Una historia que hace historia: reseña de “Yo soy Simón”

¡Muy buenos días a todos y todas en Si No Le Gusta No Lea!

¿Cómo los trata la vida en esta semana que comienza? Espero que muy bien, que no se hayan gastado la totalidad de sus quincenas durante el fin de semana y que se estén abrigando mucho con este clima de locos.

Yo por mi parte estoy muy feliz porque por fin llegamos a la semana del inicio de Filbo, así que con todas estas expectativas a flor de piel, qué mejor que hablar de la adaptación cinematográfica de uno de los libros que, espero, arrase en la Feria, y estoy que me haaaaaablo de esta historia, así que sin más formalidades, vamos con el tráiler de esta cosita bonita llamada Yo soy Simón:

Pues bien, tenemos aquí una historia que posiblemente amarás u odiarás, así de simple, y es que un primer elemento a tener en cuenta a la hora de ir a cine y ver esta cinta, es tu capacidad de empatía o sensibilidad ante realidades como el amor entre personas del mismo sexo: tenemos ante nosotros una historia sobre el descubrimiento de quién se es en realidad y los desafíos de aceptar una identidad sexual diversa en un mundo que todavía batalla por vencer determinados estigmas y tabúes sobre a quién se puede o no amar.

Conoceremos a Simon (o Simón, depende de qué tanto quieran jugar con las traducciones), un joven de diecisiete años que lleva una vida totalmente normal, asistiendo a la preparatoria, compartiendo con sus amigos de toda la vida y lidiando con las carreras propias de un adolescente que quiere graduarse y encontrar su lugar en el mundo en el proceso. En medio de sus clases y comer waffles con sus amigos, un escándalo en el blog de su colegio pondrá a Simon a ver las cosas desde una nueva perspectiva: alguien del colegio acaba de manifestar de forma anónima que es gay.

… ¿Y si Simon también lo es y se atreve a hablar con ese valiente desconocido?

Presa de la incertidumbre y el miedo a que su mundo cambie para siempre si le revela su identidad sexual a su familia, amigos y al resto de la escuela, Simon tendrá que enfrentar distintas situaciones que irán de lo cómico a lo dramático, pasando por lo emotivo y lo cliché, pero siempre teniendo al amor como su motor, pues para amar a otros, hay que empezar por amarse y aceptarse a sí mismo.

Yo-soy-Simon-critica

La identidad y el amor por uno mismo son tan solo algunos de los mensajes más bonitos de esta historia basada en la novela “Simon vs the homo sapiens agenda” de la psicóloga y novelista estadounidense Becky Albertalli, que ahora llega a las salas de cine dirigida por Greg Berlanti y cuenta con talentos actorales del mundo Young Adult como Nick Robinson (La quinta ola) en el papel de Simon, y Katherine Langford (Thirteen Reasons Why) en el papel de Leah, la mejor amiga de Simon desde el jardín de niños, y mi personaje favorito tanto del libro como de la película, pues ser “la amiga hetero” es algo con lo que me identifico bastante, la verdad. 

Si bien la historia nos plantea los dilemas de salir del clóset y reconocer que a Simon le gustan los hombres, el verdadero mérito está en darle el tratamiento de una comedia romántica en cierta medida “tradicional”, (con escenas de baile, bromas de preparatoria y una que otra palabrota de por medio) y le pongo comillas porque si bien muchos lectores estamos acostumbrados a este tipo de temáticas, es una apuesta muy valiente empezar a romper los estigmas del cine y de la sociedad para llegar con estas propuestas que se pueden ver en familia y dialogar en torno a la pregunta sobre por qué tomó tanto tiempo el empezar a contar estas historias en la pantalla grande,  que además emplea un lenguaje juvenil muy cercano a la audiencia, y tuvo la participación de jóvenes integrantes de la comunidad LGBTI como extras en muchas de sus escenas.

¿Que habrá haters para películas como esta? Claro que sí, a fin de cuentas, siento que todavía queda mucho camino por recorrer en este mundo de locura en que nos tocó vivir, pero tal vez algún espectador que se permita ir a regañadientes a su sala de cine más cercana y se dé una oportunidad conocer esta historia, termine por verla como lo que siento que realmente es: una historia de amor extraordinaria, tal y como todos nos merecemos tener en algún momento de la vida.

