Dos almas, un corazón: reseña de “Todos los ríos del mundo”

¡Muy buenas tardes, queridos lectores de Si no le gusta no lea!

¿Cómo los trata la vida? Espero que muy bien. Les cuento que poco a poco voy despidiéndome de los 24 y preparándome para mi primer cuarto de siglo, pero bueeeeno, así es la vida, ¿no? el tiempo pasa, con independencia de que queramos aceptarlo o no.

Precisamente,  me emociona mucho poder regresar a los miércoles de libros (particularmente hoy que celebramos a nivel mundial el #BookLoversDay <3) con una historia que me tuvo atrapada por un buen tiempo, se trata de Todos los ríos del mundo, de la autora israelí Dorit Rabinyan y disponible en Colombia gracias a nuestros amigos de Ediciones B Colombia.

La novela está conformada por tres partes, cada una correspondiente a una estación, y nos presenta a dos personajes cuyos destinos se cruzan en las pobladas calles de Nueva York: por una parte, tenemos a Liat Benyamini, una mujer de Israel, lingüista y traductora, y por la otra, a Hilmi Nasser, originario del estado de Palestina, pintor. Ambos, están cerca de llegar a los 30. Ambos, han tenido que lidiar con las realidades de sus naciones. Ambos han llegado a Estados Unidos buscando un cambio. ¿Lo encontrarán?

Algunos se preguntarán por qué estoy siendo tan enfática en las nacionalidades de los protagonistas, pero lo cierto es que no es secreto para nadie que tanto Israel como Palestina llevan una larga historia de conflictos sociales, políticos y culturales, y esta novela termina siendo un reflejo de ello.

Siendo extranjeros en la Gran Manzana, ni Liat ni Hilmi esperan toparse con el amor, pero eso es lo hermoso de este sentimiento: cuando llega es para tomarlo todo, para darlo todo, y nuestros protagonistas se verán inmersos en una lucha contra los estigmas sociales que puedan llegar a tener el uno del otro, y no solo me refiero a las barreras idiomáticas entre el árabe y el hebreo, sino también lo que representan sus naciones de origen.

¿Acaso no son todos los israelíes unos soldados violentos? ¿Y los palestinos no son unos terroristas invasores? Resulta difícil creer en todo ello cuando la persona que tienes al frente tomando un café contigo luego de una noche apasionada es perteneciente al país que se supone que deberías odiar, y esa es una de las muchas complejidades que nos presenta Rabinyan en su novela, que gracias a capítulos cortos y distintas voces narrativas conformo avanza la trama, termina por presentarnos una historia marcada por el conflicto, pero que NO lo toma como hilo conductor principal, no. Esta historia es en realidad sobre el amor más allá de las fronteras y prejuicios, una clase de amor que deberíamos poner en práctica más a menudo y que posiblemente tendría al mundo en un mejor estado si lo sobrepusiéramos al odio.

Hilmi, tan soñador y optimista ha de caer rendido ante el pragmatismo y seriedad de Liat, para quien abrir su corazón a tantos kilómetros de distancia de su hogar será un desafío para sí misma, y entre los muchos tonos de azul con que pinta Hilmi y la fría nieve de Nueva York, terminará por entender que el hogar no siempre lo determina una nacionalidad, sino esa persona con la que llegas a ser tu mejor versión, y esa es una de las lecciones más hermosas que me deja este libro.

Como ya es usual en mis reseñas, me abstengo de contarles si nuestros apasionados protagonistas lograrán llevar a buen término su aventura romántica o no, pues como bien sabrán, mi intención no es contarles una historia, sino enamorarlos de ella, así que corran a su librería más cercana y adéntrense en este río de historias.

Un pequeño consejo antes de leer Todos los ríos del mundo es que se animen a consultar un poco sobre lo que ha sido la lucha del estado de Palestina por su reconocimiento como nación, así como del proyecto sionista de Israel por cumplir finalmente el planteamiento bíblico de la tierra prometida. Tal vez con ello logren entender un poco más las luchas internas de Liat o los silencios pausados de Hilmi, dos personajes que tienen una historia bellísima y real para contar.

¿Se animan a acompañarlos? Espero que sí,

Y bien, esto es todo por hoy en nuestro querido querido blog, pero les recuerdo que la aventura sigue en nuestro Facebook y Twitter así que no se desanimen que allí siempre estoy para ustedes, ¡esto es de todos!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Ama más allá del miedo: 3 razones para ver “Todo, todo”

¡Muy buenas tardes, queridos lectores de Si no le gusta no lea!

¿Cómo los trata esta tardecita de martes? Me disculpo por haber estado ausente, ciertamente han sido unos días de locura, empezando por el hecho de que estoy estrenándome como tía de un dulce bebé, ¡nunca imaginé lo sencillo que sería para alguien tan pequeño ganarse mi corazón! Ahora entiendo a quienes me decían que ser tía era algo fabuloso. Yep, en definitiva lo es.

Precisamente, en este ambiente alegre y optimista de la vida es que llego con una reseñita para iluminar este martes atípico de cine. Se trata de una historia hermosa a la que podemos analizarle varias cosillas, así que sin más preámbulos, vamos con el tráiler:

Encantadora, ¿no creen? Pues bien, hoy traigo para ustedes las cinco razones por las que no deben perderse esta cinta producida por Warner Bros y dirigida por Stella Meghie:

