saga. ¿Se trataba de hacer más dinero?, ¿consolidar al elenco aún más en sus carreras actorales?, ¿terminar de posicionar a Lionsgate como amo y señor de las adaptaciones juveniles?

Fuera por la razón que fuera, lo cierto es que este caos empezó en el momento mismo en que se perdió el rumbo del libro original y decidieron crear un producto visualmente impactante pero poco fidedigno a la trama creada por Roth, hecho que solo se acentúa aún más con el anuncio de una serie de televisión que de algún modo continuaría con el universo de los cuatro libros anteriores, pero introduciendo a nuevos personajes, aunque ya hablaremos de ello más adelante.

No suelo oponerme a la flexibilidad de discurso de una película, siempre y cuando sea fiel a la esencia de lo que en su momento propuso el autor, pero desde Insurgente fueron cambiando muchas cosas, y llegamos a una tercera película, Leal, que pese a ser genial de ver en formatos como IMAX o Dinamix, no logró generar la expectativa necesaria para preparar a su audiencia a esperar año y medio para por fin dar cierre a la saga en las salas de cine, y ese desencanto del público se hizo evidente en su asistencia a las salas de cine. Miremos un poco los reportes de taquilla:

Divergente: 288 millones de dólares.

Insurgente: 297 millones de dólares.

Leal: 179 millones de dólares.

Pese a tener una audiencia fiel y paciente, el cine, como todo en la vida, no se basa en las buenas intenciones, sino en el dinero que le representa a una productora el esfuerzo de sacar adelante un proyecto como este, y muy posiblemente entrara en juego el drástico descenso de dinero en la taquilla en la decisión de no continuar con la producción de  Ascendant del modo en que se tenía presupuestado inicialmente.

Ahora, no podemos ignorar que la decepción en taquilla no solo se sintió en esta franquicia distópica: con la mano en el corazón he de reconocer que mis amadísimos Juegos del Hambre también aprendieron la lección, cuando Sinsajo Parte 2, el cierre de la saga de Suzanne Collins, tuvo una taquilla menor a la que se esperaba con un total mundial de 653 milones de dólares, vs. los 755 millones de dólares de Sinsajo Parte 1 y los brutales 865 millones de dólares de En Llamas, como resultado de varios factores, como lo fueron el temor colectivo de los hechos terroristas que opacaron en buena medida el despliegue mediático y de apariciones en prensa que se había planeado hacer para despedir la franquicia, que sumado a la dureza (¿y objetividad?) de los críticos en sus reseñas previas al estreno mundial, condenaron a nuestro Sinsajo a salir bien parada a grandes rasgos de las turbias aguas del Box Office, pero sin llegar a alcanzar las cifras históricas como se esperaba que llegara a hacer. Qué lástima.

the-hunger-games-posters.jpg

Otro caso para el tintero: en enero corrimos como locos a las salas de cine a ver La Quinta Ola,que en su momento prometiera ser el rival perfecto para terminar de rematar a Leal en su serie de eventos desafortunados, pero oh sorpresa, ¡A La Quinta Ola tampoco le fue bien! Esta es la fecha en que todavía no sabemos si se hará la película del segundo libro de esa serie, (El Mar Infinito), y el silencio tanto de productores como del autor de la serie Rick Yancey no resultan alentadores.

Otro caso que tiene en vilo a los espectadores de este género es el cambio en la fecha de estreno de Cura Mortal, desenlace de la trilogía Maze Runner de James Dashner, (cuya película tuvieron la sensatez de no dividir en parte 1 y parte 2, gracias a Dios), pero que tristemente, debido a varios factores ya no verá la luz en 2017 sino en 2018. Dame paciencia, señor, esa sí que la quiero ver.

Teniendo este año dos películas distópicas (que prometían mucho) terminar con poca taquilla a nivel mundial, debe abrirse el debate para indagar sobre si realmente queremos seguir viendo estas adaptaciones llenar nuestras carteleras, o si por el contrario es hora de dejar reposar un poco el tema y dar espacio a otras propuestas juveniles con igual mérito y cabida en la industria, como lo son Nerve,  que en Colombia se estrena el 25 de septiembre, y El hogar de Miss Peregrine para niños Peculiares, que se estrena el 29 de ese mismo mes.

¿Pausa de trailers?

¡Pausa de trailers!

Otra señal de lo que iba a pasar en el caso de Ascendant fue la discreta presencia de los estudios Lionsgate-Summit en el marco de la San Diego Comic Con, dícese EL evento geek del año. En años anteriores, Shailene Woodley, Theo James y compañía participaron del panel de la saga Divergente, y para sospecha de todos nosotros, este año no se avisó panel de Ascendant. Todo apunta a que los propios estudios cinematográficos ya tenían esta decisión tomada desde hace mucho, y ahora tienen toda su atención puesta en su siguiente apuesta, el bombazo de nostalgia con trajes de colores de los Power Rangers.

