¿El peligro está adentro o afuera?: reseña de “La mujer en la ventana”

¡Muy buenas noches a todos!

¿Cómo se encuentran en esta fría noche de miércoles? Sé que he estado algo perdida, de milagro y logro compartirles algunas noticias ocasionales en nuestro fanpage en Facebook, pero bueno, de alguna manera hay que vivir y triplicar el tiempo para trabajar, aprender cosas nuevas, crear y dar pasitos en el camino de la existencia, ¿no creen?

Hablando del camino de la existencia, hoy quisiera que le dedicáramos un momento a hablar de una novela que no me pensé que fuera a atraparme tanto, hasta que un día casi me paso de mi parada de bus por andar concentrada leyendo, se trata de La mujer en la ventana, de A. J. Finn, una de las novedades de Penguin Random House en el mes de junio y que sigue llenando las redes sociales de signos de exclamación y frases.

Antes de empezar, debo aclarar que el thriller no es un género con el que esté del todo familiarizada o me sienta cómoda, creería que si han sido cinco novelas que he leído de este género, no han sido seis, así que tenía muchas reservas cuando el libro llegó a mis manos, pero a veces la curiosidad le gana a las reservas, y luego de ver el impacto que estaba teniendo en redes sociales, terminé por darle una oportunidad y empezar a leerlo de camino al trabajo o en mi hora de almuerzo en la oficina (no de noche, mis nervios no daban para tanto).

En esta novela conoceremos a Anna, una terapeuta infantil que después de una experiencia traumática se retira de su ejercicio profesional y ahora vive encerrada en su casa con un gato, muchas botellas de vino, una colección de películas clásicas y un computador como su principal forma de conectar con el mundo exterior.

Los días de Anna transcurren entre la embriaguez, tomar fotografías y participar de Agora, una comunidad en línea de personas con su mismo problema mental, que a su vez es uno de los temas principales de la trama, y es la agorafobia o el miedo a los lugares abiertos.

Esta condición tan peculiar de nuestra protagonista parecerá empeorar cuando una serie de sucesos misteriosos a su alrededor la lleven a cuestionar si está imaginando cosas, o si por el contrario sí hay un peligro rondando la seguridad de su barrio, pero ¿quién le cree a la loca divorciada y alcohólica que ni puede salir de su casa? Ustedes como lectores serán quienes enfrenten ese reto.

Un primer aspecto que me encantó de esta novela son sus capítulos cortos, escritos en primera persona e identificados cronológicamente. El uso de fechas conforme avanzan las páginas es un recurso buenísimo para construir la tensión propia del thriller, y al estar narrado en su mayoría en primera persona podemos acceder de lleno a la mente de una mujer tan divertida como rota.

Esto es algo que puede ser un arma de doble filo, pues tal vez para algunos lectores del género el personaje de Anna les recuerde bastante al de Rachel Watson, la protagonista de La chica del tren, y si bien ambas son mujeres alcohólicas que terminan metidas en misterios apoteósicos, la narrativa de Finn es algo más emocional, más enfocada en los sentimientos que en los sucesos, que en las pistas, y tal vez por eso yo haya logrado separar ambas lecturas, sin ver a una como copia de la otra.

Nunca había leído a un personaje que padeciera de agorafobia, así que este fue un giro muy interesante para la historia, pues Anna es un personaje que puede pasar de inspirarte lástima a ganas de zarandearla por los hombros, todo en menos de diez páginas, y eso en definitiva es algo que mantiene a los lectores con la expectativa a flor de piel, pues una mujer impredecible es la coartada perfecta para un crimen que grita por ser descubierto, y solo leyendo la novela podrán saber si la montaña rusa emocional de Anna la salva o la condena, a fin de cuentas, no sería un thriller si se garantizara un felices para siempre o un final predecible, ¿no creen?

maxresdefault

La invitación es entonces a que aprovechen estos días de lluvia o solecito inesperados y acompañen a Anna a conocer sus miedos, sus mentiras, sus heridas, pero también su excelente gusto cinematográfico y sus ganas de reconciliarse con el mundo. Si lo logra o no, ya lo veremos…

Espero que se animen a leer mucho en este mes que poco a poco va avanzando, que vayan muy bien con sus retos lectores, y sobre todo, que no se despeguen de nuestro Facebook y Twitter porque vienen muchas sorpresas bonitas para todos, ¡así que siempre bienvenidos por allí!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Anuncios

Vida y empatía en cada página: por qué necesitamos historias como “El odio que das”

¡Hola, holaaaaa!

