Entendiendo la angustia de la página en blanco: 5 consejos contra el bloqueo del escritor

¡Muy buenos días, queridos lectores de Si no le gusta no lea!

Me disculpo por haber estado tan perdida del blog últimamente, espero que el post de hoy pueda explicar un poco la situación y, tal vez, ayudar un poco a quienes en algún momento se hayan sentido en esta misma etapa con sus escritos, así que aquí vamos.

¿Les ha pasado alguna vez que han deseado sentarse a escribir, ya sea ficción o no ficción, y simplemente no se hallan? Si la respuesta es sí, posiblemente estén lidiando con uno o varios episodios de Bloqueo del escritor.

Contrario a la creencia popular sobre esto siendo un simple “berrinche creativo”, el término es tan válido como cualquier otro proceso neurológico o psicológico, y fue acuñado por primera vez en el año de 1947 por el psicoanalista Edmund Bergler.

El bloqueo del escritor puede deberse a distintas razones, tanto físicas (una mala postura, fatiga ocular), como emocionales (un duelo reciente, estrés, depresión), y ligado a ese bloqueo puede darse una situación particular, llamada el “Síndrome de la página en blanco”, aquel en el que ver una hoja (o archivo Word) en blanco se generan altos niveles de ansiedad, angustia e incluso terror.

¿Qué nos puede llevar a temerle tanto a un simple pedazo de papel o a un procesador de texto en blanco? ¿Es acaso la presión editorial que nos dice que debemos terminar nuestros escritos para tal o cual fecha, o incluso nosotros mismos que tememos empezar a escribir y no ser lo suficientemente buenos? No pretendo que me respondan, creo que somos tan diversos como la literatura misma, y ciertamente no podemos encasillar nuestros hábitos de escritura, pero si sienten que algo de esto que escribo les aplica, pues genial, ¡aquí los escucho!

En mi caso particular, han sido infinitas las ocasiones en que he abierto WordPress, dispuesta a escribir un nuevo post literario o de cine, y en cuanto tecleo el posible título, ¡BAM! se van las palabras como si de la nada se oprimiera en mi cerebro una tecla misteriosa que pareciera querer bloquear que las palabras fluyan y las ideas formen un texto, ¡joder!

Investigar sobre el tema me ha hecho sentir un poco más tranquila, hasta el punto de poder estar aquí hoy, tratando de retomar un poco las cosas y con la esperanza de “reconectar”. A continuación les comparto unos truquitos que he ido poniendo en práctica y que me han ayudado bastante, sobre todo ahora que he vuelto a escribir cosillas académicas para la U, así que bueno, empecemos.

  1. No te obligues a escribir: así muchos afirmen que escribir es una labor de disciplina y rigor, también es cierto que no hay un tiempo estricto para desarrollar una idea. Si tienes que dejar descansar un texto y retomarlo después de un descanso, así sea de un día para otro, posiblemente lo abordarás mejor. Ahora, caso contrario ocurre si te dormiste sobre los laureles y tienes encima todas tus fechas de entrega, ahí sí, ¡escribe, escribe, escribeeeeee!
  2. No cuentes palabras o caracteres: en ocasiones sentimos que nunca llegaremos a esa meta de 3 a 5 páginas que piden los profesores, o ese capítulo de tu novela que prometiste escribir cada semana; las ideas tomarán lo que tengan que tomar, y si las reduces a una cifra, posiblemente estarás coartando tu propio potencial creativo. Últimamente he evitado a toda costa mi contador de WordPress, porque no quiero pensar en si el post será más largo o más corto que otros posts que he hecho: diré lo que tenga que decir y ya está.
  3. No pienses que eres un fracaso porque tu producción se detiene: muchos escritores como Orwell, Fitzgerald o Pullman han reflexionado al respecto, y la angustia que supone un bloqueo ya sea al iniciar o continuar un texto es en realidad un llamado a respirar, tomar una pequeña pausa e indagar un poco en aquello que puede estarnos bloqueando al escribir. Si es una emoción conflictiva, validémosla, hablemos de ella, o mejor aún, escribamos cualquier otra cosa que nos ayude a descargar la mente, así sea palabras o ideas sueltas. A veces, nos callamos tantas cosas que terminamos callando lo bueno también, y creámoslo o no, ese problema que tuvimos en la oficina o esa noticia inesperada que recibimos llegando a casa por la noche pueden desviarnos del diálogo que llevábamos con nuestros personajes e historias. No hay nada malo en tener un día difícil que luego termina convirtiéndose en una escena triste de un escrito,  incluso, puedes volcar esas emociones en tu historia, haciendo catarsis hasta el punto de decir “hey, mi día fue una mierda, démosle a este personaje una aventura menos miserable que me aparte de todo esto”. A veces, viajar con ellos puede alejarnos un poco de nuestros propios demonios.
  4. Intenta cambiar de formato: este experimento lo realicé varias veces en la Universidad, cuando me pedían que escribiera poesía (género que siempre me ha dado durísimo), y pasaba horas y horas sentadas frente al computador. Un buen día, mi compañera Susana me dijo “siente el papel”, así que apagué el computador y empecé a garabatear en uno de mis cuadernos. Las palabras salieron disparadas de mi esfero, y desde entonces casi siempre boceto ideas en esfero y papel si el computador no me ayuda. Sé que en MUCHOS posts han hablado de lo genial que es llevar siempre contigo una libretica de ideas y lápiz o esfero. Coincido con ellos, no dejemos que las ideas se nos vayan solo porque no tenemos un computador o tablet a mano.
  5. El ambiente cuenta: ¿tienes frío? ¿hambre? todos estos impulsos biológicos pueden distraernos más de lo que creeríamos posible, basta con hallar un lugar cómodo, con música agradable, un buen chocolatito que nos motive y respirar profundo para que poco a poco nos sintamos listos y preparados para escribir.

