Entendiendo la angustia de la página en blanco: 5 consejos contra el bloqueo del escritor

¡Muy buenos días, queridos lectores de Si no le gusta no lea!

Me disculpo por haber estado tan perdida del blog últimamente, espero que el post de hoy pueda explicar un poco la situación y, tal vez, ayudar un poco a quienes en algún momento se hayan sentido en esta misma etapa con sus escritos, así que aquí vamos.

¿Les ha pasado alguna vez que han deseado sentarse a escribir, ya sea ficción o no ficción, y simplemente no se hallan? Si la respuesta es sí, posiblemente estén lidiando con uno o varios episodios de Bloqueo del escritor.

Contrario a la creencia popular sobre esto siendo un simple “berrinche creativo”, el término es tan válido como cualquier otro proceso neurológico o psicológico, y fue acuñado por primera vez en el año de 1947 por el psicoanalista Edmund Bergler.

El bloqueo del escritor puede deberse a distintas razones, tanto físicas (una mala postura, fatiga ocular), como emocionales (un duelo reciente, estrés, depresión), y ligado a ese bloqueo puede darse una situación particular, llamada el “Síndrome de la página en blanco”, aquel en el que ver una hoja (o archivo Word) en blanco se generan altos niveles de ansiedad, angustia e incluso terror.

¿Qué nos puede llevar a temerle tanto a un simple pedazo de papel o a un procesador de texto en blanco? ¿Es acaso la presión editorial que nos dice que debemos terminar nuestros escritos para tal o cual fecha, o incluso nosotros mismos que tememos empezar a escribir y no ser lo suficientemente buenos? No pretendo que me respondan, creo que somos tan diversos como la literatura misma, y ciertamente no podemos encasillar nuestros hábitos de escritura, pero si sienten que algo de esto que escribo les aplica, pues genial, ¡aquí los escucho!

En mi caso particular, han sido infinitas las ocasiones en que he abierto WordPress, dispuesta a escribir un nuevo post literario o de cine, y en cuanto tecleo el posible título, ¡BAM! se van las palabras como si de la nada se oprimiera en mi cerebro una tecla misteriosa que pareciera querer bloquear que las palabras fluyan y las ideas formen un texto, ¡joder!

Investigar sobre el tema me ha hecho sentir un poco más tranquila, hasta el punto de poder estar aquí hoy, tratando de retomar un poco las cosas y con la esperanza de “reconectar”. A continuación les comparto unos truquitos que he ido poniendo en práctica y que me han ayudado bastante, sobre todo ahora que he vuelto a escribir cosillas académicas para la U, así que bueno, empecemos.

  1. No te obligues a escribir: así muchos afirmen que escribir es una labor de disciplina y rigor, también es cierto que no hay un tiempo estricto para desarrollar una idea. Si tienes que dejar descansar un texto y retomarlo después de un descanso, así sea de un día para otro, posiblemente lo abordarás mejor. Ahora, caso contrario ocurre si te dormiste sobre los laureles y tienes encima todas tus fechas de entrega, ahí sí, ¡escribe, escribe, escribeeeeee!
  2. No cuentes palabras o caracteres: en ocasiones sentimos que nunca llegaremos a esa meta de 3 a 5 páginas que piden los profesores, o ese capítulo de tu novela que prometiste escribir cada semana; las ideas tomarán lo que tengan que tomar, y si las reduces a una cifra, posiblemente estarás coartando tu propio potencial creativo. Últimamente he evitado a toda costa mi contador de WordPress, porque no quiero pensar en si el post será más largo o más corto que otros posts que he hecho: diré lo que tenga que decir y ya está.
  3. No pienses que eres un fracaso porque tu producción se detiene: muchos escritores como Orwell, Fitzgerald o Pullman han reflexionado al respecto, y la angustia que supone un bloqueo ya sea al iniciar o continuar un texto es en realidad un llamado a respirar, tomar una pequeña pausa e indagar un poco en aquello que puede estarnos bloqueando al escribir. Si es una emoción conflictiva, validémosla, hablemos de ella, o mejor aún, escribamos cualquier otra cosa que nos ayude a descargar la mente, así sea palabras o ideas sueltas. A veces, nos callamos tantas cosas que terminamos callando lo bueno también, y creámoslo o no, ese problema que tuvimos en la oficina o esa noticia inesperada que recibimos llegando a casa por la noche pueden desviarnos del diálogo que llevábamos con nuestros personajes e historias. No hay nada malo en tener un día difícil que luego termina convirtiéndose en una escena triste de un escrito,  incluso, puedes volcar esas emociones en tu historia, haciendo catarsis hasta el punto de decir “hey, mi día fue una mierda, démosle a este personaje una aventura menos miserable que me aparte de todo esto”. A veces, viajar con ellos puede alejarnos un poco de nuestros propios demonios.
  4. Intenta cambiar de formato: este experimento lo realicé varias veces en la Universidad, cuando me pedían que escribiera poesía (género que siempre me ha dado durísimo), y pasaba horas y horas sentadas frente al computador. Un buen día, mi compañera Susana me dijo “siente el papel”, así que apagué el computador y empecé a garabatear en uno de mis cuadernos. Las palabras salieron disparadas de mi esfero, y desde entonces casi siempre boceto ideas en esfero y papel si el computador no me ayuda. Sé que en MUCHOS posts han hablado de lo genial que es llevar siempre contigo una libretica de ideas y lápiz o esfero. Coincido con ellos, no dejemos que las ideas se nos vayan solo porque no tenemos un computador o tablet a mano.
  5. El ambiente cuenta: ¿tienes frío? ¿hambre? todos estos impulsos biológicos pueden distraernos más de lo que creeríamos posible, basta con hallar un lugar cómodo, con música agradable, un buen chocolatito que nos motive y respirar profundo para que poco a poco nos sintamos listos y preparados para escribir.

Espero que estos truquitos les sirvan a la hora de enfrentar ese terror que puede darnos el empezar o retomar un escrito. Ante todo, recordemos que, si escribimos, es para nosotros, no en pro de aplausos colectivos o alabanzas. Si estas vienen, magnífico, y si no, también: lo realmente importante es que nosotros estemos bien con nuestras ideas.

No están solos, sepan que somos muchos en este caminar de plasmar ideas y sueños en palabras, y solo un poquito de esperanza puede hacer la diferencia.