La invitación es a que vayan a cine a ver esta cinta, que en lo posible se la vean subtitulada para no perderse ese humor adolescente que tan bien le fluye al idioma inglés, que la comenten en sus casas, en sus trabajos, que hablemos sobre el tema de forma abierta, respetuosa y tolerante, y si tienen algún amigo o amiga que ha pasado por situaciones similares a las de Simon, invítenl@ al cine, la vida es muy corta para andar solo por ella.

Me despido por hoy contándoles que en nuestro Facebook y Twitter estamos preparando la llegada de un mega especial de Feria del Libro 2018, así que no se despeguen porque vienen cosas muy bonitas para este sueño cuchurrumí que es nuestro blog, ¡pronto necesitaré de tooooooodo el apoyo de ustedes, ya lo verán! ❤

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Alisten sus consolas: reseña de “Ready Player One”

¡Muy buenas tardes y bienvenidos a un nuevo lunes de cine en Si No Le Gusta No Lea!

¿Cómo los trata la vida? Espero que muy bien, que hayan descansado y reflexionado en esta Semana Santa que pasó y que estén más que preparados para el corre corre salvaje que trae este mes, (FILBO TIMEEEEEEEEEEEEEE <3).

Hablando de las cosas interesantes que me dejó la Semana Santa (además de muchas horas de sueño recuperadas y un alma algo más pura), tuve la dicha de ver la película de hoy, que posiblemente le quede gustando a más de uno, así que sin mayores introducciones, vamos con esto que se llama Ready Player One:

Esta cinta, dirigida por el gran Steven Spielberg, es en teoría la adaptación de la novela homónima del autor estadounidense Ernest Cline, pero siendo realista, más que adaptación, lo que pasó aquí fue que se tomó la idea general del libro y se explotó de un modo distinto, de manera que lo más sensato es que nos enfoquemos en la película como producción cinematográfica y no como en una cinta basada en un libro, así no sufrimos en exceso.

La historia nos presenta a Wade Watts (interpretado por Tye Sheridan), un joven habitante de las ruinas estadounidenses del año 2045. Su generación está marcada por el gran impacto y control de las tecnologías, y ante la falta de espacios reales para la interacción y el entretenimiento, la sociedad ha caído en las rutinas del OASIS, una plataforma de realidad virtual en la que se puede ser quien se quiera ser, y compartir toda clase de aventuras en los distintos mundos que se han creado para tal fin. Los jugadores del OASIS pasan sus días conectados, viviendo en las fantasías que han construido y compartiendo con sus amigos de todas partes, ganando monedas para modificar sus avatares y compitiendo por tener los gadgets más geniales.

Cuando el fundador de OASIS muere, deja tras de sí una serie de pistas que llevarán a un afortunado ganador a convertirse en propietario de OASIS, y por ende, a tener total control del mundo, pues no hay nadie que no dedique un porcentaje importante del día a dicha plataforma. En una de sus jornadas de juego, Wade descubrirá que tal vez tenga una opción en la salvaje carrera por encontrar el easter egg con el que tenga el total control de OASIS, pero con el tiempo se dará cuenta de que no es el único interesado en ganar, y posiblemente el mundo real también esté en peligro. ¿Podrá sobrevivir sin revelar su identidad verdadera? Solo en el cine, conocerán la respuesta.

ready-player-one-1000x667-nmufdgo8bjvnzoqgb2ojzxj48p2zmuhzkrwcmyot8u

Como buena película de Spielberg, la fantasía y la tecnología toman papeles protagónicos, y en sus más de dos horas de duración, esta historia nos llevará por muchos referentes de la cultura popular tanto del cine y la música como de los videojuegos, (más de los que pude identificar, por cierto). En concordancia con todo ese espíritu gamer, otro elemento genial es la banda sonora, que va muy de la mano con esa esencia retro-pop de la cinta, que eso sí, tiene animaciones y efectos directos del siglo XXI, lo que hace que valga la pena ver esta peli en un IMAX o una Mega Sala, pues si bien el tema de los videojuegos no es nuevo, sí hay un despliegue visual muy interesante.