Espero que estos truquitos les sirvan a la hora de enfrentar ese terror que puede darnos el empezar o retomar un escrito. Ante todo, recordemos que, si escribimos, es para nosotros, no en pro de aplausos colectivos o alabanzas. Si estas vienen, magnífico, y si no, también: lo realmente importante es que nosotros estemos bien con nuestras ideas.

No están solos, sepan que somos muchos en este caminar de plasmar ideas y sueños en palabras, y solo un poquito de esperanza puede hacer la diferencia.

Ojalá se hayan entretenido siquiera una pizca en esta mañana de obligo de semana, cualquier cosa, sepan que estamos en Twitter y Facebook para compartir y opinar 24/7, ¡así que los espero por allá!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Chillin’ like a villain: reseña de “Descendientes 2”

¡Buenas y eclipsadas tardes, queridos cuchurrumís!

¿Cómo los trata la vida? Espero que muy pero muy bien, yo los saludo desde la comodidad de mi hogar, con el canal de Youtube de la NASA de fondo y tratando de no desear estar en Estados Unidos para poder ver el eclipse en su totalidad, pero OH WELL.

En vista del adorable 24% que nos tocó a nosotros, y en vista de que EMPEZÓ A LLOVER POR MI CASA, decidí quedarme y trabajar en esta linda linda reseñita para todos ustedes. Creo que es la primera vez que me animo a reseñar una película para televisión, pero lo cierto es que me gustó tanto que decidí hacer el experimento, así que ya veremos cómo nos va.

La película de hoy continúa con la ya amplia tradición de las llamadas Disney Channel Original Movies, a la que le debemos joyas de nuestra infancia como Brujillizas, Camp Rock 1 y 2, Lizzie McGuire la película y la madre de todos los musicales DCOM, High School Musical <3. Precisamente, nuestra peli de hoy es dirigida por el genio detras de HSM, el coreógrafo Kenny Ortega *ronda de aplausos*

Sin más introducciones, vamos con el tráiler:

Bueno, si es la primera vez que oyen hablar de Descendientes, les explico: hay un mundo llamado Auradon en el que viven los principales personajes de cuentos de hadas, tales como la Bella y la Bestia, Cenicienta y el Hada Madrina, etc. Auradon ha sido liberada de todos los villanos, que han sido exiliados a una isla lejos de Auradon, y es precisamente en sus hijos en quienes se centra la historia. Ya en la primera película conocimos a Mal, hija de Maléfica, a Jay, hijo de Jafar, a Carlos, hijo de Cruella de Vil, y a Evie, hija de la Reina Malvada de Blancanieves.

promo322513587

En la primera película (2015), que por cierto me generó muchas inconformidades, vimos cómo Mal se enamoraba de Ben, el hijo de la Bella y la Bestia y príncipe heredero al trono de Auradon, y luego de unos cuantos números de baile y canciones estilo “When there was me and you“, Mal terminaba logrando que los Descendientes de los villanos pudieran regresar a Auradon Prep como estudiantes mientras sus padres seguían exiliados, y es en ese punto en el que retoma esta segunda entrega, que en Estados Unidos se estrenó el 21 de julio (me la perdí por estar en Comic Con), y en toda América Latina se estrenó anoche en las pantallas de Disney Channel.

En esta segunda aventura de los Descendientes conoceremos la nueva vida de Mal como futura princesa de Auradon, lo que ha supuesto dejar de lado sus hechizos y sus travesuras maléficas para enfrentarse a un mundo de protocolos y eventos a los que debe asistir siempre sonriente, siempre perfecta, y aunque a sus amigos no parece importarles demasiado el haber tenido que dejar atrás su lado malvado, nuestra querida Mal se siente como un pez fuera del agua, y teme no ser lo suficientemente buena para su chico principesco. Las cosas se complican cuando una nueva Descendiente decide arrebatarle a Mal todo lo que ha obtenido desde su llegada a Auradon y acabar con el reinado de los Descendientes, se trata de Uma, hija de la villana Úrsula y toda una líder del mal.

Uma-Descendants-2

¿Podrá el amor de Mal y Ben soportar sus diferencias? ¿Podrán los Descendientes reestablecer la calma en Auradon y continuar con sus vidas? ¿Qué nuevos romances surgirán en esta entrega? Solo viendo la película podrán saberlo.

Resulta curioso que por primera vez una secuela lograra convencerme más que su antecesora, pero lo cierto es que esta película me gustó muuuuuuucho más que la primera, no solo por profundizar en las historias de otros Descendientes tales como Lonnie, la hija de Mulán y Shang (<3), o Dizzy, la hija de Drizella, hermanastra de Cenicienta, sino también por llevar a otro nivel las coreografías y vestuarios que ya son tan característicos de las producciones de Kenny Ortega.