¿Cómo están en esta tarde de miércoles? La semana avanza, seguimos trabajando duro y no nos queda de otra más que mantenernos optimistas y no dejarnos asustar por lo rápido que está pasando el año (o por el calor de mil demonios que está haciendo), ¿les parece?

Hablando de lo rápido que está pasando el tiempo, es increíble que ya estemos pasando la mitad del 2018, de hecho, todo se está moviendo a tal velocidad que comienzan a llegarnos las historias literarias y cinematográficas que prometen darnos de qué hablar en este segundo semestre. Precisamente, hoy quisiera que habláramos un poco de un libro sobre el que siento que no hemos tenido suficiente gossip al respecto, y en verdad que vale la pena darle una oportunidad antes de todo el hype de la película. Se trata de El odio que das, (en inglés mejor conocido como The Hate U Give), de la autora Angie Thomas y editado en español por Editorial Océano Colombia.

Antes de entrar en materia, debo reconocer que me intimida un poco retomar las reseñas literarias, ha sido más duro de lo que pensaba desprenderme del caos académico y los ensayos del 40% para volver a escribir por el mero placer de hacerlo, de hablar con ustedes de cosas que me gustan o me hacen feliz, así que en esta ocasión trataré de ir despacito y haré una especie de “lista” con las razones por las que creo que es necesario que hablemos y divulguemos historias como esta de hoy. ¿Preparados? Empecemos.

1) La representación importa

Cuando hablamos de “representación” son muchas las opciones que vienen a la mente: modas, apropiaciones culturales, historias ejemplares, pero lo cierto es que el tema central de esta novela va mucho más allá de una “moda”, hablamos de un contexto social definido y real, muy real, que es el de los afroamericanos que todavía luchan por la igualdad social, política y cultural en los Estados Unidos. Para mí, la representación va más hacia validar, visibilizar o dar una voz a realidades importantes de minorías o grupos que no siempre han tenido la oportunidad de hacerse ver y escuchar, y la voz de la protagonista de esta historia es una que grita por ser escuchada, puedes representa a muchas personas como ella, tanto en la realidad como en la ficción.

En un mundo amante de la prensa amarillista y las fake news, conoceremos a Starr, así, con doble r, una adolescente afroamericana que ama sus tennis Jordan y tiene un novio que la ama muchísimo. Ella y su novio estudian en una selecta escuela de niños ricos en la que Starr es apenas la segunda persona de raza negra en toda su clase, de allí que sea muy popular por ser “exótica” y “diferente”.

Todo el mundo de Starr cambia al llegar de clase, pues las cosas en su barrio son muuuuy diferentes y nuestra protagonista pasa sus días demasiado asustada para hablar con sus compañeros de clase sobre la difícil realidad de su barrio (una realidad de disparos, muertes y pandillas), y a la vez se siente demasiado apegada a su familia y a sus valores como para irse de ese lugar que la vio crecer y que pareciera necesitarla. Pero, ¿qué problemas puede tener una joven afroamericana como Starr? Veamos.

2) El grito silencioso de las pistolas

Imagínense tener que ver pasar ante sus ojos una tragedia tremenda y no-poder-hacer-nada-al respecto. Desearía decir que el tema de los asesinatos y abusos de la fuerza son solo hechos de ficción, pero me temo que los casos hablan por sí solos, el movimiento de #BlackLivesMatter, el yugo del abuso policial y el silencio de las autoridades ante el dolor de las personas afroamericanas serán la base real de lo que leeremos en esta novela: Starr será testigo de un hecho que, no solo destrozará su infancia, sino que también la pondrá en el ojo del huracán y la llevará a plantearse algunas preguntas que muchos jóvenes nos hemos hecho en algún momento de la vida, particularmente, después de ver noticias.

¿Realmente existe la justicia humana?

¿Vale más la muerte de una persona blanca que la de una persona negra?

¿Puede una persona sanar heridas profundas consecuencia de un encuentro directo con armas que cualquiera puede comprar y usar?