Ojalá se hayan entretenido siquiera una pizca en esta mañana de obligo de semana, cualquier cosa, sepan que estamos en Twitter y Facebook para compartir y opinar 24/7, ¡así que los espero por allá!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

#LaVueltaAlMundoConBooktube: Carta de un adulto a Lewis Carroll, Roald Dahl y Dr. Seuss

Como todos los lunes, una taza de café caliente recibe al empleado en su oficina. Un día más de rutina, sin huevos verdes con jamón o un poco de té para amenizar la velada, solo el conocimiento de que cada día que pasa pareciera alejarlo más y más de las aventuras que soñaba vivir y que había leído de niño. Tras limpiar sus lentes y encender la computadora, el empleado decidió abrir el correo y empezar a escribir frenéticamente mientras ignoraba las amenazas de memorando de su jefe o las preguntas de su asistente sobre si deseaba saber los indicadores económicos para esa mañana. Su carta tal vez no solucionara nada, pero al menos lo mantendría ocupado mientras llegaba la hora del almuerzo. Tras un último sorbo de café, el empleado se aclaró la garganta y empezó a escribir:

Señores Lewis Carroll, Roald Dahl y Dr. Seuss

Escribo con el peso de mis años y de una hipoteca que todavía no sé cómo pagar. Escribo, porque básicamente ustedes me han hecho quien soy hoy, y he llegado a la conclusión de que tal vez eso no sea algo de lo que deba sentirme orgulloso. Empecemos por usted , Señor Carroll, y sus juegos del lenguaje que tanto me impactaron. Todos fuimos Alicia, y juntos caímos por el agujero del conejo blanco. Gracias a usted, he aceptado que no soy el mismo que era antes, y que cada paso que doy puede ser una jugada para derrotar a la Vida, digo, a la Reina Roja. Fotógrafo de vocación, usted me obligó a ver la vida con los lentes de alguien para quien los niños eran todavía un sinónimo de esperanza, de travesura y curiosidad, y me aterra pensar que pudiera hallarme rodeado de ellos algún día, de hecho, preferiría un Gato Sonriente que me recuerde que llorar no siempre soluciona las cosas, o una Oruga que a mis cuarenta y tantos siguiera preguntándome por quién demonios soy, ¡que me corten la cabeza si osara olvidar al bendito Gato y a la Oruga! pero a quién engaño, cualquiera diría que intentar explicar la locura del mundo llevándonos al País de las Maravillas es un sinsentido, pero a veces me sorprendo deseando ir a él. Se me hace tarde, y así como la Liebre y el Sombrerero están atorados para siempre en su fiesta del té, tal vez yo esté atorado para siempre en este escritorio. Sonría para la cámara, señor Dodgson. 

Es su turno, señor Doahl. El otro día me estrellé contra algo invisible, y mi niño interior brincó de alegría al pensar que tal vez me había encontrado el ascensor de cristal de Willy Wonka, y que por fin podría visitar su hotel en el espacio, pero en realidad se trataba de una puerta de Transmilenio, y yo estaba demasiado dormido para percibirlo, ¡maldición! No hay chocolate lo suficientemente dulce para explicar el modo en que sus osadas palabras denunciaron los excesos y caprichos de los niños de su época, ¿o quién no se sintió culpable de encender el televisor sin sentirse Mike Teavee o pedirle algo a sus padres y tener un momento Veruca Salt? Algunos deseamos ser Charlie para tener la fábrica de chocolates más espectacular del mundo. Yo por mi parte desearía volver a las épocas en que un caramelo podía solucionar cualquier cosa (excepto, tal vez, las malditas hipotecas). Al igual que el Señor Wonka, no tengo idea de lo que la gente dice la mayor parte del tiempo, pero creo que es mejor así. Tal vez la respuesta a mis problemas esté en cambiar los chocolates por el durazno gigante de Jim, o el Pepinasco del BAG. Mis triglicéridos lo agradecerían.

Para finalizar, llego con usted, Dr. Seuss. ¿Por qué escribir de criaturitas amigables en un mundo en el que casi nadie lo es? Intenté preguntarle a mi gato y solo me arañó la cara mientras luchaba por quitarse el sombrero rojo que le había puesto gracias a usted. En un mundo de grises (y no lo digo solamente por mi corbata), usted me enseñó que había espacio para los desayunos poco convencionales, y me habló de muchos lugares a los que podría ir, pero sepa que NO he ido a ellos… No despierto al menos. Quise ser como el Lorax, y terminé imprimiendo hojas por una sola cara. Quise tener a mis Cosas #1 y #2 y solo obtuve a un gato y un hámster con complejo de canario…. 

El empleado tuvo que cambiar el café por el agua y tomarse un break de su carta. Las manos le temblaban y su corazón parecía acelarado. ¿Por qué no lograba tranquilizarse? Su carta llegaría a oídos de tan nobles señores y quizá sirviera para darle por fin un poco de orden a su patética vida. ¿De eso se trataba, verdad? De orden, no de caos; de madurar, no de tener nostalgia. En verdad odiaba a estos señores, y era hora de ponerle un fin a tan nociva relación. Sí señor, eso haría. De regreso en su escritorio, y luego de una parada técnica, el empleado respiró profundo y estiró los nudillos antes de volver a acariciar las teclas.

Señores Carroll, Dahl y Seuss: tras pensarlo seriamente, llegué a una nueva conclusión, una que merece llegar hasta ustedes por todos los medios posibles. Quise odiarlos por prometerme una vida fabulosa, pero terminé amándolos por darme una infancia que me llevara a ella. 

Dejando caer su máscara de rudeza por unos cuantos segundos más, el empleado se fingió ocupado y profesional, mientras enviaba la carta y silbaba para sus adentros.

Ese día, mientras entraba al cuarto comité de la tarde, nadie se dio cuenta de las medias de colores que asomaban bajo el gris de su traje, o de la colección de libros infantiles que cargaba en su portafolio muy a pesar de sí mismo: Alicia en el País de las Maravillas, Charlie y la Fábrica de Chocolate y Huevos verdes con jamón.

Fin.

#LaVueltaAlMundoConBookTube: vuelo 1 (Destino Panem con escala en Utopía)

¡Muy buenos días, queridos cuchurrumís y lectores curiosos de Si no le gusta no lea!