Desde el inicio de la película tenemos un ambicioso número de baile, que acompañado de letras pegajosas y un soundtrack liberado en streaming hace algunas semanas logró que para el momento de su estreno ya muchos nos supiéramos las letras de hits como Ways to be wicked Chillin’ like a villain, que por cierto, es TAN pegajosa que paga verla YA mismo (muero de orgullo por nuestra colombiana Sofía Carson en su papel de Evie, MERECÍA tener su propio número, SÍ SEÑOR):

Ya sea por la nostalgia de ver tomar vida a muchos de nuestros personajes favoritos de películas clásicas de Disney o porque simplemente no podemos resistirnos a las coreografías y canciones divertidas, Descendientes 2 es de esas películas para cantar, ver con las primas adolescentes y disfrutar en una noche de aburrimiento con chocolatitos y una cobija calentita, ¡así que estén muy pendientes a sus repeticiones en Disney Channel!

Espero se hayan divertido en este lunes festivo y en general en estos tres diítas que tuvimos para descansar y tomar un respiro del caos de la rutina, ¡sí se puede, sí se puede!

Me despido recordándoles que estamos en Facebook y Twitter con sorpresas y sentimientos 24/7, ¡así que los espero por allá!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

#LaVueltaAlMundoConBooktube: Carta de un adulto a Lewis Carroll, Roald Dahl y Dr. Seuss

Como todos los lunes, una taza de café caliente recibe al empleado en su oficina. Un día más de rutina, sin huevos verdes con jamón o un poco de té para amenizar la velada, solo el conocimiento de que cada día que pasa pareciera alejarlo más y más de las aventuras que soñaba vivir y que había leído de niño. Tras limpiar sus lentes y encender la computadora, el empleado decidió abrir el correo y empezar a escribir frenéticamente mientras ignoraba las amenazas de memorando de su jefe o las preguntas de su asistente sobre si deseaba saber los indicadores económicos para esa mañana. Su carta tal vez no solucionara nada, pero al menos lo mantendría ocupado mientras llegaba la hora del almuerzo. Tras un último sorbo de café, el empleado se aclaró la garganta y empezó a escribir:

Señores Lewis Carroll, Roald Dahl y Dr. Seuss

Escribo con el peso de mis años y de una hipoteca que todavía no sé cómo pagar. Escribo, porque básicamente ustedes me han hecho quien soy hoy, y he llegado a la conclusión de que tal vez eso no sea algo de lo que deba sentirme orgulloso. Empecemos por usted , Señor Carroll, y sus juegos del lenguaje que tanto me impactaron. Todos fuimos Alicia, y juntos caímos por el agujero del conejo blanco. Gracias a usted, he aceptado que no soy el mismo que era antes, y que cada paso que doy puede ser una jugada para derrotar a la Vida, digo, a la Reina Roja. Fotógrafo de vocación, usted me obligó a ver la vida con los lentes de alguien para quien los niños eran todavía un sinónimo de esperanza, de travesura y curiosidad, y me aterra pensar que pudiera hallarme rodeado de ellos algún día, de hecho, preferiría un Gato Sonriente que me recuerde que llorar no siempre soluciona las cosas, o una Oruga que a mis cuarenta y tantos siguiera preguntándome por quién demonios soy, ¡que me corten la cabeza si osara olvidar al bendito Gato y a la Oruga! pero a quién engaño, cualquiera diría que intentar explicar la locura del mundo llevándonos al País de las Maravillas es un sinsentido, pero a veces me sorprendo deseando ir a él. Se me hace tarde, y así como la Liebre y el Sombrerero están atorados para siempre en su fiesta del té, tal vez yo esté atorado para siempre en este escritorio. Sonría para la cámara, señor Dodgson. 

Es su turno, señor Doahl. El otro día me estrellé contra algo invisible, y mi niño interior brincó de alegría al pensar que tal vez me había encontrado el ascensor de cristal de Willy Wonka, y que por fin podría visitar su hotel en el espacio, pero en realidad se trataba de una puerta de Transmilenio, y yo estaba demasiado dormido para percibirlo, ¡maldición! No hay chocolate lo suficientemente dulce para explicar el modo en que sus osadas palabras denunciaron los excesos y caprichos de los niños de su época, ¿o quién no se sintió culpable de encender el televisor sin sentirse Mike Teavee o pedirle algo a sus padres y tener un momento Veruca Salt? Algunos deseamos ser Charlie para tener la fábrica de chocolates más espectacular del mundo. Yo por mi parte desearía volver a las épocas en que un caramelo podía solucionar cualquier cosa (excepto, tal vez, las malditas hipotecas). Al igual que el Señor Wonka, no tengo idea de lo que la gente dice la mayor parte del tiempo, pero creo que es mejor así. Tal vez la respuesta a mis problemas esté en cambiar los chocolates por el durazno gigante de Jim, o el Pepinasco del BAG. Mis triglicéridos lo agradecerían.