Vemos aquí que esta es una lectura que se aleja bastante de mi zona de comfort. En un día normal de mi vida, suelo entregarme al romance, la fantasía o la amistad, pero en esta novela hay algo más. Leer El odio que das es recibir de lleno en la cabeza un balde de agua helada con sabor a realidad, pues lo impactante es saber que estamos leyendo una historia que quién sabe cuántas veces se repite día a día, quién sabe a cuántos titulares llega día a día, y sobre todo, a cuántas vidas y cuántos corazones ha roto y después sanado, pues si hay algo que este libro nos deja, es un llamado a mantener la fe y la esperanza en un mañana mejor, a abrazar el dolor de la pérdida o la tragedia de un ser querido, pero sin olvidar que, si estamos vivos, todavía podemos hacer algo para cambiar eso que tanto nos duele o agobia, y eso es justamente lo que veremos hacer a Starr.

0a20eff6-c454-4843-8579-1c6234184a72

 

Cuando el miedo te paraliza, callas o gritas, y Starr va a gritar, y mucho. ¿Se animan a acompañarla en su lucha? Yo me alegro de haberlo hecho.

3) Las cifras hablan

En definitiva, Starr es un ejemplo de la valentía, perseverancia, humanidad y entrega de la mujer afroamericana a pesar de no siempre tener los números a su favor, y eso no es algo ajeno en el mundo editorial en el que se publica la novela: según cifras de la encuesta de Diversidad de Lee and Low Books, a 2015, cerca del 80% de autores publicados y personas implicadas en las principales casas editoriales de Estados Unidos eran de raza blanca, dejando el 20% restante a autores y editores afroamericanos, latinos, árabes, nativos americanos, asiáticos, y birraciales, de allí que este libro de Angie Thomas esté sentando un gran precedente, pues además lleva la nada despreciable cifra de 68 semanas en los más vendidos del New York Times, y pensaría que no se irá de los primeros lugares en un tiempito.

Lo importante de encuestas como la de Lee and Low, es que encienden una luz clarísima sobre los temas que deberían tratarse en la literatura y que no siempre reciben la atención que merecen, de allí que en verdad desee que se animen a leer esta novela, a sufrir con ella, y ante todo, que por un ratico nos enfrentemos a una realidad que alguien está experimentando en algún lugar de este planeta que llamamos nuestro hogar. Tal vez la clave de la humanidad esté en mirar más allá de nuestro contexto inmediato y le demos una oportunidad a la empatía.

Como bonus de despedida por hoy, les comparto el tráiler de la película, así se acaban de decidir a leer el libro en que se basa, ¿y por qué no? Contarme en Facebook y Twitter cómo les fue leyendo esta historia, ¡siempre estoy allí para ustedes!

Me despido deseándoles una tarde muy bonita, en la que no acabemos derretidos de calor, y sobre todo, que llenemos de empatía, sensibilidad y compasión cada una de nuestras acciones. No se pierde nada intentando, y tal vez todo mejore si muchos lo hacemos.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Muchas caras, un solo corazón: reseñita de “Cada día”

¡Muy buenos días a todos!

¿Cómo amanecen el día de hoy? Sé que fue un domingo de muchas emociones fuertes, ¡pero seguimos vivooooos! Y qué mejor manera de celebrar que fue un buen finde que con una película muy bonita sobre el amor, la vida y la identidad, así que abrochen sus cinturones y prepárense para esta historia llamada Cada día:

 Y bien, no es la primera vez que en el blog hablamos sobre una historia del gran David Levithan. Al igual que con Dos chicos besándose, tenemos aquí una historia sobre el amor, los retos que supone entregarle el corazón a otra persona y aceptar los sentimientos que esa persona nos inspira.

Esta película se basa en la novela homónima publicada en el año 2012, y nos cuenta la historia de A, un ser que cada día despierta en el cuerpo de otra persona. Las reglas son simples: cada día despierta en una persona distinta, de su misma edad y en un área geográfica cercana a su último “huésped”. Producto de esto, A nunca ha conocido la estabilidad o el cariño de tener a un grupo de personas incondicional para acompañarte en las buenas y en las malas, y tampoco se ha permitido experimentar apego o cariño por alguien que sabe que va a perder al día siguiente, pero todo esto cambia cuando conoce a Rhiannon, una jovencita dulce y entregada a una relación tóxica en la que solo ella pareciera querer luchar por sacarla adelante.

