Un malo con mucho estilo: reseña de “Deadpool”

¡Nunca es mal momento para hablar de cine!

Sí, ese es mi argumento estrella para estar compartiendo con ustedes un momento atípico de cine aquí en Si No Le Gusta No Lea, así sea jueves y no lunes, woopsie!!

Antes de comenzar, quiero pedirles que, si son menores de 15 años, por favor se abstengan de ver o comentar esta reseña, ¡la película de hoy es PG+15 e intento respetar eso!

¿Siguen aquí? Bien, asumo que eso significa que tienen de 15 para arriba. ¡Bienvenidos!

La reseña de hoy pretende ser divertidísima, y es el resultado de una pequeña encuesta que hice entre algunos lectores del blog, sobre qué película debería reseñar a continuación, y bueno, digamos que nuestro especial de Nominadas al Òscar tendrá que esperar, porque hoy nos vamos de chimichangas con esta película, así que comencemos con el tráiler:

 

 

Ahora que hemos visto de qué va la película, quiero empezar aclarando que mis acercamientos al Universo Marvel han sido pocos, si no nulos: ya les había hablado un poco de ello cuando reseñé Era de Ultrón hace unos meses, y  la verdad sea dicha, si acabé un viernes en la noche viendo esta película en lugar de “Carol”, fue porque la curiosidad me venció, mis amigas se pasaron de persuasivas, y no tuve de otra más que dejarme atrapar por el humor negro y peculiar de “Deadpool”.

Deadpool. Lista asesina. Un nombre sencillo para la encarnación misma del anti-héroe cómico-trágico. La cinta, dirigida por Joss Whedon nos presenta la patética vida de Wade Wilson (A.k.a Ryan Reynolds), un malo que se gana la vida saldando cuentas ajenas e intimidando a los enemigos del mejor postor. Sí, cuando hablaba de anti-héroe era en serio.

En el momento en que una terrible enfermedad pone en peligro su vida y el romance apasionado que sostiene con su chica ,Vanessa (Morena Baccarin), nuestro temeroso y arriesgado protagonista decide entrar a hacer parte de un experimento que involucra mutación, experimento con el que en teoría, recuperará la salud y se convertirá en algo “súper”, ¿pero y si el precio a pagar es demasiado alto?

Al ver que su mutación no sale tan bien como se esperaba, y ganarse a uno que otro enemigo en el proceso, Wade termina por ocultar su rostro debajo de una máscara, roja como la sangre, y es que si hay /algo/ que verán en esta película es eso, sangre de la barata e intencionalmente cómica, porque en definitiva, el humor negro de esta película es cosa seria, y se encarna plenamente en el personaje principal.

Wade lo ha perdido todo, incluyendo a su amor, y antes de recuperarlo tendrá que cobrar venganza a quienes arruinaron su perfecta vida imperfecta. ¿Lo logrará?

En su afán por hacer pagar a los malos-malos, nuestro enmascarado amigo se encontrará con el debate sobre lo que es ser realmente malo, y con unos personajes /también mutantes chan chan chan/ que contra viento y marea, querrán que se una a su equipo, ¿de quiénes creen que se trata? 😉

No, no les voy a decir, si son mayores de 15 de seguro pueden ir a ver la peli a su sala de cine más cercana.

Ahora, como de costumbre, llegamos a ese momento incómodo de la reseña en que me pongo medio técnica y digo lo que me gustó y lo que no:

En primer lugar, debo decir que Deadpool me dio estricta y exactamente lo que esperaba tras ver el tráiler. No hubo mayores sorpresas (exceptuando un cameo divertido por ahí) aparte de lo que se prometía en el tráiler: humor y sangre nos dieron en los teasers, y humor y sangre nos dieron en la cinta, fin.

De hecho, hasta la escena post-créditos, ya tan tradicional en las producciones de Marvel, resultó más bien floja. No sé si el poco encanto que sentí fue por mi 1) lejanía de las sagas cinematográficas de Marvel o 2) no ser una fanática de este tipo de bromas pesadas, gore y referencias sexuales aquí y allá, (en serio, en mi sala había 3 niños como de 12 años que se burlaban de bromas sexuales que ni yo, a mis 23, entendía. Mal, todo mal). Aunque supongo que /en realidad/está bien, no podemos negar que hoy en día nuestros niños y prepubertos acceden a diario a contenidos de peor calibre de los que lo que se ve en Deadpool, y pensaría que esta película en algo los dejará pensando. Espero.