Para finalizar, llego con usted, Dr. Seuss. ¿Por qué escribir de criaturitas amigables en un mundo en el que casi nadie lo es? Intenté preguntarle a mi gato y solo me arañó la cara mientras luchaba por quitarse el sombrero rojo que le había puesto gracias a usted. En un mundo de grises (y no lo digo solamente por mi corbata), usted me enseñó que había espacio para los desayunos poco convencionales, y me habló de muchos lugares a los que podría ir, pero sepa que NO he ido a ellos… No despierto al menos. Quise ser como el Lorax, y terminé imprimiendo hojas por una sola cara. Quise tener a mis Cosas #1 y #2 y solo obtuve a un gato y un hámster con complejo de canario…. 

El empleado tuvo que cambiar el café por el agua y tomarse un break de su carta. Las manos le temblaban y su corazón parecía acelarado. ¿Por qué no lograba tranquilizarse? Su carta llegaría a oídos de tan nobles señores y quizá sirviera para darle por fin un poco de orden a su patética vida. ¿De eso se trataba, verdad? De orden, no de caos; de madurar, no de tener nostalgia. En verdad odiaba a estos señores, y era hora de ponerle un fin a tan nociva relación. Sí señor, eso haría. De regreso en su escritorio, y luego de una parada técnica, el empleado respiró profundo y estiró los nudillos antes de volver a acariciar las teclas.

Señores Carroll, Dahl y Seuss: tras pensarlo seriamente, llegué a una nueva conclusión, una que merece llegar hasta ustedes por todos los medios posibles. Quise odiarlos por prometerme una vida fabulosa, pero terminé amándolos por darme una infancia que me llevara a ella. 

Dejando caer su máscara de rudeza por unos cuantos segundos más, el empleado se fingió ocupado y profesional, mientras enviaba la carta y silbaba para sus adentros.

Ese día, mientras entraba al cuarto comité de la tarde, nadie se dio cuenta de las medias de colores que asomaban bajo el gris de su traje, o de la colección de libros infantiles que cargaba en su portafolio muy a pesar de sí mismo: Alicia en el País de las Maravillas, Charlie y la Fábrica de Chocolate y Huevos verdes con jamón.

Fin.

Ama más allá del miedo: 3 razones para ver “Todo, todo”

¡Muy buenas tardes, queridos lectores de Si no le gusta no lea!

¿Cómo los trata esta tardecita de martes? Me disculpo por haber estado ausente, ciertamente han sido unos días de locura, empezando por el hecho de que estoy estrenándome como tía de un dulce bebé, ¡nunca imaginé lo sencillo que sería para alguien tan pequeño ganarse mi corazón! Ahora entiendo a quienes me decían que ser tía era algo fabuloso. Yep, en definitiva lo es.

Precisamente, en este ambiente alegre y optimista de la vida es que llego con una reseñita para iluminar este martes atípico de cine. Se trata de una historia hermosa a la que podemos analizarle varias cosillas, así que sin más preámbulos, vamos con el tráiler:

Encantadora, ¿no creen? Pues bien, hoy traigo para ustedes las cinco razones por las que no deben perderse esta cinta producida por Warner Bros y dirigida por Stella Meghie:

  1. Una protagonista especial

No deberían dejarse engañar por las afirmaciones estilo “Esa peli es The Fault in Our Stars 2“. En realidad, hay aspectos más complejos y diferentes: empecemos por su protagonista, Maddy, quien padece una enfermedad bastante delicada que debilita su sistema inmune y le impide salir al exterior y llevar una vida normal. Un rasgo a destacar es que es una adolescente birracial, un aspecto muy interesante pues tanto para la autora del libro en que se basa la cinta (Nicola Yoon) como para el equipo de producción era importante romper con ciertos estigmas y modelos raciales impuestos en películas románticas, o díganme, ¿cuál fue la última historia que vieron en la que la protagonista fuera de color? El objetivo se cumplió de la mano de la hermosa Amandla Stenberg, a quien muchos conocíamos de cuando interpretó a la pequeña Rue en The Hunger Games, y quien  en Todo, todo nos mostró una faceta mucho más madura, pues Maddy combina la inocencia de quien no ha podido experimentar muchas cosas por sí  misma con la adultez de alguien a quien le arrebataron la posibilidad de tener una vida normal y ha lidiado con realidades muy duras. Ahora, aclaro que TFIOS me encanta, al igual que Me Before You, y precisamente porque cada película es especial a su manera, lo mejor es que antes de arrojar juicios al respecto, siquiera las vean todas y se permitan conocer a sus protagonistas.

  1.  El libro en que se basa

Tuve el placer de leer la novela homónima antes de ver la película, y ciertamente me alegra haberlo hecho, pues es una propuesta editorial muy completa, sobre todo por el equilibrio entre texto e imagen, gracias a que los capítulos se acompañan de ilustraciones y caricaturas que nos llevan de lleno a la mente de Maddy, y ese juego gráfico está muy presente también en la película. Un dato curioso aún más encantador: las ilustraciones que verán en el libro fueron hechas por el esposo de Nicola, ¡menudo ejemplo de trabajo en equipo! Ya sea que leen el libro antes o después de ver la película, ciertamente es de esas novelitas encantadoras que paga leer más de una vez y volver a disfrutar en una tarde de lluvia acompañados de un chocolatito o una galletita. Sin entrar en detalles, puedo decirles que esta historia tiene mucho más para mostrar de lo que se imaginan, así que es hora de leer 😉

  1. Olly

Nuestra última, pero no menos importante razón del día de hoy: hablar de Todo, todo sin hablar de Olly, sería tan malo como ir a una librería sin dinero o salir de viaje sin cámara fotográfica. Se necesitan mutuamente, punto. Este personaje, interpretado por Nick Robinson (Ben Parish en The Fifth Wave) es la antítesis de Maddy: donde ella es luz y vida, él es la oscuridad y misterio. A pesar de tener sus propios problemas en casa, Olly parece querer entrar a la vida de Maddy a como dé lugar, y su sentido del humor teñido de sarcasmo, sumado a su indudable carisma para enamorar a Maddy serán el punto de partida para todos los sucesos que verán en la película.