A se sorprende ante el hecho de por fin poder conectar con alguien, sentir algo por alguien y no solamente ver la vida desde los ojos de alguien más, pero ¿cómo lograr que una relación funcione si cada día es alguien distinto y si la persona que amas no puede verte del mismo modo? ¿Es un acto egoísta amar a una mujer estando en el cuerpo de alguien más, con su propia vida y relaciones? Solo yendo al cine lo sabrán.

Image-1-900x900

Esta cinta, dirigida por Michael Sucsy (a quien conocimos por otro clásico romántico llamado The vow), tiene todos los elementos propios de los chick flick que tanto me gustan, como lo son una historia dulce y sencilla, una banda sonora pegajosa y un romance de esos que tanto soñamos tener de jóvenes. Lo interesante de esta historia que nos propone David Levithan radica en los sentimientos que hacen que veamos lo interior y no lo exterior de una persona, que nos enamoremos de la esencia de alguien, de sus ideas, y no de ese “recipiente” que viene siendo el cuerpo, y eso es algo que la película logra capturar muy bien, sobre todo por la diversidad de personajes que desfilarán en pantalla ante nosotros.

Para alguien que ya conocía la historia de antemano, pienso que A es un personaje complejísimo, y sus múltiples representaciones en pantalla están muy bien logradas, al igual que en el libro, en donde se detalla un poco más quién es el “huésped” de A día a día,  pero cuando llega la hora de ver esta propuesta en la gran pantalla, no sé qué tan clara resulte para quienes lleguen al cine sin haber leído el libro, (si son de ese grupo, por favor me cuentan en Facebook o Twitter cómo les fue), pues el inicio de la película puede ser algo confuso si no conocen el contexto de quién es A o por qué vemos despertar en escena a muchos adolescentes sin un aparente vínculo que conecte todas sus historias, y ese es el principal reto de la película, así que dejo a criterio de cada uno que me digan si les parece que funciona o no.

En definitiva, para algunos Cada día puede pasar sin pena ni gloria por la taquilla local por ser “un chick flick adolescente más”, pero siento que si dejamos eso de lado junto con su tardía fecha de estreno, el mensaje que nos queda es profundo: el amor es de muchas formas.

Espero que corran a ver esta peli con sus amorcitos, que la disfruten y se permitan perderse en el romance de A y Rhiannon, al menos, mientras a todos nos llega el nuestro.

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

De regreso a la infancia: reseña de “Los Increíbles 2”

¡Hola, holaaaaa!

¿Cómo amanecen en esta mañana de lunes? Espero que muy bien, que se hayan hecho escuchar en las urnas y también que hayan visto muuuucho fútbol, pues a pesar del caos reinante en asuntos de política, prefiero enfocarme en lo positivo y creer que fue un fin de semana de juegos espectaculares. En definitiva se nota que estamos en épocas de Mundial y ME ENCANTA.

Pues bien, desde el jueves corrí a verme esta película que llevaba la módica suma de catorce años esperando, y sé que muchos Millenials como yo se la gozaron y la esperaron con ansias, así que sin más preámbulos, vamos con el tráiler de esto que se llama Los Increíbles 2:

 

Pues bien, al llegar a la sala de Dinamix 4D (en la que solo habían dos niños y de resto puros adultos xD) éramos muchas personas con varias preguntas: ¿quién era el villano del taladro?, ¿Violeta logra ir a su cita con Tony?, ¿qué tantos poderes tiene Jack Jack?

Sin explicarles cómo, puedo afirmar que muchas de estas preguntas se resuelven en esta esperada secuela dirigida por Brad Bird y antecedida por un corto maravilloso, llamado Bao (primer corto de Pixar dirigido por una mujer), de ahí que ir a ver la continuación de las aventuras de los Parr sea una aventura divertidísima.

La trama es relativamente sencilla, y, como raro, los tráilers nos habían adelantado una parte importante de ella: en la actualidad los superhéroes son ilegales y la familia Parr debe aceptar que sus aventuras han de reducirse únicamente al día a día familiar. Cuando Helen/Elastigirl recibe una oportunidad para trabajar y ayudar a la familia, será el turno de Bob/ Mr. Increíble para hacerse cargo de una hija adolescente en conflicto, un hijo alegre y descontrolado y un bebé con más de una sorpresa oculta tras su sonrisa encantadora. ¿Ganará el premio a Papá del año? Solo viendo la película lo sabrán.