  1. Una protagonista especial

No deberían dejarse engañar por las afirmaciones estilo “Esa peli es The Fault in Our Stars 2“. En realidad, hay aspectos más complejos y diferentes: empecemos por su protagonista, Maddy, quien padece una enfermedad bastante delicada que debilita su sistema inmune y le impide salir al exterior y llevar una vida normal. Un rasgo a destacar es que es una adolescente birracial, un aspecto muy interesante pues tanto para la autora del libro en que se basa la cinta (Nicola Yoon) como para el equipo de producción era importante romper con ciertos estigmas y modelos raciales impuestos en películas románticas, o díganme, ¿cuál fue la última historia que vieron en la que la protagonista fuera de color? El objetivo se cumplió de la mano de la hermosa Amandla Stenberg, a quien muchos conocíamos de cuando interpretó a la pequeña Rue en The Hunger Games, y quien  en Todo, todo nos mostró una faceta mucho más madura, pues Maddy combina la inocencia de quien no ha podido experimentar muchas cosas por sí  misma con la adultez de alguien a quien le arrebataron la posibilidad de tener una vida normal y ha lidiado con realidades muy duras. Ahora, aclaro que TFIOS me encanta, al igual que Me Before You, y precisamente porque cada película es especial a su manera, lo mejor es que antes de arrojar juicios al respecto, siquiera las vean todas y se permitan conocer a sus protagonistas.

  1.  El libro en que se basa

Tuve el placer de leer la novela homónima antes de ver la película, y ciertamente me alegra haberlo hecho, pues es una propuesta editorial muy completa, sobre todo por el equilibrio entre texto e imagen, gracias a que los capítulos se acompañan de ilustraciones y caricaturas que nos llevan de lleno a la mente de Maddy, y ese juego gráfico está muy presente también en la película. Un dato curioso aún más encantador: las ilustraciones que verán en el libro fueron hechas por el esposo de Nicola, ¡menudo ejemplo de trabajo en equipo! Ya sea que leen el libro antes o después de ver la película, ciertamente es de esas novelitas encantadoras que paga leer más de una vez y volver a disfrutar en una tarde de lluvia acompañados de un chocolatito o una galletita. Sin entrar en detalles, puedo decirles que esta historia tiene mucho más para mostrar de lo que se imaginan, así que es hora de leer 😉

  1. Olly

Nuestra última, pero no menos importante razón del día de hoy: hablar de Todo, todo sin hablar de Olly, sería tan malo como ir a una librería sin dinero o salir de viaje sin cámara fotográfica. Se necesitan mutuamente, punto. Este personaje, interpretado por Nick Robinson (Ben Parish en The Fifth Wave) es la antítesis de Maddy: donde ella es luz y vida, él es la oscuridad y misterio. A pesar de tener sus propios problemas en casa, Olly parece querer entrar a la vida de Maddy a como dé lugar, y su sentido del humor teñido de sarcasmo, sumado a su indudable carisma para enamorar a Maddy serán el punto de partida para todos los sucesos que verán en la película.

Olly encuentra en Maddy una razón para olvidarse del dolor, mientras que Maddy descubrirá el mundo a través de sus ojos, y en verdad que vale la pena darse la oportunidad de ver en qué acabarán los sueños de Maddy y la búsqueda de Olly, porque a fin de cuentas, de esto se trata esta cinta, de aprender a confiar y amar a pesar de las circunstancias. ¿Lograrán amarse a pesar del miedo que supone la enfermedad de Maddy y los problemas de Olly? ¿Hasta dónde puede llevarnos el amor? En definitiva, esta cinta es una invitación a ver la vida con un poco de la esperanza que solo pueden darnos las personas especiales, ¡así que no las dejemos ir!

Como si fuera poco, les dejo por aquí este lindo lindo bonus para que se animen y corran a su sala de cine más cercana, ¡en Twitter y Facebook siempre estamos conectados para compartir los sentimientos!

Y bueeeeno, creo que con esta genial entrevista llegamos al final de nuestra aventura del día de hoy, ¡espero les haya gustado! Es hora de volver a nuestras rutinas, así que de todo corazón deseo que tengan una semana genial y que nunca dejen de sorprenderse con las pequeñas cosas de la vida, ¡un abrazo enorme!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Girl power a otro nivel: reseña de “Wonder Woman”

Muuuuy buenas tardes, queridos lectores de Si no le gusta no lea, ¿cómo están?, ¡espero que muy bien! Yo sigo sin asimilar que ya vamos por la mitad de este 2017, realmente está volando el tiempo y me asusta muchísimo porque va siendo hora de cumplir muchos de los planes y proyectos por los que brindamos el 31 de diciembre del año pasado, ¿ustedes cómo van con eso?  A pesar de las noticias tan tristes que solemos recibir día a día, supongo que con mayor razón debemos mantenernos optimistas y confiar en que si todos intentamos hacer las cosas bien, tal vez el mundo mejore aunque sea un poquito, ¡ánimo que todavía nos queda medio año por delante!

Precisamente, la película de hoy nos habla sobre la esperanza y el impacto que pueden tener el valor y la perseverancia en un mundo sumido en la guerra, situación no muy lejana a la que vivimos actualmente, así que preparen las palomitas, sus botas rojas y disfruten del tráiler de “Wonder Woman“:

Y bien, para todos los que han estado pendientes de nuestro fanpage de Facebook, no es un secreto que esta película era sin duda alguna de las más esperadas de mi 2017, así que la emoción fue total durante el fin de semana de su lanzamiento, con funciones especiales en la noche del miércoles 31 y estreno nacional el jueves 1 de junio, cuando fui en compañía de mi buen amigo Tavo, un total amante de los cómics y del universo DC, y es que algo genial del cine es poder compartir todas sus emociones con personas que aman lo mismo que tú.