¿Cómo los trata la vida en esta mañana de miércoles que comienza? Es extraño porque estamos a mitad de semana pero pareciera martes, así que nada rinde, y de repente, ¡caboom! debemos hacer en cuatro días lo que solemos hacer en cinco, pero bueeeeeno, si ya pudimos sobrevivir a los primeros seis meses del año, ¿por qué habríamos de fallar en los otros seis?

Hablando de sobrevivir, el día de hoy vengo con un artículo muuuy especial, y que espero los divierta un poco, o al menos, los deje pensando. Se trata del Vuelo # 1 de la Vuelta al Mundo con BookTube, una iniciativa internacional bien divertida en la que Booktubers, Bloggers, Bookgramers y Lectores de todo el mundo nos unimos para “volar” juntos y compartir en nuestras redes una serie de posts sobre los distintos destinos de esos vuelos, empezando por el de hoy, con rumbo a Panem y escala en Utopía, así que henos aquí, volviendo a hablar un poco de ese tema que taaaaaanto me gusta y me fascina, llamado la distopía.

Para quienes se acercan por primera vez al término, la palabra clave de todo esto puede ser caos, pues contrario a la utopía (el mundo perfecto), y la ucronía (el tiempo perfecto), la distopía se cuestiona por un futuro en el que los sistemas tanto políticos, como económicos e incluso ambientales han entrado en crisis, es decir, hablamos de mundos de cabeza, en los que la tecnología se convierte en un arma de doble filo para el control y manipulación de sus habitantes.

¿Les suena conocido o les remite a alguna novela en sus bibliotecas? No se sorprendan si han leído obras distópicas sin antes conocer el término de distopía, es algo que puede pasar y no hay ningún problema con ello, para eso estamos explicándolo todo aquí.

Ahora que sabemos lo que es una distopía, ¿cómo podríamos sobrevivir a ella? Hoy, quiero invitar a todos los viajeros a que me acompañen a visitar cinco sagas distópicas contemporáneas, para que juntos descubramos sus peligros y reflexionemos un poco sobre el impacto que este tipo de libros puede tener en nuestras vidas.

1. ¿Cómo sobrevivir a Los Juegos del Hambre?

the_hunger_games_2012-wide

Cuando las tradiciones del Circo Romano se combinan con las escalas sociales y económicas, el resultado es una sociedad amante de la violencia y sumida en su propia vanidad, hasta llegar al punto en el que la muerte de unos pocos es el entretenimiento de muchos. ¿Estamos en una nueva entrega de Miss Universo? Nope, estamos en el caótico Panem. Mi consejo para sobrevivir a este mundo distópico es el siguiente: nunca menosprecies el poder de los Distritos más humildes. Podrás tener la tecnología y dinero de los Tributos Profesionales, pero la determinación y el coraje que necesitas para sobrevivir a estos Juegos los encuentras en la vida misma, no en un patrocinador. Al ser del Distrito 12 ciertamente no temes al trabajo duro, en realidad, ha sido la única forma de vida que conoces desde siempre, así que si vienes de luchar por la supervivencia desde muy temprana edad, ¿por qué no habrías de hacerlo ante los ojos de muchos espectadores?

Este es tu mundo ideal si amas dar entrevistas y encontrar alimento de forma inesperada, recuerda que en Panem el espectáculo nunca se detiene…

Siempre lleva en tu mochila: un ejemplar de 1984, una perla de Peeta o unos azucarillos de Finnick.

2. ¿Cómo sobrevivir al Laberinto de C.R.U.E.L?

-xMXo0m4

Si tienes nombre de científico y lo tuyo son las maratones y los laboratorios, felicidades, este es el mundo distópico perfecto para ti. Largas jornadas corriendo en espacios cerrados o desérticos son la promesa de esta saga en la que si deseas sobrevivir, debes tener en cuenta dos cosas: la primera es tener siempre contigo un par de zapatos excelentes para correr y trotar, (preferiblemente elaborados con materiales altamente resistentes al veneno de griever) y la segunda es no siempre confiar en las chicas de nombre Teresa (???). Sigue estos pasos y estarás relativamente bien. En este mundo distópico la memoria puede jugarte una MUY mala pasada, sobre todo si crees tener convicciones morales que luego terminarás cuestionando, así que para futuras ocasiones lo mejor es que lleves un diario con todas tus aventuras distópicas y no te dejes confundir por entidades que lleven adjetivos por nombres.

Siempre lleva en tu mochila: una película de George Romero y curitas para los pies.

3. ¿Cómo sobrevivir en una facción de Divergente?

nrm_1418151260-e04d4b56-2486-430a-b5d2-353e278dfb43_560_420

¿Amas vestir de un solo color y encuentras fascinante dedicar tu vida a una única labor o rutina? Posiblemente seas un Iniciado y estés en el mundo de Facciones de Divergente. Sobrevivir en este lugar puede ser facilísimo cuando estás conforme con tu estilo de vida y no abarcas mayores dudas al momento de llegar a tu ceremonia de Elección, pero ¿qué ocurre cuando no solo deseas que todos sean honestos contigo, sino que también deseas ser valiente para defender tus convicciones y desinteresado en la ayuda a los demás? Oops.  Me temo que ahora eres Divergente y “no puedes ser controlado”,  o al menos, eso afirma la teoría. Para sobrevivir en el Chicago del futuro, la clave es simple: nunca bebas o tomes algo que tú no hayas preparado, y nunca des por sentado que ya has superado todos los peligros que pudieran haber a tu alrededor.

Siempre lleva en tu mochila: un ejemplar de Un mundo feliz y un set de tatuajes de parchecito.

4. ¿Cómo sobrevivir en el mundo de Rebelión?

novedad-ediciones-b-rebelion-anna-k-franco-T-h4JcXT

Si un día te despiertas y todo a tu alrededor se ve mucho más avanzado que cuando recuerdas haberte dormido, es posible que hayas sido criogenizado para renacer en un futuro lejano. Bienvenido al mundo de la Saga Rebelión, en donde las enfermedades son cosa del pasado y la Tercera Guerra Mundial es tan solo un recuerdo lejano del que no se debe hablar en reuniones familiares. No te preocupes si te sientes un poco viejo o vieja, los tiempos han cambiado y es tu deber ciudadano adaptarte a ellos.

Para sobrevivir en este mundo, debes mantener tus emociones a raya y estar preparado para encontrarte con una persona idéntica a ti en cualquier lugar, eso sí, NO esperes que piense o actúe del mismo modo que tú, ¡nunca hay dos copos de nieve idénticos y mucho menos clones rebeldes que sean dóciles!