Olly encuentra en Maddy una razón para olvidarse del dolor, mientras que Maddy descubrirá el mundo a través de sus ojos, y en verdad que vale la pena darse la oportunidad de ver en qué acabarán los sueños de Maddy y la búsqueda de Olly, porque a fin de cuentas, de esto se trata esta cinta, de aprender a confiar y amar a pesar de las circunstancias. ¿Lograrán amarse a pesar del miedo que supone la enfermedad de Maddy y los problemas de Olly? ¿Hasta dónde puede llevarnos el amor? En definitiva, esta cinta es una invitación a ver la vida con un poco de la esperanza que solo pueden darnos las personas especiales, ¡así que no las dejemos ir!

Como si fuera poco, les dejo por aquí este lindo lindo bonus para que se animen y corran a su sala de cine más cercana, ¡en Twitter y Facebook siempre estamos conectados para compartir los sentimientos!

Y bueeeeno, creo que con esta genial entrevista llegamos al final de nuestra aventura del día de hoy, ¡espero les haya gustado! Es hora de volver a nuestras rutinas, así que de todo corazón deseo que tengan una semana genial y que nunca dejen de sorprenderse con las pequeñas cosas de la vida, ¡un abrazo enorme!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Girl power a otro nivel: reseña de “Wonder Woman”

Muuuuy buenas tardes, queridos lectores de Si no le gusta no lea, ¿cómo están?, ¡espero que muy bien! Yo sigo sin asimilar que ya vamos por la mitad de este 2017, realmente está volando el tiempo y me asusta muchísimo porque va siendo hora de cumplir muchos de los planes y proyectos por los que brindamos el 31 de diciembre del año pasado, ¿ustedes cómo van con eso?  A pesar de las noticias tan tristes que solemos recibir día a día, supongo que con mayor razón debemos mantenernos optimistas y confiar en que si todos intentamos hacer las cosas bien, tal vez el mundo mejore aunque sea un poquito, ¡ánimo que todavía nos queda medio año por delante!

Precisamente, la película de hoy nos habla sobre la esperanza y el impacto que pueden tener el valor y la perseverancia en un mundo sumido en la guerra, situación no muy lejana a la que vivimos actualmente, así que preparen las palomitas, sus botas rojas y disfruten del tráiler de “Wonder Woman“:

Y bien, para todos los que han estado pendientes de nuestro fanpage de Facebook, no es un secreto que esta película era sin duda alguna de las más esperadas de mi 2017, así que la emoción fue total durante el fin de semana de su lanzamiento, con funciones especiales en la noche del miércoles 31 y estreno nacional el jueves 1 de junio, cuando fui en compañía de mi buen amigo Tavo, un total amante de los cómics y del universo DC, y es que algo genial del cine es poder compartir todas sus emociones con personas que aman lo mismo que tú.

Esta cinta, dirigida por Patty Jenkins y con mi queridísima Gal Gadot en el rol de Diana Prince, rinde un homenaje a un personaje que lleva la “módica” suma de 75 años cautivando al mundo desde el fascinante lenguaje del cómic, pasando por la televisión y llegando por fin a las salas de cine con una historia digna de ver en Dinamix, 3D, o POR LO MENOS, en su idioma original. ¿Están preparados? Comencemos a hablar de nuestra peli:

Diana, princesa de Themyscira, es hija de Hipólita, la reina de las Amazonas, una tribu guerrera conformada en su totalidad por mujeres, cuya misión es proteger al mundo de las amenazas del mal. Estas mujeres viven en una isla también conocida como Isla Paraíso, aisladas de los seres humanos y ajenas al paso del tiempo y a las problemáticas que tienen lugar al exterior de su isla. La pequeña Diana ha crecido deseando ser una guerrera más, fuerte y valiente, pero su madre tiende a sobreprotegerla, pues a fin de cuentas, si todo parece estar bien en la Isla, ¿para qué afanarse con espadas y escudos?

A pesar de los intentos de su madre por alejarla de los entrenamientos, la terquedad de la pequeña Diana encontrará una aliada en su tía Antíope, de quien aprenderá todo lo necesario para convertirse no solo en una gran guerrera, sino en la mejor de todas las Amazonas.

Cuando una gran amenaza recae sobre Themyscira y los problemas del mundo de los humanos llegan de forma dolorosa a la vida de Diana, nuestra princesa tendrá que decidir entre irse de la isla para buscar respuestas y seguir su vocación de lucha y valentía, o por el contrario permanecer en su hogar sana y salva. Un agente clave en esta decisión será el Mayor Steve Trevor (interpretado por Chris Pine), el primer hombre que Diana ha visto en su vida, y quien le mostrará el mundo de los humanos, tan cautivador como peligroso.