Screen_Shot_2017_11_18_at_11.39.18_AM

Más allá de las situaciones que verán en el cine, la película sigue apostando por esas reflexiones sutiles tan propias de Pixar que en ocasiones podrían pasar desapercibidas para algunos pequeños pero que para los adultos resultan tremendas, y en este caso veremos las luchas de Bob por aceptar que sea /su esposa/ la que ponga el pan en la mesa y no él quien se lleve el aplauso del público, y es que me encanta el tratamiento de los personajes femeninos en la peli, incluyendo a mi eterna favorita, Edna Moda, a quien veremos en su faceta de tía alcahueta en toda su expresión, o a Lucio siendo el amigo buena onda/súper/niñero de turno.

Conforme avanza la trama y con ella las carcajadas, otro aspecto interesante que veremos es la reflexión que hará el villano de turno sobre por qué necesitamos a los superhéroes en nuestra vida, o por qué los vemos como modelos (pregunta curiosa viniendo del imperio cinematográfico que hizo historia en taquilla con una franquicia de superhéroes precisamente), pero si bien los poderes son geniales y todo, la magia de la película está en recalcarnos que los Parr no son perfectos, en realidad son padres e hijos que pelean, tienen diferencias y desacuerdos como cualquier familia, y esto-está-bien, pues son fuertes gracias a esas diferencias y no a pesar de ellas.

En un mundo hiperconectado y aparentemente con poco espacio para las emociones reales, esta película termina por recordarnos que, así el mundo se ponga feo muy feo, todo estará bien si tienes a tu familia contigo, de allí que valga la pena ir a verla en grupo, grandes y chicos, pues todos tenemos algo de Increíbles, ¿no creen?

La invitación es pues a que lleguen al cine con los acontecimientos de la primera entrega bien presentes, a que se permitan volver a ser esos pequeños que hace catorce años conocían a esta familia excepcional y que se la disfruten como la peli entretenida y graciosa que es, pues si bien no creo que esta secuela logre superar la maravilla de la primera entrega, sí logra que nunca olvidemos que las pequeñas cosas también nos pueden convertir en los héroes de alguien, solo se trata de intentar y dar lo mejor de sí por muy feas que se pongan las cosas ❤

Me despido por hoy recordándoles que en Facebook y Twitter estamos 24/7 para hablar y compartir nuestras ideas y sentimientos en este mundo de locos,  ¡así que seamos súper juntos!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

El Mundial de Blogger- Colombia

¡Olé olé, olé ola, llegamos llegamos al Mundial!

¡Muuuuy buenas tardes, queridos lectores y curiosos de Si No Le Gusta No Lea!

¿Cómo los trata la vida en esta tarde de jueves? Espero que muy bien, y que estén tan emocionados como yo por la llegada de esta fiesta deportiva que cada cuatro años nos une en torno a una pasión común: el fútbol, ¡yippy yay yay!

Además de celebrar la llegada del Mundial de Rusia, hoy también celebramos que 1) ya superamos los 150 posts en nuestro blog, ¡mil gracias a todos por hacer parte de esto! y 2) están leyendo mi primer booktag EVER! De antemano me disculpo si estoy rompiendo alguna regla implícita de los tags, pero bueeeeno, gracias a Clau de Dream Memories por invitarme a participar, así que ya veremos qué nos sale 😀

Con motivo del Mundial, hoy vengo con un booktag sobre mi selección ganadora de la literatura colombiana, ¿se imaginan quiénes la componen? ¡Vamos a averiguarlo!

Portero: al portero lo quieren cuando el equipo gana, pero lo odian cuando el equipo pierde. Sin duda alguna, Fernando Vallejo es un autor que no da espacio para las zonas intermedias, la gente lo ama o lo odia, así de simple. Hace unos años tuve la oportunidad de escucharlo hablar en mi Universidad sobre la muerte como su nuevo tema recurrente, y un claro ejemplo de ello es su novela El don de la vida.

Edita: Alfaguara.