Otro consejo que nunca va de más: si todo lo demás falla, resígnate y no te niegues la posibilidad de sentir.

Siempre lleva en tu mochila: maquillaje para cubrir tatuajes y un reproductor musical con tus clásicos favoritos de cuando vivías en el Viejo Mundo.

5. ¿Cómo sobrevivir al Amor Deliria Nervosa?

tumblr_m7dmvuiwfa1rvofkdo1_r1_500

Es en siglo XXII y ya quieres tener dieciocho años para poder someterte al procedimiento quirúrgico que te protegerá de caer en las peligrosas redes de esta enfermedad que ataca al cerebro. El día maravilloso se acerca, pero te encuentras pensando más de lo debido en una persona en particular, hasta el punto de no poder controlar del todo tus emociones. Ohhhh no… padeces de Amor Deliria Nervosa…De nuevo, oops.

Para sobrevivir al mal de todos los males, la cura es simple: derriba los muros. Si padeces de esta enfermedad, sabrás lo que significa. Si no, simplemente continúa disfrutando cada segundo de tu existencia, a fin de cuentas, ha sido pensado para que no debas preocuparte por cosas tan inútiles como la esperanza o la autonomía…

Siempre lleva en tu mochila: un ejemplar del Libro de Shhhh y un buso de capota de un tal Alex.

***

¿Y bien?, ¿sobrevivieron a este viajecito?, ¿alguien que siga lidiando con veneno de rastrevíspulas o con secuelas de suero de Erudición? La enfermería de nuestro vuelo queda junto al baño, ¡vayan, vayan, VAYAN!

Ya aterrizados y a salvo de regreso en nuestra terminal Book Air, espero se hayan divertido en este viaje por algunas de las distopías que hoy en día llenan muchas de nuestras bibliotecas, y sobre todo, que no dejemos de preguntarnos si realmente faltan tantos años para caer en un futuro como ese que nos presentan todas estas historias, que entre cámaras, sueros de control, curas y laberintos terminan por mostrarnos la realidad de muchos de nosotros, los seres humanos: somos criaturas con igual potencial tanto para el amor como para la destrucción, y es decisión de cada uno elegir sabiamente qué camino seguir.

Ojalá les haya gustado este primer vuelo de nuestra Vuelta al Mundo con BookTube, les recuerdo que la aventura continúa en Facebook y Twitter donde estamos todo el tiempo con nuevos contenidos y sentimientos, ¡así que sean siempre bienvenidos a visitarme por allí!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Leyendo por primera vez a Carolina Andújar: reseña de “El despertar de la sirena”

Muuuuy buenas noches a todos, ¿cómo se encuentran en este miércoles de ombligo de semana y de mes? espero que muy bien, que estén tranquilitos y felices, a fin de cuentas, el año es todavía muy joven para que dictaminemos si será un horror o una maravilla, un-paso-a la vez. Precisamente, muy a paso de tortuga pero con todas las ganas del caso heme aquí, tratando de retomar los miércoles de libros con todos ustedes, así que sin más preámbulos, a lo que vinimos:

El librito del que les quiero hablar en la noche de hoy llegó a mis manos luego de un arduo debate sobre si sí debía darle una oportunidad o no, y lo cierto es que me alegra el haber aceptado este “desafío” (ya les explicaré el porqué del término). Se trata de El despertar de la sirena, de la autora colombiana Carolina Andújar, editado en Colombia por Penguin Random House.

32311139._UY2473_SS2473_

Me refiero a esta experiencia de lectura como un “desafío” por la sencilla razón de que, llevándole la contraria a un buen número de lectores colombianos, a mis modestos 24 años de edad nunca me había dado a la tarea de leer algo de esta autora caleña que a tantos corazones ha logrado llegar, sacando la cara por Colombia en el ámbito internacional de la literatura juvenil en español y llegando a cada vez más y más personas. Aún así, el nombre de Carolina no era nuevo para mí, recuerdo hace unos años cuando Editorial Norma publicó Vampyr, y bueno, el resto fue historia, su trilogía “Carmina Nocturna” llegó para quedarse, esta vez de la mano editorial de Penguin.

No habiendo leído esa primera saga de Carolina, sentí cierta curiosidad por su nueva novela, que muy oportunamente vio la luz en vísperas de Halloween, sobre todo por la mitología marítima de la que iba a hablar, reforzada con una carátula bellísima (consejo desde mi experiencia como lectora y editora: NUNCA subestimen el poder de comunicación que tiene una buena portada), así que decidí saltar al agua, en un sentido casi literal tratándose de esta novela, y acompañar a la protagonista de la historia en sus conflictos y aventuras.

Hablamos de Casandra, una joven hogareña y dulce que viaja desde Francia hasta Finlandia para acompañar en el trayecto de regreso a casa a su abuela quien recientemente enviudó y no se siente en condiciones de hacer dicha travesía por el mar en solitario (su esposo falleció en altamar). Durante su estadía en el frío país, conoceremos la pureza del corazón de Casandra, para quien el amor tomará forma en la persona de Reijo, un joven entregado a su trabajo como guardián del viejo faro. Conforme avanza su romance, una oscura amenaza se cernirá en el horizonte de la feliz pareja, gracias a una antigua leyenda de odios y rencores encarnados en la Sirena Jurate, una criatura mitad pez y mitad humana, que dista bastante del imaginario que nos ofreció la clásica película de Disney, y que más se acerca a la Sirena de la Odisea de Homero, esa figura de espanto causante de infinitas tragedias para aquellos que se interponen en su camino y a quienes atrapa gracias a su capacidad para cautivar con su canto.

Conforme avanzan los capítulos de las 136 páginas que componen el libro, la leyenda sobre Jurate parece querer hacerse realidad en las turbias aguas del océano finlandés, y cuando el amor de Casandra y Reijo sea puesto a prueba, nuestra protagonista tendrá que buscar en su interior las respuestas que su enceguecido corazón se niega a ver. ¿Puede realmente el amor superarlo todo? ¿Qué es peor, la soledad o intentar juntar las piezas de un corazón con el que se ha jugado? estas, son tan solo algunas de las muchas preguntas que Carolina responde en esta novela sobre los alcances de la entrega desinteresada y el compromiso que se asume al amar, y por qué no, sobre las heridas que esa entrega incondicional puede abrir en el alma, pero también sanar, sobre todo si se tiene al océano como testigo y a una historia que nos dé las respuestas para salir adelante.