Power-Rangers-2017-Reboot-Costumes-HDimages (1)

En definitiva, se acerca una temporada de retos distópicos, siendo la película de Ascendant para televisión el que más incierto se me hace: ¿Mantendrán acaso al elenco original? ¿Se estrenará en simultánea mundial la película o tendremos que buscar livestreams?¿Será Netflix o Amazon el nuevo guardián del legado de la historia de Veronica Roth? ¿Tendrá futuro el spin-off? Supongo que solo el tiempo nos lo dirá.

Para terminar, quiero dejar algo claro: no porque la taquilla sea mala significa que el género literario o cinematográfico sea malo, pero no podemos negar que muchas veces los excesos son malos, y del mismo modo en que en su momento Hermosas Criaturas le dio un cierre triste al ciclo de cine de romance paranormal, posiblemente estemos llegando a la gota que rebasa la copa de las producciones de corte post-apocalíptico, y teniendo en nuestro haber tan buenos libros que explotan el tema, tal vez lo mejor sea no arriesgarnos a sacrificar la calidad literaria y narrativa en pro de una cifra de taquilla.

Ya veremos, ya veremos.

Muchísimas gracias por acompañarme en este viernes casual en Si No Le Gusta No Lea, les recuerdo que en Twitter y Facebook siempre estoy esperándolos para comentar juntos todo lo que escribo por aquí y lo que pasa en el mundo del cine y la literatura.

Buen fin de semana para todos, y ya saben, si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Diarios de Filbo 2016: ¡Ahí viene la Nobel!

 

Muy buenas noches queridos cuchurrumís, ¿cómo los trata la vida? Espero que muy bien, luego de que tuviéramos un festivo para descansar, consentir a mamá y leer mucho. Hablando de mamá, ¿le regalaron libros? Yo sí, le conseguí el libro del Papa Francisco y se puso feliz y dichosa…

Pasando a lo que nos concierne, les cuento que esta pequeña colección de posts alusivos a mis aventuras en Filbo venía haciéndose esperar en un rinconcito de mi escritorio, y días y días abría los archivitos y les daba vueltas, porque la verdad es que no tenía idea de por dónde empezar a escribir, así que dije “Bueno, que sea en orden cronológico pues”, lo que nos trae al primer día de los varios que tuve la suerte de pasar en Filbo, ese evento tan sagrado para muchos, satanizado por otros, y es que algo es cierto: esta Feria nos dejó con muuuucho en qué pensar.

Esta primera entrada se la quiero dedicar a la Nobel de Literatura 2015, Svetlana Alexiévich, quien nos honró con su visita desde Bielorrusia. Luego de perder la batalla contra mi jefe y no poder asistir al conversatorio del jueves 21 en la Filbo a propósito de su libro “La guerra no tiene rostro de mujer”, mi última oportunidad estaba en su conversatorio con Martha Ruiz el sábado 23 en la Biblioteca Pública Virgilio Barco con motivo de la celebración de los 15 años de la Red de Bibliotecas públicas Biblored. Viviendo a dos cuadras de dicha biblioteca, era ahora o nunca, y pensaba “así me evito el caos con Germán y llego más tardecito a Corferias”, porque sí, me olía el caos que habría con Germán, pero ya hablaremos de ello más adelante.

Fue así que a las 8:00 am llegué a la Virgilio, con mis ejemplares de “La guerra no tiene rostro de mujer” y “Los muchachos de zinc”, (editados y distribuidos en Colombia por Penguin Random House Mondadori), y aunque el evento no empezaba hasta las  11 de la mañana, no sabía a qué tipo de público atenerme, así que preferí llegar con tiempo. Al llegar me encontré con los estudiantes de grado once del Instituto Educativo Distrital Sevilla, que habían llegado a las 5:00 de la mañana para “quedar de primeros y poder hacer la tarea de literatura”, así que no estaría sola conforme esperaba a que el tiempo pasara. La incertidumbre era total, ¿llegaría mucha gente?, ¿firmaría ejemplares? A esa hora ya se había anunciado la cancelación de la firma de libros de la autora en Feria por cuestiones de salud, así tal vez esta fuera la única opción. Mis sospechas sobre una posible sobrepoblación de lectores-con-ganas-de-Nobel se confirmaron cuando empezaron a llegar buses provenientes de las otras Bibliotecas Mayores de la red (Tunal, Tintal, Julio Mario Santo Domingo), y en ellos cientos de lectores ávidos por celebrar los quince años de la red y por supuesto de escuchar a la Nobel. ¿Adivinen a quiénes dejaron entrar de últimas? Yep, a nosotros, fieles madrugadores de la Virgilio. Al momento de entrar al auditorio, cuya capacidad era de 400-500 personas, el recinto ya estaba lleno en más del 70- 80%. Hubiera llegado más tarde y no habría clasificado a cupo, fin. Aun así, la expectativa era total, y las horas de espera se vieron justificadas cuando con manos temblorosas y el corazón a toda marcha vi hacer su entrada a Svetlana.