Esta cinta, dirigida por Patty Jenkins y con mi queridísima Gal Gadot en el rol de Diana Prince, rinde un homenaje a un personaje que lleva la “módica” suma de 75 años cautivando al mundo desde el fascinante lenguaje del cómic, pasando por la televisión y llegando por fin a las salas de cine con una historia digna de ver en Dinamix, 3D, o POR LO MENOS, en su idioma original. ¿Están preparados? Comencemos a hablar de nuestra peli:

Diana, princesa de Themyscira, es hija de Hipólita, la reina de las Amazonas, una tribu guerrera conformada en su totalidad por mujeres, cuya misión es proteger al mundo de las amenazas del mal. Estas mujeres viven en una isla también conocida como Isla Paraíso, aisladas de los seres humanos y ajenas al paso del tiempo y a las problemáticas que tienen lugar al exterior de su isla. La pequeña Diana ha crecido deseando ser una guerrera más, fuerte y valiente, pero su madre tiende a sobreprotegerla, pues a fin de cuentas, si todo parece estar bien en la Isla, ¿para qué afanarse con espadas y escudos?

A pesar de los intentos de su madre por alejarla de los entrenamientos, la terquedad de la pequeña Diana encontrará una aliada en su tía Antíope, de quien aprenderá todo lo necesario para convertirse no solo en una gran guerrera, sino en la mejor de todas las Amazonas.

Cuando una gran amenaza recae sobre Themyscira y los problemas del mundo de los humanos llegan de forma dolorosa a la vida de Diana, nuestra princesa tendrá que decidir entre irse de la isla para buscar respuestas y seguir su vocación de lucha y valentía, o por el contrario permanecer en su hogar sana y salva. Un agente clave en esta decisión será el Mayor Steve Trevor (interpretado por Chris Pine), el primer hombre que Diana ha visto en su vida, y quien le mostrará el mundo de los humanos, tan cautivador como peligroso.

En su viaje por el Londres de la Primera Guerra Mundial, Diana descubrirá que la guerra no solo responde a los caprichos de un ser mitológico, sino a los sentimientos negativos de los humanos, a quienes decidirá proteger a pesar de sus odios y su aparente talento para la destrucción. En el proceso, nuestra protagonista tendrá que enfrentarse a ciertos secretos sobre su pasado que cambiarán para siempre la percepción que tenía de sí misma y de su lugar en el mundo: solo el amor y la esperanza podrán ayudarla a derrotar a la amenaza que la llevó a Londres, a encontrar su verdadero yo y a aceptar su futuro como súper heroína.

¿Lo logrará? Solo yendo a cine a ver la película podrán saberlo.

La película, pese a cargar con el estigma negativo de sus antecesoras del universo DC (“Batman Vs. Superman” y “Suicide Squad“, ambas destrozadas por la mayoría de la crítica), logró recuperar la confianza de una audiencia que creció con el personaje de Diana y que nunca la vio como un eslabón débil dentro de la Liga de la Justicia; Todo lo contrario, hablamos de una fanaticada que esperaba con ansias locas el momento de brillo para esta heroína transgresora, que no necesitaba del permiso de nadie para luchar y ser valiente, una mujer fuerte e independiente que sentó las bases de lo que posteriormente desarrollarían personajes como Supergirl en DC o Viuda Negra en Marvel.

En pleno siglo XXI seguimos gritando por un cambio, por justicia e igualdad, y todos estos valores se retratan muy bien en esta adaptación de la Mujer Maravilla, pues Diana descubre el mundo de los humanos desde su inocencia, desde su creencia en la bondad innata de las personas, y le encanta cuestionarse por el obrar humano: nuestra protagonista siente cierta fascinación por la humanidad, y precisamente, ante la adversidad, su fortaleza y el deseo de proteger a los inocentes terminarán siendo el combustible que la llevará de princesa Amazona a heroína de los hombres.

La cinta logra combinar secuencias de acción geniales con uno que otro momento para el amor y unos saltos en el tiempo bien interesantes, pues ya verán el modo en que se articulan pasado y presente hasta preparar el camino para lo que veremos en “Liga de la Justicia“, película a la que por cierto le deseo mucha suerte, pues Wonder Woman dejó bieeeeeeeeen alta la vara y ahora el reto de los estudios DC será mantener el nivel que logró con esta historia.

Con más o menos 223 millones de dólares recaudados en el fin de semana de su estreno, nuestra peli de hoy es un ejemplo clarísimo de lo mucho que vale la pena esperar las cosas buenas de la vida, pues luego de 75 años de historia, por fin podemos disfrutar de esta mega aventura en las salas de cine de todo el país y compartirla con las nuevas generaciones. Yo por mi parte planeo repetírmela varias veces, porque es tanto el impacto y la emoción que vale la pena disfrutar en detalle de esta producción muy bien lograda, que por cierto, tiene también una banda sonora increíble, aquí un adelanto:

En conclusión, la invitación es a que, ya sean Team Marvel o Team DC, se den la oportunidad de apoyar una película increíble sobre el coraje en tiempos difíciles, sobre la valentía que debemos buscar ante las cosas que nos desconciertan o asustan, y sobre todo, con un mensaje muy bonito sobre el empoderamiento femenino: no siempre hay que ser la damisela en apuros, es mucho más divertido salvar que ser salvada.

Espero que se animen a ver esta película que tanto anhelamos y que por fin podemos disfrutar, y de paso aprovechemos para abrir el diálogo sobre el rol de la mujer en el cine, no solo como protagonista, sino también como directora, productora y guionista, pues lo cierto es que por primera vez tenemos una película de superhéroes centrada totalmente en una mujer, y el hecho de que dicha producción fuera dirigida por una mujer hizo que todo fuera aún más significativo. Estamos siendo testigos de un momento valiosísimo para el cine y me encanta que podamos hacer parte de ello.