Un primer aspecto que me gustó bastante de este libro y que en verdad me marcó, fue la riqueza lexical de la historia: es realmente de admirar el vocabulario tan amplio y nutrido que maneja Carolina, lo que hace de la lectura de este libro un ejercicio de aprendizaje continuo, y como literata que soy me encantó poder toparme con tanta variedad de expresiones. Esto, se complementa perfectamente con otro elemento clave dentro de la obra y es su trasfondo mitológico, que evidencia  un trabajo serio y dedicado de investigación y apropiación de las mitologías nórdicas para llegar a su construcción del personaje de la sirena como ese ser maldito, que encuentra en el agua su castigo pero también su redención y su futuro.

Los personajes, pese a ser un poco ingenuos al comienzo de la trama (en particular el de Casandra, a quien en ocasiones quería ahorcar por inocente) terminan por transformarse, y solo leyendo el libro podrán apreciar lo que el destino le depara a cada uno de ellos, ¡vale la pena darle una oportunidad!

En resumidas cuentas, debo reconocer que disfruté leyendo El despertar de la sirena mucho más de lo que hubiera esperado cuando abrí el libro por primera vez, y para alguien que teme leer historias de terror, admito que quedé con la curiosidad alborotada por saber qué viene más adelante para esta autora y sus ya consagrados lectores. Yo por mi parte, espero poder conocer a Carolina en Filbo y pedirle una firmita en mi ejemplar. No estaría mal poder volver a escucharla también, sobre todo si recordamos esa BOMBA de conversatorio que sostuvo junto con Elizabeth Eulberg y Leonardo Patrignani el año pasado, ¡ya quiero ver lo que nos depara esta edición de Filbo 2017!

Espero que no se hayan congelado mucho mientras leían esta reseñita de miércoles, lo mejor que podemos hacer para pasarla bien es ponernos dos pares de medias y acompañarnos de buenos libros y buenos amigos, ¡la receta no falla!

Les recuerdo que estamos en Facebook y Twitter para leerlos siempre, así que a tomar una tacita de leche con miel y a soñar un poco más 🙂

Si no le gusta, no lea, y si le gusta ¡comparta!

Gracias a todos: lo mejor y lo peor de 2016

Muuuuy buenas tardes, queridos amigos, lectores curiosos y ya fieles visitantes de Si No Le Gusta No Lea, ¿cómo los trata la vida? espero que todavía con el ambiente festivo al cien y muchos sueños e ilusiones para lo que nos depara el año nuevo que se acerca, ¿pueden creer que ya casi cumplimos 2 añitos con este proyecto? es increíble lo rápido que pasa el tiempo…

Hablando del cierre de año y de los habituales listados de “Este año hice…” o “Del 2016 me queda…” y bueno, pese a ser un año malo malo malísimo en muchos aspectos (RIP George </3) , no puedo negar que también fue un año de maravillosas sorpresas literarias y cinematográficas, así que esperando no aburrirlos demasiado, hoy he preparado para ustedes una pequeña selección de mis favoritos y desaciertos del año que ya casi termina, así que prepárense a leer y disfrutar de un recorrido por lo mejor y lo peor de mi 2016.

Literatura en el 2016: el año de las sorpresas

A muchos, este 2016 nos hizo tambalear un poco con los inesperados giros del mundo literario: un músico se llevó un Nobel de Literatura, Muguruza siguió haciendo de las suyas, la Nobel de Literatura del año pasado vino a Colombia y el colectivo de asistentes a Filbo prefirió elogiar a una celebridad mediática de Youtube que a ella, y para rematar nos regalaron una Reforma Tributaria que pone en jaque a la industria editorial (de la que por cierto, aún hoy en día intento vivir), en fin. Altos y bajos, como todo en la vida. Empecemos por lo que me gustó en materia de este año, aclarando que a los siguientes libros no les doy un orden particular, pues cada libro tiene sus cosas buenas y malas, y la verdad no me duele diferir de los listados de los más vendidos, así que aquí vamos:

  • La guerra no tiene rostro de mujer– Svetlana Alexiévich

l1

Un libro que sin duda merecía estar en mi lista de honor. Bien podría ser este o Los muchachos de zinc que también pude leer este año, pero La guerra no tiene rostro de mujer en particular me enamoró por la belleza de sus palabras, incluso a la hora de abordar una temática tan compleja y densa como lo es la guerra. Amo el modo en que Svetlana nos abre los ojos sobre la condición humana, y sobre todo, porque es una voz que a pesar de las amenazas y las investigaciones judiciales, sigue llegando al fondo de las historias sobre las que investiga. Escuchar hablar a esta mujer fue en definitiva de las mejores experiencias de este 2016. Una voz tranquila y frentera en medio de tanto ruido comercial.

  • All the bright places– Jennifer Niven

18460392

Este libro llegó a mis manos gracias a una muuuy buena recomendación de Book City, otro de los proyectos que vi nacer este 2016 y al que le deseo muchos éxitos en 2017. Algunos podrían llamarlo “El nuevo Bajo la misma estrella”, pero lo cierto es que este libro resulta desgarrador sin necesidad de compararlo con otros libros. Conocerán a dos personajes tan caóticos y en conflicto que de seguro se identificarán con ellos y con sus sentimientos. Y ya entrados en gastos, sí, se espera una película para 2018.

  • Una llama entre cenizas– Sabaa Tahir

9788490435496

Este libro llegó a mis manos gracias a un regalo de mi buen amigo Esteban del blog Liberando Letras, que muy amablemente acertó con esta historia, a la que en broma me gusta llamar “El hijo bastardo de Los Juegos del Hambre y Amanecer Rojo“. Una historia con muchísimo potencial y que me tiene en suspenso por saber cómo continuará, así que de 2017 no pasa la lectura de su continuación.

  • Forbidden– Tabitha Suzumacvr9781442419964_9781442419964_hr

De los libros más “tabú” que he leído en mucho tiempo. Una historia no apta para personas de mente cerrada, con un protagonista masculino que arranca lágrimas con el pasar de las páginas y una historia durísima pero a fin de cuentas posible, y eso la hace aún más impactante.