9788420406046.jpg

Defensa: en el mundo del fútbol, el defensa es quien está atrás tratando de impedir que el equipo contrario haga goles, pero generalmente no tienen mucho reconocimiento. El defensa de mi selección Colombia de fútbol literario es Miguel Mendoza Luna con su nueva novela juvenil Los diarios secretos de las chicas (in)completas, una novela sobre la que en definitiva hay que empezar a hablar, pues combina un tema difícil, como lo es el cáncer, con el romance y las dudas propias de la etapa adolescente.

Edita: Panamericana Editorial.

los-diarios-secretos-de-las-chicas-incompletas

Volante: el volante es quien arma las jugadas de gol, el creativo del campo. La volante de mi selección es Amalia Andrade, que con un estilo dialógico, directo y con humor nos ha puesto a hablar de corazones rotos, nuestros miedos más profundos y las respuestas que nos esperan en las estrellas pop. Mi eterno favorito de ella es Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas.

Edita: Editorial Planeta.

DJZnGdIW4AAvRfR

Delantero: el delantero es quien mete los goles, generalmente el jugador más reconocido del equipo. Nuestro jugador estrella, hoy y siempre, nuestro Nobel de literatura Gabriel García Márquez. Leer sus obras es una invitación a explorar el realismo mágico y el calor de nuestra gente y nuestra vida caribe, color amarillo.

Edita: Penguin Random House.

ficcion-literaria-cien-anos-de-soledad-50-aniversario-illustrated-fiftieth-anniversary-edition-by-gabriel-garcia-marquez-octubre-24-2017--min_x700

El técnico: por último, pero no menos importante, tenemos al técnico, quien está detrás de los triunfos o las derrotas del equipo, es quien saca adelante el equipo. Mi directora técnica es Yolanda Reyes, a quien considero una de las precursoras de la literatura infantil Colombiana, y que desde la cotidianidad del niño nos ha llevado por historias sobre la amistad, el amor, el perdón y la aventura de crecer. Muchos posiblemente se acuerden de esta joya llamada El terror de sexto B.

Edita: Loqueleo.

800_9789504634973

Y bueno, ¿cómo vieron mi selección futbolera? Fue muy divertido enfocarme por un ratito en lo nuestro, lo local, y debo reconocer que a veces paso muuuucho sin leer a autores colombianos, ¡pero todavía nos queda medio año para hacer la tarea, no hay pánico!

Me despido por hoy invitándolos a que me cuenten en Facebook y Twitter a quiénes pondrían ustedes en su selección Colombia literaria, qué tal les pareció este booktag y si debería seguir haciéndolos en el blog o no, ¡esto es de todoss!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Muchas ideas, muchos colores: una reflexión sobre “Llámame por tu nombre”

¡Hola, hola!

¿Cómo se encuentran en esta tarde de miércoles con cara de martes? Espero que muy bien, que no sea una semana muy caótica y que todo fluya con calmita, ¡hay que respirar para llefar vivos al estreno de Los Increíbles 2!

Pues bien, en este miércoles de libros quisiera que habláramos un poco sobre Llámame por tu nombre, la novela de André Aciman y que edita y distribuye en Colombia Penguin Random House Mondadori.

cmbyn

Antes de empezar, y como siempre que reseño algo con temática de #AmorSinEtiquetas, me cuido en salud y les pido que si son homofóbicos, por favor dejen de leer este post en este instante y así nos evitemos un trago amargo de parte y parte, ¿les parece? Okay.

Ya estando los que tenemos que estar, algunos lectores de buena memoria me dirán, ¿no reseñaste ya la película? Y sí, ya reseñé la película como parte de nuestro especial de Oscars 2018, pero lo cierto es que enfrentarse a la novela que la inspiró me dio una grata sorpresa, pues si bien la película es hermosísima, en el libro nos encontraremos con un montón de situaciones y escenas que llevan a un nuevo nivel este romance de Oliver y Elio. De todos modos, si no se vieron la peli, los pongo un poquito en contexto.

En este debut  literario del autor egipcio André Aciman viajaremos en el tiempo, de regreso a la década de los 80’s, a una casita de verano en la costa italiana, en la que conoceremos a los protagonistas de nuestra historia: por una parte, tenemos a Elio, de diecisiete años, un joven solitario, bohemio y dedicado a sus transcripciones y traducciones de obras de música clásica y de poesía, y por otra parte conoceremos a Oliver, un profesor de veinticuatro años que llega a casa de Elio y sus padres en una especie de pasantía de escritura durante el verano.