En su viaje por el Londres de la Primera Guerra Mundial, Diana descubrirá que la guerra no solo responde a los caprichos de un ser mitológico, sino a los sentimientos negativos de los humanos, a quienes decidirá proteger a pesar de sus odios y su aparente talento para la destrucción. En el proceso, nuestra protagonista tendrá que enfrentarse a ciertos secretos sobre su pasado que cambiarán para siempre la percepción que tenía de sí misma y de su lugar en el mundo: solo el amor y la esperanza podrán ayudarla a derrotar a la amenaza que la llevó a Londres, a encontrar su verdadero yo y a aceptar su futuro como súper heroína.

¿Lo logrará? Solo yendo a cine a ver la película podrán saberlo.

La película, pese a cargar con el estigma negativo de sus antecesoras del universo DC (“Batman Vs. Superman” y “Suicide Squad“, ambas destrozadas por la mayoría de la crítica), logró recuperar la confianza de una audiencia que creció con el personaje de Diana y que nunca la vio como un eslabón débil dentro de la Liga de la Justicia; Todo lo contrario, hablamos de una fanaticada que esperaba con ansias locas el momento de brillo para esta heroína transgresora, que no necesitaba del permiso de nadie para luchar y ser valiente, una mujer fuerte e independiente que sentó las bases de lo que posteriormente desarrollarían personajes como Supergirl en DC o Viuda Negra en Marvel.

En pleno siglo XXI seguimos gritando por un cambio, por justicia e igualdad, y todos estos valores se retratan muy bien en esta adaptación de la Mujer Maravilla, pues Diana descubre el mundo de los humanos desde su inocencia, desde su creencia en la bondad innata de las personas, y le encanta cuestionarse por el obrar humano: nuestra protagonista siente cierta fascinación por la humanidad, y precisamente, ante la adversidad, su fortaleza y el deseo de proteger a los inocentes terminarán siendo el combustible que la llevará de princesa Amazona a heroína de los hombres.

La cinta logra combinar secuencias de acción geniales con uno que otro momento para el amor y unos saltos en el tiempo bien interesantes, pues ya verán el modo en que se articulan pasado y presente hasta preparar el camino para lo que veremos en “Liga de la Justicia“, película a la que por cierto le deseo mucha suerte, pues Wonder Woman dejó bieeeeeeeeen alta la vara y ahora el reto de los estudios DC será mantener el nivel que logró con esta historia.

Con más o menos 223 millones de dólares recaudados en el fin de semana de su estreno, nuestra peli de hoy es un ejemplo clarísimo de lo mucho que vale la pena esperar las cosas buenas de la vida, pues luego de 75 años de historia, por fin podemos disfrutar de esta mega aventura en las salas de cine de todo el país y compartirla con las nuevas generaciones. Yo por mi parte planeo repetírmela varias veces, porque es tanto el impacto y la emoción que vale la pena disfrutar en detalle de esta producción muy bien lograda, que por cierto, tiene también una banda sonora increíble, aquí un adelanto:

En conclusión, la invitación es a que, ya sean Team Marvel o Team DC, se den la oportunidad de apoyar una película increíble sobre el coraje en tiempos difíciles, sobre la valentía que debemos buscar ante las cosas que nos desconciertan o asustan, y sobre todo, con un mensaje muy bonito sobre el empoderamiento femenino: no siempre hay que ser la damisela en apuros, es mucho más divertido salvar que ser salvada.

Espero que se animen a ver esta película que tanto anhelamos y que por fin podemos disfrutar, y de paso aprovechemos para abrir el diálogo sobre el rol de la mujer en el cine, no solo como protagonista, sino también como directora, productora y guionista, pues lo cierto es que por primera vez tenemos una película de superhéroes centrada totalmente en una mujer, y el hecho de que dicha producción fuera dirigida por una mujer hizo que todo fuera aún más significativo. Estamos siendo testigos de un momento valiosísimo para el cine y me encanta que podamos hacer parte de ello.

Les deseo un muy bonito inicio de semana, que seamos Wonder Women en nuestro diario vivir y que nunca pero nunca perdamos la capacidad de buscar la bondad en los demás, sin importar lo oscuro que se ponga el panorama. Hay que tomar la iniciativa.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Pirata siempre seré: reseña de “Piratas del Caribe: la venganza de Salazar”

¡Sorpresa sorpresa, y bienvenidos a un miércoles atípico en Si no le gusta no lea!

A pesar de nuestras habituales agendas (hoy deberíamos estar hablando de libros), he de admitir que estamos pasando por un momento tan genial en materia de cine que simplemente no pude resistir las ganas de reseñar para ustedes esta película con la que cerré mi puente festivo, y fue a último minuto que decidí ir a verla, pero ya saben cómo son las redes, si te duermes un poco terminas enterándote de TODO lo que pasa en los estrenos de fin de semana (ugh). De todos modos, no se preocupen, luego de mis diversas adquisiciones de Filbo, lo que vienen son post de libros, pero mientras devoro mis compras literarias para poder reseñarlas, ¡volvamos a una saga cinematográfica que me encanta!