Harry Potter and the Cursed Child pts. 1 and 2- J. K Rowling

harry_potter_and_the_cursed_child_special_rehearsal_edition_book_cover

No podía dejar sin mencionar este bonito regreso de J.K Rowling a la historia del niño mago que nos cautivó a todos en algún momento. Para algunos, es una oda a la zona de comfort de la autora, pero como bien dije en una entrevista a El Tiempo hace unos meses, los Potterheads somos una generación paciente, y recibimos con los brazos abiertos todo lo que amplíe el universo mágico con el que tantos crecimos, y ciertamente este libro nos da algunas respuestas a las incógnitas que quedaron luego de Las Reliquias de la Muerte. Cierto es también que no a todos les gusta leer teatro, se requiere de paciencia para disfrutar de cada escena, pero pienso que este primer acercamiento de Rowling resultó ser una apuesta ganadora, y espero de todo corazón poder ir a ver el producto final a Broadway en 2018.

  • Estrella Errante– Romina Russell

1estrellaerrante

Los integrantes del #TeamRomi quedamos más que satisfechos con esta continuación de la Saga Zodíaco, una serie que cada vez me atrapa más, me hace sentirme orgullosa de mi signo (Leoooo) y que me tiene en angustia AL CIEN esperando su siguiente entrega. ¡Queremos a Romi en Filbo 2017!

Lo peor que leí en 2016:

El piso mil-Katharine McGee

81p4xt9eswl

Hacía mucho que un libro de RBA no me decepcionaba tanto. Esta historia prometía muchísimo (sobre todo teniendo en cuenta que este año he estado pegadísima a Pretty Little Liars, y esto en teoría buscaba acercársele), pero lo cierto es que luego de leerlo quedé bastante desinflada, pues entre tantos personajes e historias, el final resultó ser un fracaso, que no logró enganchar del todo como para asegurar que lea su continuación, y todo esto sumado a un precio caríiiisimo terminan por sacar corriendo, qué tristeza…

Cine en el 2016: qué momento para estar vivos

Si la literatura tuvo altos y bajos, el cine en definitiva no se quedó atrás: la escena local siguió en crecimiento gracias a IndieBo, Bogoshorts y Stoned, tres festivales de cine a los que pude asistir y disfrutar por montones; Leo POR FIN se nos ganó el Oscar, Ryan Reynolds obtuvo su estrella en el paseo de la fama y el girl power arrasó nuevamente en los premios de la Academia.

Siendo así las cosas, ¿qué nos deja este año? veamos algunas de mis favoritas. Eso sí, antes de empezar, aclaro que  aunque varias de mis elegidas fueron producciones del 2015, al haber llegado en 2016 a Colombia entran en el conteo:

  • La chica danesa

Si no hubiera ya ganado un Oscar por La teoría del todo, esta película le habría dado sin duda una estatuilla a mi querido Eddie Redmayne. Una historia durísima, que necesitó de mucha investigación previa para realizar su reseña, y que ratificó a este actor como uno de mis actores favoritos actualmente.

  • Deadpool

¿Qué puedo decir de esta cinta políticamente incorrecta y al mismo tiempo adictiva? Pues bien, el anti-héroe del año se lleva los aplausos de todos, así de sencillo. Primera película de Marvel que en verdad logra atraparme a profundidad. Hablando de Marvel, caso aparte sería X-Men, otra película que me gustó mucho pero que me dejó preocupada por los drásticos cambios que se avecinan para la franquicia, ya veremos…

  • Un juego sin reglas: Nerve

Una película divertidísima, con un elenco muy bien elegido y una reflexión importante sobre el impacto que pueden tener las redes sociales en la vida de una persona. Ideal para una noche de desocupe.

  • Los Ilusionistas 2

Pocas secuelas logran mantener el éxito de sus predecesoras. Por fortuna para todos, Los Ilusionistas logró dicha hazaña, con nuevas y valiosas adiciones al elenco original y una trama que sigue dando de qué hablar. Sigo sin superar la escena del juego de cartas…

  • Trolls

Incluso /yo/ estoy sorprendida de que esta película me haya enamorado más que Buscando a Dory, y no por eso digo que el regreso de Nemo, Marlyn y Dory sea malo, para nada, también disfruté mucho de esa peli, pero lo cierto aquí es que Trolls supo sacarla del estadio con unas voces originales de lujo, un montón de canciones pegajosíiiiiisimas y una historia sobre la felicidad y las motivaciones que todos tenemos en la vida, ¡simplemente genial!

  • Animales fantásticos y dónde encontrarlos

A grandes rasgos, fue un año maravilloso para los fans de Harry Potter: no solo tuvimos nuevo libro, ¡sino también nueva película! Eddie Redmayne logra así meterse por segunda ocasión en nuestro conteo, dándonde vida a un personaje al que no esperaba tomarle tanto cariño, ¡1000 puntos para Hufflepuff! En definitiva una película hecha por y para fans.

  • En primera plana

Esta película fue un baldado de agua fría y un golpe de realidad para empezar el año, con un tema que, como Católica que soy, me dolió muchísimo, pero que sería peor de triste si no se hiciera /algo/ al respecto, así que bueno, esta es la vida, y por fortuna el cine nos ayuda a procesarla…

  • La La Land

¡JA! No pensaron que luego del tremendo spam en mi Facebook y Twitter iba a dejar por fuera a mi gran película favorita del 2016, ¿o sí? La La Land enamora, cautiva, derriiiiite de amor, y aunque no todo el público disfruta de los musicales, realmente me alegra que esta cinta esté brillando tanto en la temporada de premios. Al menos, el premio de mi ❤ ya lo tiene…

Lo peor que vi en 2016:

  • Pasajeros

No me malinterpreten, sigo admirando y respetando el trabajo de Jennifer Lawrence, pero lo cierto es que esta película no fue digna de ella, con tantos clichés, escenas predecibles y diálogos forzados que en verdad fue un alivio poder llegar al final de la cinta para escuchar lo único bueno que tiene, y es la banda sonora a cargo de Imagine Dragons con su canción “Levitate”. Lástima que esta fuera mi primera vez viendo a Chris Pratt en acción, ahora tendré que verlo en otras pelis para pasar este mal trago…

Y bueno, aquí termina este listado de lo bueno y lo no tan bueno del año que termina, ¿qué tal les pareció? en verdad, son muchas las películas que me hubiera gustado elogiar y aplaudir, pero condensar todo un año de lecturas e idas a cine en un solo post era una labor titánica, así que tuve que pensarlo mucho y bueno, si desean seguir leyendo de cine y literatura, aquí en el blog encuentran los post de toooooooooodo el año.