De la voz narrativa de Elio conoceremos de primera mano su mundo, sus rutinas, y el cambio que llegará a su vida de la mano de Oliver. Para tener diecisiete años, vemos aquí el lenguaje de alguien tremendamente maduro y reflexivo para su edad, y esa riqueza en el vocabulario de la novela fue de los elementos que más me gustó, pues lo que para muchos podría clasificar como “un amor de verano” más, para Elio es EL gran amor de su vida, un amor que lo quema, lo desestabiliza y lo hace amar como no imaginó que habría de amar jamás.

El libro nos lleva por una especie de monólogo interior en el que vemos a Oliver con los ojos de Elio, con descripciones minuciosas e incluso irónicas en muchas ocasiones, marcadas por el detalle de quien desea capturar para siempre en su memoria cada rasgo, cada imagen de esa persona que le robó el corazón y cada cosa que hacen juntos, ya sea montar en bicicleta, ir a la librería del pueblo o tomar el sol junto a la piscina. El romántico verano italiano es un guiño a la nostalgia, a un paisaje idílico en el que con el verano llega el amor y una infinidad de posibilidades para ser, para sentir y experimentar.

No puedo entrar en detalles de “esto pasa en la película, pero en el libro no es así sino asá”, por el simple hecho de que ambas historias son igualmente válidas, y más que quitarle peso a una u otra, quisiera invitarlos a que disfruten de ambas por igual, a que si leen la novela lo hagan escuchando la banda sonora de la película (que además es buenísima), y que si ven la cinta de Luca Guadagnino se permitan disfrutarla a pesar de las muchas escenas del libro que puedan estar quedándose por fuera, pues eso sí, puedo asegurar que ambas historias coinciden en algo: primero, que no porque una persona es adolescente significa que no puede amar en serio y de forma desinteresada, y segundo, que Italia es y siempre será un lugar para darle una oportunidad al amor.

Hablando de amor, uno podría preguntarse muchas veces sobre por qué vale o no la pena leer un libro con temática lgbtiq habiendo ya varios ejemplos de representación de dicha comunidad tanto en librerías, como salas de cine, festivales y series de televisión, (LARGA VIDA A SENSE8, SEÑORES), pero teniendo en cuenta que es el #PrideMonth, hoy más que nunca vale la pena hablar de este tipo de historias diferentes y reflexivas, que nos permiten ver el mundo con ojos distintos, sin juzgar o condenar a nadie, y siento que necesitamos seguir hablando de este tipo de historias hasta que dejemos de verlas como extrañas o pecaminosas, sino como lo que son, historias válidas y que merecen ser narradas, leídas y escuchadas.

Con esto vengo a que, aunque en algunos momentos del libro se reflexiona sobra las posibles implicaciones morales de aceptar su enamoramiento de un hombre mayor que él, y Elio se pregunta por las reacciones de sus padres al enterarse de sus sentimientos por Oliver, la esencia de Llámame por tu nombre está en el nacimiento de un amor, la historia imposible de una emoción que no conoció de etiquetas o prejuicios, simplemente un amor que se dio, que cambió a dos personas y las llevó a los límites del deseo y la entrega, con independencia de lo efímero que pudiera llegar a ser ese amor o lo que otros pudieran pensar de ello.

Esa sencillez y naturalidad con que se aborda la relación de Elio y Oliver fue algo que me encantó conforme leía, porque a fin de cuentas, a los diecisiete son muchas las preguntas que pueden surgir, y por fortuna para Elio, el sol y el mar serían los testigos perfectos de esa verdad que iría construyendo conforme avanzaban las cuatro partes en que se divide el libro: la verdad de amar incondicionalmente, sin importar nada ni nadie.

En verdad espero que en algún momento de la vida recibamos un amor como el de esta historia, una historia tan humana, tan rica en el lenguaje y tan hermosa y triste como una tarde de verano en alguna costa olvidada de Italia. En definitiva, esta es una lectura sobre el amor, el miedo, la ausencia y la entrega absoluta por el otro, ese otro que a su vez refleja lo mejor de nosotros mismos. Si ya encontraron a ese otro, ¡no lo dejen ir! Yo por mi parte, seguiré en Facebook y Twitter a la espera del momento y persona indicados, siempre con un libro debajo del brazo.