Teniendo en cuenta las distancias que toma la cinta del libro en que se basa, la recomendación general es a que la vean pensando únicamente en la propuesta de Spielberg, que tiene espacio para la acción, el romance, el miedo y la aventura, y en lo personal, me quedo pensando en las máscaras digitales que en ocasiones se esconden en nuestros perfiles y redes sociales, ¿acaso nos mostramos de un modo en Internet y de otro en el mundo “real”? Esa, es una pregunta que tanto Wade como sus amigos se harán, y hoy los invito a que ustedes también se la hagan y me cuenten sus opiniones al respecto tanto en Facebook como en Twitter.

¿Vendrán más películas como Ready Player One? Posiblemente, pero esta tal vez sea recordada como un buen regreso de Steven Spielberg a ese cine de corte fantástico-imaginativo y aventurero que tanto queremos, no por nada le debemos la existencia de E.T, Jurassic Park o Indiana Jones.

La invitación es pues a que lleven a su gamer favorito o favorita al cine, le inviten palomitas y así les explique este juego de pistas y micro-homenajes a la cultura popular que es esta película, ¡de pronto y les acaba gustando en el proceso!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

#OscarCuchurrumí Día 9: las verdades de “3 anuncios por un crimen”

¡Muy buenas tardes y bienvenidos al cierre de #OscarCuchurrumí en Si No Le Gusta No Lea!

Estoy muuuuuuy feliz de haber logrado sacar adelante este reto que asumimos hace nueve días, pues sabía que todos teníamos muchas cosas en la cabeza, ya fueran del trabajo, del estudio, ¡en fin! Lo importante es que logramos llegar a esta, nuestra última reseña de las nueve nominadas a la categoría de mejor película en los Premios Oscar que se entregan esta noche, y quise dejarla para el final porque es de mis grandes favoritas de la temporada, y en definitiva es de las que repetiría con gusto si llega a ganar en muchas categorías esta noche, así que alisten sus conocimientos de insultos en idioma inglés y disfruten de esto llamado 3 anuncios por un crimen:

Y bien, esta cinta escrita, dirigida y producida por Martin McDonagh resulta ser un experimento interesante entre la denuncia, el humor negro y el drama. Conoceremos la historia de Mildred Hayes (interpretada por la brillante Frances McDormand), una mujer que día a día lucha con el dolor que dejó la muerte de su hija Angela a manos de un asesino y violador. Frustrada por el silencio de las autoridades y la impunidad que rodea al caso de su hija, Mildred decide llevar a cabo una estrategia bien particular para comunicarle al mundo su malestar, y lo hará mediante tres vallas colocadas a las afueras de su pueblo, Ebbing, Missouri, en las que cuestiona el silencio e ineficiencia policial.

Las acciones de Mildred llegarán a oídos de los oficiales de policía Dixon y Willoughby, (interpretados por Sam Rockwell y Woody Harrelson respectivamente), y estos policías tendrán que llegar hasta las últimas consecuencias para silenciar a la valiente Mildred, o mejor aún, resolver el caso de la muerte de su hija, en una cinta llena de insultos, verdades incómodas y amor de madre representado de forma distinta a lo que solemos ver en las salas de cine.

La historia cuenta con varios elementos que podrían acarrearle una que otra estatuilla esta noche, como lo son la actuación de Frances por la que ya se llevó el Globo de Oro, y es que el reto de esta actriz estaba en darle vida a una mujer fuerte, decidida, pero a la vez sumida en la tristeza, la culpa y la desesperanza de tener un hogar cada vez más roto, y es de gran mérito poder ver todas estas facetas en una misma actuación, lo que demuestra el gran talento de McDormand.

11686963-3124553544273633

Mildred es de esos personajes que simplemente no te pueden caer mal, llegó a manifestar un punto muy claro y no teme que nada ni nadie se interponga en ese camino. Parte de la historia consiste en esa montaña rusa emocional de necesitar un cierre, una sensación de justicia en medio de tanta injusticia, y si bien sus métodos no son los más ortodoxos, parte de la gracia de la película está en eso, en la recursividad de una madre que solo quiere que la policía haga su jodido trabajo.

Vale la pena también hablar de la cómica e intensa actuación de Woody Harrelson, cuyo personaje nos brinda una de las grandes sorpresas de la cinta (que deben ir a cine para descubrir cuál es), e incluso, se destacan talentos juveniles como Lucas Hedges, a quien también vemos en Lady Bird y que junto a Timothée Chamalet de Call me by your name nos demuestran que lo que hay es cine para rato, y que cada día  podemos descubrir nuevos talentos en este mundo de locos del espectáculo.