De todo corazón, espero que este año nuevo que se acerca les traiga eso que tanto anhelan en sus mentes y en sus pensamientos, que cada reto traiga la satisfacción del deber cumplido, y por supuesto, que nunca pero nunca les falte el amor, la amistad, los buenos libros y las buenas películas. ¡Nos leemos en 2017!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Vuelve la magia: Semana de Harry Potter en Book City

¡Muy buenas tardes a todos!

Hoy escribo con muchíiiisima emoción, porque cortesía de Book City, es un honor y una alegría enorme para mí el poder hacer parte de esta celebración en la que magos y brujas, bloggers y booktubers nos unimos para preparar la llegada de “Harry Potter and the Cursed Child“, nada más y nada menos que la octava historia del joven mago, yay yay!!

Así que para hacer todo más especial, decidí salir un poco de mi zona de comfort y animarme a hacer algo diferente, entonces con ayuda de una amiga de Ravenclaw nos pusimos manos a la obra y el resultado es este video, ¡disfrútenlo!

La historia detrás de la receta fue bastante peculiar, básicamente empecé una mini-encuesta con algunos amigos Potterhead a los que le preguntaba a qué sabores les remitían sus casas, y con algunas de sus respuestas me inspiré para crear este plato.

IMG_7752

Así como cuando la cocina se transporta a la biblioteca…

La clave de toda receta es el amor, y bueno, gracias a Harry Potter es que amo leer, así que decir que esta saga es importante para mí es quedarse corta. Y ustedes, ¿ a qué casa pertenecen?

IMG_7757

Hufflepuff: Mini-cheesecake de chocolate blanco, maracuyá, jengibre y naranja con galletas oreo.

IMG_7758

Ravenclaw: Mini-cheesecake de chocolate blanco, morazul, uvas y galletas oreo.

IMG_7759

Slytherin: Mini-cheesecake de chocolate blanco, limón y menta con galletitas de vainilla.

IMG_7760

Gryffindor: Mini-cheesecake de chocolate blanco, cerezas y canela con galletas de vainilla.

 

 

Ahora, para participar de los sorteos que menciono en el video, debes cumplir con los siguientes requisitos:

SORTEO EN SI NO LE GUSTA NO LEA

Condiciones:

1. Vivir en Colombia
2. Ser mayor de edad o tener autorización de los padres para participar
3. Seguir a Si No Le Gusta No Lea y a Book City en Twitter y Facebook.

Redes de Si No Le Gusta No Lea
Facebook
Twitter
Blog

Redes de Book City Colombia
Facebook
Twitter
Blog
Tienda virtual

En el fanpage de Facebook de Si No Le Gusta No Lea, encontrarán publicado este mismo video, todo lo que deben hacer para participar es comentar dicho post contándome por qué su casa de Hogwarts es tan especial para ustedes. Entre los participantes sortearemos este bellísimo mug y este collar:

IMG_7743

PD: El premio NO incluye el libro, es para efectos de decoración :p

SORTEO DE PREVENTA

Todas las personas que compren el libro de Harry Potter and the Cursed Child en la preventa de Book City, podrán participar por un libro especial del mundo de Harry Potter. El ganador elegirá solo uno.

Condiciones para participar en el sorteo de preventa:

1. Vivir en Colombia
2. Ser mayor de edad o tener autorización de los padres para participar
3. Comprar el libro en preventa en Book City
4. Participar en al menos una de las actividades de los Bloggers o Booktubers en la #SemanaDeHarryPotterEnBookCity

Ganador: Se hará un listado de las personas que cumplan las anteriores condiciones y mediante RandomPicker, se elegirá un nombre al azar

Así que ya lo saben, nunca dejen que la magia se vaya de sus corazones, ¿okay?

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Problemas del lector: la importancia de leer sagas

¡Buenas noches a todos!

Sean más que bienvenidos a un nuevo miércoles de libros aquí en Si No Le Gusta No Lea.

Como sabrán, para mí los miércoles de libros van más allá de sòlo quedarme en reseñarles algún libro que haya disfrutado o que merezca un espacio en este blog. A veces, si la ocasión lo amerita, también me gusta dedicar unos pocos párrafos a pequeñas reflexiones sobre el quehacer literario y algunas cuestiones que me ponen a pensar de forma impulsiva mientras voy apiñuscada en el bus camino a casa, o incluso cuando practico algunos acordes de guitarra, que por cierto, no me suena nada bien, pero igual me gusta.

Todo empezó con motivo del mega anuncio de hoy, cuando J.K Rowling confirmó en sus redes sociales que el libreto-guion en que se inspira la obra teatral de “Harry Potter and the Cursed Child” también se publicaría como libro, dícese una OCTAVA HISTORIA DEL MUNDO DE HARRY POTTER, 19 AÑOS DESPUÉS.

Harry-Potter-and-the-Cursed-Child.jpg

Creo que necesito un momento.

Y un poco de ron.

Pun intended.

La cuestión es que esa emoción, ese sentimiento de expectativa por un nuevo libro de una autora a la que básicamente le debo el haber estudiado lo que estudié y ser una comelibros en potencia, esa felicidad que se siente al saber que sigue expandiéndose un mundo al que deseas llevar algún día a tus hijos y/o al amor de tu vida, y que una vez más estás a la espera de una nueva historia, todo esto resulta difícil de plasmar en palabras, es una sensación tan bonita que terminé preguntándome cómo algunos lo ven como simple lectura comercial y poco profunda.  ¿Por qué diablos leer sagas?