Espero que se hayan relajado un poquito con esta reseñita de ombligo de semana y que disfruten cada día como si fuera un regalo de la vida, a fin de cuentas, por algo se llama presente al hoy, ¿no creen?

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!

Ladronas con estilo: reseñita express de “Ocean’s 8”

¡Muy buenos días!

¿Cómo amanecen en esta mañana de lunes festivo y de #ComicConCuchurrumí? Espero que muy bien, y que en un ratico pueda ver a muchos de ustedes en la Con.

Antes de salir para Corferias, quería hacer una reseñita express de una película bastante divertida que vi este fin de semana aprovechando que por fin voy recuperando poco a poco el control de mi tiempo (y de mi tarjeta Cineco), así que pasemos de una a la acción de esto que se llama Ocean’s 8: Las estafadoras:

Pues bien, en una época en que los tráilers nos cuentan casi que /todas/ las películas que promocionan, es divertido llegar al cine con la expectativa de esta cinta dirigida por Gary Ross y con una nómina simplemente DE LUJO, a la cabeza de las maravillosas Sandra Bullock y Cate Blanchett, y con la participación de grandes como Anne Hathaway, Mindy Kalling, Sarah Paulson, Helena Bonham Carter y Rihanna.

Aunque no es un “must” el haber visto la original Ocean’s 11 (en español conocida como La gran estafa), sí puedo contarles que hay algunos guiños a la trama original y su protagonista, Danny Ocean, de quien Sandra Bullock interpreta a su hermana, Debbie Ocean. En una película tradicional de robos, trampas e ilusiones, veremos cómo la astuta Debbie ha usado su tiempo en prisión para planear un robo monumental en el marco de la fiesta más selecta del año, nada más y nada menos que la gala del MET en Nueva York, en donde un costosísimo collar de la casa Cartier será su objetivo principal para convertirse en la reina de la estafa. Para lograr este golpe, Debbie acudirá a su mejor amiga y cómplice (Cate Blanchett), y a un peculiar abanico de mujeres que van desde la calmada ama de casa con un secreto oscuro, pasando por la hacker fumadora de marihuana y la ladrona de relojes en las calles de Nueva York.

Ocean-s-8-Esto-es-lo-que-dicen-las-primeras-criticas_landscape

Con esta combinación de ingenio y talento, seremos testigos de un robo con una que otra sorpresa, algo de humor y mucho glamour, porque si hay algo que nos deja de lección esta película, es que las damiselas en apuros están desapareciendo y ahora es el turno de hacer los negocios sucios por su propia cuenta.

¿Lograrán salirse con la suya? Solo yendo al cine lo sabrán.

Esta película puede salvarse por su equipo de lujo, que logra una dinámica grupal en pantalla bastante divertida e incluso “lógica” dentro de la historia, pero también puede hundirse por caer en el estigma de ser “La gran estafa pero con mujeres”, y tal vez hasta ambas películas sean parecidas (vi la original hace muuuuuuuuuchos años y no me acuerdo de muchas cosas), pero lo cierto es que este tipo de experimentos no siempre reciben una buena acogida entre algunos integrantes de una audiencia que tristemente sigue sin poder asimilar que una película con protagonistas en su totalidad  mujeres tenga éxito, recordemos el caos que fue Cazafantasmas en 2016 (película que la propia Bullock salió a defender recientemente), pero en mi caso particular disfruté bastante de Ocean’s 8, pues necesitaba algo sin escenas cursis, sin caramelos y nubes de color rosa y eso fue justamente lo que vi. De hecho, no me disgustaría que incluso hicieran una secuela, pero solo la taquilla nos dirá si logramos reunir de nuevo a este equipo fantabuloso de mujeres badass.

oceans-8

Y bueno, espero que se animen a ver la peli, a darle una oportunidad y luego podamos comentarla juntos en nuestro Twitter y Facebook, a fin de cuentas, siempre estamos por allí para ustedes, ¡y parte de la diversión está en hablar de lo que nos gusta y de lo que no!

Ahora sí, los que salen corriendo para Comic Con, ¡esperen todos los detalles desde Corferias!

Si no le gusta, no lea, y si le gusta, ¡comparta!