IMG_6275

IMG_6278

Svetlana Alexiévich y la periodista Marta Ruiz.

 

Ahí donde la ven, esta mujer de contextura pequeña y mirada infinitamente triste, tiene en su haber una infinidad de anécdotas y mensajes valiosos para compartir, y sabía por boca de otros compañeros que la habían podido ver en sus demás conferencias que escucharla era una experiencia fascinante, así que con papel y lápiz en mano me dispuse a abrir la mente y el corazón para lo que Alexiévich tuviera que decirle a su audiencia colombiana. Las frases eran muchas, los sentimientos aún más, así que en lugar de parafrasear lo que pude anotar ese día, prefiero transcribirlo de forma literal, intentando seguir el orden que tuvo la conversación ese día, así que aquí vamos:

“Cada persona es una nueva visión del mundo, un nuevo entendimiento.”

“El hecho de haber nacido en un pueblo pequeño me permitió tener una mirada justa de lo que sucede.”

“No se puede imponer una idea por más bonita que sea…”

“La sociedad debe evolucionar, pero con evolución, no con imposición.”

“La libertad es un camino largo.”

“Putin es el resultado de muchas guerras, pero no la persona, la idea.”

“La guerra sigue, no va a terminar pronto, Rusia quiere ser un gran imperio todavía.”

“La causa profunda de la catástrofe de Chernóbil fue que las personas no estuvieron a la altura de las tecnologías que habían inventado.”

“Mientras más avanzamos y progresamos, mayor es el peligro atómico…”

“Las nubes de Chernóbil llegaron a África, nosotros en Bielorrusia tuvimos este viento de Chernóbil por cuatro años.”

“Cualquier dictadura es un poder de poca cultura.”

“Los bielorrusos somos cajas negras que guardamos la información para otras personas.”

“No se puede llenar a una persona de sólo historias trágicas y terribles. Quiero que mi lector entienda el horror pero el amor y la belleza son herramientas para poder procesar todo esto, para aprender de esto.”

“Cada persona cuenta su verdad y de allí surge su imagen del tiempo.”

“Necesitamos tener una vela prendida en nuestra alma para conservar esa humanidad que nos queda.”

“El hombre es víctima y preso de la cultura de la guerra, cree que es algo normal (…) la mujer, pese a ir al frente, no le era agradable matar…”

“Hay que matar las ideas, no las personas…”

“Nosotros los escritores no somos nada especial, es mi profesión y trato de vivirla de manera honesta.”

“Yo no hago una entrevista, yo escucho sobre la vida.”

“Yo amo a las personas, pero a veces me dan miedo las personas.”

“Mi relación con el poder desde el Nobel no ha cambiado.”

“Las voces son textos.”

“-Cuando se enteró del Nobel, estaba planchando… ¿Cómo cambió su vida?

-¡Sigo planchando igual!”

 Resulta difícil no sentir algo conforme avanza la conversación y afloran temas a los que como colombianos ya nos hemos acostumbrado: el dolor, la muerte, la guerra, pero también la fe, la esperanza y el perdón. Para alguien que ha estado en las ruinas de Chernóbil, en Afganistán,  y que ha enfrentado varios procesos legales por supuesta calumnia y difamación, sorprende el amor profundo que Alexiévich manifiesta sentir por la especie humana y por la vida. Su llamado es a buscar dentro de cada uno de nosotros la humanidad que nos queda, a mantener vivo lo mejor de nuestro ser, y a confiar en que, de algún modo, el mundo que verán nuestros sucesores será mucho mejor que ese en que hemos estado viviendo.

Como literata, esta experiencia resultó conmovedora en más de un sentido. En cierta medida me identificaba con esta mujer, con su deseo de honrar nuestra profesión y nuestro quehacer literario de buscar la belleza y la verdad en lo más oscuro y recóndito del ser humano. Como dije en un post de Facebook de esa misma fecha, la palabra es la tinta del libro de la vida, y recae en cada uno la responsabilidad de lo que hagamos con ella.

Contra todo deseo, el tiempo pasó y cuando menos me esperaba, la conversación fue llegando a su fin, y en medio de una ovación de pie que aplaudía frenéticamente, Alexiévich se retiró del auditorio rodeada de un dispositivo de seguridad bastante amplio y, la verdad sea dicha, algo paranóico.