Antes de comenzar, quiero aclarar que nada de lo que digo aquí está escrito sobre piedra, si precisamente lo escribo en /mi/ blog es porque de algún modo refleja lo que pasa por mi cabeza, mas no necesariamente es una ley natural que aplique para todos. De hecho, no niego sentir algo de temor por el que mis palabras se malinterpreten o tergiversen, creería que ya tenemos bastante de ello en el diario vivir, con tantos chismes y mafias de las letras clamando ser amos y dueños de la última verdad sobre la Literatura. Pamplinas. Habiendo hecho la claridad, procedo:

  1. Las sagas (las buenas- sagas) son sistemas complejos, requiere pantalones entenderlas: leer una saga es un ejercicio de aprendizaje, y el autor da las reglas de juego, a veces te da una geografía determinada, con sus propios territorios, espacios y fronteras. No necesariamente es un espacio real, es más, muchas veces el encanto de las sagas está en sus lugares imposibles de ver pero latentes en las páginas de una novela. En otras ocasiones, el autor propone una mitología definida, con sus limitaciones y alcances: si te hacen runas y eres Mundano te mueres; si eres Muggle, no verás el  mundo mágico; si eres un dios y tienes un romance con un humano, tu hijo será un semi-dios; sólo puede haber un Vencedor de cada edición de los Juegos. La lista sigue y sigue, y no necesariamente es una cuestión contemporánea, ya en la Edad Media hacía se alusión a sagas como la de Kórmak (muuuy recomendada) o la de los Volsungos (gracias Islandia).
  2. Las sagas ayudan a ejercitar la paciencia: usted puede llamarse todo lo Potterhead que quiera, presumir que tiene los libros y que ama la saga, pero hay un valor “agregado” en quienes no tuvimos la suerte de poder ir a una librería a comprar el siguiente libro en cuanto termináramos el primero y así sucesivamente. Para muchos, pasaban meses, años incluso, antes de que las casas editoriales decidieran adquirir los derechos de publicación de la saga, y la verdad sea dicha, es que a veces como lectores nos duele entender que cada proceso editorial tiene su tiempo. No siempre son cuestiones meramente burocráticas, basta con ver a los millones de lectores de G.R.R Martin que, admitámoslo, cruzan dedos a la espera de que “el Gordo no se muera sin haber terminado Juego de Tronos”. Por favor, entendamos que las buenas historias no siempre se construyen en una semana: dar carácter a los personajes, reunir el coraje de asesinar a alguien a quien le has tomado cariño pero que debe sacrificarse por el bien de la historia, así como encontrar la voz necesaria para contar un suceso, no son tareas tan sencillas de conseguir como muchos lectores y editores quisiéramos que lo fueran. Como dicen por ahí, las cosas buenas de la vida toman tiempo.tumblr_mf3r1mjr0R1qz4d4bo1_500
  3.  Las sagas despiertan la curiosidad: en mi caso empecé con Harry Potter, y desde entonces la lista no ha hecho más que crecer, con ocasionales pausas y respiros entre sagas para dar cabida a novelas “sueltas”, pero no por ello menos valiosas. Hay una parte en la mente de todo lector que busca más personajes, más situaciones fuera de control, más amor, más magia, el abanico de posibilidades es tremendo. Una vez se encuentra una saga que enamora, resulta difícil detenerse. Aún así, no niego que también resulta perjudicial caer en los convencionalismos. Si sóoooolo lees sagas de romance paranormal, es posible que para la quinta-sexta ya nada te sorprenda, misma cosa con la ciencia ficción y los demás géneros. ¿Y si lees algo de romance mientras publican el segundo tomo de esa saga de misterio que te tiene mal?, ¿o si dejas “descansar” un poco la novela erótica para leer algo de fantasía que te recomendaron por ahí?
  1. Las sagas nos cambian: una vez, un genio de la expresión gráfica llamado Liniers escribió en una de sus tiras cómicas “Cuando terminas un buen libro no se acaba. Se esconde dentro tuyo.” pienso que tiene razón. Siempre he creído que la literatura en general se constituye en un viaje emocional que, aunque no sabes con certeza a dónde te llevará, planeas llevar a término, y entre ires y venires, cuando menos lo esperas, eres alguien más humano, más cursi, más darks, más enamorado, más desolado, más apasionado, más reflexivo, más triste, más feliz que cuando empezaste el libro. La diferencia aquí es que en el caso de las sagas, ese viaje se prolonga no por uno, sino por varios libros. Cada uno es una nave distinta, un océano con olas cálidas y tormentosas, todo al mismo tiempo. Si al cerrar un libro no sientes un mínimo de /algo/, lo que sea, es que no estás leyendo, simplemente estás quemando tus pestañas con palabras vanas.

    il_570xN.414593909_mebf.jpg

    Las vueltas de la vida, mientras trabajaba en este post preciso y vengo a encontrarme con esta frase de “El Conejo de Felpa”, un libro que leí hace más de 17 años…

  2. Por último, pero no menos importante… Las sagas te ponen a leer. Leer en serio: ¿sabía a los 6 años, edad en que leí La Piedra Filosofal, que pasaría el resto de mi vida metida entre libros? posiblemente no. En aquel entonces ni siquiera conocía los alcances del trabajo editorial, o de las muchas personas que con su trabajo ponían un libro en mis manos o en un anaquel de una librería, no. Lo que sí sabía, es que por primera vez, no-estaba-sola, tenía un compañero de papel que siempre tenía nuevas palabras para mí, nuevos personajes, nuevos momentos de júbilo y aventura. No me enamoré del libro como objeto, sino del libro como amigo, ya el tiempo se encargaría de convertirme en editora, y poco a poco me acostumbraría a verlo como un todo, una sinfonía perfecta en la que la historia se cuenta desde la carátula hasta la contracarátula. Ahora, no digo que el ejercicio de leer se quede únicamente en sagas, eso sería querer abrazar la punta del iceberg sin ver el resto, pero no podemos negar que, gracias a sagas (llámese Harry Potter, llámese Crepúsculo, llámese Lord of the Rings, llámese LoQueSeaQueVengaDespués) muchos, /muchos/ empezamos a leer, y queramos o no, estos libros tan golpeados y odiados por muchos, condenados por otros a las reseñas vacías y sin argumentos que abundan por ahí o destinados a adaptaciones cinematográficas que no siempre les hacen justicia, terminaron por pavimentar los caminos para  May Alcott, Hemingway, Kafka, Borges, García Lorca y Shakespeare. Cada libro tiene su tiempo, y de momento, intento vivir el mío.

Espero este mini post los haya divertido y motivado a darle un abracito a esas sagas que desde sus estanterías los han visto crecer, que se han aguantado el dolor de lomo porque siempre los abrimos en las mismas páginas para leer y releer esas frases que con el tiempo se grabaron a fuego en nuestras memorias, o simplemente para recordar a esos personajes que de un modo u otro aportaron a quienes somos hoy.  Recuerden que en Facebook y Twitter estamos para ustedes, y que mientras haya alguien deseando leerme, aquí seguiré.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!