Hablando del mundo de locos en el que vivimos, ha sido tal el impacto de 3 anuncios, que un artista de Los Angeles ha decidido usar la misma estrategia de Mildred para denunciar los recientes escándalos por acosos sexual en la industria del espectáculo, y vemos aquí un caso bien interesante en el que las acciones del cine pueden volverse en su contra, e incluso, parodiar aquello que denuncian.

No puedo predecir con certeza cuántos premios se llevará esta película que tiene siete nominaciones, incluyendo mejor película, mejor actriz, mejor actor de reparto (para Sam Rockwell y Woody Harrelson), y mejor guion original, pero sí puedo decirles que en verdad vale la pena ir a ver esta película sobre los abusos de autoridad, las dinámicas familiares actuales y el oportunismo mediático. Eso sí, háganse a la idea de que las malas palabras irán de inicio a fin, así que si se alteran mucho con unos cuantos f*ck, tal vez sea más sensato elegir alguna otra cosilla para ver, aunque por fortuna para todos, si hay una temporada con cine para todos los gustos, es precisamente esta, ¡ánimo!

Y bien, con esto llegamos al cierre fantabuloso de lo que han sido nueve días de comedia, tragedia, suspenso, amor y denuncia, y lo que nos queda es todo un abanico de historias para vivir, sentir y pensar diferente, ¡que viva el cine y que viva #OscarCuchurrumí!

Espero que se hayan divertido bastante en este reto que poco a poco fuimos sacando adelante, saben que en Facebook y Twitter siempre los espero para que me cuenten cuáles fueron sus películas favoritas de esta temporada de premios y cuáles fueron las que menos les gustaron, y por supuesto, allí estaremos esta noche, compartiendo juntos nuestros feels y apuestas para la noche más esperada del mundo del cine, ¡así que los espero por allá!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

#OscarCuchurrumí Día 8: los valientes riesgos de “The Post”

¡Buenas nocheeeeees!

¿Cómo les terminó de ir en este sábado de marzo? Espero que hoy no vayan a trasnochar mucho, porque mañana posiblemente sí estemos  hasta tarde disfrutando la ceremonia de los Oscar, ¡emoción!

Mientras llegamos a mañana, quisiera hablarles de nuestra penúltima cinta del reto #OscarCuchurrumí, en verdad que no puedo creer que hayamos logrado sacar adelante nueve-mini-reseñas-seguidas, wow, ¡muchísimas gracias a quienes se han tomado el tiempo de leer y recomendar!

Como estoy de un humor excelente, sin más preámbulos pasemos a la acción y leamos las páginas de The Post:

Y bueno, tenemos una película marcada por la calidad y experiencia de su elenco, comenzando por su director, Steven Spielberg, y pasando por sus protagonistas, Meryl Streep y Tom Hanks, que interpretan a Kay Graham, directora del Washington Post, y a su editor jefe, Ben Bradlee, respectivamente.

La cinta nos remite a un episodio real, más especificamente a inicios de los 70’s, cuando  varios documentos sobre la intervención real del gobierno de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam llegaron a manos del New York Times y del Washington Post, y ambos periódicos debieron plantearse las repercusiones legales y políticas de revelar al país un secreto que comprometía nada más y nada menos que a los últimos cuatro gobierno, y que podía llevar al cierre de sus empresas por aparentemente violentar el carácter confidencial de dichos documentos.

La historia se enfoca principalmente en el equipo del Washington Post, empezando por su directora, quien quedó a la cabeza de la empresa tras el aparente suicidio de su esposo. Algo bien interesante es que la señora Graham es la primera mujer en asumir la dirección de un medio impreso de las dimensiones del Post, y parte de la trama nos presenta los conflictos de inequidad laboral y machismo que ella debe enfrentar, pues el hecho de ser mujer hace que los demás directivos del periódico no la vean como una líder digna de respetar o  seguir, y muchos menos confían en su criterio sobre qué publicar y qué no.

post_ver2

Por fortuna para Kat, su agudo editor no teme tomar riesgos en pro de las historias que realmente merecen ser contadas, y cuando se dé la oportunidad de revelar la verdad sobre Vietnam al pueblo estadounidense, tanto la directora como el editor del periódico y sus periodistas tendrán que plantearse un dilema ético y asumir ciertos desafíos que, a mi parecer, siguen teniendo mucha pertinencia y relevancia en esta era contemporánea de las fake news, porque pensemos por un momento: ¿cuál es el rol del periodismo cuando la verdad es tan tremenda que debe salir a la luz?, ¿en dónde termina la privacidad y comienza el interés nacional? Estas, son tan solo algunas de las incógnitas que como espectadores debemos ayudar a resolver cuando veamos la película.