Saliendo de la charla supe que la visita de la Nobel por la Biblioteca continuaba, y junto a otras  6 personas intentamos acercarnos a la sala VIP en donde estaba tomando unos pasabocas, sin grandes cámaras ni alardeos, sólo con nuestros libros y los dedos cruzados esperando un milagro. La policía y trabajadores de la biblioteca nos vieron, y muy campantemente cerraron las puertas y cortinas para que no pudiéramos ver nada. Por supuesto, a madame Diana Uribe sí la dejaron entrar, renombre llama renombre, c’est la vie.

Sin firma en mis libros pero con muchos pensamientos revoloteando en mi cabeza me fui de la Virgilio, sabiendo que no olvidaría jamás la mañana en que pude escuchar a una Nobel de Literatura.

La velada no acababa ahí, desde temprano me esperaba en la Feria mi mejor amiga de la oficina para entrar juntas al conversatorio con Nanette Blitz, quien fuera amiga de Ana Frank. Dicho conversatorio tuvo lugar en el pabellón de Holanda, simplemente maravilloso.

IMG_6285

Resultaba difícil sollozar conforme la señora Nanette entró a describir el modo en que su vida dio un giro espantoso hasta convertirse en una pesadilla, en la que por supuesto, no faltaron las menciones a Ana, la joven cuyo Diario fue el primer acercamiento de muchos de nosotros a la tragedia del Genocidio Nazi y la Segunda Guerra Mundial. Aunque el Diario lo leí hace muchos años, fue inevitable no llorar cuando Nanette dijo “Ana empezó a escribir en la escuela y siguió en su refugio. Tenía una opinión, una opinión del mundo, hubiera sido una gran escritora.”

Joder, a veces me pregunto por qué la gente buena como ella muere y la gente porquería sigue por ahí…

No los culpo si lloran, yo lo hice en su momento, porque a pesar de lo corta de la conversación, fue latente su invitación a no olvidar jamás ese episodio, pero siempre guardando la esperanza de que nuestros sueños y planes nos lleven hacia un futuro mejor, en el que jamás se repita un horror como ese.

En definitiva, otro momento para atesorar por siempre, y bueno, ya les contaré cómo me va con el libro de Nanette, que por fortuna me pudo firmar después de la charla…

IMG_6300

IMG_6292

Habiendo cumplido con mis metas del día, llegó el turno para enfrentar la dura realidad: Corferias estaba imposible, y no era mucho lo que se pudiera hacer salvo huir despavorida. Por fortuna para mí, me encontré con unos amigos con quienes acabé comiendo pizza y arreglando el país.

¿Esperaba caos al llegar a Corferias? Sí. ¿Esperaba que se hubieran agotado las boletas y que Corferias colapsara de modo apocalíptico dejando por fuera a miles de personas? No, en definitiva no.

Aquí quiero decir algo: sí, duele que muchos prefieran ver en vivo a un Youtuber que conocer de primera mano el testimonio de una sobreviviente del Holocausto Nazi, pero sin entrar en polémicas, el problema mayor estuvo en que Corferias no brindó de modo alguno las garantías para que tanto los que iban por un Youtuber como los que iban por otro tipo de eventos y autores pudieran disfrutar de la Feria, y para muchas personas fue el fin de su tradición de ir a la Feria, porque no todos tienen la paciencia para ir al mismo lugar más de una vez y hacer las filas eternas con santa paciencia, todo para enterarse de que el aforo ya no da más y que deben volver otro día.

¿Acaso a futuro se desplazará a autores de mayor trayectoria para dejarle todo el espacio a las nuevas generaciones mediáticas? Aunque todas las generalizaciones suelen terminar mal, no niego que me inquieta un poco el preguntarnos para dónde va la Feria, y si realmente es o no el espacio pertinente para estos jóvenes cuyas “memorias” lideran las listas de más vendidos y llenan de dinero los bolsillos de la cada vez más diversa industria editorial. ¿Es rentable que todo Corferias se llene casi que exclusivamente con el público de un único libro de una única editorial en un día clave para el mercado como lo es un sábado? Ahí les dejo la inquietud para que reflexionemos juntos sobre lo que está pasando…

Este primer acercamiento a Filbo 2016 fue un abrebocas de lo que vendría en días posteriores: muchas emociones, encuentros inesperados y libros, muchos libros para recomendar, así que no se despeguen de Si No Le Gusta No Lea, que esto apenas comienza…

Gracias por compartir esta noche conmigo, recuerden que siempre estoy en Facebook y Twitter para leerlos en vivo y en directo y seguir recorriendo juntos esta autopista salvaje llamada vida. ¡Muchos ánimos que esta semana es cortica!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!