Les deseo un muy bonito inicio de semana, que seamos Wonder Women en nuestro diario vivir y que nunca pero nunca perdamos la capacidad de buscar la bondad en los demás, sin importar lo oscuro que se ponga el panorama. Hay que tomar la iniciativa.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Recuerda tus grandes hits: reseña de “Si no despierto”

¡Muuuuy buenas tardes a todos! Sean más que bienvenidos a este lunes festivo de cine en Si no le gusta no lea, ¿sí descansaron? una de las ventajas de los festivos es que podemos descansar, leer, ponernos al día en series, empezar un nuevo proyecto artístico, en fin, son muchas las opciones, así que heme aquí, trabajando en esta reseñita para que todos ustedes la lean y se animen a ver la peli de la que vengo a hablarles, así que sin más preámbulos, vamos con el tráiler:

Y bien, tenemos aquí la esperada adaptación cinematográfica de “Si no despierto“, una novela maravillosa, escrita por Lauren Oliver (a quien muchos conocimos por la saga “Delirium“) y publicada en Colombia por Ediciones B. La aventura de llevar esta historia a la gran pantalla se hizo posible bajo la dirección de Ry Russo-Young, y la distribución en Colombia de mis buenos amigos de Cine Colombia , quienes me invitaron a una función especial el pasado sábado, de ahí que pueda recomendarles la película y dejarlos con muchas ganas de ir a cine el próximo 1º de junio, cuando se estrene en todo el país.

En “Si no despierto” conoceremos la historia de Samantha (Sam) Kingston (interpretada por Zoey Deutch), una joven extrovertida y acostumbrada a una vida cómoda y glamurosa de la mano de sus amigas incondicionales Lindsay, Ally, y Elody. Pese a sus diferencias, el grupo de chicas ha logrado permanecer unido con el paso de los años y escalar hasta la cima de la fama dentro del colegio, hasta llegar a ser las más populares y envidiadas por todos.

En apariencia, todo va de maravilla: es el día de Cupido, cuando todos parecen recordarle a Sam lo especial que es, y esa noche posiblemente se “convertirá en mujer” al compartir su primera noche con su novio Rob, pero un suceso cambiará su vida para siempre.

Cuando Sam despierta repetidas veces en el mismo día, y se ve forzada a repetir determinados momentos una y otra Y OTRA VEZ, tendrá que plantearse las respuestas a las siguientes preguntas: ¿Qué es el tiempo?, ¿es acaso una cuestión física, palpable y meramente científica, o por el contrario, puede llegar a ser una proyección de nuestros errores y debilidades? Tal vez, si logra contestar todos estos interrogantes, nuestra querida Sam podrá no solo romper ese ciclo de repeticiones temporales, sino salvar una que otra vida en el proceso, incluyendo la suya.

La película, que para mi infinita alegría resulta ser bastante fiel al libro, alterna los distintos episodios de Sam mientras intenta salir de la fecha que se ha visto forzada a vivir repetidamente, y conforme pasan los días, seremos testigos de un proceso introspectivo en el que nuestra protagonista terminará por cuestionar si realmente es feliz siendo la más popular del colegio, a pesar de que aquello suponga ser muy mala con algunos de sus compañeros, muchas veces solo por seguir la corriente a sus amigas. ¿Realmente ama a su novio o es un resultado de la presión social? También se cuestionará por su rol dentro de su familia, porque admitámoslo, muchas veces salimos de casa dando por sentado que no es la última vez que nos despedimos de nuestros padres… ¿o sí?

Ante su confusión y angustia, Sam tendrá dos opciones: resignarse a vivir para siempre en el mismo día, o buscar arreglar eso que tanto daño le ha hecho a ella y a los demás. Ese proceso no será fácil para ella, pero también es cierto que lo correcto no siempre es lo fácil, y ustedes como espectadores podrán acompañar a Sam y a sus amigas en esta aventura en la que cada momento feliz será como un “hit” musical, digno de recordar por siempre.

Lejos de caer en secuencias monótonas, la historia cuenta con distintos giros que hacen que cada día que Sam vive atrapada en la misma fecha tenga un algo que la acerque cada vez más y más al descubrimiento del porqué de su condición actual, al entendimiento de quién es en realidad, y a una conclusión que dejará en shock a más de uno, pero por supuesto, NO les diré de qué se trata, para ello deben ir al cine a ver esta peli, que más allá de ser un chick flick adolescente, es una reflexión sobre el peso de nuestras acciones y las decisiones que debemos tomar en pro de un bien mayor.

Nunca es tarde para retomar el rumbo de nuestras vidas y hacer las cosas bien, y creo que esa es una de las principales lecciones que podemos encontrar en esta historia. ¿Se animan a vivirla por su cuenta? Verán que vale la pena 🙂

Ya para terminar, mi literata interna quisiera aclarar que esta idea del “castigo repetitivo” ha estado presente en distintas obras de la literatura universal: recordemos que en “La Odisea” se menciona el mito de Sísifo, condenado a subir una enorme roca cuesta arriba, para luego verla caer y tener que empezar desde cero, o la eterna fiesta del té en que viven el Sombrerero Loco y la Liebre en el País de las Maravillas de Alicia. Literariamente hablando, es un recurso bien interesante, pues por lo general, repetir determinadas acciones responde a un hecho o motivo en particular, y solo el obrar correcto podrá romper el ciclo de repeticiones. ¿Podrá lograrlo Sam?

La invitación es para que saquen el tiempito y vayan a su sala de cine favorita a ver esta película que tanto nos deja pensando en todas esas acciones con las que dejamos huella en el mundo, las cuales se disfrutan muuucho más si las hacemos en compañia de nuestros amigos, ¡cada segundo cuenta!

Les recuerdo que nuestros espacios en Facebook y Twitter están disponibles 24/7 para ustedes, ¡así que los leo por ahí!

De todo corazón, espero que tengan una maravillosa semana y sean muy felices 🙂

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Del papel a la pantalla: hablemos de “13 Reasons Why”

Muuuuy buenas tardes a todos mis queridos lectores de Si No Le Gusta No Lea, ¡bienveniiidos de regreso luego de este breve descansito! Espero me hayan extrañado tanto como yo a ustedes, en verdad que han sido unos meses de locura mientras intento encontrar un equilibrio entre mi nuevo empleo y mis actividades fuera de él, ¡pero ahí vamos, lo prometo!