La saga de hoy tiene sabor a agua de mar y ron, muuucho ron, así que sin más introducciones, vamos con el tráiler de nuestra consentida de hoy, “Piratas del Caribe: la Venganza de Salazar“:

Para los que hemos crecido acompañando a Jack Sparrow en sus distintas aventuras, esta cinta resulta ser una reivindicación del caos que fue su antecesora, “Piratas del Caribe 4: Navegando aguas misteriosas” que recordemos, no tuvo una taquilla particularmente espectacular y dejó a muchos dudando sobre el futuro de la franquicia, pero que por fortuna para todos, supo recuperar su rumbo de navegación en esta quinta entrega producida por Jerry Bruckheimer y dirigida por Joachim Rønning y Espen Sandberg.

La cinta, que llegó a las salas de cine del país el pasado jueves, retoma varios de los elementos característicos del mundo de Piratas, tales como las antiguas maldiciones que buscan ser destruidas, las secuencias de acción en medio del mar y el humor negro del pirata más ebrio y descarado del mundo, Jack Sparrow, a quien simplemente no le pasan los años y sigue dando risa a pesar de la traducción tan regular de muchos de los subtítulos de sus diálogos originales (DOBLE UGH).

En esta ocasión, la trama nos lleva unos cuantos años en el futuro, cuando Henry (el hijo de Will Turner y Elizabeth Swann) ha crecido para convertirse en un marinero curioso y empedernido, cuyo principal objetivo es poder liberar a su padre de la maldición que lo ata al Holandés Errante y le impide pisar tierra salvo una vez cada diez años. En su búsqueda por romper la maldición, Henry se encontrará con distintos personajes que en el transcurso de la película nos harán partícipes de sus propias búsquedas y luchas, como la valiente Carina Smyth (interpretada por Kaya Scodelario), una mujer de ciencia que desea seguir el legado astronómico de su padre, y por supuesto Jack Sparrow, para quien el mundo sigue siendo un tesoro esperando ser robado y conquistado de la mano de su fiel tripulación.

Cuando los planes de Henry, Jack y Carina se crucen, será necesario emprender un viaje lleno de peligros y amenazas, pues como ya es habitual en la saga de Piratas, un antiguo rival de Sparrow se encargará de bloquear el camino de nuestros protagonistas, y en este caso, el papel de villano estará a cargo del talentoso Javier Bardem, quien dará vida al Capitán Salazar, un español con sed de venganza y dispuesto a dejarse el alma en el océano con tal de destruir a Jack. A la par de Salazar, tendremos a los queridos Británicos, para quienes el mar sigue siendo una cuestión política, de ahí que nunca estén satisfechos con su afán colonizador, y si pueden matar unos cuantos piratas en el camino, pues mejor.

En medio de estas historias alternadas con balas de cañón, nos planteamos varias cuestiones: ¿Podrá Henry liberar a Will? ¿Descubrirá Carina el significado de los mensajes que heredó de su padre cuando era niña ? ¿Tendrá Jack ron suficiente para las dos horas y nueve minutos que dura la película? Solo yendo a cine podrán descubrir las respuestas.

Un primer consejo que les doy es que le tengan paciencia a la cinta, pues si bien incorpora nuevos personajes, mantiene en esencia una propuesta narrativa muuuy similar a la que vimos en la trilogía original (villano persigue a Jack y sus amigos+ caboom en el mar= vaya vaya), así que si esperan algo radicalmente distinto de lo que fue la trilogía original, me temo que esta no es su película. Por el contrario, prepárense para una banda sonora ya conocida por todos, que dependiendo del espectador puede verse como algo bueno o como algo malo (yo por lo menos la AMO), y no se levanten de la silla en ningún momento, porque una que otra sorpresa sutil salvará la velada (yo casi grito de tantos sentimientos, YA VERÁN).

Con un equipo actoral sólido y unos efectos visuales interesantes, esta película nos permite pasar un rato entretenido, con carcajadas esporádicas y las explosiones que tanto nos gustan. Queda la duda sobre si realmente hay suficiente tela para cortar en una posible entrega número 6, pero de momento mi consejo es que se enfoquen en la escena post-créditos y me cuenten en Facebook y Twitter si les parece que da para una historia más, o si por el contrario deberíamos dejar hasta aquí.

Aprovecho para contarles que el próximo miércoles 7 de junio nuestros amigos de Cine Colombia planean celebrar con todo el país sus 90 años, abriendo sus salas de forma GRATUITA en todas sus funciones de ese día, ¡wow! Pueden consultar los términos y condiciones de este súper regalo aquí.