Si bien la cinta podría catalogarse como la Spotlight de la temporada, (y tal  vez eso puede reflejarse en que apenas tiene dos nominaciones a mejor película y mejor actriz), cuenta con un elenco que le aporta su propio toque, y la verdad, entre más historias denuncien este tipo de situaciones, más lograremos propiciar diálogos sobre nuestras realidades, y pienso que esa es otra de las cosas bonitas del cine, la capacidad de poder apropiarse de temas cercanos a nuestros contextos cotidianos y darles aún más luz y propiciar toda clase de debates en torno a ellos.

Aunque no veo muchas opciones de premios para esta película, no niego que me gustó mucho verla, es de esas cintas que atrapan, mantienen en suspenso al espectador y logran generar vínculos gracias a que, querámoslo o no, la prensa es algo que poco a poco se ha instalado en nuestras rutinas, y entre más humana, más cercana a la gente sea, mejor.

La invitación es a que corran a su cine más cercano y se animen a ver esta peli antes de que se retire de cartelera, ¡tal vez les deje sonando alguito en la cabeza!

Me despido por hoy, esperando que todos descansemos mucho y que mañana tengamos un día fabuloso, pues tendremos la última reseña del reto, y POR SUPUESTO, todo el seguimiento minuto a minuto de la ceremonia en nuestro Twitter y Facebook, así que sieeeeempre bienvenidos por ahí.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

#OscarCuchurrumí Día 6: el sonido de la guerra en Dunkirk

¡Hola, hola!

Sean bienvenidos a un jueves de cine y buena compañía en Si No Le Gusta No Lea, ¿cómo están?, ¿qué planes tienen para este mes?

Debo reconocer que el post de hoy es algo difícil, y en verdad espero que me apoyen sacándolo adelante y tomándose un tiempo para leerlo, pues hay días en que las palabras no fluyen, el tiempo parece rendir aún menos que de costumbre y se pierde un poco el horizonte de las cosas, pero bueno, prometí sacar adelante este reto y aquí estoy en el proceso, ¡así que recibamos marzo con toda la actitud y esperanza del caso!

Hablando de esperanza, la peli de hoy habla un poco de eso, de la adversidad y las distintas formas de afrontarla, así que preparen sus cascos y barcos y viajemos juntos a las costas de esto que se llama Dunkirk:

Bien, en esta ocasión les voy a comentar esta película partiendo de las palabras que mejor la definen, y en el proceso veremos qué resulta:

  1. Historia. Para entender la trama de Dunkirk (Dunkerque en español), hay que viajar en el tiempo a los negros días de la Segunda Guerra Mundial, cuando Alemania se hallaba en la cima de su plan de expansión y dominio de toda Europa. Nuestra película nos lleva específicamente al suceso conocido como El Milagro de Dunkirk o la Operación Dynamo (ojo a ese nombre), ocurrida entre el 26 de mayo y el 4 de junio de 1940. Gran Bretaña, perteneciente al bloque de los Aliados, había enviado un número importante de tropas a contraatacar la invasión nazi en Bélgica, Países Bajos y Francia, terminando con el grupo de soldados estando totalmente rodeados por el enemigo, sin mayores elementos de defensa y con pocas posibilidades de ayuda a la deriva. Sin el contexto del caos, no entenderíamos a cabalidad lo que sucederá en la cinta, así que ateeeeeeeeeentos.
  2. Voces. Esta historia se cuenta desde tres perspectivas concretas: tierra, mar y aire. En tierra sentimos la angustia y tensión de los soldados a la espera de ayuda, y conoceremos a soldados como Tommy (interpretado por Fionn Whitehead) y Alex (interpretado por Harry Styles), quienes ven apagarse muchas vidas conforme pasan los días y ni siquiera los botes hospital pueden dejar la costa de Dunkirk. Estos soldados ya no pueden confiar en nada ni nadie, salvo en el instinto de supervivencia. En la guerra todo se vale, se pierde la esencia y lo más salvaje y rudo del ser humano sale a flote, y eso es algo que veremos de primera mano mientras acompañamos a los soldados en su agónica espera. Una segunda mirada a la historia la aporta el mar, ese elemento natural que parece tan lejano y a la vez tan cercano de casa, de ese puerto seguro para los soldados. Los personajes del mar son hombres del común, que siguiendo el llamado del gobierno británico se lanzarán a navegar con sus botes de recreo, todo con el fin de rescatar a sus compatriotas en apuro. El mar será precisamente el testigo de una de las escenas más emotivas de la película, y que debo reconocer que me hicieron llorar, porque si revisamos cifras, gracias a esos cerca de 800 botes fue que más de 338.000 soldados pudieron volver sanos y salvos a casa, ¿qué mayor amor por la patria que ese? ¿jugársela toda por ir a rescatar a un desconocido que le sirve al país? God. Save. The Queen. Por último, pero no menos importante, conoceremos la visión aérea del asunto, mientras acompañamos al piloto Farrier (interpretado por Tom Hardy) en su lucha solitaria por ganar algo de tiempo para la evacuación mientras distrae a unos cuantos pilotos en el aire. Solo viendo la película sabrán si su plan funciona o no, pues lo cierto es que si hay algo que destila esta película, es valor en medio del espanto de la guerra, y Farrier es un personaje al que vale la pena seguir muuuuy de cerca.
  3. Sonido. Un porcentaje TREMENDO del efecto general de la película se logra gracias a la impecable edición de sonido. En verdad que merece el premio a mejor edición de sonido, que combina tensión y emoción en medidas justas y que salva muuuchas de las escenas de la película.
  4. Por último, pero no menos importante, poder. Eso es Christopher Nolan, uno de esos nombres que se extraña cuando pasa mucho tiempo sin ver nuevas cosas de él, y aunque me temo que en esta ocasión no lo veo llevándose la estatuilla a mejor director, a pesar de ser de los pocos directores que no llega con una apuesta con toques románticos, pensaría que tenemos Nolan para rato, y que vale la pena seguirle la pista.

dunkirk_5

Dunkirk regresa a las salas de cine colombianas con la nada despreciable cifra de ocho nominaciones a los Oscar, incluyendo tesoros técnicos como mejor diseño de producción, mejor montaje, mejor fotografía, mejor sonido y mejor edición de sonido, categorías en las que tal vez logre una cosecha interesante, ¡en unos pocos días lo sabremos!

Espero que se animen a ver esta película, sobre todo porque nos ayuda a entender mejor a ooootra nominada de la que espero hablarles muy pronto, ¡el reloj corre y yo con él!

Por cierto, no está de más recordarles que en nuestro Facebook encuentran el listado de todas las reseñas de #OscarCuchurrumí que llevamos a la fecha, así que son más que bienvenidos por ahí.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

#OscarCuchurrumí Día 5: el amor sabor a melocotón de “Llámame por tu nombre”

¡Hola, holaaaaaaaa!

¿Cómo se encuentran en este ombligo de semana que ya casi termina? Nos despedimos de febrero con mucho mucho cine,  y me encaaaaanta que sea así, pues siento que estas noches de mini-reseñitas han resultado lo más de entretenidas, y espero que ustedes también estén divirtiéndose, o siquiera, que estén quedando con alguito de curiosidad por las nominadas que hemos reseñado a la fecha.

Si apenas hoy se nos unen, les recuerdo que ya hemos hablado de:

Lady Bird

El Hilo Fantasma

La Forma del Agua

Get Out

¡Y así llegamos a nuestra quinta noche!

No es coincidencia que quisiera reseñar mi elegida de esta noche precisamente hoy que estamos a miércoles, pues no estaríamos hablando de Llámame por tu nombre si no existiera la novela homónima del egipcio André Aciman (que por cierto, ya se encuentra en las librerías de Colombia gracias a Penguin Random House,) así que tenemos aquí un mix entre lunes de cine y miércoles de libros, ¡yippy yay yay!

Como estoy que me hablo, vamos de una vez con el tráiler:

Pues bien, un primer aspecto a tener en cuenta es la activa agenda de representación en el cine de la comunidad LGBTI. Esta agenda se ha ido construyendo desde temporadas cinematográficas anteriores, basta con remitirnos a cintas como The imitation game, The Danish Girl o Moonlight, y en esta ocasión, llega a nosotros una historia sensible y bastante romántica para quienes deseen darse la oportunidad de verla como tal, con una mente abierta y cero intolerante, porque de lo contrario, este post resultará más un complique que otra cosa, y esa no es la idea.