Pasando al lado amable de las cosas, me gustó mucho el modo en que Marvel decidió romper los estereotipos del superhéroe que de alguna manera encuentra la “redención” en sus aventuras y compromisos de salvar ciudadanos y hacer el bien sin mirar a quién, neeeeeh, nada de esto lo veremos de ningún  modo en Deadpool. Nuestro sujeto patea traseros, lo disfruta e incluso lo acompaña de excelentes piezas musicales *larga vida a Wham!!* y si tiene un punto débil o una venita sensible por ahí, es cuando se involucra a su chica. Ahora, si logra un final feliz con ella o no, queda a discusión del público, porque no podemos negar que, si dos almas retorcidas se encuentran y se quieren, pues bueno, dejémoslas ser a pesar de los posibles balazos que conlleve su relación.

Deadpool es de esas cintas que nos hacen abrazar la adultez, abrazar lo darks de la vida y querer buscar una risa o broma aún en los momentos más complicados y oscuros, porque aunque todo salga mal, si hay amor, no importa si terminas siendo el malo de la peli.

Espero se hayan divertido un poco con mis fallidos intentos de explicar mis ambigüedades y sensaciones mientras estaba viendo esta película, y bueno, con algo de suerte, muy pronto volveré con reseñas un poco más sensatas en cuanto estrene oficialmente mi 5Pass, yaaaaay!!! Lo que hay es cine y libros para reseñar, ¡su paciencia se verá recompensada!

Les recuerdo que estamos en Facebook y Twitter, y que en cada red social venimos con muchas muchas sorpresas para ustedes ❤

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡Chimichangas!

PHI6pg1OTJj5LO_1_l

Anuncios

Los límites del amor: “Forbidden/Prohibido” de Tabitha Suzuma

¡Bienvenidos a un nuevo miércoles de libros en Si No Le Gusta No Lea!

¿Cómo los trata la semana?, ¿ya tienen su 5Pass Cineco? yo estoy que salgo corriendo por el mío, la dupla de cine y literatura es una constante en este blog, y de todo corazón deseo que ustedes también se emocionen y hagan parte de estos dos mundos.

Hoy me alegra estar de regreso con una reseña de un libro que no esperaba que me atrapara tanto, y que al final me dejó bastante pensativa sobre lo que hoy llamamos o no “amor”, un concepto que junto con la vida y la muerte son los tres grandes temas que suelen alimentar y nutrir a la literatura. El libro de hoy ya había sido reseñado en su momento por mi buen amigo Esteban del blog Liberando Letras, y me alegra saber que ambos coincidimos en que es una historia que vale la pena leer.

El libro, escrito por la londinense Tabitha Suzuma, llegó a mis manos de un modo curioso: acababa de dar una conferencia en la librería del FCE de Bogotá, y como de costumbre, aproveché para recorrer el lugar, llevarme un libro que me atrapara, y que por cierto, estuviera a muy buen precio (sigh, los buenos días en que se podían comprar libros en inglés…) así que bueno, tras unos meses de espera en mi librería, “Forbidden” y yo empezamos a leernos:

La historia nos presenta un escenario en apariencia sencillo: conocemos un pequeño barrio de Londres, y en él una pequeña casa con una no-tan-pequeña familia disfuncional, en la que el padre se ha ido para empezar una nueva vida con otra pareja, mientras la madre hace de todo para evadir sus responsabilidades como cabeza de familia a cargo de cinco hijos. Por fortuna para ella, dos de dichos hijos ya son adolescentes, Maya y Lochan, de 16 y 17 años respectivamente, y si alguien se encarga de mantener todo funcionando, son ellos dos.

Precisamente, es en estos dos jóvenes hermanos en que se centra esta historia profunda, desgarradora y reflexiva: para ellos, crecer ha sido una respuesta obligada al constante abandono al que los somete su madre, una mujer irresponsable que suele culpar a sus hijos de todo lo malo que pasa en el mundo, y que encuentra en su amante y en el alcohol la escapatoria perfecta a la realidad que debe vivir. Es así que Maya y Lochan deben hacerse cargo de Kit de 13 años, rebelde y entrando a pasos agigantados en la adolescencia, Tiffin de 8, atlético y propenso a escabullirse de casa para salir a jugar fútbol con sus amigos, y Willa de 5, una pequeña dulce y bastante perceptiva para su corta edad.