Como parte de este receso, tuve muuucho tiempo para reflexionar sobre un tema que viene de estar en boca de muchos y que no me parecía pertinente reseñar en el “calor del momento”, por el contrario, quería tomármelo con calma para ser objetiva y poder presentar las dos caras de la moneda, así que pónganse cómodos y prepárense para un post que, ajeno a mis habituales tendencias, SÍ tendrá spoilers, así que por favor, no lean este post si están intentando evitar spoilers de la serie de hoy. Vamos con el tráiler:

Pooor supuesto que se trata de “13 Reasons Why” (en español, “Por trece razones“), un fenómeno al que hay que acercarse con toda la calma del caso y con una mente más bien abierta, así que antes de entrar en materia, quisiera hacer dos salvedades:

  1. De NINGUNA manera, un libro o un post como este que tengo para hoy pueden llegar a reemplazar al acompañamiento oportuno de un profesional de la salud mental, formado y preparado para ayudarnos con nuestras cabezas. Si sienten que todo está mal muy mal o temen que pueden hacerse daño, por favor, busquen ayuda de las personas indicadas.
  2. Una vez más, reitero: este post tendrá spoilers detallados de lo que ocurre tanto en el libro de “Por trece razones” como de la serie, así que es su última oportunidad para retirarse…

¿Estamos listos? bueno, comencemos.

No es la primera vez que me refiero a esta obra de Jay Asher, hace unos meses reseñé la novela editada por Ediciones Urano Colombia y que muy posiblemente, creería que puede ser de los más vendidos en la ya cercana Filbo. ¿Por qué? simple, el efecto Netflix. Si viste algo y te gustó, de pronto querrás leer en lo que se basó.

Desde su estreno en la plataforma de streaming el pasado 31 de marzo de este año, no ha habido un día en que no vea en redes sociales toda índole de posts asociados a la serie de “13 Reasons Why“, que protagonizada por Katherine Langford y Dylan Minnette en los papeles de Hannah Baker y Clay Jensen nos presenta un debate en el que, aparentemente, o amas la serie, o la odias, no hay zonas intermedias.

Vamos por partes:

Generalidades varias

La serie, que siendo fiel a su título se compone de trece episodios, cada uno de 50-52 minutos de duración más o menos, le da vida a lo que muchos habíamos leído en su momento en la novela de Asher que este año cumple 10 años de su publicación en Estados Unidos: tras una serie de sucesos que dejan profundas cicatrices emocionales y físicas, la joven Hannah Baker decide terminar con su vida y dejar a manera de testamento/lección una serie de cintas de audio en las que explica las trece razones por las que decide suicidarse. Dichas cintas terminarán en manos de su compañero de trabajo y de colegio, Clay Jensen, para quien escuchar una vez más la voz de Hannah será tan solo el comienzo de un viaje introspectivo que busca identificar su rol en todo esto.

Aciertos y desaciertos

Mucho se ha dicho sobre los impactos tanto positivos como negativos de la serie. Empecemos por lo que me gustó:

La selección de un elenco diverso y que cubre todo el “espectro” promedio de lo que pueden ser algunos “estereotipos” en la preparatoria: la niña perfecta, el atleta orgulloso, el bromista, el relegado, la siempre sonriente, el geek/stalker, etc.

Una de las mayores expectativas que tenía al momento de ver esta adaptación televisiva de la novela era el manejo que darían a las diversas historias detrás de cada razón, que en el libro se introducían de forma ligera, pero que por fortuna en la serie se desarrollan y profundizan: cada episodio indaga un poco más en la vida de la persona señalada por Hannah, de ahí que pudiéramos conocer más de casos como el de Justin, Alex, Courtney y Zach. A pesar de mantener la esencia de varios personajes, tuvimos cambios como el del personaje de Jenny Kurtz, quien es reemplazada por Sheri Holland, (aunque en esencia sus acciones son muy similares a las del libro), o la introducción de Jeff Atkins, de quien solo diré que MERECÍA ALGO MEJOR. Sniff sniff.

En conclusión, me pareció muy necesario que mostraran que este tipo de problemáticas puede afectar a cualquiera, puede cambiarle la vida a cualquiera.

Se arriesgaron a hablar sin tapujos sobre temas que para muchos caen en el tabú y en lo incómodo. Sabían que apostarle a algo tan doloroso como lo es el suicidio muuuy probablemente generaría todo tipo de reacciones, más aún si se estaban valiendo de una plataforma masiva de streaming como lo es Netflix. Requiere coraje asumir un proyecto como este, y es importantísimo que se sigan haciendo este tipo de producciones, eso sí, sieeeeempre validando sus contenidos con profesionales en la materia a tratar

La banda sonora. Suena cliché, pero siempre he creído que el acompañamiento musical puede darle más o menos fuerza a determinadas escenas, y no podemos negar que fue una jugada interesante que la productora ejecutiva Selena Gómez participara con una canción original. Si no la han escuchado completita, aquí se las dejo:

-Clay Jensen: una curita en la frente para el corazón roto. Sin duda, mi personaje favorito de todo esto, realmente esperaba MUCHO de él, y quedé bastante satisfecha con la actuación de Dylan Minnette. Contrario al libro, Clay se toma su buen tiempo para escuchar cada cinta, lo que refuerza esa agonía que siente nuestro protagonista conforme se adentra en la siguiente razón, cada vez más temeroso de entender su papel en todo esto. Aunque en el libro su aparición se da en la cinta 9, me pareció mucho más impactante que en la serie lo hiciera en la cinta 11, cuando en verdad explota esa frustración que siente por no haber hecho “algo más” por Hannah (lloré en la escena en que Hannah le dice “¿Por qué no me dijiste todo esto cuando estaba viva?”), y lo cierto es que no lo culpo. De hecho, me encantó ese giro del final, que contrario a la sensación de impotencia que nos deja el libro, (porque la verdad sea dicha, no creo que el inútil del señor Porter hiciera mayor cosa al respecto), las acciones de Clay en la serie sí nos dan un poco de “esperanza” y “justicia”, ante la posibilidad de castigo para Bryce Walker, no olvidemos que en la serie los padres de Hannah son MUCHO más activos, tanto así que demandan el colegio.