Me despido por hoy deseándoles buen viento y buena mar, que ojalá  nunca les falten los tesoros, las aventuras y un poco de romance para hacer más llevadero el viaje, ¡a eso vinimos a este mundo!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Recuerda tus grandes hits: reseña de “Si no despierto”

¡Muuuuy buenas tardes a todos! Sean más que bienvenidos a este lunes festivo de cine en Si no le gusta no lea, ¿sí descansaron? una de las ventajas de los festivos es que podemos descansar, leer, ponernos al día en series, empezar un nuevo proyecto artístico, en fin, son muchas las opciones, así que heme aquí, trabajando en esta reseñita para que todos ustedes la lean y se animen a ver la peli de la que vengo a hablarles, así que sin más preámbulos, vamos con el tráiler:

Y bien, tenemos aquí la esperada adaptación cinematográfica de “Si no despierto“, una novela maravillosa, escrita por Lauren Oliver (a quien muchos conocimos por la saga “Delirium“) y publicada en Colombia por Ediciones B. La aventura de llevar esta historia a la gran pantalla se hizo posible bajo la dirección de Ry Russo-Young, y la distribución en Colombia de mis buenos amigos de Cine Colombia , quienes me invitaron a una función especial el pasado sábado, de ahí que pueda recomendarles la película y dejarlos con muchas ganas de ir a cine el próximo 1º de junio, cuando se estrene en todo el país.

En “Si no despierto” conoceremos la historia de Samantha (Sam) Kingston (interpretada por Zoey Deutch), una joven extrovertida y acostumbrada a una vida cómoda y glamurosa de la mano de sus amigas incondicionales Lindsay, Ally, y Elody. Pese a sus diferencias, el grupo de chicas ha logrado permanecer unido con el paso de los años y escalar hasta la cima de la fama dentro del colegio, hasta llegar a ser las más populares y envidiadas por todos.

En apariencia, todo va de maravilla: es el día de Cupido, cuando todos parecen recordarle a Sam lo especial que es, y esa noche posiblemente se “convertirá en mujer” al compartir su primera noche con su novio Rob, pero un suceso cambiará su vida para siempre.

Cuando Sam despierta repetidas veces en el mismo día, y se ve forzada a repetir determinados momentos una y otra Y OTRA VEZ, tendrá que plantearse las respuestas a las siguientes preguntas: ¿Qué es el tiempo?, ¿es acaso una cuestión física, palpable y meramente científica, o por el contrario, puede llegar a ser una proyección de nuestros errores y debilidades? Tal vez, si logra contestar todos estos interrogantes, nuestra querida Sam podrá no solo romper ese ciclo de repeticiones temporales, sino salvar una que otra vida en el proceso, incluyendo la suya.

La película, que para mi infinita alegría resulta ser bastante fiel al libro, alterna los distintos episodios de Sam mientras intenta salir de la fecha que se ha visto forzada a vivir repetidamente, y conforme pasan los días, seremos testigos de un proceso introspectivo en el que nuestra protagonista terminará por cuestionar si realmente es feliz siendo la más popular del colegio, a pesar de que aquello suponga ser muy mala con algunos de sus compañeros, muchas veces solo por seguir la corriente a sus amigas. ¿Realmente ama a su novio o es un resultado de la presión social? También se cuestionará por su rol dentro de su familia, porque admitámoslo, muchas veces salimos de casa dando por sentado que no es la última vez que nos despedimos de nuestros padres… ¿o sí?

Ante su confusión y angustia, Sam tendrá dos opciones: resignarse a vivir para siempre en el mismo día, o buscar arreglar eso que tanto daño le ha hecho a ella y a los demás. Ese proceso no será fácil para ella, pero también es cierto que lo correcto no siempre es lo fácil, y ustedes como espectadores podrán acompañar a Sam y a sus amigas en esta aventura en la que cada momento feliz será como un “hit” musical, digno de recordar por siempre.

Lejos de caer en secuencias monótonas, la historia cuenta con distintos giros que hacen que cada día que Sam vive atrapada en la misma fecha tenga un algo que la acerque cada vez más y más al descubrimiento del porqué de su condición actual, al entendimiento de quién es en realidad, y a una conclusión que dejará en shock a más de uno, pero por supuesto, NO les diré de qué se trata, para ello deben ir al cine a ver esta peli, que más allá de ser un chick flick adolescente, es una reflexión sobre el peso de nuestras acciones y las decisiones que debemos tomar en pro de un bien mayor.

Nunca es tarde para retomar el rumbo de nuestras vidas y hacer las cosas bien, y creo que esa es una de las principales lecciones que podemos encontrar en esta historia. ¿Se animan a vivirla por su cuenta? Verán que vale la pena 🙂

Ya para terminar, mi literata interna quisiera aclarar que esta idea del “castigo repetitivo” ha estado presente en distintas obras de la literatura universal: recordemos que en “La Odisea” se menciona el mito de Sísifo, condenado a subir una enorme roca cuesta arriba, para luego verla caer y tener que empezar desde cero, o la eterna fiesta del té en que viven el Sombrerero Loco y la Liebre en el País de las Maravillas de Alicia. Literariamente hablando, es un recurso bien interesante, pues por lo general, repetir determinadas acciones responde a un hecho o motivo en particular, y solo el obrar correcto podrá romper el ciclo de repeticiones. ¿Podrá lograrlo Sam?

La invitación es para que saquen el tiempito y vayan a su sala de cine favorita a ver esta película que tanto nos deja pensando en todas esas acciones con las que dejamos huella en el mundo, las cuales se disfrutan muuucho más si las hacemos en compañia de nuestros amigos, ¡cada segundo cuenta!

Les recuerdo que nuestros espacios en Facebook y Twitter están disponibles 24/7 para ustedes, ¡así que los leo por ahí!

De todo corazón, espero que tengan una maravillosa semana y sean muy felices 🙂

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!