Guiados por el permanente temor a ser descubiertos por Servicios Infantiles y a que los separen para darlos en adopción, los dos hermanos mayores hacen las veces de guardianes y cuidadores de los tres pequeños, mientras a su vez intentan lidiar con sus propios conflictos internos: Lochan, tímido e introspectivo, suele pasarlo mal en la preparatoria gracias a su ansiedad social, que pese a ser un estudiante brillante, le impide leer en público, participar o interactuar con alguien que no sea de su núcleo familiar. Maya por su lado siente que no encaja del todo, y aunque intenta socializar, salir en una cita y hablar de chicos con su mejor amiga, una parte oculta en lo más profundo de su ser esconde una verdad que ni ella misma sabe que vive y que desea. El amor de su vida podría estar más cerca de lo que ella se imagina, porque… ¿Qué pasa cuando los vínculos de fraternidad y cercanía van más allá del hecho de compartir genes o un apellido?

Autores como Borges, Tolkien, y por supuesto, George R.R Martin, han dedicado algunas páginas de sus relatos a este tema tan delicado para muchos y censurado para otros, como lo es el incesto, la “relación carnal entre parientes dentro de los grados en que está prohibido el matrimonio” (Gracias, RAE). Y en el caso de “Forbidden”, seremos testigos del romance entre estos dos hermano, para quienes su amor será su salvación, y a la vez, su eterna condena.

En los distintos capítulos se alternaban los puntos de vista de Maya y Lochan, lo cual me encantó, porque de ese modo accedí a dos psicologías bien interesantes, porque si hay algo que Tabitha Suzuma hizo estupendamente en esta novela fue crear personajes con características reales y que unidas funcionaban de maravilla: de boca de Maya y Lochan descubriremos lo difícil de aceptar el amor que sienten por el otro, sabiendo que podrían ir a prisión por ello, e incluso, destruir las vidas de sus hermanos menores, pero cada beso, cada mirada, cada lágrima derramada ha sido un paso que con el desarrollo de la trama ha llevado a que el amor de hermanos se convierta en algo más, en dos almas destinadas a estar juntas sin importar los estigmas o prejuicios sociales.

768715._SX540_SY540_

La novela es más bien sencilla en su estructura, pero gracias a las dos perspectivas narrativas de los protagonistas logramos ir más allá de un simple “se quieren- se enamoran- caos- fin”. Sin dañar el final, (que CIELO SANTO, de verdad vale la pena leer sin haberse spoileado) puedo decirles que hay mucho más que un mero inicio, nudo y desenlace. Hablamos de dos mentes tremendamente confundidas, atormentadas por el qué dirán y por la imposibilidad de tener que acallar para siempre sus sentimientos, y para lectores de mente abierta, esta novela será un maravilloso ejemplo de cómo la literatura es una herramienta más para llegar a lo más profundo del alma y la psique humanas. Si están dispuestos a tomar riesgos y dejarse atrapar por un amor tan fuerte y arrasador como una tormenta, sepan que “Forbidden” es el libro para ustedes.

Así que sí, el libro me gustó, y si son lectores románticos y cansados de lo convencional, mi consejo es que se quiten las gafas de los prejuicios y acompañen a Maya y Lochan, descubran sus sueños, sus miedos, sus risas y llantos, no se arrepentirán.

Espero hayan disfrutado de este miércoles de libros, y recuerden, ¡mañana es la noche de Harry Potter! un evento MUNDIAL en el que los Potterheads de todo el mundo celebraremos esta saga y el impacto que ha tenido en cada uno de sus lectores, ¡esperen cubrimiento especial en Facebook y Twitter!

Sigan leyendo, sigan viviendo.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta ¡comparta!

#SomosMuchas: ¡Que viva la música!

¡Bienvenido noviembre y bienvenidos a un lunes más de cine en Si No Le Gusta No Lea! ¿cómo terminaron la semana? ¿fueron a SOFA? vaya, el tiempo vuela y a veces resulta difícil seguirle el paso, pero bueno, hay que intentarlo.