Con su curita en la frente y sus propias enfermedades mentales que lidiar, Clay es un personaje que impacta por sus complejidades, y todavía no sé muy bien si me agrada la posibilidad de ver a Clay en un futuro con Skye o con Sheri, ¿ustedes qué opinan?

Quedan cosas por hacer: se ha hablado mucho del detalle de la fecha en los vídeos de entrevistas/interrogatorios a los distintos “sospechosos” de tener algo que ver en la muerte de Hannah. Verán que estos vídeos datan de noviembre de 2017, es decir, que siguiendo ese orden de ideas, al día de hoy, Hannah seguiría viva. Si la intención era dejarnos pálidos y pensando, pues sí, lo lograron. Este mensaje se enfatiza aún más con el personaje de Skye, del que no me queda muy claro si estaba pensando en suicidarse también, o si simplemente estaba molesta con Clay por haber tomado distancia. En fin, tanto la serie como el libro recalcan a esta chica algo extravagante y “darks” como una nueva oportunidad que Clay tendrá para validar sus emociones y no quedarse callado, a fin de cuentas, parte de su sentimiento de impotencia/culpa recae en haberse reservado sus sentimientos hacia Hannah y no haberlos puesto del todo sobre la mesa. Tal vez con Skye sí lo logre…

Ahora, vamos con lo que no me gustó de la serie, o mejor dicho, lo que requiere un poco de cuidado.

Advertencias light. Buena parte del boom mediático se ha enfocado en las posibles consecuencias de ver un producto audiovisual como este, que si bien se “cuida en salud” advirtiendo al inicio de ciertos capítulos sobre lo explícito de distintas escenas alusivas al sexo, el consumo de sustancias, el abuso sexual y el suicidio, se queda corto en asesorar al espectador sobre las posibles medidas a tomar ante estas situaciones, es decir, se habla de imágenes fuertes, pero NO se remite una página para visitar en caso de sentir impulsos suicidas, NO se brinda una línea telefónica a la que se pueda llamar si las cosas se ponen feas, todo se reduce al documental de “Behind the Reasons”, pero que no todos deciden/llegan a ver. Por si acaso, aquí se los dejo:

Too much info. Aunque el mini detrás de escenas de “Behind the Reasons” busca en cierta medida “justificar” el proceder del equipo de producción a la hora de hacer ciertas escenas, apoyándose con entrevistas a varios expertos, sigo encontrando cuestionable el drástico manejo que le dieron al suicidio de Hannah: en primer lugar, en el libro no se quita la vida cortándose las venas, sino ingiriendo un frasco de pastillas. ¿A qué se debe que decidieran mostrar un método tan doloroso y sangriento? No lo entiendo, tal vez sea por apelar al gore del asunto para generar mayor impacto visual, cosa que me lleva a un segundo problema, y es que encuentro peligroso que apelando a la crudeza del suicidio, terminen enseñando de forma tan explícita la manera “efectiva” de hacerse daño. No hay una forma “menos mala” de hacerse daño, punto.

Alargar la tortura. Cuando padeces ansiedad, depresión o alguna otra enfermedad mental, ver series como “13 Reasons Why” es un arma de doble filo, y lo digo por experiencia, pues básicamente puedes sentirte muy identificado con alguno o varios de los personajes y rescatar el mensaje positivo de la serie, ese de motivarte a salir adelante, a seguir luchando contra tus demonios, a buscar ayuda en momentos difíciles, pero también puedes sentirte culpable por tus emociones, por ver que Hannah la tuvo fea y tú no la has tenido tan fea pero aún así te sientes mal, por eso hay que tener mucha prudencia con el modo en que vemos este tipo de series, y más cuando día a día crecen los rumores de una posible segunda temporada, pues aunque narrativamente el último episodio de la primera temporada deja suficientes interrogantes para resolverse en una nueva serie de episodios (digo, ¿ALEX sigue vivo o?, ¿realmente intentó suicidarse o fue un intento de alguien más por silenciarlo?) me pregunto si no es alargar la tensión y el sufrimiento de los personajes y de los valientes espectadores que vimos la serie en una sentada.

Supongo que el tiempo nos dirá si el mundo de Hannah y todos en Liberty High continúa o no, pero en lo personal quisiera creer que lo más sensato es dejar hasta aquí, ¿qué opinan ustedes?

En definitiva, “13 Reasons Why” es una serie tan compleja como el libro en que se basó, que pese a sus altos y bajos, terminó por cumplir un objetivo general: ponernos. A hablar. Sobre el suicidio. Si lo hizo de un modo correcto o no, ya lo dejo a decisión de todos ustedes, por eso los espero 24/7 en mi Facebook y Twitter, ¡me encantaría conocer sus percepciones al respecto!

Muchíiiiisimas gracias por acompañarme en este regreso a los post del blog, en verdad espero retomar el rumbo de todo y seguir compartiendo mis palabras con ustedes, ¿y por qué no? que ustedes también me compartan las suyas, aquí estoy 🙂

Por cierto, para aprender más sobre el diálogo sin miedo y la prevención del suicidio, no dejen de visitar el proyecto Todo Mejora, ¡podría ayudar a muchos!