En esta cinta, dirigida por Luca Guadagnino, conoceremos al joven estudiante Elio (interpretado por Timothée Chalamet), un apasionado por la música que se prepara para un verano más en la Italia de los años 80. Los días de Elio transcurren entre las peculiaridades de su familia, los coqueteos con una de las chicas del pueblo y las molestias propias de un adolescente de diecisiete años que no sabe muy bien qué hacer con su vida y que encuentra en la música un elemento de cordura y a la vez de liberación.

El verano se pone aún más caliente con la llegada de Oliver (interpretado por Armie Hammer), un profesor que llega a ayudar al padre de Elio con distintas investigaciones, y que se quedará por espacio de seis semanas en la habitación continua a la de Elio. Con el tiempo, lo que empieza como amabilidad y hospitalidad se irá complejizando hasta sacudir el mundo de Elio por completo, y nuestro chico tendrá que replantearse los preconceptos que tenga sobre el amor, la madurez , la identidad y el dolor de amar y no siempre ser correspondido, todo esto, teniendo al cálido sol italiano como testigo.

¿Qué tanto puede cambiar la vida de dos personas en seis semanas? Esta es una de las principales preguntas de Llámame por tu nombre, y pooor supuesto, la respuesta, la encuentran en el cine más cercano.

null

Esta película, selección oficial de Sundance y con cuatro nominaciones a los Oscar incluyendo mejor película, mejor actor, mejor canción original y mejor guion adaptado, es una historia dulce, que poco a poco va construyendo un romance discreto, pero a la misma vez muy natural, casi magnético.

La trama, que para algunos podría pasarse de polémica,  termina por funcionar gracias a la dupla ganadora Chalamet-Hammer, pues requería de bastante tacto y sutileza lograr transmitir el mensaje correcto de amor y no de perversión (esto, teniendo en cuenta que el personaje de Elio tiene diecisiete años, mientras que el de Oliver tiene veinticuatro), lo que suponía un reto tremendo para la producción, ya que algo que podía terminar realmente mal, resultó a mi parecer bastante bien, y el mensaje queda claro: el amor llega a la puerta y no puedes ignorar su llamado para siempre.

Hablando de Armie Hammer, creo que uno de los PALAZOS de esta temporada de premios fue que no recibiera una nominación al Oscar a mejor actor de reparto, porque lo cierto es que tanto su rol como el de Timothée requerían de una sensibilidad enooorme, que considero que AMBOS tienen y supieron poner a trabajar en pro de la historia, además que Armie me dio una de las mejores escenas de esta temporada, que me niego a NO compartir con ustedes, júzguenla por su cuenta:

Ahora, posiblemente algunos de ustedes me pregunten en Facebook o Twitter mi opinión sobre una escena en particular de la que mucho se ha hablado en redes, pero he decidido no mencionarla aquí precisamente porque vale la pena llegar a ella luego de recorrer en detalle la historia de la mano de Elio y Oliver, de meterse en sus cabezas, entender qué pasa por sus mentes y qué está llevando a esa escena en concreto, así que mi recomendación en general es que se animen a ir a verla y no le hagan spoiler a quienes no hayan podido disfrutarla en cine todavía, pues si bien este tipo de películas reciben el odio de muchos (unas señoras en el cine al que fui la llamaron una “cosa espantosa”), a otros cuantos nos dejan con la cabeza a toda marcha.

Con el dolor del alma, debo decir que no puedo augurar un triunfo seguro para esta cinta en alguna de sus nominaciones, pero sí les puedo plantear una reflexión y es que cada vez nos permitimos contar más y más historias de amor en todas sus formas, y tal vez , ser más tolerantes sea el primer paso para empezar a sanar las heridas de un mundo que ya está enfermo de tanto odiar, señalar con el dedo y condenar, ¿no creen?

Me despido por hoy con una invitación a que, si no les gusta este tipo de historias, simplemente no las vean y ya, pero no por ello menosprecien a quienes sí las ven, e incluso, se identifican con ellas, ¡por algo los cinemas tienen tantas salas, hay espacio para todos!