Hoy les traigo una reseña que me tiene pensando en cómo va a salir, así que ya veremos, de momento les pido que si son menores de edad, por favor se abstengan de leerla, ya que la de hoy es una película fuerte y pretendo manejar el tema con la debida prudencia del caso. Comencemos como ya es costumbre con el trailer:

Sinceramente, no sé muy bien por dónde empezar a hablarles de esta historia que desde el trailer mismo apela a algo que todos llevamos dentro, y es la capacidad de canalizar todas nuestras emociones y sensaciones en un baile, una canción, se trata de la vida y todos sus momentos hechos música, porque si hay algo que van a encontrar en esta pelìcula es eso, mucha música y escenas fuertes y apasionadas, porque si lo piensan, así es la música: frenética, descontrolada, tal y como lo es la protagonista de esta historia, Maria del Carmen, interpretada por Paulina Dávila.

La cinta, que muy prudentemente dice estar inspirada en la novela homónima de Andrés Caicedo, se enfoca en las muchas noches y días de Maria del Carmen, hija de una familia adinerada de Cali, que se desliza por el día a día sin pensar en planes o proyectos, solo viviendo cada momento con intensidad, pasión y cierta rebeldía e independencia que le permiten desprenderse fácilmente de las personas y diversas situaciones en que termina metida: sexo, drogas, alcohol y muerte. Bienvenidos a Cali, 1977.

En su danzar por Cali, Maria del Carmen no estará sola: conoceremos a Mariángela (interpretada por Alejandra Ávila), quien fuera la primera “reina de la noche” y su mentora; Ricardito, Rubén y Don Rufián, hombres que de un modo y otro adentran más y más a Maria del Carmen en el bajo mundo del Cali nocturno de los 70’s, y por último Bárbaro, un personaje agresivo, iracundo y territorial, enemigo de los extranjeros que se acercan a las tierras caleñas en busca de placeres pecaminosos y de hongos prohibidos, y quien no tendrá reparo alguno en “limpiar la tierra de gringos”.

La joven protagonista es la principal narradora, y su voz en off es una presencia constante en la película. De hecho, si se descuidan en el cine y no escuchan con atención lo que su voz pausada y tranquila dice, es posible que se confundan un poco, pues buena parte de la esencia de la historia está en esa especie de monólogo interior que acompaña las tomas algo caseras de Cali, Jamundí y demás escenarios del Valle del Cauca en que transcurre la cinta. Es interesante ver cómo pese a ser un personaje rudo, incluso salvaje, el lenguaje que usa Maria del Carmen en sus monólogos es bastante rico, casi que poético en algunas ocasiones, y se vale de él para mostrarnos una ciudad de excesos y misterios en cada fiesta, en cada paso de baile, en cada encuentro carnal que ella abraza sin tapujos o prejuicios, en escenas rápidas y fuertes, pesadas si se tiene en cuenta la calificación de apta para espectadores desde los 15 años…

QVLM_AficheAlterno02

¿Qué corre por nuestras venas que nos hace palpitar el corazón y mover los pies al escuchar una buena canción de salsa? ¿Qué nos lleva a subir el volumen de la música y a simplemente dejarnos llevar por todo lo que esta transmite? estas son algunas de las preguntas que nos deja esta cinta dirigida por Carlos Moreno, que si bien no se aleja de varios de los tópicos “tradicionales” de las drogas y la violencia que ya tanto nos han llenado la cabeza, sí pone a pensar sobre la importancia de reflexionar sobre esta novela en que se inspiró la película, y en los extremos del desenfreno y de la locura de una generación para la que todo hubiera sido aún más difícil sin tener las salvadoras notas de alguna pieza alegre de salsa de por medio.

Atreverse a ver una película como ¡Que viva la música! requiere de una postura abierta y propositiva, porque es más que válido preguntarnos como espectadores por el porqué o el para qué seguir viendo y contando historias como estas, que nos transportan a un pasado oscuro de líneas blancas con olor a muerte y de excesos que abrazan la noche y parecieran difundirse con el alba. Las respuestas a este debate no las tengo yo ni mucho menos, de hecho la idea es que se animen y se hagan escuchar, ¡los gustos cinematográficos son tan diversos como la salsa misma, y como bien dice la cinta, hay que sabotear los cines!

Gracias por acompañarme en un nuevo lunes de cine de Si No Le Gusta No Lea, y vengo con noticias, ¡les cuento que ya estamos estrenando imagen en Facebook! allì estoy para leerlos y escucharlos, de verdad espero que con el tiempo logremos ser un espacio interesante para compartir e intercambiar opiniones.

Espero noviembre sea un mes maravilloso para todos, y como siempre diré: si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Hasta la próxima.