Gracias por leerme, ¡espero verlos en Filbo!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Leyendo por primera vez a Carolina Andújar: reseña de “El despertar de la sirena”

Muuuuy buenas noches a todos, ¿cómo se encuentran en este miércoles de ombligo de semana y de mes? espero que muy bien, que estén tranquilitos y felices, a fin de cuentas, el año es todavía muy joven para que dictaminemos si será un horror o una maravilla, un-paso-a la vez. Precisamente, muy a paso de tortuga pero con todas las ganas del caso heme aquí, tratando de retomar los miércoles de libros con todos ustedes, así que sin más preámbulos, a lo que vinimos:

El librito del que les quiero hablar en la noche de hoy llegó a mis manos luego de un arduo debate sobre si sí debía darle una oportunidad o no, y lo cierto es que me alegra el haber aceptado este “desafío” (ya les explicaré el porqué del término). Se trata de El despertar de la sirena, de la autora colombiana Carolina Andújar, editado en Colombia por Penguin Random House.

32311139._UY2473_SS2473_

Me refiero a esta experiencia de lectura como un “desafío” por la sencilla razón de que, llevándole la contraria a un buen número de lectores colombianos, a mis modestos 24 años de edad nunca me había dado a la tarea de leer algo de esta autora caleña que a tantos corazones ha logrado llegar, sacando la cara por Colombia en el ámbito internacional de la literatura juvenil en español y llegando a cada vez más y más personas. Aún así, el nombre de Carolina no era nuevo para mí, recuerdo hace unos años cuando Editorial Norma publicó Vampyr, y bueno, el resto fue historia, su trilogía “Carmina Nocturna” llegó para quedarse, esta vez de la mano editorial de Penguin.

No habiendo leído esa primera saga de Carolina, sentí cierta curiosidad por su nueva novela, que muy oportunamente vio la luz en vísperas de Halloween, sobre todo por la mitología marítima de la que iba a hablar, reforzada con una carátula bellísima (consejo desde mi experiencia como lectora y editora: NUNCA subestimen el poder de comunicación que tiene una buena portada), así que decidí saltar al agua, en un sentido casi literal tratándose de esta novela, y acompañar a la protagonista de la historia en sus conflictos y aventuras.

Hablamos de Casandra, una joven hogareña y dulce que viaja desde Francia hasta Finlandia para acompañar en el trayecto de regreso a casa a su abuela quien recientemente enviudó y no se siente en condiciones de hacer dicha travesía por el mar en solitario (su esposo falleció en altamar). Durante su estadía en el frío país, conoceremos la pureza del corazón de Casandra, para quien el amor tomará forma en la persona de Reijo, un joven entregado a su trabajo como guardián del viejo faro. Conforme avanza su romance, una oscura amenaza se cernirá en el horizonte de la feliz pareja, gracias a una antigua leyenda de odios y rencores encarnados en la Sirena Jurate, una criatura mitad pez y mitad humana, que dista bastante del imaginario que nos ofreció la clásica película de Disney, y que más se acerca a la Sirena de la Odisea de Homero, esa figura de espanto causante de infinitas tragedias para aquellos que se interponen en su camino y a quienes atrapa gracias a su capacidad para cautivar con su canto.

Conforme avanzan los capítulos de las 136 páginas que componen el libro, la leyenda sobre Jurate parece querer hacerse realidad en las turbias aguas del océano finlandés, y cuando el amor de Casandra y Reijo sea puesto a prueba, nuestra protagonista tendrá que buscar en su interior las respuestas que su enceguecido corazón se niega a ver. ¿Puede realmente el amor superarlo todo? ¿Qué es peor, la soledad o intentar juntar las piezas de un corazón con el que se ha jugado? estas, son tan solo algunas de las muchas preguntas que Carolina responde en esta novela sobre los alcances de la entrega desinteresada y el compromiso que se asume al amar, y por qué no, sobre las heridas que esa entrega incondicional puede abrir en el alma, pero también sanar, sobre todo si se tiene al océano como testigo y a una historia que nos dé las respuestas para salir adelante.

Un primer aspecto que me gustó bastante de este libro y que en verdad me marcó, fue la riqueza lexical de la historia: es realmente de admirar el vocabulario tan amplio y nutrido que maneja Carolina, lo que hace de la lectura de este libro un ejercicio de aprendizaje continuo, y como literata que soy me encantó poder toparme con tanta variedad de expresiones. Esto, se complementa perfectamente con otro elemento clave dentro de la obra y es su trasfondo mitológico, que evidencia  un trabajo serio y dedicado de investigación y apropiación de las mitologías nórdicas para llegar a su construcción del personaje de la sirena como ese ser maldito, que encuentra en el agua su castigo pero también su redención y su futuro.

Los personajes, pese a ser un poco ingenuos al comienzo de la trama (en particular el de Casandra, a quien en ocasiones quería ahorcar por inocente) terminan por transformarse, y solo leyendo el libro podrán apreciar lo que el destino le depara a cada uno de ellos, ¡vale la pena darle una oportunidad!

En resumidas cuentas, debo reconocer que disfruté leyendo El despertar de la sirena mucho más de lo que hubiera esperado cuando abrí el libro por primera vez, y para alguien que teme leer historias de terror, admito que quedé con la curiosidad alborotada por saber qué viene más adelante para esta autora y sus ya consagrados lectores. Yo por mi parte, espero poder conocer a Carolina en Filbo y pedirle una firmita en mi ejemplar. No estaría mal poder volver a escucharla también, sobre todo si recordamos esa BOMBA de conversatorio que sostuvo junto con Elizabeth Eulberg y Leonardo Patrignani el año pasado, ¡ya quiero ver lo que nos depara esta edición de Filbo 2017!

Espero que no se hayan congelado mucho mientras leían esta reseñita de miércoles, lo mejor que podemos hacer para pasarla bien es ponernos dos pares de medias y acompañarnos de buenos libros y buenos amigos, ¡la receta no falla!