Oh sí, y un bonus: TREMENDA banda sonora la de esta peli.  TREMENDA. ¡Aquí una pruebita!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

#OscarCuchurrumí Día 4: el miedo tiene nombre propio y se llama “Get Out”

Buenas noches a todooooos 🙂

¿Cómo van en esta nochecita de martes? Espero que muy bien, ahí poco a poco vamos sacando adelante esta semana de locos, ¡ya mañana estamos a ombligo de semana!

En este experimento llamado #OscarCuchurrumí hemos pasado por los mundos de Lady Bird, El Hilo Fantasma, La forma del agua, y hoy llegamos a la cuarta noche, con una película que me sorprendió demasiado y que posiblemente también los sorprenderá a ustedes. ¿Preparados? Vamos con el tráiler:

Pues bien, hoy tengo para ustedes una reseña algo extraña, porque, mano en el corazón, Get Out fue la película que más-sufrí-viendo de todas las nominadas, y quienes me siguen en Facebook o Twitter saben que el suspenso-thriller-terror no son lo mío, así que me animé a verla más por mi compromiso con el reto de los nueve días que porque realmente fuera a disfrutarla, pues en resumidas cuentas esta película resulta TAN pero TAN fuerte, que necesité de unos cuantos episodios de Riverdale para poder superar el impacto tan tremendo.

Esta cinta, escrita y dirigida por Jordan Peele, fue de las que menos duración tuvo en la cartelera colombiana, y es triste porque aunque el thriller no es ni mucho menos mi género cinematográfico favorito, la película es una cachetada a los Estados Unidos y su silencio ante los abusos policiales y raciales que hoy en día siguen dándose en muchas ciudades de ese país, y siento que tal vez con un tráiler menos spoilero y algo más de difusión habría funcionado mejor en nuestro país, pues tiene con qué atrapar audiencias.

La historia es demasiado pesada para explicarla con detalle, pero haré mi mejor esfuerzo:  básicamente, conocemos a Chris Washington (interpretado por Daniel Kaluuya), un afroamericano que se prepara para pasar un fin de semana en la casa de la familia de su novia Rosie (interpretada por Allison Williams). A Chris le asusta que los padres de Rosie tengan prejuicios raciales y no lo acepten como el novio de su hija, pero lo cierto es que ni en sus peores pesadillas se imagina lo que le espera en esa casa de apariencia lujosa y tranquila.

En una historia ágil y tensa, lo que comienza como una escapada de fin de semana acabará siendo una carrera por la supervivencia en la que Chris tendrá que desconfiar de todo y de todos, y descubrirá que el peligro se extiende por toda su piel.

mE24wUCfjK8AoBBjaMjho7Rczr7-2

Esta cinta, llena de secuencias psicológicas que requieren de mucha atención y con un ritmo muuuy apropiado para construir la tensión conforme avanza la trama, es una reflexión pesadísima sobre las diferencias raciales en el país norteamericano, y creo que el verdadero terror del asunto está en la facilidad con la que realidad y ficción parecieran cruzarse en la película, pues no es el clásico terror de quien sale de la nada y grita “¡Boo!” aquí lo que ocurre es que al terminar queda un frío, una angustia que aún hoy sigue latente. En definitiva, la mejor forma de intentar abarcar esta película es simplemente viéndola, porque está tan bien armada que no le hace justicia intentar picar un poquito aquí y un poquito allá, hay que verla completita, digerirla y hacerle frente a este tipo de cine necesario y contestatario.

En materia de Oscars, esta producción tiene cuatro nominaciones, incluyendo mejor película, mejor actor, mejor director y mejor guion original. Para verla hay que respirar profundo, tomar agua y taparse con una cobijita o un buso de capota, pues al final de cuentas nos queda la pregunta de si en verdad estamos lejos o cerca de los horrores que nos muestra la historia, y aunque no creo que le alcance para llevarse alguno de los premios, tal vez sea de esas películas que sigan resonando y dejando en shock a más de uno, así que si logran verla de algún modo, espero que no los impacte / traume tanto como a mí, a fin de cuentas, ese es el poder del buen cine, lograr desgarrar lo más profundo de nuestro ser y dejar huella en quienes somos.

Quizás, este tipo de contenidos nos ayuden a despertar, a pensar en el mundo en que vivimos y a buscar un cambio, ¡ya veremos, ya veremos!

Espero que tengan una bonita noche de martes, descansen muchísimo 🙂

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!