Les recuerdo que estamos en Facebook y Twitter para leerlos siempre, así que a tomar una tacita de leche con miel y a soñar un poco más 🙂

Si no le gusta, no lea, y si le gusta ¡comparta!

Los alcances de la fe: 3 razones para ver “Hasta el último hombre”

¡Hola de nuevo! Avanzan las horas, y con ellas mis deditos sobre las teclas, ¡lo que significa que es hora de una reseña más para disfrutar!

Algunas personas me preguntarán el porqué de mi idea de reseñar la mayor cantidad de nominadas posibles /antes/ de los Premios Oscar, y la respuesta es simple: siempre he creído que la buena crítica debe hacerse con conocimiento de causa y argumentos, y cuando hablamos de cine, la mejor forma de comentar es, precisamente, yendo a las salas y aprovechando al máximo la cartelera, así que bueno, hemos aquí.

Hace unas horitas tuve la dicha de poder hablarles de “Un camino a casa“, y ahora seguimos con ooootra película de Diamond Films, solo que a diferencia del drama contemporáneo que nos ofreció nuestra reseñada de esta mañana, ahora viajaremos en el tiempo de regreso a los duros años de la Segunda Guerra Mundial, así que prepárense para algo de sangre y sentimientos, en esto que se llama “Hasta el último hombre“:

Ahora que hemos visto el tráiler, vamos con tres razones por las que vale la pena ir a cine a ver esta cinta. ¿Preparados? comencemos:

1) El poder de las convicciones

Desmond Doss, protagonista de esta historia (basada en hechos reales), es un hombre de fe, perteneciente a la Iglesia Adventista del Séptimo día. Pese a tener un padre endurecido por las secuelas de la guerra y con fuertes tendencias violentas, para Desmond el mandamiento de No matarás es el más sagrado de todos, y precisamente esa creencia lo llevará a alistarse en el ejército bajo la figura de objetor de conciencia, es decir, que no cree en el uso de armas o el recurso de la violencia como una salida real al problema de la guerra. Por el contrario, para Doss, el mejor modo de ayudar es sirviendo como médico de campaña, salvando vidas cuando todos intentan arrebatarlas.

El problema para Desmond está en el contexto de su enlistamiento: cuando el patriotismo y el valor se miden en el número de soldados japoneses que asesinas en batalla, resulta difícil que tus compañeros de pelotón acepten que no quieras cargar un fusil. A pesar de no tener armas físicas consigo, cuando las cosas se pongan en verdad feas nuestro protagonista tendrá que decidir entre hacer lo fácil y hacer lo correcto en el campo de batalla, y su perseverancia y coraje lo llevarán al límite junto con todos los espectadores de la película que lo acompañen en su travesía.

Esta lucha por mantenerse firme en sus convicciones y creencias hasta las últimas consecuencias es a mi parecer el factor más emotivo de la cinta, y con juuuuusta, justísima razón le valió a Andrew Garfield la nominación al Oscar a mejor actor por su papel como Desmond Doss. ¿Logrará llevarse la estatuilla? solo diré que su actuación me convenció por encima de la de Casey Affleck en Manchester by the sea. Fin.

2)Una oda al caboom

Como buena película de Mel Gibson, deben estar preparados para lidiar con largas secuencias de sangre, explosiones y ruido. Es un aspecto que destaco porque la cinta no teme ahondar en la crudeza y brutalidad de la guerra, lo que refuerza la angustia que siente nuestro protagonista ante tan vil escenario. A Gibson no le tiembla la mano para darnos planos de cuerpos desmembrados y mutilados, así que si les impacta la sangre y el gore, imaginen cómo se debió sentir el pobre Desmond. Mis respetos.

3) Chico bueno conoce a chica buena

La verdad sea dicha: esta línea de la “ficción histórica” no es nueva en el cine, y que lo digan cintas como Operación Monumento, American Snipper, e incluso mis queridas damas de Talentos Ocultos, así que es muy valioso que en esta película decidieran apostar por un héroe que a punta de ingenio y cierta inocencia logró brillar en el campo de batalla, sin necesidad de buscar la redención en sus acciones, simplemente es quien es y ya será tarea del resto del mundo aceptarlo como es.

Lo bonito de la situación, es que en medio de tanta violencia sigue habiendo un espacio para el amor y la esperanza, pues como todo buen héroe norteamericano, a Doss no podía faltarle el apoyo incondicional y dulce de su chica Dorothy Schutte (interpretada por Teresa Palmer) para alentarlo en las buenas y en las malas, y siento que este toque de romance es un respiro necesario dentro de la trama, casi que un recordatorio sobre la importancia de esos momentos de amor y vida en medio de las circunstancias más dolorosas y oscuras de la historia. Si se tiene fe y se tiene amor, todo saldrá bien, y esa es una de las reflexiones más bonitas que nos deja esta cinta.

El reloj sigue corriendo, y en menos de una semana sabremos si “Hasta el último hombre” se lleva alguna (¿o todas?) las estatuillas de las seis categorías en que está nominada, incluyendo mejor actor, mejor película, mejor director y mejor edición. ¡Solo el tiempo lo dirá, así que vayan a verla y me cuentan qué tal!

Espero que se hayan divertido con esta doble carga de reseñas para empezar la semana, ¡de ser por mí iría a diario a cine de aquí al domingo! pero bueno, quienes sean subordinados laborales como yo entenderán que a veces las obligaciones se sobreponen a las pasiones, así que lo que nos queda por hacer es dar lo mejor de nosotros y saber apreciar esos pequeños pero valiosos momentos de esparcimiento, arte y cultura que podamos permitirnos ocasionalmente, ¿les parece?

Me despido por hoy, recordándoles que en nuestro Facebook y Twitter estamos en permanente fangirleo pre-Oscar, así que son más que bienvenidos a unirse a la conversación.

Buen inicio de semana para todos 🙂

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!